¿Cómo reforzar naturalmente el sistema inmunológico?

¿Cómo reforzar naturalmente el sistema inmunológico?

Última actualización: 27-12-2018. Equipo Nutricioni

Nuestra barrera contra toda clase de agentes patógenos, cumple un rol esencial en nuestra salud, cómo podemos reforzar esta línea de defensa, ayudando al sistema inmunológico.

Este importante sistema, que está conformado por células, tejidos y órganos, protege nuestro organismo contra toda clase de gérmenes y bacterias.

A través de un proceso llamado respuesta inmunitaria, el cuerpo reacciona contra organismos y sustancias que el podrían ser perjudiciales.

Nuestro sistema inmunológico, se el denomina así, porque intervienen varios órganos, tejidos, células y proteínas, que se complementan entre sí para lograr el objetivo.

Entre las células más importantes que componen este sistema, se encuentran los glóbulos blancos, los cuales son llamados leucocitos.

Existen dos tipos, los cuales trabajan en conjunto para buscar, identificar y destruir posibles organismos que puedan producir daño.

Serían los fagocitos, que destruyen a los organismos patógenos y los linfocitos, que se encargan de que el organismo recuerde invasores anteriores, lo que crea inmunidad.

Estos leucocitos, son fabricados y almacenados en diferentes partes de nuestro cuerpo, como la médula ósea, a éste tipo de órgano se le llama linfoide.

Estás células, están constantemente circulando, ha través de nuestro cuerpo por los órganos y ganglios, por medio de los vasos sanguíneos y vasos linfáticos.

De esta manera, nuestro sistema inmune logra trabajar de manera coordinada para evitar la presencia de cualquier germen o bacteria infecciosa.

Existen varios tipos de células llamadas fagocitos, pero uno de los más resaltantes son los neutrófilos, que se encargan principalmente de atacar las bacteria dañinas.

Nos encontramos con otros tipos de fagocitos, estos son los encargados de asegurarse que el organismo responda correctamente a diferentes invasores.

Entre los linfocitos, existen los tipos B y T, los primeros, son los encargados de buscar e identificar las posibles amenazas, mientras que los tipo T, son los que las destruyen.

Son fabricados en la médula ósea, los que permanecen allí se convierten en linfocitos B, mientras, los que van a la glándula del timo, serán los linfocitos T.

Así trabaja este sistema

Cuando el organismo detecta sustancias extrañas llamadas antígenos, diferentes tipos de células trabajan en conjunto para reconocerlos y dar una respuesta.

Estas células, envían mensajes para que los linfocitos tipo B procedan a crear anticuerpos, las cuales son proteínas especializadas que se encargan de encontrar y detener agentes dañinos específicos.

Una vez que el cuerpo a creado estas proteínas, no dejan de existir en el organismo, si se repite una invasión de este antígeno, la respuesta será efectiva.

Es por esta razón, por lo que muchas de las enfermedades no se repiten en las personas, ya que posee anticuerpos para antígenos específicos.

Es por esta misma causa que las vacunas son altamente efectivas, ya que introducen el agente que la produce en el organismo, pero de manera que no logre crear la enfermedad.

La presencia de este antígeno es identificada por el organismo, el cual crea los anticuerpos necesarios para crear inmunidad contra ella.

Los anticuerpos pueden reconocer y detener los agentes dañinos, pero para lograr su destrucción deben contar con la ayuda de los linfocitos T.

Ellos, forman parte del sistema encargado de la destrucción de aquellos antígenos identificados como dañinos e inmovilizados por los anticuerpos.

Por este motivo, ha los linfocitos T se les conoce con el nombre  de células asesinas.

Los anticuerpos, también poseen el poder para neutralizar algunas sustancias, tóxicas o venenosas, que son fabricadas por diferentes organismos.

También tienen la cualidad de activar un grupo de células conocidas como complemento, que ayudan en la destrucción de virus, células infectadas y bacterias.

Para lograr que tu sistema inmune trabaje de manera perfecta y al 100%, dale un impulso con Diurherbal, contiene ingredientes que te aportan grandes beneficios.

Refuerza tus defensas

Si quieres darle una mano a tu sistema inmune, para que tus defensas contra invasores sean más fuertes, acá te presento algunas recomendaciones que te ayudarán.

Come mucha proteína. Los glóbulos blancos, se componen principalmente de proteínas, por ello, para asegurar que su producción sea la adecuada, debes comer suficiente de ella.

Es necesario que tu dieta sea rica en todos los nutrientes esenciales, ya que de esta manera, se garantiza que la médula ósea, lugar donde se fabrican los glóbulos blancos, funcione correctamente.

Consume carnes magras, pescado rico en omega-3, aves de corral, huevos, leche y queso, entre otros alimentos ricos en proteínas.

Grasas saludables. Como ya es sabido por todos, las grasa saturadas son las menos recomendadas y las más dañinas para nuestro organismo.

Debes consumir grasas  no saturadas, estas son de gran ayuda para absorber vitaminas liposolubles, y los ácidos grasos esenciales ayuda a la salud de tu corazón.

Este tipo de grasas buenas, las consumes en el maíz, la soya, el cártamo, el ajonjolí, aceites de semilla de algodón de girasol y de oliva, y pescados azules.

Carbohidratos. Sólo los necesarios: el consumo de hidratos de carbono en cantidades correctas, el proporciona a tu cuerpo la energía necesaria para realizar todas sus funciones.

En caso contrario, cuando la cantidad es excesiva, los niveles de linfocitos T son bajos, lo que produce que la respuesta inmune del organismo sea débil.

Consume carbohidratos en los alimentos a base de trigo, pan, pastas, tortas, pero todo con moderación, evita los azúcares o reduce su consumo lo más que puedas.

Alimentos que poseen cualidades de estimulación inmunológica. Incorpora a tu dieta habitual este tipo de alimentos para reforzar tus defensas.

Almendras, col rizada, hongos reishi, ajo, yogurt, frijoles blancos, frambuesas, té verde, arándanos, té de matcha, té de tulsi.

Antioxidantes. Estas, son sustancias que ayudan a reparar los daños causados a las células por los radicales libres, así, evitan su desgaste y retrasan el envejecimiento.

Entre las vitaminas y minerales que contienen antioxidantes están la vitamina C, el zinc, el betacaroteno, el selenio y la vitamina E.

Vitaminas y minerales, muy importantes

Aumentar el consumo de zinc. Este mineral, es uno de los componentes esenciales de las enzimas, que están presentes  en nuestros glóbulos blancos.

Si se presentan niveles bajos de zinc en el organismo, presentaremos deficiencia en el sistema inmune y una defensa más débil.

Los alimentos ricos en zinc son las carnes, diferentes tipos de pescado y productos lácteos, principalmente la leche.

El cobre debe ser suficiente. Por ser este un oligoelemento, se necesita una pequeña cantidad para que tu organismo esté sano.

Por esto, no deja de ser importante, tanto para el sistema inmune, como para el metabolismo, y ayuda a neutralizar los radicales libres.

El organismo humano, sólo necesita de 75 a 100 mg de cobre por día, esto lo puedes consumir en los cereales y los vegetales de hoja verde.

De gran ayuda, vitamina C. Esta vitamina, ayuda a aumentar la cantidad de glóbulos blancos,  a la vez que mejora la eficacia de las células.

Es un potente antioxidante, por lo que protege los glóbulos blancos de su destrucción y del efecto de los radicales libres.

Debes consumir a diario, ya que por ser una vitamina hidrosoluble, el cuerpo no la almacena, su exceso es expulsado por la orina.

Vitamina A. Debes hacerte consciente de consumo de esta vitamina, ya que además de ser antioxidante, mejora el funcionamiento del sistema inmunológico.

Vitamina E. Al igual que las precedentes vitaminas A y C, esta también es antioxidantes, lo que significa mayor fuerza y resistencia para las células que conforman el sistema inmune.  

Refuerza el consumo de estas vitaminas con Diurherbal, también protege y es de mucha ayuda para el sistema inmunológico, todo esto dé una manera sana y natural.

Vida saludable

Para lograr fortalecer el sistema inmune, es muy importante adoptar hábitos que sean saludables y te brindan un plus para lograr la meta.

Una dieta sana y balanceada. Si se trata de reforzar las defensas, no puedes esperar estar enfermo para cuidar de ti, la prevención es primordial.

Debes comer todos los días de la mejor manera posible, para mantener tu salud cardiovascular, mantener fuertes tus huesos y músculos , además de aumentar tus niveles de energía.

La dieta más recomendable o correcta, es aquella rica en frutas y verduras, carnes magras y pescados, control de los carbohidratos, baja en grasas, azúcar y alcohol.

Todas las frutas cítricas, como mandarinas, limones, limas, naranjas, poseen buenas cantidades de vitamina C, importante para el sistema inmune.

Las proteínas, como ya dijimos, son esenciales, el comer carnes magras como pavo, pollo y salmos te brinda grandes cantidades de proteínas sin mucha grasa.

El ejercicio regular. El ejercitarse constantemente, mejora en gran medida tu salud cardiovascular y reduce el riesgo de contraer muchas otras enfermedades.

Con el movimiento, el flujo de sangre a través de todo tu organismo se incrementa, lo que expulsa del cuerpo metabólicos dañinos.

Esto es de gran ayuda para que el sistema inmune funcione adecuadamente, y reduce los riesgos de cáncer, osteoporosis y enfermedades coronarias.

Para todos y ha todas las edades es importante el ejercicio, el sedentarismo y la mala alimentación son factores muy dañinos para la salud.

En niños y jóvenes entre 6 y 17 años, ser recomiendo el realizar 60 minutos diarios de ejercicio, la mayor parte de este tiempo en actividades aeróbicas.

De 18 a 64 años, por lo menos 2 horas y media de ejercicio aeróbico cada semana, y dos días a la semana, como mínimo, de levantar pesas.

Para los adultos mayores de 65 años, deben realizar 2 horas y media semanales de ejercicio suave, como caminar, y 2 días de ejercicios de fuerza.

Deja el cigarrillo. El fumar es dañino para ti en todos los aspectos, prácticamente, afecta todos los órganos de tu cuerpo, entre ellos, el sistema inmune.

La nicotina, sustancia muy nociva, se mete en la hemoglobina de tu sangre, ocupando el lugar del oxígeno, por lo que cada célula sufre la falta de este elemento esencial.

Haz más por tu cuerpo

Hidrátate muy bien. El agua es un nutriente esencial que afecta el funcionamiento de todo el organismo, energiza los músculos y mejora la actividad intestinal.

Con un organismo bien hidratado reduces casos de estreñimiento, lo que ayuda a tu cuerpo a liberar toxinas, mejorando así la función inmunológica.

Consume como mínimo 8 vasos de agua durante el día, evita los refrescos, alcohol, café o té para aliviar la sed.

El alcohol, con moderación. Cuando esta sustancia es metabolizada por tu organismo, produce químicos muy nocivos para tu salud, que pueden incluso destruir glóbulos blancos.

Además de esto, el exceso de alcohol disminuye la capacidad de absorber nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del sistema inmune.

Descansa correctamente y por tiempo suficiente. Un descanso reparador de por lo menos 6 a 8 horas diarias, mejora tu estado de ánimo y eleva tu nivel de energía.

También evita el sobrepeso, lo que puede llevar a sufrir de accidentes cerebrovasculares, entre otras muchas patologías.

El descansar lo suficiente con un sueño profundo repone y regenera células, lo cual es muy necesario para mantener tu sistema inmune en niveles óptimos.

Chequeos médicos constantes. Esto es de mucha ayuda para tu sistema de defensa, ya que la prevención y la detección temprana de enfermedades facilita su curación.

Utiliza Diurherbal sumando este producto con todos los hábitos saludables que se mencionan acá, lograrás una salud de hierro, para disfrutar más de la vida.

Es importante recordar esto

Este par de consejos que vienen a continuación son de gran importancia, siguelos en todo momento y educa a tus hijos para que de igual forma lo hagan.

La higiene, nunca debe ser descuidada. No olvides que esto va mucho más allá que sólo el oler bien o verte bien.

Debes tomar una serie de medidas para evitar la aparición, el contagio y la propagación de infecciones y otras muchas enfermedades.

Debes lavar tus manos regularmente durante el día, con abundante agua y jabón, muy especialmente después de ir al baño.

De esta manera, te desharás de cualquier germen, bacteria o suciedad que probablemente se haya pegado a tus manos realizando tus actividades habituales.

Lava tus manos antes de cocinar o manipular los alimentos, y muy especialmente antes de comer, después de tocar o trabajar con animales o con deshechos de los mismos.

Debes bañarte todos los días, de ser posible más de una vez, utiliza abundante agua y jabón, para retirar bien la suciedad adquiere una esponja.

Lava tus dientes, como mínimo tres veces al día, y es muy recomendable el que uses hilo dental cada noche, es muy necesario para tu salud bucal.

Niveles de estrés, bajo control. Como todos sabemos, es la enfermedad de moda, y causante de muchos males que sufren las personas hoy en día.

No solamente es malo para la salud emocional,  también se presentan síntomas físicos derivados de él.

Afecta negativamente nuestras defensas y disminuye los recursos del organismo, lo que causa depresión del sistema inmune.

Para eliminar el estrés de tu vida, tienes dos posibilidades, si puedes combinarlas  será la fórmula ideal.

Evita realizar cualquier actividad que te produzca niveles de estrés elevados, al igual que personas dañinas y tóxicas en tu vida.

Esto ayuda, pero con la vida moderna, ciertos niveles de estrés son inevitables, debes aprender a trabajar con esto por tu salud física y emocional.

Realiza actividades que te gustan y causan relajación, medita, baila, haz ejercicio, yoga y mantén relaciones sexuales.

Hablemos de nuestra  inmunidad

En el organismo humano, existen diferentes clases de inmunidad, las cuales se conocen como innata, adaptativa y pasiva.

Inmunidad innata. Todos los seres nacen con este tipo de inmunidad natural, que es una especie de protección general, no todos los gérmenes existentes en la tierra son nocivos para todas las especies.

Pongamos un ejemplo, virus que provocan moquillo en cannes o leucemia en gatos, son inofensivos para los seres humanos.

Y en el caso del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que puede provocar SIDA en humanos, no afecta a perros y gatos.

Todas las barreras externas de organismo, como piel y mucosas que cubren el interior de garganta, nariz y tubo digestivo, forman parte de esta inmunidad innata.

Funcionan como primera línea defensiva en la prevención de enfermedades, si esta línea es rota con una herida, por ejemplo, el cuerpo intenta repararla lo antes posible.

Las células inmunitarias que posee el organismo y son especialistas en la piel, atacan cdel inmediato cualquier agente externo que pueda intentar cruzar.

Inmunidad adaptativa. Este segundo tipo de protección se llama adaptia o activa, y es la que logra desarrollarse a través de la vida del individuo.

Este tipo de inmunidad está asociada con los anticuerpos creados por el organismo al ser expuesto a bacterias y virus, y también ha través de las vacunas.

Por ello, logramos entender por qué ciertos virus de gripe o bacterias estomacales parecen afectar a unas personas más que a otras.

Inmunidad pasiva. Este tercer tipo de inmunidad, podríamos decir que es temporal o prestada, y provienen de una fuente externa.

Pueden ser algunos antibióticos o la leche materna, esta contiene anticuerpos que protegen al recién nacido de los gérmenes a los que se a expuesto la madre.

Como vemos, el sistema inmune de cada persona es muy diferente, cómo no todos nos exponemos a los mismos gérmenes, no poseemos los mismos anticuerpos.

Esta  es la razón por lo que los niños se enferman mucho más seguido que adolescentes y adultos, ya que su sistema inmune se está adaptando.

No olvides que cuentas con un gran aliado a la hora de cuidar tu salud Diurherbal, ayuda a reforzar tus defensas de manera efectiva.

Problemas que pueden afectar tu sistema inmune

Los problemas o trastornos del sistema inmunológico pueden ser divididos en cuatro categorías.

Inmunodeficiencia. Esto ocurre cuando falta una parte del sistema inmune o algún componente del mismo no está funcionando como debe.

Existen casos de personas que nacen con este problema, ha esto se el llama inmunodeficiencia primaria, y puede que se manifieste años después.

Este problema también puede presentarse como consecuencia de alguna infección o el uso de ciertos fármacos, se conoce como inmunodeficiencia adquirida.

Trastornos autoinmunes. En este tipo de trastornos, el organismo ataca de forma equivocada tejidos y órganos sanos del propio cuerpo.

Este los reconoce como si fueran agentes externos invasores, que pueden resultar dañinos para sí, un ejemplo de esto es la enfermedad de lupus.

Trastornos alérgicos. Esto ocurre ante la reacción exagerada y desproporcionada del organismo a ciertos antígenos ambientales.

Estás sustancias, que provocan dichas reacciones tienen por nombre alérgenos, y la respuesta del sistema inmune puede ser de hinchazón, estornudos y piquiña en la nariz, ojos llorosos, etc.

Existe el riesgo de muerte con una reacción de sistema inmune llamada anafilaxia,los medicamentos conocidos como antihistamínicos son efectivos para controlar estas reacciones.

El asma, que es un trastorno respiratorio y el eccema, asociado con ardor y picazón, son ejemplos de este tipo de problema.

Cáncer del sistema inmune. Los diferentes tipos de cáncer se presentan cuando las células crecen de manera descontrolada y desproporcionada.

Es lo mismo que ocurre con los cánceres del sistema inmune. la leucemia, se presenta por la reproducción excesiva, descontrolada y anormal de leucocitos.

Este tipo de cáncer es más común en la infancia, al igual que el linfoma, que se refiere a la afectación del tejido linfoide.

Ilustración de trastornos autoinmunes en el cuerpo humano

Gracias ha los tratamientos existentes hoy en día, ambos tipos de cáncer son perfectamente curables.

Recuerda que con la prevención, la educación y los buenos hábitos, puedes llevar una vida plena y reforzar tu sistema inmune por el bien de tu salud, vive bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *