Cómo producir más testosterona y aumentar tu masculinidad

Cómo producir más testosterona y aumentar tu masculinidad

Última actualización: 18-01-2019 por Editor Walther.

Ya pasas de los 30 años de edad y has comenzado a notar que tu cuerpo está cambiando. Como todo hombre, te preocupas por tu virilidad y en cómo producir más testosterona para reducir los efectos del envejecimiento.

En este artículo, encontrarás toda la información necesaria para ayudarte a superar esta condición, que es normal en la vida de cualquier hombre.

No hay por qué angustiarse. Una dieta equilibrada, la ingesta de suplementos vitamínicos naturales, el ejercicio y el cambio de algunos hábitos de vida equivocados, son suficientes.

Por fortuna, el Reino Natural nos provee de recursos maravillosos para contrarrestar los síntomas de muchas patologías y, en ocasiones, sanarlas completamente.

Aunque la disminución de testosterona en el hombre no es una enfermedad, sino un cambio en las funciones propias del cuerpo masculino, se puede tratar con fórmulas naturales.

Entre ellas, tenemos el producto Extralib Hombre, que no sólo contribuye a aumentar los niveles de testosterona en la sangre, sino que también mejora las funciones del cuerpo del hombre en general.

Lo importante es que aprendas a conocer tu organismo, cómo funciona y qué puedes hacer para ayudarlo en esta etapa de la vida adulta.

Como todo proceso biológico, requiere de toda tu atención para estudiarlo, comprenderlo y actuar en consecuencia. Los resultados en el corto y mediano plazo te sorprenderán gratamente.

Con seguridad, estarás gustoso de compartir esta información con tus congéneres y amigos más cercanos.

Disfrutar de un cuerpo sano y de una vida sexual saludable y responsable es parte de los grandes placeres que tiene la vida.

Te invitamos a continuar leyendo y a adoptar las sencillas, pero interesantes recomendaciones que tenemos para ti.

Sexualidad masculina: Factores más allá de la reproducción

Como todo ser vivo, el hombre necesita reproducirse para garantizar la supervivencia de su especie. El sistema reproductor masculino es el encargado de producir las células que transmitirán la información genética del nuevo ser.

Estas células son los espermatozoides. De su calidad y cantidad depende, en gran parte, el éxito en la concepción de un nuevo ser humano.

Es por ello que muchos hombres se preocupan de que su sistema reproductor funcione correctamente desde temprana edad.

El pene, los testículos, la próstata y la uretra son los órganos principales de esta singular máquina de generar vida. El mal funcionamiento en alguno de ellos tendrá efectos físicos, psicológicos y sociales en el varón.

Muchas enfermedades están asociadas a estos factores, las cuales deben ser atendidas y tratadas por un médico especialista. Sin embargo, existen otras condiciones de menor relevancia que pueden ser sanadas con tratamientos alternativos.

El descenso en los niveles de testosterona es una de ellas, siempre y cuando éste no se encuentre vinculado con una patología que amerite atención clínica especializada.

La sexualidad masculina, a diferencia de la femenina, se centra básicamente en el funcionamiento de los órganos reproductores externos: El pene y los testículos.

Estos genitales cumplen un rol fundamental desde la infancia, sobre todo a nivel psicológico y social. Están estrechamente asociados a la masculinidad.

La producción de la hormona testosterona, a su vez, marcará la pauta del desarrollo y conservación de los rasgos viriles en el varón.

El tamaño y la potencia del pene, así como la apariencia física y el desempeño sexual del hombre, son elementos que siempre serán tema de debate en nuestra sociedad.

Mitos y realidades sobre la función sexual masculina

A lo largo de la historia se han tejido cantidad de mitos sobre la función sexual masculina. La virilidad ha estado estrechamente relacionada con un pene y unos testículos grandes, un cuerpo fornido con abundante vellosidad y una voz gruesa y potente.

Cuando alguna de estas características falta se pone en entredicho la tan amurallada masculinidad. Pero eso no siempre es verdad, es entonces cuando hablamos de mitos y realidades en torno a este álgido tema.

La disfunción eréctil provoca un efecto psicológico muy fuerte en el varón y puede estar asociada a diversas condiciones ajenas a su función sexual.

Este efecto está profundamente marcado por la presión social, más que por cualquier otro motivo.

La impotencia sexual es fácilmente tratable con terapia psicológica, fármacos que estimulan la circulación sanguínea y tratamientos naturales como complemento. Un nivel bajo de testosterona no siempre es la causa de este problema.

El miedo al envejecimiento es otra de las ansiedades que afectan a los hombres cuando alcanzan la edad madura. Sin embargo, el hecho de envejecer no significa que perderán sus facultades masculinas.

La experiencia sexual adquirida con los años es un punto a favor del hombre maduro. Al tener más consciencia de sus funciones corporales y las de su pareja, se logran encuentros íntimos realmente placenteros.

La emotividad y la comunicación franca en la relación de pareja es otro aspecto que incide positivamente en la calidad del sexo.

La creencia de que a mayores erecciones mayor virilidad y placer es otro mito sin ningún fundamento. Independientemente de la edad que tengas, prefiere calidad antes que cantidad.

Recuerda que la mente es el mayor estimulante con el que puedes contar. Tómate tu tiempo para disfrutar tus encuentros sexuales sin tabúes ni prejuicios. Y dale rienda suelta a tus instintos varoniles sin restricciones.

Testosterona, la hormona masculina de la fuerza y el amor

La testosterona es la hormona encargada de regular las funciones sexuales de los hombres. Las glándulas que la producen son los testículos, y está estrechamente ligada a la reproducción humana.

Esta sustancia química corporal interviene de manera específica en la constitución ósea y muscular de los hombres. Además, estimula la producción de espermatozoides en calidad y cantidad, influyendo en la libido y el estado anímico masculino.

Esta hormona comienza a producirse en la etapa fetal del individuo y es la responsable del desarrollo de las características propias del varón. Su máxima actividad en el cuerpo tiene lugar entre los 15 y 16 años de edad.

El niño comienza a experimentar cambios en su voz, que se vuelve más grave, aparece el vello facial y corporal, el acné típico de la etapa del desarrollo y el despertar del deseo sexual.

Los genitales externos y los órganos reproductores internos alcanzan su madurez alrededor de los 20-25 años.

En esta etapa, las erecciones se vuelven casi constantes y se intensifica el interés por el sexo opuesto. La hormona del amor está en su máximo apogeo y contribuye al emparejamiento del hombre y la mujer.

Es de hacer notar que la testosterona también está presente en la mujer, aunque en mínima proporción.

A los 30 años, ya el varón ha definido sus formas físicas masculinas. Sus músculos son más grandes y fuertes, y ha alcanzado su máxima talla y estatura. Podemos decir que se encuentra en la madurez o en la cúspide de su etapa adulta.

A partir de entonces, esta hormona comienza su decrecimiento en el organismo. No llega a desaparecer por completo porque es parte intrínseca del hombre hasta el final de su vida.

Sin embargo, aparecen algunos síntomas que prenden las alarmas en el sexo fuerte. Como ya hemos dicho, esta preocupación no tiene mayor fundamento. Es una condición normal que se puede tratar exitosamente con los remedios y hábitos adecuados.

Síntomas del decrecimiento progresivo de testosterona

Cuando la testosterona comienza a decrecer progresivamente en el hombre, debido al envejecimiento del cuerpo, aparecen algunos síntomas típicos. Es importante tenerlos en cuenta para determinar correctamente esta condición.

Estos síntomas son: Disminución del deseo sexual, irritabilidad, disfunción eréctil, falta de sueño, debilidad ósea, decrecimiento de la masa muscular, pérdida de cabello y vello corporal.

Igualmente, aumento de peso y grasa abdominal, baja cantidad de semen, micciones cortas y continuas, entre otros síntomas particulares que dependen de cada organismo.

Antes de iniciar cualquier tratamiento alternativo, te sugerimos visitar a tu médico de confianza para que te realice los exámenes de rigor.

Él es la persona más indicada para diagnosticar una posible baja de testosterona, sus causas y ordenar el método de sanación.

Nos complace mucho informarte que cada día son más los profesionales de la medicina tradicional que basan sus tratamientos en productos naturales.

En este caso, los urólogos recomiendan con suma confianza suplementos naturales para hombres, como el Extralib Hombre.

Lo positivo de este cambio trascendental, es que el paciente ya no tiene que sufrir los efectos secundarios de los fármacos sintéticos, que en muchos casos han resultado ser nocivos.

Algunos de estos fármacos pueden ocasionar dolor de cabeza, náuseas, taquicardia, temblor involuntario, sofocos e incluso la muerte si se abusa de ellos.

Los componentes 100% naturales de Extralib Hombre garantizan el aumento de tu testosterona a niveles óptimos, haciéndote más fuerte y resistente al ejercicio físico y al desempeño sexual. Aunado a ello, tu estado de ánimo y de salud en general mejorará sustancialmente.

La andropausia, el cambio hormonal que sufren los hombres

La andropausia, palabra de origen griego que significa “hombre” y “cesación”, es el término clínico que define el descenso progresivo de testosterona en el hombre. Muchos expertos la asemejan con la menopausia en la mujer, aunque fisiológicamente difieren en casi todos sus aspectos.

Esta condición aparece en el hombre a partir de los 40 años, como un síntoma más del envejecimiento corporal. Su principal característica es el descenso paulatino en los niveles de testosterona.

La falta de esta hormona, que no llega a eliminarse de manera total, acarrea en el organismo masculino ciertas disfunciones.

Algunos hombres se resisten a aceptar esta patología en sus vidas, debido a que la mayoría suelen ser fértiles hasta los 70 años o más.

Sin embargo, un bajo nivel de testosterona no significa que no se puedan procrear hijos. Al contrario, se puede llegar a concebir aún con un nivel de testosterona bajo.

Desde su aparición, esta deficiencia hormonal puede tardar años en concretarse. Es por ello que los especialistas recomiendan tratamientos naturales a modo de prevención.

Entre los principales síntomas de la andropausia, tenemos:

  • Disminución de la libido: El deseo sexual se va perdiendo progresivamente. Las relaciones sexuales comienzan a distanciarse unas de otras.
  • Disfunción eréctil: Cada vez es más difícil sostener una erección y culminar con éxito un encuentro sexual.
  • Eyaculaciones débiles y escasas: Las expulsiones de esperma no tienen la potencia ni la abundancia de los años juveniles.
  • Cansancio físico: Las actividades diarias comienzan a generar agotamiento extremo al final del día.
  • Piel y cabello deshidratados: Aparecen signos visibles de resequedad. Piel marchita y arrugada, cabellos resecos que tienden a caerse.
  • Sudoración extrema: Episodios de sudoración profusa durante el sueño nocturno. Calor abundante y sofocos en horas diurnas.
  • Cambios en estado de ánimo: Irritabilidad, ansiedad y mal humor sin causa aparente.

Nutrientes para mejorar la función sexual masculina

Por fortuna, la Madre Naturaleza en su bondad nos brinda infinidad de nutrientes para contrarrestar los efectos de la falta de testosterona y mejorar la función sexual masculina.

El cuidado del cuerpo no es un acto exclusivo de las mujeres. Los hombres responsables de su aspecto físico y su salud también dedican tiempo y recursos para estar saludables.

La regla principal es una dieta balanceada, la ingesta de vitaminas , el ejercicio físico y el empleo de suplementos como Extralib Hombre. Algunos expertos también recomiendan aumentar progresivamente los encuentros sexuales.

A continuación, te mostramos los principales alimentos que puedes consumir para estimular tu función sexual:

  • Aguacate: Rico en vitamina B6, omega 3 y ácido fólico, fortalece las defensas del organismo. Sus aceites son excelentes para estimular la producción de testosterona en los hombres.
  • Miel: Contiene vitaminas del complejo B, C, D y E, además de diversos minerales que excitan la producción de hormonas sexuales en hombres y mujeres.
  • Cacao: Abundante en propiedades antioxidantes y estimulantes, activa la circulación sanguínea y se le considera un potente afrodisíaco al provocar la liberación de dopamina en la sangre.
  • Sandía o patilla: Esta fruta es el estimulante sexual número uno para los hombres, al fomentar la potencia y duración de las erecciones.
  • Banana o cambur: Rica en potasio, minerales y vitaminas del complejo B, garantiza encuentros sexuales muy placenteros si se consume a diario.
  • Ostras y frutos del mar: Contienen vitaminas, minerales y proteínas que aumentan los niveles de testosterona al instante de ser consumidos. Un cóctel de moluscos y mariscos con abundante limón es la receta perfecta para una noche de placer ilimitada.

Ejercicios y hábitos para producir más testosterona

Nutrido tu cuerpo con los alimentos indicados, ahora debes ejercitarlo y modificar algunos hábitos para ayudarlo a producir más testosterona. Como habrás visto, es sumamente sencillo afrontar y resolver esta incómoda etapa en la vida de todo hombre.

Se recomienda ejercitarse a primera hora de la mañana, cuando los niveles de testosterona están en su máximo nivel. Entre los principales ejercicios, tenemos:

  • Entrenamiento con pesas: La rutina de fuerza incrementa la irrigación sanguínea y el crecimiento muscular. Crea un efecto psicológico de potencia masculina que estimula la respuesta cerebral y hormonal.
  • Spinning o ciclismo: Montar bicicleta activa la circulación de la sangre, principalmente en la zona genital. Mejora exponencialmente la respuesta al orgasmo en hombres y mujeres.
  • Trote o caminata rápida: Regula la presión arterial y el ritmo cardíaco, aporta serenidad y bienestar general. Permite conectarte con el ambiente y amplifica las sensaciones corporales.
  • Natación: El simple contacto con el agua es un estimulante sensorial perfecto. La ventilación pulmonar y la activación de toda la musculatura retrasan el envejecimiento. Mejora la flexibilidad de las articulaciones y la capacidad motriz.

Para complementar estos ejercicios, es necesario cambiar algunos hábitos de vida que reducen la testosterona. Veamos a continuación algunos de ellos:

  • Alcohol: El abuso del alcohol atrofia los espermatozoides y los testículos, además causa impotencia sexual.
  • Drogas: El consumo de drogas prohibidas, como la marihuana y la cocaína, afecta la respuesta hormonal y sexual, provoca eyaculación tardía, disminución del semen y disfunción eréctil.
  • Tabaco: La nicotina  reduce el oxígeno que llega a la sangre, restándole alimento a las células. Altera el ADN de los espermatozoides y su movilidad, por ende la fertilidad masculina.
  • Estrés: Las situaciones tensas aumentan el nivel de cortisol, la hormona del estrés, en la sangre. Ésta bloquea la actividad de las demás hormonas, en especial las reproductivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *