¿Cómo pueden llevar una vida normal las personas celíacas?

¿Cómo pueden llevar una vida normal las personas celíacas?

Última actualización: 11-12-2018. Equipo Nutricioni

A pesar de todos los avances de la tecnología y las altas investigaciones que se realizan en todo el mundo, todavía son muchas las enfermedades y padecimientos que no tienen cura.

Sin embargo, la ciencia sigue avanzando y cada día se ofrecen soluciones para mejorar la calidad de vida de las personas para cuyas dolencias aún no se tiene una solución definitiva.

Este artículo trata de la enfermedad celíaca y como una persona puede llevar su vida tranquila con esta.

La enfermedad celíaca se define como “reacción inmunológica ante la ingesta de gluten, una proteína presente en el trigo, la avena, la cebada y el centeno”. Abreviados de esta manera TACC y productos derivados de estos cuatro cereales.

Esta enfermedad intestinal caracterizada por la mala absorción de nutrientes a nivel del intestino delgado, la zona que se ve más afectada en el intestino es aquella que está más cerca del estómago.

Intestino Grueso en Figura Humana

En condiciones normales los alimentos suelen degradarse en partículas más pequeñas que son absorbidas por las vellosidades del intestino delgado; sin embargo, en personas predispuestas esta enfermedad atrofia las vellosidades e interfiere en la absorción de nutrientes.

También puede afectar otros órganos tales como la piel, el sistema nervioso central y el hígado.

Una enfermedad poco común

Esta es una enfermedad poco común; se estima que el 1% de la población la padece y un 75% de los celíacos aún está sin diagnosticar.

Las personas que sufren de intolerancia al gluten han tenido que recurrir a alimentos que no lo contengan.

La pueden padecer niños y adultos; suele ser hereditaria. Mayormente se presenta alrededor de los 40 y 50 años de edad, afectando más las mujeres.

Encuestas que han llevado los especialistas indican que por cada 3 mujeres hay 1 hombre afectado.

La celiaquía es una condición autoinmune; en las personas que la presentan su sistema de defensa reconoce como extraño al gluten, produciendo anticuerpos.

Estos anticuerpos llegan a originar la alteración en la absorción de los alimentos, provocando la lesión del intestino con atrofia de su capa inferior.

Aunque en todos los casos se continúa produciendo el daño intestinal, muchos adultos no padecen ningún síntoma pero si la incapacidad del intestino de absorber ciertos nutrientes por culpa de estar siempre muy inflamado.

La incapacidad para poder absorber grasas, proteínas y vitaminas, lleva a estas personas a perder peso, a padecer anemia, fatiga, hasta infertilidad y abortos, entre otros problemas.

Los celíacos suelen confundir la intolerancia a la lactosa con la intolerancia del gluten, pero la lactosa no se digiere en un intestino inflamado y aquí se encuentra la diferencia.

Muchos médicos afirman que aún no se conoce la causa de esta enfermedad,  solo es destacada por los genes que están implicados.

Entonces para diagnosticar la enfermedad se investigan estos genes, buscando todo tipo de alteraciones.

Los genes llamados HLA, son genes que ayudan a la células inflamatorias o inmunológicas del organismo con algunos componentes nutricionales, en este caso viene siendo el gluten.

Esta enfermedad no se puede curar pero sí se puede controlar; dejando de consumir gluten los síntomas desaparecen y así la persona puede llevar una vida totalmente normal.

¿Cuáles son los síntomas de la celiaquía?

Los síntomas en esta enfermedad suelen variar mucho y esto hace que el diagnóstico no se haga facilidad; puede pasar un largo tiempo hasta dar con el diagnóstico adecuado. Esto es un gran problema.

  • Dolores estomacales, esto ocurre cada vez que el paciente ingiere alimentos que contengan gluten.
  • Sentir vértigo, las personas con intolerancia al gluten presentan síntomas como la desorientación, sensación de desequilibrio, mareos, debilidad y otras alteraciones cognitivas perturbadoras.

hombre de negocios mareado enfermo con dolor de cabeza o vértigo; retrato de un hombre de negocios preocupado y estresado con dolor de cabeza, migraña, estrés; vértigo,

  • Cambios de humor, las personas con esta intolerancia pueden presentar irritabilidad, ansiedad y cambios repentinos de humor, debido a los malestares estomacales y estrés físico que provoca el esfuerzo de digerir el gluten.

Hombre sin afeitar molesto

  • Migraña, sufrir de dolores de cabeza es común en estas personas, se dan media hora o una hora después de comer los alimentos con gluten.

Mujer joven con dolor de cabeza ubicado donde están las zonas rojas

  • Alergia en la piel, es debida a que el sistema inmunológico crea una cantidad de anticuerpos luchando contra el gluten que ha sido introducido en el organismo. Estos anticuerpos provocan reacciones en la piel, parecidas a la psoriasis.

Imagen en primer plano de un cuerpo lleno de alergia

  • Cansancio constante, la fatiga está relacionada con la intolerancia al gluten, necesitan más energía para tratar con las proteínas de gluten no deseadas; el dormir las 8 horas necesarias no es suficiente para estas personas.

  • Náuseas, vómitos, falta de apetito, diarrea, retención de líquidos y pérdida de peso repentinamente son otros de los síntomas que presentas los individuos intolerantes al gluten.

Mujer joven se tapa la boca mientras está en el baño debido que tiene sintomas de vomitar

  • En los adultos también se presentan síntomas como menopausia precoz, depresión, ansiedad, caída del cabello, impotencia, artritis y hasta osteoporosis.

Mujer sostiene en las palmas de su mano cabello caído de su cabeza

Esta enfermedad, por afectar el intestino, debe tratarla un gastroenterólogo, pero ya que los síntomas son variados, puede vincularse con varios especialistas, como un dermatólogo e inmunólogo, entre otros.

Los que padecen esta enfermedad saben que si consumen gluten o productos que contengan este seguirán dañando el intestino delgado.

Las personas que no manifiestan síntomas pero saben que tienen esta enfermedad deben recordar que le están haciendo daño a su salud.

Algunas personas intolerantes al gluten no presentan síntomas, sin embargo, si mediante el análisis de sangre y la biopsia intestinal se comprueba que es intolerante al gluten, correrá el peligro de sufrir las mismas complicaciones que cualquier otro celíaco si no se somete a una dieta sin gluten.

¿Cuáles son los alimentos que contienen gluten?

Hablando de un país, por ejemplo en Argentina, el 80% de los alimentos que son producidos contienen gluten.

Para las personas celíacas que empiezan a darse cuenta que la padecen podría ser difícil evitar el trigo porque esto significa que tienen que evitar todas las harinas e ingredientes hechos con trigo, así como germen y salvado de trigo, etc.

Alimentos que son usualmente hechos con trigo:

Pasta, pan, tortillas de harina, galletas, pastelitos, cereales, galletas integrales, avena, salsas, caldos en sopas y cubitos de sopa concentrados, pan rallado y crutones, alimentos fritos, perros calientes, la mayoría de papitas fritas y caramelos, salsa de soya, entre otros.

Mano de mujer rechanzo comer comida chatarra

Otros alimentos que contienen gluten son: la charcutería en general, queso fundido, productos conservados en latas, té instantáneo o que vienen en sobres.

Entonces, ¿cómo se puede alimentar una persona celiaca?

El salir a comer fuera de casa para las personas celiacas es bastante complicado, porque la mayoría de las comidas están contaminados para ellos o que en casi todos se encuentra el pan.

Muchas de ellas suelen llevar una lonchera con su comida para no verse afectados.

Algunas personas que presentan esta intolerancia al gluten dicen que es costoso cuando se van a adquirir los alimentos necesarios para su dieta.

Si se consume gluten o productos que contengan gluten, la enfermedad celíaca seguirá dañando el intestino delgado; tal vez algunos no manifiestan los síntomas pero igualmente sigue afectando su salud.

Pero al contrario, si esta persona es cautelosa con su alimentación y no consume gluten, el intestino delgado sanará, pero esto no significa que la enfermedad vaya a desaparecer.

Para ellas los productos preparados y los dulces están prohibidos. Tampoco pueden ingerir bebidas alcohólicas como la cerveza y el whisky por estar hechos con cebada, pero sí pueden tomar vino. También pueden consumir café.

Mujer mayor tomando té de una taza blanca pequeña

Nutricionistas han llegado a afirmar que hoy en día el gluten no es el mismo que el gluten de hace años atrás, debido a que los cultivos han sido genéticamente modificados.

Esto ha generado procesos inflamatorios a nivel digestivo en personas no celiacas, impidiendo la absorción de numerosos nutrientes.

Muchas personas que no son celiacas llevan una dieta libre de gluten, esto es porque dicen que así se sienten mejor, con mucha energía y menos pesados.

Los celíacos deben acostumbrarse a leer la etiqueta de nutrición siempre que compren alimentos en el mercado y también a reconocer los símbolos que ayudan a saber los productos que son aptos para ellos.

En algunos países como en España los supermercados tienen espacios únicamente para celiacos.

En los colegios deben de tener comedores que dispongan de conocimientos adecuados para preparar estos alimentos para los niños que son celíacos o también es recomendable que sea preparada en casa y llevarla en su lonchera al colegio.

Esto también debe presentarse en algunos restaurantes y/o aviones; aunque los aviones hoy en día disponen de comida sin gluten.

Una  vida normal

Una persona que conviva con esta enfermedad puede llevar una vida totalmente normal, teniendo una variedad de opciones para alimentarse correctamente.

Carnes, pescados, mariscos frescos, arroz, frutas, vegetales, y cada vez hay más productos sin gluten o “gluten free”, se pueden encontrar pizzas, espaguetis, galletas y otros.

carne de jengibre salteado sobre arroz blanco y verduras

También se puede tomar leche, consumir queso, mantequilla, nata, requesón, huevos.

“En el pasado, los médicos y nutricionistas desaconsejaban comer avena en los casos de pacientes celíacos; sin embargo, hay indicios de que la mayoría de estos pacientes pueden comer cantidades moderadas de avena, siempre y cuando no entren en contacto con el gluten proveniente del trigo durante el procesamiento”.

En España se encuentra la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE), la cual indica que:

“El tratamiento de la enfermedad celíaca no supone la ingesta de ningún tipo de medicamento. Basta con seguir una dieta libre de gluten para que se repare la lesión vellositaria que se haya podido producir.

En la medida de lo posible deben evitarse los alimentos procesados, envasados y/o elaborados, y recurrir a alimentos frescos: carne, pescado, verdura, fruta.

Los celiacos no tienen ningún problema alimenticio derivado de esta dieta sin gluten, puesto que las proteínas de los cereales que se evitan no son indispensables para el organismo”.

Cada vez hay más sitios que visitamos frecuentemente concientizados sobre la enfermedad celíaca, así que ya no debería ser una gran preocupación salir de casa.

Organizaciones nutricionales de cada país o estado deberían tomar más acciones sobre las personas que padecen este tipo de enfermedad.

Esto es porque mayormente estas personas suelen quejarse del alto costo de estas comidas o que también no les resultan accesibles, por el simple hecho de que no las producen.

También hay personas intolerantes al gluten llevan una dieta vegetariana porque así tienen “menor riesgo de sobrepeso, dislipidemia, síndrome metabólico, diabetes tipo II, tensión alta y miocardiopatía isquémica.

Mujer sonriendo mientras come una ensalada de vegetales

Menor riesgo de neoplasia en general y, en concreto, del tracto gastrointestinal y de la próstata; menor mortalidad, sobre todo en el caso de enfermedades cardiovasculares y neoplasias”.

Claro está que llevar una vida netamente vegetariana puede tener sus contras, de igual manera se debe consultar al nutricionista sobre cuál es la mejor alimentación que debe llevar, sobre todo si se presenta en los niños, puesto que hay que tener más cuidado.

Por ser una enfermedad poco común es poco conocida también por algunas personas, hasta por las mismas que la padecen.

En conclusión se recomienda que cuando se presenten la mayoría de estos síntomas:

  • Acudir al médico especialista.
  • Llevar una dieta libre de gluten, variada y equilibrada.
  • Una dieta llena de muchas frutas que sean aptas.
  • Vegetales, carnes y pescados.

También tengamos siempre presente que para llevar una buena calidad de vida debemos incluir el ejercicio físico, alimentación sana y equilibrada va de la mano con este.

Tomar caminatas al aire libre y dejar que los niños practiquen algún deporte no los hará sentir más incómodos, aparte ya de la alimentación que deben de llevar.

Referencia:

Dr. Antonio A. De Miranda. Nutrición y vigor. Ediciones Interamericanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *