¿Cómo superar los trastornos del deseo sexual?

¿Cómo superar los trastornos del deseo sexual?

Última actualización: 09-12-2018. Equipo Nutricioni

La falta de atención al deseo sexual es un problema femenino bastante común. De acuerdo a los expertos, 33% de las mujeres tienen dificultades en sus relaciones sexuales.

Técnicamente se le conoce como Deseo Sexual Hipoactivo. Este trastorno consiste en la deficiencia recurrente de fantasías, pensamientos y deseos para la actividad sexual.

Es normal que ante la pérdida ocasional del deseo sexual pueda convertirse trastorno. Es natural que ocasionalmente baje el deseo sexual en la mujer. Se convierte en trastorno cuando se torna más grave, se puede conocer como la falta permanente del deseo sexual.

Las causas de este trastorno tienen orígenes de orden fisiológico o psicológico. Contribuyen con la aparición de este trastorno los fármacos, elementos hormonales y sexo con dolor.

Además de la falta de conocimiento sobre los elementos físicos del sexo, y de factores psicológicos.

Por tal razón, cuando disminuye el deseo sexual al usar algún fármaco, se debe consultar al médico.

Otra fármacos, como las pastillas anticonceptivas, los fármacos para controlar la tensión arterial, y los antidepresivos, pueden afectar el deseo sexual.

No está del todo claro el modo cómo las pastillas anticonceptivas afectan el deseo sexual. Hay que consultar con el especialista la posibilidad de no continuar el uso de estas pastillas.

Los diuréticos también pueden producir disfunción sexual en los hombres. Estos mismos fármacos para la alta tensión sanguínea, pueden ocasionar dificultades sexuales también en las mujeres.

Algunos fármacos contra la depresión pueden producir disminución del deseo sexual de la mujer.

Por fortuna, las dificultades del deseo sexual pueden responder positivamente al tratamiento farmacológico y psicológico.

Por ser un producto natural y efectivo, se recomienda LibiActiv Mujer para mejorar los síntomas del trastorno del deseo sexual.

Hermosa pareja se abraza mientras pasan tiempo juntos en la cama en casa

Adicionalmente, existen los llamados afrodisíacos naturales y los famosos remedios caseros que aseguran mejorar la función sexual.

Causas del trastorno del deseo sexual

Este es un trastorno complejo con diversas causas posibles. Pueden existir diferentes condiciones subyacentes que contribuyen al trastorno del deseo sexual hipoactivo.

Asimismo, pueden existir causas de orden fisiológico, como fluctuaciones hormonales o cirugía que cambia la imagen corporal de una mujer.

Es posible que haya causas psicológicas y emocionales. Algunas mujeres relacionan una conexión emocional positiva con su pareja, con sexo placentero. En consecuencia, las alteraciones negativas en una relación, pueden detonar una falta de interés sexual.

Diferentes patologías, tales como diabetes, cáncer y  la artritis, pueden disminuir el deseo sexual. También la fatiga puede tener un impacto negativo.

Las mujeres pueden tener menor deseo sexual durante la menopausia, pues los niveles de estrógenos disminuyen, y con ello la libido.

Las mujeres pueden tener disminución de los niveles de testosterona en la menopausia. La testosterona comúnmente se relaciona con el impulso sexual del hombre. Aunque afecta también a las mujeres.

Adicionalmente, las alteraciones de orden  hormonales - durante y después del embarazo - pueden influir en que la mujer se sienta con menor deseo sexual.

Diversos elementos psicológicos y emocionales afectan el deseo sexual de la mujer. Entre estos la ansiedad, depresión o inadecuada autoestima. Igualmente, el estar sometida a demasiado estrés. También por haber sido víctima de abuso sexual o violación.

Los problemas en la pareja suelen ser un elemento importante. Si un miembro de la pareja ha sido infiel, esta falta de confianza puede inducir al menor interés en el sexo.

El bajo deseo sexual puede ser consecuencia de una mala comunicación.

Tipos de trastornos sexuales

Existen las llamadas disfunciones sexuales, las cuales incluyen los cambios que se producen en el coito.

Pueden aflorar al comienzo de la vida sexual o más adelante. Las causas que los producen ser fisiológicas, psicológicas o ambas.

Entre ellos tenemos los trastornos del deseo sexual, y deseo sexual inhibido, que se caracteriza por un déficit en las fantasías de tipo sexual. También, por la falta de deseo.

Esta indiferencia comprende desinterés por el sexo, y por todo comportamiento de orden sexual, incluyendo la masturbación. Siendo  más frecuente en las mujeres.

El trastorno por aversión al sexo, en el que evitan todo contacto a nivel genital, genera un alto grado de ansiedad, y hasta pánico ante el acto sexual.

En el caso del trastorno de la excitación sexual, existe una falla  en generar lubricación, algo normal en la excitación sexual.

En el problema de erección en el hombre, hay una falla total o parcial para lograr y sostener la erección. Como el caso de la disfunción eréctil.

Así como trastornos del orgasmo, que contemplan las disfunciones sexuales en hombre y mujeres. Al igual que la eyaculación precoz.

En esta misma clasificación encontramos la disfunción orgásmica femenina o también llamada anorgasmia.

Definida como ausencia o retraso del orgasmo. En ella, frecuentemente predominan los factores de orden psicológico y emocional.

La disfunción orgásmica masculina, donde hay carencia o retraso inusual del orgasmo en los hombres.

Hombre joven con cara de preocupación sin poder tener relaciones sexuales

Igualmente los llamados trastornos por dolor, que en las mujeres se da como dispareunia femenina. Está asociado con problemas de vaginismo.

El dolor se puede presentar en todas las tentativas de coito, inclusive en ciertas posturas. Suelen ser causados por deformaciones o trastorno vaginales.

En el hombre puede ocurrir el  dolor al eyacular, pudiendo ser producto de infecciones uretrales.

Asimismo trastornos de la identidad sexual, asociados al malestar sentido por una determinada condición sexual.

El vaginismo ocurre aun cuando la mujer responde adecuadamente a la excitación sexual. La dificultad ocurre pues al realizar el coito, se generan espasmos. Esto motiva que los músculos de la vagina se encojan o contraigan. Esto puede provocar el cierre de la vaginal.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno sexual?

El síntoma más importante del trastorno del deseo sexual hipoactivo, y es precisamente la falta de interés en las relaciones sexuales.

Dado que todas las mujeres son diferentes, no existe un umbral patrón que ayude a diagnosticar si una de ellas tiene el trastorno.

Cuando se desea tener relaciones sexuales con menos frecuencia que la pareja, ninguno de los dos está necesariamente en una situación de trastorno. Sin embargo, esta diferencia puede generar conflictos.

Igualmente, el deseo sexual es menor que en el pasado, la relación puede estar estable. En pocas palabras, no hay un número mágico de relaciones para diagnosticar un deseo sexual bajo o presencia de trastorno. Esto va variar de una mujer a otra.

Los síntomas del trastorno sexual hipoactivo son falta de interés en la actividad sexual, cualquiera sea su tipo o modo, incluso en la masturbación.

Otro síntoma consiste en no tener fantasías, ni pensamientos sexuales nunca. También la falta de preocupación por la sexualidad, activa o  fantasiosa.

Existe consenso sobre el principal síntoma, un importante desinterés por la actividad sexual. Esta circunstancia puede ser ocultada cuando la persona afectada no comunica esta situación a su pareja. Entonces continúa teniendo relaciones sexuales con marcada apatía.

Esto dificulta reconocer la existencia del problema y, por supuesto, retarda el diagnóstico.

En otras ocasiones puede surgir en forma de dolor durante las relaciones (dispareunia) o bien como anorgasmia, que implica ausencia de orgasmos.

Cuando la falta de deseo sexual se convierte en una preocupación, se debe consultar con un especialista. La solución puede ser simple, como cambiar un un fármaco que se esté usando. También mejorando cualquier patología crónica.

En todo caso, el  trastorno del deseo sexual hipoactivo, va a depender del interés de la persona, respecto a  su bajo deseo sexual.

¿Como puedo superar el trastorno del deseo sexual?

La poca conciencia de que la disminución del deseo sexual es un problema realmente médico, ha traído consecuencias negativas. Entre ellas, que no se haya desarrollado oportuna y completamente, la investigación sobre medicamentos más específicos para este trastorno.

El endocrinólogo, desempeña un rol fundamental en esta disfunción, por lo importante del tratamiento hormonal.

El tratamiento hormonal sustitutivo, en las mujeres menopáusicas, mejora la atrofia vaginal, que puede generar las relaciones sexuales dolorosas.

Sin embargo, este tratamiento no mejora necesariamente el deseo sexual en las mujeres que no presentan dispareunia.

Adicionalmente, se han realizado investigaciones en mujeres con una menopausia quirúrgica, logrando la mejora con suplementos de testosterona.

Igualmente, la tibolona, uno de los medicamentos usados para el tratamiento de la menopausia, ha demostrado mejorar significativamente este trastorno.

Llos tratamientos naturales, a base de plantas, son una alternativa. Como el caso de LibiActiv Mujer.

También los médicos pueden referir a la paciente a un terapeuta sexual, que en muchos casos pueden ayudar a superar el trastorno. Puesto que frecuentemente hay problemas emocionales o de relación que necesitan atención específica.

Debido a la gran variedad de causas que podrían generar el deseo sexual hipoactivo, se hará necesario hacer una buena profunda evaluación a fin de determinar la causa rea.

Igualmente son muchos los casos en los que se hace necesario aportar información sexual. De esta manera se pueden trabajar los antecedentes, miedos o fobias, así como también la ansiedad y otras emociones.

La opción de los afrodisíacos naturales

Afrodisíaco viene del nombre de la deidad griega, Afrodita, diosa del amor. Obviamente se relaciona directamente con el deseo y frenesí sexual.

Históricamente se cree que el efecto afrodisíaco se logra con algunos nutrientes y plantas. De allí que su consumo haya tenido un prestigio como potentes estimuladores del deseo sexual.

Existen bastantes estimuladores naturales del deseo sexual. Se les atribuye también a sus propiedades, incremento de la libido, teniendo así un disfrute sublime de las relaciones sexuales.

Se clasifican en cuatro tipos: el de acción central, los de asociación sensual, los analógicos y los de tradición.

Los de acción central son los que elevan el grado de dopamina,  sustancia generada en el sistema nervioso central. Esta, conjuntamente con otras hormonas, se comportan como afrodisíacos puesto que estimulan la reacción viril.

Los de tipo sensual, son a aquellos que poseen una relación con ciertos frutos y vegetales. Dada su similitud con los órganos genitales  humanos. Tales como el plátano y pepino.

El sentido del olfato, igualmente es usado como elemento para estimular el deseo sexual. Con el uso de aromas y olores en ciertas áreas del cuerpo.

Igualmente, se relacionan los efectos potentes de algunos mariscos,  raíz del ginseng y guaraná.

Estos ayudan al placer del cuerpo, preparándolo para el hecho sexual sublime. Son clasificados como afrodisíacos culturales.

Hay diversos tipos de alimentos y bebidas muy conocidos. Como los preparados de fruta, pudiéndose preparar a base de frutos secos con chocolate. Tales como avellanas, pistacho, higos y nueces.

Igualmente los famosos brebajes chinos, con propiedades afrodisíacas con hierbas de ginseng. El cual se considera como un estimulante eficaz para la larga vida, el deseo y placer sexual.

Raíces de Ginseng sobre mesa de madera

Por su parte, los alemanes suelen usar espárrago y zanahoria para que el deseo y el placer sean más prolongados.

En América, y otros continentes, se recomienda el uso de LibiActiv Mujer, por sus sublimes efectos en el deseo sexual femenino.

Remedios caseros para los trastornos sexuales

Tradicionalmente existen remedios caseros que intentan mejora la falta de deseo sexual, o su incapacidad para lograrlo placenteramente. Entre ellos destacan los hechos en base a chocolate, café y alcohol.

El chocolate puede actuar positivamente la generación de endorfinas, lo que permite elevar la sensación de felicidad.

A la jalea real se le atribuyen propiedades estimulantes del sistema nervioso y de los órganos genitales. Se dice que son muy beneficiosos su efecto prolongado.

La frambuesa es usada en muchos remedio caseros, pues  suaviza la musculatura genital, lo cual es beneficioso para el coito.

foto completa de frambuesas frescas

Igualmente los remedios artesanales con almendra, se consideran un afrodisíaco natural. Además se le atribuye que incrementa la fecundidad.

Tiene alto grado de arginina, lo que permitiría mayor permeabilidad en la circulación de la sangre, y en consecuencia favorece la excitación, y genera mucha energía.

La malva es una hierba muy utilizada para lograr la relajación, y así calmar la ansiedad, lo que favorece el encuentro sexual.

Uno de los más famosos es el hecho a base de ostras, que estimula la excitación por su contenido de zinc, y genera testosterona.

Igualmente, bebidas de lúpulo con cítricos, pues el lúpulo es una planta con ciertos beneficios medicinales. Se le atribuyen propiedades afrodisíacas. Al mezclarse con frutas cítricas se potencia su acción.

Muy popular son los preparados del germen del trigo, al que se la atribuyen algunos beneficios para las relaciones sexuales.

Otro famoso por sus supuestas propiedades afrodisíacas es Ginseng. Se recomienda especialmente para la impotencia en el hombre. Se dice que también es bueno para las mujeres que sufran de de falta de deseo a la hora del té.

Para los que prefieren los productos naturales certificados, se recomienda LibiActiv Mujer, por su potente acción en la libido femenina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *