¿Cómo saber si tienes una enfermedad del intestino delgado?

¿Cómo saber si tienes una enfermedad del intestino delgado?

Última actualización: 02-12-2018. Equipo Nutricioni

Las enfermedades del intestino delgado ocasionan graves consecuencias. Es un asunto que apenas nos enteramos debemos atenderlos sin demora.

Puede atacar diferentemente de nuestra edad. En este artículo verá cómo hacer frente a este padecimiento. Además de cómo nutrir nuestro cuerpo para sobrellevar los síntomas.

Descubrirás también, nuevas maneras de hacer frente a las enfermedades del intestino delgado.

Ahora bien, ¿cuántos cerebros tenemos? Si responde que uno, tienes toda la razón.

En nuestro organismo estamos dotados de una extensa gama de neuronas, tan extensas que algunos investigadores la han llamado “el segundo cerebro”.

Se trata de uno de los sistemas de nervios que maneja nuestro cuerpo: el sistema nervioso entérico (SNE).

Transformar el bolo alimenticio en energía requiere de una cooperación asombrosa y un grandísimo esfuerzo. Por ello nuestro cerebro delega estas funciones en el SNE, para el control total de la digestión. Proceso que ocurre mayormente en nuestro intestino delgado.

Imagen en primer plano, 3D de las conexiones del cerebro sensorial

Lamentablemente, este proceso puede verse entorpecido por enfermedades del intestino delgado específicamente.

Son varias las enfermedades que los ataca entre ellas veremos cómo virales, otras patologías más complicadas como la diverticulitis, algunos síndromes que hacen de la digestión una dificultad.

La diarrea es otro de los causantes de enfermedades de los intestinos delgados. La misma es ocasionada por infecciones y parasitosis.

¡Descubre cómo puedes hacer frente a este obstáculo!  

¡Animo tu puedes enfrentarlas!

La digestión intestinal: proeza única

Definamos intestino delgado. En simples palabras definimos intestino delgado también como tubo digestivo que continúa después del estómago dando lugar al intestino delgado.

Este tubo gástrico tiene como propiedades unas paredes que tienen numerosas vellosidades intestinales. Prolongandose para formar finalmente en el intestino grueso.

Ilustración del sistema digestivo humano, tracto digestivo o canal alimentario que incluye etiquetas de texto, en fondo blanco.

Es donde se efectúan la mayor de las proezas de la ingeniería digestivas. Es aquí donde se realiza la digestión completa de toda clase de alimentos, pues en él actúan los jugos gástricos.

Pudiéndose hallar sustancias necesarias para este proceso estos son los siguientes:

  • El jugo pancreático. Tal como su nombre lo indica este se encarga de execrar sustancias que regularán los niveles de insulina en el organismo entre otras que servirán para la desintegración del bolo alimenticio.
  • La bilis. También conocida como la hiel. Esta sustancia de color amarillento verdoso de sabor amargo es segregada en los intestinos por el hígado.

En síntesis, sabemos que esta sustancia actúa como un detergente pues se encarga de emulsificar las grasas. Esta sustancia es vertida en el intestino delgado a través del duodeno.

  • El jugo intestinal. Esta se encuentra en las paredes que cubren los intestinos. Es propia de la mucosa que rodea este órgano importante. Esta se encarga de absorber los nutrientes que nuestro organismo necesita para vivir.

Como dato interesante sabías que nuestro intestino puede llegar a medir desde unos 3.5cm a 8 m.

Una guerra microbiana: infecciones por virus y bacterias

Existen múltiples enfermedades que pueden ocasionar un malestar en tus intestinos algunas pueden generar molestias durante horas y muchas veces hasta días. Como por ejemplo, enfermedades virales.

Pero otras de estas dolencias pueden ocasionar la aparición de patologías más complejas.

Analicemos algunas de estas enfermedades y después veras que cosas están a tu alcance para que puedas llevar una vida plena.

Una de las enfermedades del intestino delgado más comunes son las virales. Se trata de un ataque viral al mismo órgano donde se aloja, generando así malestar general.

Dolor abdominal (cólicos).  Incluso muchas veces va acompañado de diarreas líquidas y abundantes, y fiebre.

Estas manifestaciones sintomáticas son; en muchos de los casos, respuesta del propio intestino como parte de la defensa del ataque invasivo viral.

Por lo general estos virus son muy recurrentes en niños y ancianos. No se puede pasar desapercibido pues en varios casos que las estadísticas muestran a ocurrido la muerte.

Entre otras cosas que afectan el buen funcionamiento del intestino delgado está, el ataque por bacterias.

Como el caso del cólera, que consiste en una enfermedad infecciosa producida por una bacteria llamada Vibrio choleare.

Niña en posición fetal debido a un dolor estomacal

Las señales de que el intestino delgado padece de esta infección son:

  • Dolor intestinal agudo, producto del ataque a las paredes y a la mucosa intestinal.
  • Diarrea frecuente líquidas. Estas deposiciones pueden superar incluso a más 35 evacuaciones en 24 horas.
  • Vómitos constantes.
  • Deshidratación. Esta última manifestación es el resultado de las diarreas frecuentes y el vómito constante.

En este mismo orden, existen una afección muy frecuente en el caso de las enfermedades del intestino delgado hallamos el divertículo de Meckel. También conocida como diverticulitis.

Para hacerlo más sencillo se trate de un saco o depósito ciego presente en las paredes del intestino delgado. Es en realidad una malformación en este órgano.

Los síntomas de este padecimiento son muy similares a los de una apendicitis.

Aunque puede presentarse en cualquier momento se puede diagnosticar comúnmente en niños y jóvenes.

En caso de perforación de este saco, genera una peritonitis. Esto último sería sumamente grave para estos pacientes.

Dos síndromes que atacan mi intestino ¿cuáles son?

El primero de los síndromes que enferman nuestro intestino delgado es, el síndrome del intestino corto. Se trata de una malformación genética. Producida en el desarrollo embrionario.

En pocas palabras podemos decir que se trata de que alguien carece de la cantidad de intestino que normalmente una persona desarrollaría.

Este síndrome, es sin duda una grave enfermedad, ya que los alimentos requieren de tiempo y espacio para poder realizar una digestión exhaustiva.

Este síndrome genera la pérdida indispensable de probióticos, nutrientes y vitaminas que requiere un como ser humano.

Siendo esto así es necesario añadir a sus dietas SúperBio. Esto le ayudará a sobrellevar este síndrome. Además de aportarle probióticos para que sus intestinos permanezcan activos.

El segundo síndrome del cual mencionaremos es el más común se trata de un enemigo muy conocido, pero muy subestimado se trata del síndrome del colon irritable.

También puede ser llamado colon irritable, colon nervioso o espástico. Esta estriba en diferentes motivos.

Años anteriores se cree que está muy ligado a los factores psicológicas, o conductuales de una persona.

Es entendible esta opinión pues en nuestro sistema digestivo existe un sin número de neuronas o células nerviosas tal como ya le hemos mencionado.

Otra causa que genera el colon irritable es el factor nutrición. Este es otro que incide negativamente en el padecimiento de este síndrome.

Colitis en Colon Intestinal

Algunos de las manifestaciones fisiológicas son:

  • Dolor acompañado de malestar estomacal, sentirás alivio una vez defecando o expulsando gases.
  • Abultamiento abdominal.
  • Inflamación a nivel de vientre acompañado de dolor irrigándose hacia el ano.
  • Estreñimiento, lo que acompaña a un esfuerzo por expulsar tantos las heces como los gases.
  • En otros pacientes estos periodos de estreñimiento desaparecen, pues también experimentan temporadas de diarreas con moco presente en las heces.

En si el elemento clave para tratar de mitigar este síndrome se trata de llevar una vida sana.

Ejerciendo buenos hábitos alimenticios. Por eso incluye en tu dieta alimentos que aporten beneficios duraderos a tu cuerpo.

Tal es el caso de SúperBio complementa una dieta rica que aporta sensación de salud intestinal.

¿Qué ocurre si mi niño tiene hernia inguinal?

Esta es una alarma que inquieta a muchos padres.

Los niños suelen ser muy sanos, pero es muy común en ellos enfermedades que también afectan sus intestinos delgados. Y de estos los padres deben mantener una total observancia a ver si hay variantes que determinan una enfermedad

Una de ellas es la hernia inguinal, esto ocurre cuando existe una debilidad en las paredes del intestino produciendo una protuberancia en el peritoneo parietal.

Estas hernias pueden deberse quizá a que su niño la contrajo o debido a experiencias traumáticas.

Los niños se caracterizan por ser tremendos y juegos. Puede que quizá algunos de ellos levanten peso excesivo. El cual provoca que esta cavidad aparezca en sus intestinos.

Otras razones que puede determinar que su niño padezca esta afección es quizá congénitas. Puede que al momento de la formación fetal su bebé contrajo esta patología

Entre el cuadro clínico que su niño puede presentar esta la tumoración blanda, puede tener muestras físicas con abultamiento de la ingle. Aparece con la tos o con esfuerzo físico.

Cuando se avejiga este produce dolor. Ocasionando así un trastorno intestinal dificultando la evacuación de las heces y los gases.

Niño pequeño sentado en la poceta producto de estreñimientos

El grado de cada una puede variar desde las más leves hasta la obstrucción total de los intestinos. Ésta enfermedad se hace tangible porque se aflora en la parte externa como una bolsa de aire.

Lo más recomendable es estos casos es consultar los especialistas en la materia. Quienes a su vez le indicarán cual es el mejor tratamiento para su niño.

A veces el remedio a esto es una intervención quirúrgica.

Nervios en el estómago: ¿por qué me ocurren?  

Tal como ya lo hemos mencionado esta proeza de nuestro organismo está lleno de diferentes mezclas químicas que conllevan el proceso de la digestión. Procedimiento que ocurre únicamente en nuestro intestino delgado.

Entre el cerebro y nuestro segundo “cerebro” existe una buena comunicación, aunque puede funcionar de modos distintos estos dos mantienen una comunicación constante.

Por poner un caso el sistema nervioso entérico contribuye a regular las hormonas que le dicen al cerebro que comer y cuánto. Estas células le avisan al cerebro cuando ya estamos llenos y quizá provoquen náuseas cuando comemos demasiado.

Lo antes indica que nuestros intestinos están muy ligado a la mente. Tal vez haya notado porque una persona que no ha comido esta como desanimada.

También sucede que muchos alimentos levantan el ánimo. Después de un encuentro entre amigos se sella con comidas.

Estas señales de felicidad que se les da al cerebro, hace que te sientas mejor, pero lo contrario también es cierto.

¿Sientes a veces un nudo en el estómago? ¿Te da quizá cólicos pensar en un problema?

El estrés, o la tensión emocional fuerte, genera cólicos , y muy frecuentes casos  diarreas.

Ilustración de mujer en el baño con fuerte dolor de estomago

Es que esto se debe a lo que ya mencionamos. Las comunicaciones entre estos dos órganos inciden muchas veces en la conducta de las personas. Esta sensación y manifestaciones se deben principalmente al sistema nervioso entérico que recubre nuestros intestinos.

¿Cómo puedo mitigar los nervios del estómago? Recuerde que es un asunto del sistema nervioso, por ello relájese.

  • Tome tés que le ayuden a calmarme como el tilo, la manzanilla, el orégano, tómese una ducha relajante anti estrés también reduce la tensión.
  • Aborde sus problemas con más calma. Esto le permitirá hacerles frente a las inquietudes con más entereza.
  • Si en el caso de que una situación le genera tensión, evítala a toda costa.
  • Cuídese ¡mantenga tenga una buena autoestima!

Un huésped indeseable: los parásitos, rivales de nuestro intestino

Uno huéspedes indeseables en nuestros organismos son los parásitos. Estos protozoarios son el causante de muchas enfermedades del intestino delgado.

Esta es una enfermedad común en todos los seres humanos.

La contraemos principalmente por medio de la mala manipulación de los alimentos y bebidas.

Las condiciones de insalubridad. El escaso o ningún tratamiento del agua potable. Es evidente especialmente en países que pertenecen al segundo y tercermundistas.

Estos pueden ocasionar un problema serio en la nutrición. Pues estos invasores se alojan principalmente en nuestros intestinos.

Es en este órgano, donde ellos actúan como agentes invasores absorbiendo muchos de los nutrientes que necesitamos para estar saludables.

Intestino delgado humano con parásitos

Adicionalmente, algunos de ellos son agentes consumidores de sangre.

¿Cómo logran hacer esto? lo hacen perforando nuestros intestinos.

Exponiéndolos así a la propagación infecciosa de virus y bacterias. Con estas heridas en nuestro interior; le proporciona a los mismos las condiciones necesarias para la proliferación de los parásitos y virus.

¿Qué puedo hacer en este caso? La asistencia médica es importante. Ocurrirá en oportunidades diarreas como mecanismo de defensa de nuestro cuerpo ante estos organismos invasores.

También tomar medidas sanitarias que sin duda contribuyen, en buena medida a la salubridad de nuestro cuerpo las recomendaciones más comunes para evitar la parasitosis intestinal está:

  • Hierva el agua que tome.
  • Mantenga su entorno limpio.
  • Cueza bien sus alimentos evite que se le paren moscas.
  • Cuide toda ingesta. Lave bien los alimentos.

Cuando eso ocurra lo mejor siempre es, proteger la capa bacteriana que, naturalmente se encuentra en nuestros intestinos. Esto contrarrestará el ataque.

Es por eso que le recomendamos SúperBio esto le ayudará a reconstruir la flora intestinal.

¿Cómo puedo nutrir bien mi organismo?

Podemos decir que cuando padeces cualquier enfermedad del intestino delgado debes vigilar, exhaustivamente todo lo que ingieres.

Acidez, inflamación, gases, dolor en el estómago, y peor cólicos...

Sabías que, si eliges bien tus comidas y la manera cómo prepararlas pueden reducir de manera significativa tus problemas en el intestino delgado.

Todas estas afecciones que has leído nos indican cómo nos estamos alimentando. Pues muchas veces basta con “mimar “al tracto digestivo, para que este se sienta mejor.

Para empezar toma en cuenta estas recomendaciones de nutrición y dietética:

  • Descarta las bebidas gasificadas: te preguntarás por qué. Pues las gaseosas provocan más inflamación.

Otras contienen químicos o sustancias irritantes. Haciendo empeorar los síntomas. Sustitúyelas por agua, zumos naturales, o tés digestivos (manzanilla, de orégano, o incluso el té verde).

  • Quita de tu dieta las frituras. Estos alimentos rebozados de aceites, así como guisados o estofados muy grasos, pueden agravar los problemas intestinales.

Sustitúyelas por bocadillos horneados. o por degustaciones vaporizadas.

  • No ingieras muchos embutidos, quesos, lo que incluye las natas mantequillas o tocino, pasteles porque al órgano digestivo les cuesta mucho digerirlos. Más bien, busca alimentos sanos ricos en fibras.
  • Otra precaución que debes tener es que si comes legumbres, que sea con verduras, arroz o tubérculos.

Cocina bien tus comidas. Y si tus problemas son los gases quizá por un tiempo reduce el consumo de algunas hortalizas que producen gases.

  • Bebe mucha agua o cualquier otro líquido que te ayude a reponer lo que hayas perdido, así evitarás la deshidratación. Dormir lo suficientes también ayudará para tratar las enfermedades de los intestinos delgados.

Mujer cocinando con su hija, ensalada de vegetales

En muchos casos de enfermedades del intestino delgado, también te sugerimos que puedas aportar a tu dieta o como coadyuvante: la fórmula SúperBio para que puedas reconstruir el intestino delgado.

¿Qué puedes hacer para mejorar tu intestino delgado?

La variedad de enfermedades del tracto digestivo son sin duda muy complejas. Tan compleja como el mismo lugar donde se localizan: nuestro intestino delgado.

Las recomendaciones finales para mejorar tus intestinos delgados son oportunas para contrarrestar el malestar que estas ocasionan.

El  ejercicio es importante pues ayuda a mantener un colon activo lleno de energía y de vitalidad y aunque no lo creas el ejercicio no permite que tengas un ‘’tránsito lento’’.

De la misma manera para que nuestro intestino funcione bien debemos protegerlo de parásitos que pueden enfermarlo.

Recuerda que debes mantener un buen saneamiento. Tanto de tu hogar como de tu cuerpo. Cuida a los niños para que estos no contraigan virus y bacterias a los que están expuestos.

También ten en cuenta cuidad todo lo que ingieres porque esto puede irritar tu colon. Tanto las comidas como las bebidas pueden aportarle un sinnúmero de beneficio y de males. Así que cuídalo.

Aunque llamamos a este complejo digestivo nuestro segundo cerebro, es tan solo una similitud. Pues no piensa, no compone canciones, ni poemas, no puede hacer un balance bancario, no puede resolver un problema o realizar tareas escolares.

Sin embargo, en nuestro tracto digestivo ocurre una complejidad muy singular. Así que en la oportunidad que coma algo, medite en lo esplendoroso de este sistema.

En todo el proceso de supervisión, análisis de datos, coordinación y comunicación que aparece en nuestro tracto digestivo.

No es comer por comer, es hacer que la comida te nutra, olfatéala, saboréala, y disfrútala bocado a bocado y no olvides seguir estos preciados consejos para que tengas y intestino saludable.

¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *