Ilustración de vector de enfermedades autoinmunes. Conjunto de colección de varias enfermedades. Constante daño por estrés

Conoce cómo funciona el sistema inmunitario

Conoce cómo funciona el sistema inmunitario

Última actualización: 19-12-2018. Equipo Nutricioni

El sistema inmunitario, inmunológico o inmune, se refiere al conjunto de estructuras y procesos biológicos dentro del organismo, los cuales permiten que se mantenga la homeostasis o equilibrio interno ante agresiones externas.

El sistema inmunitario está conformado por células que se localizan en diferentes fluidos, tejidos y órganos, principalmente en: médula ósea, piel, timo, sangre, bazo, sistema linfático, mucosa.

Diseño vectorial del origen de las células del sistema inmunológico humano.

En la médula ósea se forman las células especializadas en la función inmune: eosinófilos, neutrófilos, mastocitos, basófilos, monocitos, macrófagos y células dendríticas. Todas estas son movilizadas por medio de la sangre y el sistema linfático hacia los diferentes órganos.

Vale referir que se encuentran en el mercado suplementos naturales como Diurherbal que contribuyen a fortalecer el sistema inmunológico.

¿Qué función tiene el sistema inmunitario?

El sistema inmunitario está conformado por células, proteínas, órganos especiales y tejidos, protege el organismo contra gérmenes y microorganismos cada día.

La mayoría de las veces, el sistema inmune realiza la gran  función de mantenernos sanos y previene posibles infecciones. Sin embargo, algunas veces, los problemas que afectan el sistema inmune pueden causar enfermedades e infecciones.

Las células que forman el sistema inmunitario

Las células que integran el sistema inmunitario incluyen los glóbulos blancos o leucocitos. Hay dos tipos elementales, los cuales se combinan para ubicar  y destruir los organismos o sustancias que originan enfermedades.

Los leucocitos son fabricados y se almacenan en varias partes distintas del cuerpo, incluyendo el bazo, el timo y la médula ósea.

Imagen en closeup de los leucocitos atacando un virus. Sistema inmune del cuerpo humano.

Pors esta razón estos órganos son llamados órganos linfoides. Hay masas de tejido linfoide  también distribuida por todo el cuerpo, primordialmente en forma de ganglios linfáticos que albergan leucocitos por dentro.

Los leucocitos recorren todo el cuerpo entre los órganos linfoides y los ganglios linfáticos por medio de los vasos linfáticos. Se puede pensar en los vasos linfáticos como si se trataran de una autopista entre áreas de descanso, que serían los ganglios linfáticos y los órganos linfoides.

Los leucocitos pueden también circular por medio  de los vasos sanguíneos. De esta manera, el sistema inmunitario funciona de manera coordinada para tener control del cuerpo, con el fín de detectar cualquier sustancia o germen que le pudiera causar problemas.

Existen dos tipos básicos de leucocitos:

Los fagocitos, los cuales, son células que destruyen a los organismos invasores.

Los linfocitos, que son células que permiten que el organismo recuerde e identifique los gérmenes que lo han invadido anteriormente, ayudando a destruirlos.

Hay varios tipos de células que son consideradas fagocitos. La clase más frecuente son los neutrófilos que luchan primordialmente contra las bacterias.

Por ello cuando un médico se preocupa porque un paciente pueda tener una infección bacteriana, le asigna efectuarse análisis de sangre para determinar si tiene una cantidad de neutrófilos más elevado de lo normal, desencadenada por una infección.

Otras clases de fagocitos realizan sus propias funciones para garantizar que el cuerpo reaccione en forma adecuada a específicos tipos de invasores.

Existen dos tipos de linfocitos: linfocitos B y linfocitos T. Los linfocitos son fabricados en la médula ósea y se mantienen allí y maduran hasta que se convierten en linfocitos B, o se desplazan al timo, donde se maduran para convertirse en linfocitos T.

Los linfocitos B y los linfocitos T realizan funciones distintas: los linfocitos B son como el sistema de inteligencia militar del organismo, el cual se encarga de detectar los invasores y de esta manera enviarle defensas para que los inmovilicen.

Los linfocitos T son como soldados, los cuales se encargan de destruir los invasores que identifica el sistema de inteligencia. De esta manera funciona este proceso.

Existe, por otra parte, una sustancia llamada antígeno que invade el cuerpo. Cuando un antígeno es detectado, varios tipos diferentes de células colaboran para identificarlo y de esta forma, reaccionar ante él.

Estas células originan la fabricación de anticuerpos en los linfocitos B. Los anticuerpos son proteínas especializadas las cuales son fijadas a antígenos específicos.

Los antígenos y los anticuerpos encajan en forma perfecta entre sí, como una llave a una cerradura.

Cuando los linfocitos B ubican a un antígeno específico, generan un recuerdo de ese antígeno y fabricarán anticuerpos contra este la vez próxima, que ese antígeno entre al organismo.

Por esto, cuando una persona se enferma con alguna enfermedad, como por ejemplo la varicela, lo más común es que no vuelva a contraer la misma enfermedad.

Es por esto, también que, se emplean las vacunas para prevenir ciertas enfermedades. La vacuna coloca en el organismo el antígeno que una manera la cual no hace enfermar a la persona, pero genera la fabricación de anticuerpos que protegerán a esta de ataques futuros de la sustancia o germen que causa la enfermedad.

Ilustración de vector de enfermedades autoinmunes. Conjunto de colección de varias enfermedades. Constante daño por estrés

Aunque los anticuerpos pueden identificar un antígeno y fijarse en él, no tienen la capacidad de eliminarlo sin ayuda. Esta es la función de los linfocitos T.

Las células T forman parte del sistema que se encarga de eliminar a los antígenos los cuales han sido identificados por los anticuerpos o por las células que se han infectado o han cambiado por alguna razón.

Algunas de las células T son llamadas células asesinas o células K ( del inglés: Killer: asesino).

Los linfocitos T también  contribuyen a identificar a otras células como los fagocitos, que desempeñan su función.

Los anticuerpos también poseen la propiedad de neutralizar a las toxinas ( sustancias nocivas o tóxicas) que fabrican diferentes organismos.

Por último, los anticuerpos pueden activar un grupo de proteínas que se llaman “complemento” que forman parte también del sistema inmune. El sistema del complemento ayuda a destruir las bacterias, células infectadas y virus.L

Todas las células especializadas y parte del sistema inmune protegen al cuerpo contra las enfermedades. Esta protección es llamada inmunidad.

Cabe resaltar que suplementos naturales como Diurherbal  tienen excelentes propiedades para fortalecer el sistema inmune.

La inmunidad

Las personas cuentan con 3 tipos de inmunidad: innata, adaptativa y pasiva.

Inmunidad innata

Todas las personas vienen al mundo con inmunidad innata o natural, esta es una suerte de protección natural que comparten todos los seres humanos.

Muchos de los gérmenes que atacan a otras especies no son nocivos para el humanos. Por ejemplo, los virus que causan la leucemia en los gatos o el moquillo en los perros no atacan al ser humano.

La inmunidad innata tiene función en en ambos sentidos, porque algunos virus que afectan alos humanos, como el VIH (virus de la inmunodeficiencia adquirida) no afecta a los perros y gatos.

La inmunidad innata incluye también las barreras externas del cuerpo, como las mucosas y la piel, las cuales recubren la parte interior de la nariz, la garganta y el tubo digestivo, que son la primera línea de defensa contra las enfermedades ya que, impiden que penetren el cuerpo

Si esta primera línea de defensa se quiebra, como por ejemplo cuando uno se corta, la piel se intenta cerrar lo más pronto posible y células inmunitarias especiales atacan los gérmenes invasores.

Inmunidad adaptativa

También existe un segundo tipo de protección que se llama inmunidad adaptativa o activa. Esta clase de inmunidad es desarrollada a lo largo de la vida.

En este tipo de inmunidad intervienen los linfocitos y esta se desarrolla a medida en la cual, la persona se expone a enfermedades o se inmuniza contra otras cuando se vacuna.

Inmunidad pasiva

La inmunidad pasiva es una forma de protección “prestada” de una fuente externa y su duración es breve. Por ejemplo, los anticuerpos que contiene la leche materna le dan al lactante una inmunidad de tipo temporal ante enfermedades a las cuales se expone su madre.

Esto podrá ayudar a proteger al niño contra las infecciones en el transcurso de sus primeros años de vida.

El sistema inmune de cada persona es diferente. Algunas persona pareciera que jamás contraen infecciones, mientras que otras pareciera que se enferman constantemente.

En la medida en que una persona se va haciendo mayor, se va a hacer inmune a más gérmenes en la medida en la cual, su sistema inmunitario entra en contacto con más y más clases diferentes de gérmenes.

Por esto, los adolescentes y adultos se resfrían menos que los niños, sus organismos ya han aprendido a identificar y a atacar de forma inmediata a muchos de los virus que causan los resfriados.

El uso de suplementos como Diurherbal son una maravillosa alternativa para impulsar el sistema inmunológico.

¿Cuáles problemas pueden afectar el sistema inmune?

Los trastornos del sistema inmune pueden dividirse en cuatro principales categorías:

Trastornos por inmunodeficiencia adquirida o primaria.

Trastornos autoinmunitarios, en el cual, el sistema inmune ataca a los tejidos del propio cuerpo por error, como si se tratara de sustancias extrañas.

Trastornos alérgicos, en el cual,el sistema inmune reacciona de manera desproporcionada ante determinados antígenos.

Cánceres del sistema inmune.

Trastornos por inmunodeficiencia

Las inmunodeficiencias suceden cuando hay carencia de una parte del sistema inmune o hay una parte de este la cual, no funciona en forma correcta.

Hay persona que nacen con una inmunodeficiencia, lo cual es conocido como  “inmunodeficiencia primaria”. Aun cuando las inmunodeficiencias primarias son trastornos con los que la persona nace, es probable que sus síntomas no se manifiesten hasta momentos posteriores de su vida.

Las inmunodeficiencias pueden adquirirse también por medio de infecciones o al medicarse con algunos medicamentos. este tipo de inmunodeficiencias se denominan “inmunodeficiencias secundarias”.

Las inmunodeficiencias pueden llegar a afectar a los linfocitos B, los linfocitos T o los fagocitos.

El trastorno más frecuente generado por inmunodeficiencia es la  deficiencia de IgA, en la cual, el cuerpo no fabrica suficientes anticuerpos IgA, una inmunoglobulina que se ubica en la saliva principalmente y en otros fluidos corporales y ayuda a proteger las aberturas del cuerpo.

Las personas con deficiencia de IgA tienen la tendencia a tener alergias o contraer más resfriados y otros tipos de infecciones respiratorias, aunque esta infección no suele ser de gravedad.

Las inmunodeficiencias adquiridas o secundarias tienden a desarrollarse luego de que una persona pase una enfermedad, aunque también pueden ser la consecuencia de desnutrición, quemaduras u otros problemas médicos. Algunos medicamentos también pueden originar problemas en el funcionamiento del sistema inmune.

Entre las inmunodeficiencias adquiridas secundarias se encuentran incluidas las siguientes:

La infección por el VIH (virus de inmunodeficiencia humana) y el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).

Ilustración 3D de células del sistema inmunológico que atacan un virus del VIH.

Esta enfermedad destruye lenta y de forma progresiva el sistema inmune. Está causada por el VIH, el cual, es un virus que destruye ciertos tipo de linfocitos denominados “células T cooperadoras”.

Sin esta clase de células, el sistema inmune no puede defender al cuerpo de organismos que son normalmente inofensivos, que pueden causar infecciones de riesgo vital en personas con SIDA.

Los recién nacidos podrían contraer una infección por el VIH de sus madres mientras se encuentran en el útero, durante el momento del parto o por medio de la lactancia materna.

Los adolescentes y adultos pueden contraer esta infección manteniendo relaciones sexuales sin protección con una persona que se encuentre infectada o al compartir una aguja contaminada para inyectarse drogas o esteroides o al realizarse tatuajes.

Inmunodeficiencias originadas por fármacos: Hay algunos medicamentos que deprimen la respuesta del sistema inmune.

Por ejemplo, una de las complicaciones del tratamiento con quimioterapia para el tratamiento del cáncer, es que no solo ataca las células cancerosas, sino también a otras células sanas y de crecimiento rápido, como las ubicadas en la médula ósea y otros lugares del sistema inmune.

De igual manera, las personas con trastornos autoinmunitarios o que han sido sometidos a trasplantes de órganos pueden requerir ser medicados con fármacos inmunodepresores.

Estos medicamentos pueden también reducir la capacidad del sistema inmune para combatir contra las infecciones y pueden causar inmunodeficiencias secundarias.

Trastornos autoinmunitarios

En este tipo de trastornos el sistema inmune ataca en forma equivocada órganos y tejidos sanos del propio cuerpo como si se tratara de invasores extraños.

Entre las enfermedades autoinmunitarias se encuentran incluidas las siguientes:

El lupus: Esta es una enfermedad crónica que se caracteriza por dolor e inflamación de los músculos y articulaciones. La respuesta inmunitaria anormal puede asociarse también a ataques sobre los riñones y otros órganos.

Artritis reumatoide juvenil: es una enfermedad en la cual, el sistema inmune actúa como si algunas partes del cuerpo, como articulaciones de la rodillas, pies y manos, fueran tejidos extraños y les ataca.

Manos de anciana deformadas por artritis reumatoidea aisladas sobre fondo blanco

La esclerodermia: es una enfermedad autoinmune crónica que puede originar inflamación y lesiones de piel, las articulaciones y los órganos internos.

La espondilitis anquilosante: Esta es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación de las articulaciones y la columna vertebral causando dolor y rigidez.

La dermatomiositis juvenil: este es un trastorno que está caracterizado por la inflamación y las lesiones en los músculos y la piel.

Trastornos alérgicos Los trastornos alérgicos suceden cuando el sistema inmunitario reacciona de manera desproporcionada al ser expuesto a ciertos antígenos ambientales. Las sustancias que causan estos ataques se denominan alérgenos.

La respuesta inmunitaria puede originar síntomas como , ojos llorosos, hinchazón, y estornudos, e inclusive una reacción de riesgo vital denominada “anafilaxia”.

Si se ingieren unos medicamentos llamados antihistamínicos se puede aliviar la mayor parte de los síntomas alérgicos.

Algunos trastornos alérgicos son los siguientes:

El asma. Es un trastorno que puede causar dificultades para respirar y que tiende a deberse a una reacción alérgica por parte de los pulmones.

Si los pulmones son hipersensibles a algunos alérgenos como el polen, la caspa animal, el moho o los ácaros del polvo, esto puede causar el estrechamiento y la inflamación de las vías respiratorias que llegan a los pulmones. Esto  reduce el aporte de aire y genera dificultad para respirar.

El eccema. Es una erupción, la cual se encuentra asociada a picazón también denominada “dermatitis atópica”.

Aunque la dermatitis atópica no es siempre causada por una reacción de tipo alérgico, es más común en los niños y adolescentes que sufren alergias, fiebre del heno o asma o que tienen antecedentes familiares con estos padecimientos.

Existen varias clases de alergias que pueden afectar a los adolescentes.

Las de tipo ambiental, las alergias a medicamentos, las alimentarias, como a frutos secos ,y las de toxinas, como a las de picadura de abeja, son afecciones comunes a las que las personas suelen denominar como alergias.

Cánceres del sistema inmune

Los cánceres suceden cuando las células crecen de forma descontrolada. Esto también puede suceder en las células del sistema inmune.

medico analizando celulas cancerigenas,médico que realiza una investigación sobre el concepto de células cancerosas, atención médica, concepto de cáncer de medicina con un investigador

La leucemia, la cual se refiere a una producción excesiva y anormal de leucocitos, esta es el cáncer infantil más común.

El linfoma afecta el tejido linfoide y también es uno de los cánceres más comunes en la infancia. Con los medicamentos de la actualidad, la mayoría de los casos de ambas clases de cáncer en niños y adolescente puede curarse.

A pesar de que los trastornos del sistema inmune no suelen prevenirse, se puede ayudar a que el sistema inmunitario se mantenga más fortalecido manteniendo información acerca de la afección la cual padece y colaborando de manera estrecha con el médico.

Si se tiene la suerte de estar sano, se puede contribuir con el sistema inmune a mantenerlo de esta manera lavando las manos a menudo para prevenir infecciones. También llevando una buena alimentación , haciendo ejercicio y efectuando revisiones médicas con regularidad.

Cabe resaltar que es apropiado usar suplementos naturales como Diurherbal para fortalecer el sistema inmune.

Las emociones y el sistema inmunitario

Las emociones y procesos mentales se encuentran relacionados  al estado del sistema inmunitario.

Ha sido comprobado que las terminaciones nerviosas se encuentran fisiológicamente conectadas a los leucocitos, células del sistema inmune.

Realmente, el sistema nervioso posee la capacidad de regular y estar relacionado con casi todos los órganos y sistemas del organismo, incluyendo el sistema inmune.

De esta manera, la mente y emociones pueden debilitar o fortalecer el sistema inmunitario.

Estado de ánimo y defensas

En el caso positivo, se pueden curar algunas enfermedades aplicando métodos que generen bienestar y felicidad. El cuerpo de esta manera, refleja lo que sucede a nivel emocional y psicológico.

Muchas enfermedades tienen mejoría o se curan cuando la actitud en general ante la vida es más receptiva y abierta, en ese momento es cuando el sistema inmune recibe del sistema nervioso la información y la persona comienza a reflejar el bienestar y la armonía.

En caso contrario, una persona cuando esta deprimida, también deprime su sistema inmunitario.

¿Cómo fortalecer las defensas?

La alimentación es un aspecto de mucha importancia para el sistema inmune. Existe una relación estrecha, debido a que cuando la alimentación es inadecuada el sistema inmune se resiente.

A parte de mantener una dieta balanceada, hay nutrientes que benefician el sistema inmunitario tales como vitaminas C, A, y E, así como  zinc, selenio y hierro.

El uso de inmunoestimulantes contribuye tanto en situaciones de inmunodepresión como para prevenirlos.

Existen un sin número de inmunoestimulantes naturales como la uña de gato, propóleo, oligoelementos, etc.

También existen suplementos como Diurherbal los cuales van a contribuir con el fortalecimiento del sistema inmune.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *