Representación de un coco con aceite de oliva

Con aceite de coco no hay arrugas

Con aceite de coco no hay arrugas

Última actualización: 22-11-2018. Equipo Nutricioni

En esta era donde predomina la ciencia, cada nuevo estudio arroja resultados asombrosos, sobre propiedades de muchos alimentos que nunca se imaginaban las poseían, y es precisamente lo que ha pasado con el coco y su aceite, que ha sorprendido a los científicos, por su riqueza vitamínica y mineral, y su ayuda en el combate de las arrugas.

No es secreto que muchas frutas y vegetales, son alimentos altamente nutritivos, y cuyo consumo, puede enriquecer notablemente la dieta diaria.

El coco y específicamente su aceite, contiene numerosos nutrientes y ácido láurico, compuesto que se encuentra también en la leche materna, y que posee propiedades excelentes para la piel.

Estas sustancias no solo nutren, dan suavidad y tonifican, sino que junto a los otros componentes del aceite, brindan una acción antibiótica, antifúngica y desinflamatoria.

Muchos problemas de la piel pueden ser tratados con aceites de coco, desde enfermedades como la psoriasis, hasta el acné o el envejecimiento de la piel.Representación de un coco con aceite de oliva

En este último caso, el aceite de coco resulta uno de los tratamientos más recomendados, por sus excelentes resultados restaurando las grasas naturales de la piel, nutriéndola y asegurando que se mantenga hidratada. Lo más notable de este tónico natural es que puede aplicarse en cualquier tipo de piel.

El cuidado de la piel es una de las rutinas que nunca se debe dejar de lado, pues es el escudo ante las adversidades del medio ambiente, y además, la mejor carta de presentación en cuanto apariencia personal se refiere.

En este sentido, hay que tener presente que unos poco minutos al día, son suficientes para brindar nutrición y bienestar a la piel, a través del aceite de coco.

Este compuesto también puede ser muy beneficioso para el metabolismo y para otros tegumentos (tejidos) semejantes a la piel, como lo son las uñas y por supuesto el cabello.

El paso del tiempo deja huellas en la piel

La piel es un tejido rico en grasas y proteínas, que le brindan su textura suave y  permiten que sea elástica.

Con el paso de los años, las proporciones de proteínas básicas en la piel como el colágeno, la elastina y la queratina, disminuyen notablemente, así como también ocurre con el contenido de grasas, que se almacenan en la hipodermis, la capa más interna de la piel, y que mantienen este tejido hidratado y le dan mayor grosor y resistencia.

Las personas que sufren de piel seca, mantienen poco almacenaje de grasa hipodérmica, mientras que las que tienen piel grasa, poseen una mayor acumulación de estos lípidos.

Con la edad, la piel tiende a perder poco a poco esta capa de manera natural, por lo que su textura se vuelve más áspera, pierde tonicidad, y en muchos caso el tejido adelgaza hasta ser como un fino pergamino.Mujer joven se toca la cara mientra sostiene un coco en su otra mano

Si bien es cierto que tarde o temprano, toda persona tendrá arrugas, con los cuidados adecuados, se puede retrasar significativamente su aparición, y aun después de que estas arrugas y líneas de expresión estén presentes, pueden suavizarse para lograr una apariencia y textura más fresca y juvenil.

La clave está en utilizar los productos correctos y en ser consecuentes con su uso. Un ejemplo de esto es Piel Perfecta.

El aceite de coco es un producto natural que, ya sea solo o mezclado con otros ingredientes, tiene mucho que aportar a la salud de la piel. Productos como Piel Perfecta restauran las grasas naturales y la estructura celular, por lo que la piel no sólo se verá mejor, sino que se sentirá más suave y flexible.

¿Qué hace especial al coco?

El coco es una fruta muy popular en el trópico, de la que se conocen tres variedades, siendo los llamados cocos gigantes los más apreciados por su tamaño, contenido calórico y nutricional.

Del coco se puede aprovechar el agua y la pulpa, y de esta última extraerse los aceites naturalmente concentrados. El coco posee 8 vitaminas y más de 6 minerales en su composición, además de azúcares, proteínas y lípidos.

Las vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B9, C y E están presentes en esta fruta, siendo un récord impresionante, y que explica por qué el coco es tan energizante.Cocos en diferente presentaciones sobre una tabla de madera

Si a lo anterior se añade la presencia del ácido láurico, es comprensible que muchos lo cataloguen como el complemento alimenticio ideal para mujeres en periodo de lactancia o incluso como complemento en la alimentación de los niños.

La vitamina E es muy conocida por su acción regenerativa en la piel, además de ser un potente antioxidante, mientras que la vitamina B2 cumple una función oxigenante en este tegumento.

Por su parte, la vitamina C juega un papel crucial en la síntesis de colágeno que es la proteína más abundante del cuerpo y que es un constituyente esencial del tejido dérmico, contribuyendo a su cohesión y elasticidad.

Que un mismo alimento pueda reunir todos estos elementos necesarios para la salud de la piel lo hace, sin duda, un candidato ideal para la elaboración de tratamientos regenerativos.

Otro dato interesante es que el coco contiene magnesio, hierro, potasio, zinc, selenio, fósforo, manganeso y calcio, que junto a su contenido proteico y graso, lo convierten en un producto increíblemente nutritivo.

Se debe tener en cuenta, que por más nutritivo que sea el coco, no siempre se logra incorporarlo de forma continua en el menú, por lo que los productos que lo concentran y dosifican, son una gran contribución a la alimentación diaria.

Piel Perfecta es uno de los nuevos tratamientos que une las múltiples aplicaciones del aceite de coco en la piel, con una mezcla de vitaminas y minerales que maximizan su eficacia y evitan que se tenga que aplicar más de un producto para obtener los resultados que se esperan.

¿Cómo se extrae el aceite en el coco?

El aceite es un producto que se encuentra en la pulpa de esta fruta, mas su extracción requiere romper la estructura celular de la pulpa y separar los componentes sólidos, acuosos y por supuesto, los grasos.

Que sea un compuesto graso no quiere decir que sólo contenga lípidos sino que, por el contrario, la vitaminas y minerales liposolubles (que se disuelven en grasas)  se encontrarán disueltos en este destilado.

Al procesar la pulpa de la fruta, se obtiene lo que se conoce como leche de coco, la cual necesita reposar por varias horas o incluso días para poder ser separada en sus componentes.

Extraer porciones considerables de aceite de coco, requiere por supuesto gran cantidad de fruta y, más aún, si lo que se busca es producir concentrados del aceite.

Al ser un producto tan nutritivo, debe mantenerse refrigerado o ser purificado para obtener aceite de coco virgen, que será un producto de mayor duración, y con gran versatilidad en sus usos, desde los culinarios, hasta la preparación de mezclas hidratantes para la piel y el cabello.

Un destilado de calidad, además, está suplementado con conservantes y nutrientes adicionales que maximicen los efectos del extracto, aportando además de nutrición, aromas y densidades óptimas.

El aceite de coco puede extraerse de forma casera, pero siempre se debe ser muy cuidadoso de hacerlo de la forma correcta, conservando las propiedades del coco y con la máxima limpieza y esterilidad, después de todo es un producto que consumirá o que aplicara sobre su piel.

Cómo el aceite de coco actúa en la piel

El aceite de coco es un poderoso humectante, por lo que trata y previene la resequedad de la piel, ya sea la producida por la acción del sol, por deficiencias naturales según el tipo de piel o por el paso del tiempo y la pérdida de propiedades.

La hidratación también influye en la textura de la piel, por lo que una piel hidratada es suave y sedosa.Mujer sonríe mientras se toca la piel de la cara

La acción antioxidante del aceite de coco, también previene la descomposición de las grasas presentes, lo que retarda la aparición de líneas de expresión, pliegues y arrugas. Adicionalmente es un estimulante para la producción de elastina, colágeno y queratina.

Estas proteínas le confieren elasticidad al tejido. Una piel que es capaz de adaptarse a los cambios corporales y que no es rígida en su interacción con agentes externos, es una piel que se mantendrá joven y tersa por más tiempo.

Otra propiedad interesante es su función como aclarante, reduciendo las huellas dejadas por el sol, manchas de edad, acné, cicatrices y heridas en el tejido. Además, su uso continuo previene daños futuros y mejora la capacidad de respuesta y de regeneración que se va perdiendo a medida que se avanza en edad.

Por último, hay que resaltar la capacidad de aceite de coco para combatir la presencia de hongos y bacterias en la piel, pues es un antifúngico y antibiótico natural.

Los hongos y las bacterias son elementos comunes en cualquier medio ambiente que requieren de un sustrato para desarrollarse, por lo que se debe tener especial cuidado con la piel, que es la barrera protectora y que a menudo recoge las impurezas del entorno.

Piel joven y tersa que reta al tiempo

Explotar las propiedades estimulantes, antioxidantes e hidratantes del aceite de coco, puede proporcionarle a sus células, todos los ingredientes necesarios para optimizar su funcionamiento, regeneración y propiedades.

El aceite de coco se puede combinar con otros productos que complementen sus funciones, por ejemplo al combinarlo con vitamina E, magnifica sus efectos antioxidantes e hidratantes y que pueden encontrarse en suplementos como Piel Perfecta.

Cuidar la piel con aceite de coco, representa una pequeña inversión y un máximo beneficio, sin operaciones estéticas y de una forma natural y saludable.

Sin embargo, se recomienda su uso a partir de los 25 años, y es aplicable tanto para pieles secas como grasas, porque al suplir las necesidades de hidratación diaria de la piel, las glándulas sebáceas, reducirán la producción de estas sustancias, logrando un equilibrio y una reducción de las grasas producidas.

Otra característica importante es que los ácidos grasos del aceite equilibran el pH de la piel.

Masajes con este aceite facilitan que los nutrientes penetren en los tejidos, reducen la celulitis, minimizan las estrías y emparejan el tono logrando una piel perfecta, aromatizada, suave al tacto, visualmente uniforme en tono y relieve, y que se encuentra realmente sana y nutrida.

La piel nunca mentirá y expresara cuán sana se encuentra viéndose radiante, fresca y juvenil.

En resumen, el aceite de coco suaviza líneas de expresión, que de no ser tratadas se transformarían en arrugas, aclara las manchas de edad y las producidas por la exposición prolongada al sol, fortalece y tonifica la estructura de la piel, para una apariencia más firme y tersa.

Es un gran hidratante y tiene acción antibiótica y antiinflamatoria, además de poseer numerosos compuestos con propiedades antidepresivas tales como vitaminas B3 y B6. ¿Qué más se le puede pedir a un único producto?

Como en todo tratamiento, el secreto de su eficacia es la constancia, siempre respetando las dosis y siendo paciente con su aplicación.

Este producto tiene la virtud de mostrar mejoría mucho más rápido que otros hidratantes recomendados para la piel; sin embargo, para que estos resultados sean perdurables y se acentúen aún más sus efectos sobre el cutis, se debe hacer de su uso una rutina.

Verse y sentirse bien

Con el ritmo de vida tan acelerado que muchas personas llevan en la actualidad, es poco el tiempo que dedican a su cuidado personal, pues en general realizan las rutinas básicas de higiene como ducharse o cepillarse los dientes, olvidando que la piel va acumulando el desgaste diario, las impurezas por la contaminación y los daños por el sol.

Muchas personas aparentan edades mucho mayores a la que realmente tienen, y no se puede negar que la apariencia de la piel, juega un rol fundamental, en cómo se  percibe a los demás.

Una piel cansada, reseca o envejecida, repercute en el estado de ánimo, en las relaciones interpersonales y en la salud, siendo además un reflejo de cuánta atención se presta al propio cuerpo.

Lo mejor de todo es que no se requiere de mucho tiempo o dinero, para reparar los daños y asegurar un mejor futuro para la piel, probando los beneficios del aceite de coco, y regalándose esa sensación de bienestar que la piel necesita.

Si bien existen otros aceites nutritivos, pocos son tan ricos como el que se extrae del coco, y para quienes buscan la practicidad y desean cubrir todas sus necesidades sin requerir una enorme gama de productos, el aceite de coco será un gran aliado.

No se obtienen resultados por usar muchos productos, pero sí por usar los correctos; así que en lugar de probar sucesivas cremas y tónicos unos tras otros, se puede probar el definitivo, ahorrando tiempo y dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *