¿Cómo reducir los síntomas de los procesos de menopausia y climaterio?

¿Cómo reducir los síntomas de los procesos de menopausia y climaterio?

Última actualización: 05-02-2019. Equipo Nutricioni

Cuando la mujer llega a los cuarenta años, por lo general, se inicia una etapa de transición en su desarrollo. A diferencia de los hombres, las mujeres a lo largo de su vida tienen muestras evidentes de los inicios de cada uno de los momentos de transformación de su cuerpo.

Esto sucede en la pubertad con la menarquía, y en la adultez con la llegada de la menopausia y climaterio en general.

La menstruación como proceso biológico maca sin duda un antes y un después en la vida cotidiana de las féminas. No es un secreto la importancia social que tiene el inicio de la vida sexual activa, la capacidad de reproducción y la apertura al deseo sexual.

Es por esto que cuando la menstruación va desapareciendo y se acerca el período de la menopausia y climaterio con todos sus síntomas el cuerpo y la psique deben adaptarse. Sobre todo, a una serie de cambios inesperados.

En promedio puede decirse que una mujer pasa los primeros doce años de su vida sin la menstruación. Después durante veintiocho años amolda su vida a este proceso hormonal mensual.

Luego debe volver a vivir una transformación para completar su existencia con la menopausia.

No es sencillo afrontar estos dos momentos de transición. Por ello es importante buscar información relacionada y asumir recomendación para disminuir el efecto físico y mental del climaterio.

La vida sexual se considera en la sociedad moderna un requisito fundamental para la felicidad, es una señal de éxito en cualquier país. La capacidad reproductiva, a su vez, está relacionada de forma directa con la femineidad.

Una mujer que no puede ser madre, debe soportar psicológicamente comentarios, quejas, reproches, porque no puede cumplir “su papel” en la sociedad.

De esta situación se desprende la creciente popularidad de las clínicas de fertilización, el alquiler de vientres y los procesos de adopción.

La belleza de la mujer, no está en definitiva conectada con su desarrollo sexual. No es su capacidad para reproducirse lo que la puede hacer una persona deseable, exitosa o ideal como pareja.

Por esto los especialistas que asumen los tratamientos para la menopausia y climaterio asumen el reto de mejorar las condiciones físicas y equilibrar el proceso de cambio en la psique femenina.

El aparato reproductor femenino

Los rasgos que diferencian los dos sexos, femenino y masculino, a nivel externo, son los órganos sexuales. Cuando se observan una mujer y un hombre desnudos puedes ver en uno la presencia del pene y los testículos y en el otro la vagina y los senos.

El aparato reproductor femenino está compuesto por órganos internos y externos.

La mayoría de estas estructuras orgánicas se encuentran situadas en el área de la pelvis, con excepción de las glándulas mamarias y los senos. Estos se ubican en la parte superior delantera del torso.

En el exterior la mujer presenta la vagina, situada en la región de la entrepierna. Esta se muestra con diversos pliegues de piel que forman la vulva. En ella se distinguen labios mayores, labios menores, el clítoris y el monte de Venus.

En la zona media de la vagina se observan dos orificios. Uno situado más hacia adelante y el otro ubicado posterior al primero. El primer orificio es la entrada al cuello uterino y a todo el conjunto de órganos sexuales internos.

El segundo orificio o abertura es el que se dirige a la uretra y es el encargado de dar salida a la orina durante la micción.

Subiendo por el cuello uterino, se encuentra el útero, que es un órgano hueco de forma triangular invertida. Su función principal es alojar al embrión y posterior feto durante la gestación.

El útero se conecta en su parte superior con dos conductos llamados trompas de Falopio, una a la derecha y otra a la izquierda. Cada una de las trompas lleva hasta un ovario.

Los ovarios cumplen la función de producir y almacenar los óvulos que son las células sexuales femeninas. Es decir, un óvulo es la parte femenina en la formación de un nuevo ser humano.

Esta diminuta estructura anatómica guarda toda la información genética que aportará la madre para la construcción de sus hijos. El óvulo además es capaz de llevar a cabo un sin fin de transformaciones para que junto con el espermatozoide que lo fecunde puedan formar un ser humano completo.

Las hormonas sexuales femeninas

En el cuerpo humano el sistema endocrino es el encargado de producir, a través de las glándulas, las hormonas que regulan la función de la mayoría de los procesos vitales.

El hígado, por ejemplo, secreta la bilis que permite al intestino delgado absorber los nutrientes de los alimentos. De esta manera dentro de este sistema se encuentran las glándulas sexuales que, en el caso de la mujer son los ovarios.

Los ovarios producen progesterona y estrógeno. esto sucede desde el nacimiento, pero con la pubertad su secreción aumenta considerablemente.

La progesterona es una hormona esteroide que actúa durante el ciclo menstrual y el embarazo. La placenta donde crece el feto también produce progesterona al igual que las glándulas renales y el hígado, pero en menor cantidad.

Durante el ciclo menstrual la progesterona prepara el endometrio, la parte interna del útero, para recibir al embrión. Además, esta hormona es responsable del desarrollo de caracteres sexuales secundarios de la mujer.

La progesterona una vez producida si no se utiliza se almacena en el tejido adiposo.

Por otra parte, los estrógenos son producidos en el ovario también.  La función principal de los estrógenos se refiere a la preparación del ovario para producir óvulos y para que estos sean posteriormente fecundados.

Además de su función en el aparato reproductor femenino, los estrógenos regulan el colesterol en la sangre.

Debido a que relajan las paredes de las vías sanguíneas los estrógenos bajan la presión arterial y ayudan a distribuir la grasa corporal. Almacenando en las caderas y senos dando al cuerpo femenino la figura curvilínea característica.

Durante la menopausia y climaterio disminuyen considerablemente los niveles de estrógeno en el organismo de la mujer.

Entre las otras dos funciones que cumplen los estrógenos producidos en los ovarios está la protección de los huesos controlando la regeneración de masa ósea.

Evitan la fragilidad del esqueleto y aumentan la producción de colágeno el cual fortalece las articulaciones.

Finalmente, esta hormona es la responsable de estimular la libido sexual femenina.

El ciclo menstrual

Desde su desarrollo durante la pubertad el cuerpo de las mujeres cumple el llamado ciclo menstrual. Este proceso es el que hace posible que cada mes las damas puedan quedar embarazadas si se lleva a cabo la fecundación.

Durante el ciclo menstrual los ovarios producen uno o más óvulos maduros.

El inicio del ciclo menstrual tiene una duración promedio de 28 días que se pueden dividir en tres fases biológicamente diferenciadas.

En su fase inicial, también conocida como folicular el cerebro ordena la producción de óvulos en los ovarios indicando la secreción de la hormona folículo estimulante. La duración de esta etapa es de entre cinco a doce días.

El ovario secreta cantidades moderadas de estrógeno.

La segunda etapa es llamada ovulatoria. El cuerpo produce hormona luteinizante que cumple la función de seleccionar el óvulo más maduro.

Una vez decidido este óvulo debe salir del ovario y se traslada hasta el útero a través de las trompas de Falopio. Este proceso es conocido como ovulación y sucede entre los días trece y quince del ciclo menstrual.

Desde el momento que sale del ovario el óvulo puede tardar hasta 24 horas para ser fecundado.

Por su parte, los espermatozoides si pueden soportar hasta 5 días vivos dentro del cuerpo de la mujer.

La última fase del ciclo menstrual corresponde a los doce últimos días y se dedica a la producción de progesterona, el útero es preparado para concebir el nuevo ser.

Cuando no sucede la fecundación el revestimiento del endometrio debe desecharse a través de la menstruación.

Una vez finalizada esta fase lútea el útero retoma su estructura habitual, los ovarios quedan a la espera de la maduración de otro óvulo y la posibilidad de quedar embarazada llega nuevamente.

Algunas de las causas más comunes de la irregularidad del ciclo menstrual son el exceso de actividad física intensa, el hipertiroidismo, los trastornos alimenticios como la anorexia.

Cambios repentinos en los métodos anticonceptivos usados, presencia de quistes en los ovarios y los trastornos emocionales ligados a los estados de ansiedad o estrés.

El climaterio

Cuando la mujer alcanza los cuarenta años aproximadamente se inicia el período del climaterio durante el cual se verán los efectos del agotamiento ovárico. Durante esta etapa se harán evidentes las consecuencias de la disminución considerable de la secreción de estrógenos en los ovarios.

La mayoría de las personas confunden el climaterio con la menopausia y de hecho no son sinónimos.

Por el contrario, podría decirse que la menopausia es uno de los síntomas del climaterio. Esta fase en el desarrollo sexual femenino se inicia cuando se han usado todos los folículos ováricos terminando con la producción de hormonas.

Cada persona vive el climaterio de diferente manera, los síntomas físicos van a ser percibidos con mayor o menor preocupación. Esto depende de la información que se tenga sobre el climaterio.

En lo que respecta a los síntomas psicológicos o emocionales cada fémina asumirá la llegada de la menopausia y climaterio que la incluye con diferente actitud.

Entre los signos que te harán saber que estás llegando al climaterio pueden mencionarse los siguientes:

Síntomas vasomotores: aparece la irregularidad en los ciclos menstruales, surgen trastornos en la vasodilatación y en la termorregulación causando calores excesivos y sudoración nocturna que producen desmayo, vértigo y fatiga.

Síntomas metabólicos: entre los más comunes se encuentran la sequedad vaginal, la mastitis, la osteoporosis, la incontinencia urinaria, las infecciones del aparato urinario, la diabetes, el insomnio, la hipertensión arterial la arterioesclerosis.

Síntomas psicológicos: el estado de ánimo se altera, la irritabilidad aumenta, pueden aparecer rasgos de ansiedad o estrés. La vida sexual se altera bajando la libido.

La autoestima se afecta y la interacción disminuye apareciendo una tendencia al aislamiento.

La menopausia

Cuando se inicia el climaterio los ovarios van perdiendo la capacidad para producir y madurar óvulos. La menstruación es el proceso que, al final del ciclo menstrual, expulsa del cuerpo femenino la capas que recubren el endometrio y el óvulo no fecundado.

Entonces al desaparecer el óvulo y la probabilidad de embarazo el cuerpo a asumiendo de forma paulatina que el ciclo menstrual ya no es necesario.

La menopausia se define como el momento de la vida de la mujer cuando la menstruación desaparece debido a que el ciclo menstrual ya no se lleva a cabo. En más de 80% de la población femenina la menopausia y climaterio inherente a ella se inician entre los 48 y los 55 años

Este período está formado por la premenospausia, la perimenopausia y la postmenopausia. La premenospausia es el período previo.

La perimenopausia es se extiende hasta doce meses después del inicio de la etapa anterior. Por último, la postmenopausia está marcada por la última menstruación y los meses siguientes.

La llegada de la menopausia y climaterio que la enmarca dependerá en sus condiciones y tiempo de aparición del estilo de vida que haya llevado la persona.

El sedentarismo por ejemplo es causa de que la menopausia se adelanta. La adicción al tabaco también se relaciona con la reducción del nivel de estrógeno en el cuerpo.

Consecuencias psíquicas del climaterio

El climaterio trae consigo síntomas que superan los malestares físicos. La carencia de hormonas afecta la salud mental de las mujeres durante esta etapa.

Esto se debe en buen porcentaje a la incomodidad física que resiente el desequilibrio hormonal. Los factores sociológicos alteran el bienestar emocional y golpean la autoestima en muchos casos.

La inestabilidad afectiva es uno de los síntomas más frecuentes de la menopausia.

Se presentan repentinos momentos de depresión ya que el miedo a la vejez y la consecuente cercanía de la muerte, hace que a las mujeres se les dificultan las relaciones personales. Esto hace que se presenten conflictos en el trabajo, los estudios y las relaciones familiares.

La irritabilidad aumenta en esta etapa de la vida de la mujer acompañada de ansiedad y tristeza. Si no se vigila el peso corporal es muy común aumentar unos kilos o bajar de peso de forma sorpresiva.

Las arrugas de la piel pueden surgir en el rostro y los brazos generando una sensación de deterioro general.

La baja autoestima puede combatirse con tratamientos hormonales que disminuyen la sensación de pérdida o fracaso.

Es posible que las madres tengan fuertes discusiones con los hijos y las parejas debido a que necesitan contar con mayor cuidado y atención sin que esto las haga sentir inútiles.

La actividad laboral por lo general ayuda al equilibrio afectivo al igual que los grupos de amigos o clubes de actividades sociales. Ocupar la mente y el corazón fortalece la mente de la mujer durante la menopausia.

En cuanto a las actividades que requieren habilidades cognitivas, las fallas hormonales alteran la memoria y la concentración. El cerebro recibe menor cantidad de oxígeno y su funcionamiento presenta fallas esporádicas y temporales que aumentan la sensación de inseguridad de la dama afectada.

Los ginecólogos y psicólogos trabajan de manera conjunta para aliviar las afecciones del climaterio.

Debido a que ningún síntoma es permanente la menopausia se caracteriza porque la mujer puede estar muy bien y repentinamente caer en un estado general de malestar físico y psíquico.

Recomendaciones para aliviar los malestares propios de la menopausia y climaterio

Una mujer que ha mantenido una vida activa, con una dieta saludable y la práctica regular de ejercicios físicos, alejada de los vicios del tabaco y el alcohol, puede superar el climaterio sin mayor dificultad.

Para afrontar los cambios físicos de la menopausia la hidratación es de suma importancia por lo que deben consumirse al menos dos litros diarios de agua.

Debido a que la actividad física y mental disminuye con la edad, la ingesta calórica también debe disminuir sin dejar de lado ninguno de los nutrientes vitales para el organismo. Para ayudar al proceso del climaterio las sugerencias son las siguientes:

  • Disminuir el consumo de grasa saturada de origen animal.
  • Aumentar la ingesta de grasa insaturada (frutos secos y aceite de oliva).
  • Aumentar la cantidad de pescado consumido por semana.
  • Incluir moderadamente pasta, arroz, pan y papas en el desayuno y en el almuerzo.
  • Es importante no hacer comidas pesadas o muy abundantes. Se sugiere incluir dos o tres meriendas y hacer pequeñas comidas para evitar sofocos durante una difícil digestión.
  • Es muy común que debido a la depresión las mujeres no atienden al horario de las comidas, o no dediquen igual atención a sus cuidados, es por esto que se sugiere a los familiares acompañarlas o estar pendientes de las rutinas de alimentación.

Es normal que el organismo al superar los 55 años necesite menos horas de sueño.

Sin embargo, la falta de descanso apropiado puede ocasionar mal humor, pérdida de concentración, alteraciones del sistema nervioso y riesgo de infecciones. Esto por debilitamiento del sistema inmune.

En general, tanto para damas como para caballeros se recomienda fijar un horario para dormir y hacer del dormitorio un espacio cómodo, bien ventilado y sin ruidos molestos.

Tanto la almohada, la postura y la ropa de dormir deben ser los más cómodos posible. En caso de que aparezcan las sudoraciones nocturnas no dude en tomar en una ducha fresca.

Los estimulantes como el café deben reducirse después de las cinco de la tarde y la cena se hará basada en cereales, lácteos y frutas. Evitar líquidos en exceso antes de dormir y no es aconsejable usar pastillas para dormir a menos de que sean recetadas por un especialista.

Suplementos naturales que disminuyen los efectos de la menopausia y climaterio

El equilibrio orgánico depende en gran parte de cómo se asuman las etapas del desarrollo. La mujer afronta a lo largo de su vida cambios relacionados con su capacidad reproductiva y su vida sexual.

La naturaleza, al igual que ante cualquier alteración de la salud, ofrece plantas que disminuyen los efectos de las fallas hormonales.

La tecnología aplicada a la medicina se basa en tratamientos tradicionales de las civilizaciones antiguas para atender los malestares femeninos. Menopausia y climaterio alteran la temperatura, las emociones, la asimilación de nutrientes y las actividades intelectuales.

Plantas poco conocidas en el continente americano y en parte de Europa como el Cohosh negro, el Dong Quai, el Cardo bendito y la Wild Yam llegan desde Asia, y África. Ellas forman parte de suplementos como Apoyo de las Mujeres, que son efectivos ante los malestares de la menopausia.

Otras especies de uso común como la fruta de la frambuesa roja y la soya en cualquiera de sus presentaciones y el regaliz fueron usados por nuestros antepasados.

Para aliviar enfermedades diversas  hoy estos elementos se combinan para hacer de Apoyo de las Mujeres un suplemento eficaz para disminuir los síntomas del climaterio.

El trébol rojo es una de las hierbas que ofrece al organismo femenino el estrógeno vegetal que éste ha dejado de producir. La forma de tomar el trébol rojo es en infusión, partiendo de hojas secas o ya en sobres listos para preparar y tomar.

En suplementos naturales como Apoyo de las Mujeres los efectos del trébol rojo se fortalecen y se amplifican cuando se combina con otras plantas de igual valor como la salvia.

Esta especie vegetal es una fuente de fitoestrógenos que cuando se absorben cumplen las funciones del estrógeno producido anteriormente por los ovarios.

La salvia alivia los sofocos, previene la osteoporosis y disminuye la sensación de ansiedad y depresión.

Un dato interesante de la salvia es que funciona como supresor de la sudoración lo cual disminuye los sofocos propios de la menopausia y climaterio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *