Familia desayunando junto. Padres e hijos

¿Cómo logramos una nutrición adecuada y sin esfuerzo?

¿Cómo logramos una nutrición adecuada y sin esfuerzo?

Última actualización: 08-01-2019. Equipo Nutricioni

Todas las personas debemos preocuparnos por lograr una nutrición adecuada que garantice el aporte de nutrientes y micronutrientes  en la calidad y cantidad justas.

De esta manera aseguramos una buena salud, capaz de enfrentar eventos perjudiciales que pueden debilitar y dañar notablemente nuestro organismo.

Por el contrario, una nutrición inadecuada conlleva muchos peligros, como la aparición o recrudecimiento de enfermedades.

Tener una nutrición adecuada significa comer alimentos variados de manera apropiada y personalizada. La acción de nutrir debe adecuarse a la edad, sexo, estado físico y particularidades de cada individuo en específico.

La nutrición adecuada alude a aquellas funciones de carácter orgánico, necesarias para el uso y transformación de los alimentos que nos conviene consumir.

Estos alimentos están destinados al crecimiento del organismo y a las actividades vitales  que requerimos diariamente para nuestro desarrollo como seres humanos.

Entre las actividades imprescindibles para la vida tenemos la digestión, la absorción, la asimilación, la excreción, la respiración y la circulación.

En líneas generales, hablar de nutrición adecuada implica cumplir ciertas condiciones:

  • Incluir los requerimientos energéticos en proporciones adecuadas, mediante el consumo de nutrientes que aportan energía, como los carbohidratos y grasas.
  • Nuestra actividad física y todas las tareas cotidianas suponen un gasto calórico, por lo cual necesitamos garantizar dichos requerimientos energéticos.
  • Abarcar los requerimientos para la formación de las estructuras internas, a través del consumo de proteínas. De esta manera es posible la generación y regeneración de los tejidos en nuestros sistemas óseo, muscular y digestivo.
  • Cubrir nuestras necesidades de micronutrientes, que no son energéticas, pero son fundamentales, como los minerales y las vitaminas. Éstos ayudan a realizar la síntesis eficiente de las sustancias contenidas en los alimentos.
  • Consumir cantidades suficientes de fibra dietética, necesarias para el correcto funcionamiento del sistema digestivo.
  • Hidratar el cuerpo correctamente a través del consumo de agua.

Familia desayunando junto. Padres e hijos

Alimentación adecuada y nutrición adecuada

La nutrición adecuada y la alimentación adecuada son dos conceptos relacionados entre sí, pero que no significan lo mismo.

Ambos van de la mano y son complementarios, en procura de la buena salud y un estado nutricional favorable.

La alimentación adecuada se refiere a la correcta selección y consumo de alimentos sólidos y líquidos.

La nutrición adecuada es el proceso mediante el cual los alimentos se transforman en nutrientes convenientes para nuestro buen funcionamiento.

Es importante incluir como hábito de vida, una dieta correcta, adecuada, equilibrada, inocua y suficiente.

Para evitar el sobrepeso y disminuir el riesgo de enfermedades por mala digestión y asimilación de sustancias perjudiciales a la salud, debemos seguir estos pasos:

  • Sacar de nuestra dieta el consumo de alimentos azucarados y grasas trans. Igualmente evitar los alimentos procesados, con aditivos químicos como colorantes y saborizantes y reducir la ingesta de sal.
  • Incrementar el consumo de vegetales, frutas, cereales integrales y leguminosas.
  • Acompañar la dieta de alimentación y nutrición adecuadas, con la realización de una actividad física o deporte, mínimo media hora al día.

Aparte de esto, la mezcla de nutrientes contenidos en los alimentos tiene una función social muy relevante que incluye el control emocional y los buenos hábitos. Entre ellos podemos mencionar los siguientes:

  • Fijar horarios regulares para las comidas, que incluyan al núcleo familiar.
  • Ofrecer alimentos variados y meriendas saludables.
  • Brindar buenos ejemplos al seguir una dieta rica en fuentes nutritivas.
  • Evitar las discusiones durante el momento de compartir la comida.
  • Incluir a los niños en el proceso de selección y preparación de los alimentos.

De esta manera crearemos un ambiente de concordia y unión durante los diferentes momentos del día en que nos sentamos a degustar los alimentos. En nuestra época es difícil sentarse todos juntos a la mesa, pero vale la pena intentarlo.

Familia (padre,madre e hija) picando vegetales mientras la hija le da de comer a la mamá

Requisitos para una nutrición adecuada

Dado que la nutrición y la alimentación van unidas, debemos seguir ciertos requisitos o leyes para lograr los mejores efectos y resultados en todo nuestro organismo:

  • Consumir una cantidad suficiente de alimentos, que satisfaga nuestras necesidades energéticas y mantenga nuestra integridad.
  • La dieta debe ser de calidad, en el sentido de que debe ser completa, ofreciendo al organismo todas las sustancias o nutrientes que requerimos.
  • La cantidad de nutrientes que forman parte de la alimentación a consumir, debe guardar armonía entre sí poniendo atención a las justas proporciones.

De allí que el adecuado equilibrio en la ingesta de carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua, debe tomarse muy en serio.

  • La adaptación de la dieta es quizás uno de los requisitos más importantes para establecer   una nutrición adecuada, pues esta contempla al ser integral. Aquí se deben tener en cuenta los gustos de la persona, hábitos, preferencias, origen cultural, situación económica, laboral y social.

Igualmente debemos considerar las actividades físicas, edad y sexo del individuo.

  • Y aunque no lo creamos, los requerimientos nutricionales deben tener en cuenta las  necesidades emocionales de la persona, sobre todo en el niño.  Aquí incluimos los sentimientos de amor, respeto, comprensión, afecto, compañía. También el ejercicio en la toma de decisiones y la comunicación.

Cuando estas necesidades emocionales básicas no están satisfechas, ello ocasiona enfermedades psicológicas que se manifiestan en el cuerpo.

Sobre todo en la niñez, debemos tener gran consideración con estos aspectos que afectan el crecimiento y desarrollo integral.

A la larga, las carencias afectivas repercutirán en la aparición de enfermedades psicosomáticas, en bajo rendimiento y la capacidad de crear.

Desde el punto de vista nutricional, estos desórdenes pueden conllevar a problemas de conducta alimentaria como la anorexia y la bulimia nerviosa. Naturalmente traerán consigo graves problemas para la salud física y psicológica.

Relación entre nutrición adecuada y salud

Como señalamos, son seis los nutrientes que necesita nuestro cuerpo: carbohidratos, proteínas, grasas, minerales, vitaminas y agua. Debemos ingerirlos en forma diaria para edificar y conservar una función corporal sana.

Una salud deficiente puede derivarse de un desequilibrio nutricional, por exceso o déficit, lo cual afecta la función hormonal.

Así como los nutrientes están involucrados en la constitución de las hormonas, de la misma forma regulan la función genética.

De esta manera las hormonas conectan la nutrición con los genes, para expresarse en nuestro aspecto exterior y desarrollo corporal interno.

El rol que juega una nutrición adecuada en la actividad y función hormonal, redunda directamente en nuestra salud.

La Organización Mundial de la Salud OMS, revela que el verdadero reto de hoy, más allá se superar la hambruna, radica en la deficiencia de micronutrientes.

Una dieta pobre en minerales, vitaminas y aminoácidos esenciales, no puede asegurar el crecimiento y mucho menos, el mantenimiento de las funciones vitales.

Decíamos que existen muchas enfermedades que se relacionan con la falta de una nutrición adecuada, por exceso, carencia o deficiente calidad alimenticia.

Entre estas enfermedades tenemos anemia, avitaminosis, desnutrición, bulimia nerviosa, anorexia nerviosa, distrofia muscular, obesidad y bocio endémico.

Igualmente aterosclerosis, diabetes mellitus, hipertensión arterial y algunos tipos de cáncer.

Ciertas dolencias propias del intestino delgado pueden provocar deficiencias de absorción de nutrientes como la enfermedad de Crohn y la enfermedad celíaca.

Nuestra  boca también  puede verse perjudicada  por una nutrición inadecuada. Cuando el organismo adolece de los nutrientes que requiere para la regeneración de los tejidos, la boca se hace más propensa a infecciones, como la estomatitis.

Asimismo, el consumo excesivo de carbohidratos, féculas y azúcares, genera ácidos que, convertidos en placa, se adhieren al esmalte dental. Esto ocasiona las famosas caries e incluso, la destrucción de los dientes, hasta su caída.

Importancia de una nutrición adecuada en la niñez

Los niños que tienen déficit nutricional presentan múltiples problemas para el desarrollo integral de sus habilidades intelectuales y motoras, entre otras.

Si queremos que nuestros niños desarrollen sus aptitudes al máximo es primordial que tengan una nutrición adecuada, principalmente en sus primeros años de vida.

Es bien sabido que los primeros seis meses de vida, lo más conveniente para el bebé, es ser alimentado con leche materna. Este completo alimento proporciona los nutrientes esenciales para un desarrollo cerebral adecuado.

La maravillosa leche materna contiene entre otros nutrientes, los ácidos grasos, que favorecen el crecimiento y la conexión neuronal. Así, estimulan el desarrollo cognitivo y visual del niño, además de fortalecer su sistema inmunológico.

Para las madres que no pueden amamantar, es importante suplir esta carencia con productos lácteos adecuados, que se asemejen lo más posible a su leche.

Desde los seis meses, cuando la madre empieza a introducir alimentos sólidos a la dieta  del bebé, el vínculo entre ellos dos continúa durante el acto de dar comida.

Esta incorporación de alimentos sólidos indica que el bebé está creciendo, por lo cual se trata de un momento muy estimulante para el pequeño.

Garantizar alimentos sanos e inocuos a nuestros niños, es muy importante para que puedan llegar a ser personas altamente productivas e inteligentes.         

Una nutrición adecuada es crucial para su evolución plena, pues más allá del mero hecho de alimentar, les brinda oportunidades de una mejor calidad de vida futura.

Una mala nutrición por carencia de micro y macronutrientes, puede ocasionar problemas de crecimiento y discapacidades mentales en niñas y niños.

Está comprobado que la nutrición es uno de los elementos cruciales para que la persona pueda ampliar al máximo sus potencialidades físicas e intelectuales.  

La naturaleza nos ha brindado esos dones biológicos que necesitamos para propiciar nuestro desarrollo social.

Nutrición adecuada de la adolescencia a la adultez

La adolescencia se caracteriza por ser una edad en la que ocurren significativos cambios sociales, emocionales y de maduración corporal y sexual.

Es común que la ingesta de alimentos a esta edad, se vea perturbada por la necesidad de autonomía, además de su preocupación por la propia imagen.

La familia debe transmitir a los jóvenes el respeto por el cuerpo y la enseñanza de buenos hábitos alimenticios para no afectar sus requerimientos nutricionales.

En la edad adulta, comenzando a formar nuestra propia familia, el reto está en lograr la buena organización y planificación, en comidas balanceadas.

El trabajo de oficina vuelve más sedentario al adulto, por lo que la actividad física es crucial para evitar la ganancia de peso.

Se debe respetar la norma de controlar el consumo de las grasas, azúcares y harinas. Las tres comidas principales deben hacerse en horarios fijos, merienda de mañana y tarde, con un desayuno rico en carbohidratos y cena ligera.

En la edad adulta la mujer pasa por muchos más cambios que el hombre, sobre todo al quedar embarazada, cuando aumentan sus requerimientos. Necesita más aportes energéticos y nutricionales.

La ingesta adicional de minerales como el calcio, hierro, yodo, además de proteínas, ácido fólico y omega 3, son de vital importancia para ella y el bebé.

La mujer aumentará un mínimo de 9 kilos durante la etapa de embarazo, por lo cual su alimentación debe ser suficiente, para no caer en cuadros anémicos.

En el caso de la tercera edad, las necesidades nutricionales son diferentes y en algunos casos aumentan, mientras que el gasto energético disminuye.

En esta etapa las raciones de comida son menores, pero se deben realizar más veces al día, para facilitar su digestión.

Conviene disminuir el consumo de sal, mientras aumenta la ingesta de frutas y verduras con fibra.

Representación de una comida saludable. Plato blanco con cinta métrica, tenedor, cuchillo y manzana de postre

Falsas creencias en torno a la nutrición

Pese a que tenemos a nuestra disposición productos para una sana alimentación que nos garantizan una nutrición adecuada, es muy común cometer errores.

Entre ellos, ingerir dietas con exceso de sal, azúcar y grasas, con lo cual solo logramos aumentar de peso y arriesgarnos a perjudicar nuestra salud.

Frecuentemente ingerimos productos o asumimos malos hábitos en nuestra dieta, creyendo que son buenos para la salud, pero en realidad son falsas creencias.

Para proteger nuestra salud y adoptar modelos de alimentación y nutrición saludables, debemos comenzar por eliminar estas creencias o falsos mitos:

Ingerir dos litros de agua diarios adelgaza: Esta falsa creencia afirma que el agua tiene propiedades adelgazantes y no es así.

El agua, sin embargo, es vital para la nutrición adecuada y correcta hidratación, junto al consumo equilibrado de calorías.

Comer de todo pero en cantidades reducidas: Una dieta correcta no consiste en comer de todo. Al contrario, la alimentación y nutrición adecuadas, se basan en comer más cantidad de algunos alimentos y moderar la ingesta de otros.

Los carbohidratos cereales integrales, deben ocupar el mayor porcentaje de consumo en la dieta, representando un 50% de la energía total.

Las leguminosas, vegetales y frutas, traerá beneficios aportando las vitaminas y minerales que requerimos.

En el caso de las grasas, no debemos subir su consumo más allá de un 35%.

Por su parte las proteínas sólo deben constituir  el 15% del aporte energético.

Consumir alimentos light nos permite comer más: No todo lo que ofrece la publicidad es de calidad; debemos conocer qué estamos comiendo. Esto también forma parte de una alimentación y una nutrición adecuadas.

Las etiquetas de los productos light señalan la cantidad de calorías que contienen.  Generalmente son productos bajos en azúcar y grasas, pero los nutricionistas concuerdan en que estos productos no son recomendables para la salud.

Otras garantías para una nutrición adecuada

Cuando queremos cuidar nuestra nutrición, muchas personas buscan productos naturales y sin aditivos químicos o sintéticos, que compensen algunas deficiencias.

La conveniencia de acudir al consumo de suplementos vitamínicos en estos tiempos de ritmo agitado, es indiscutible.

Por ello presentamos las VitaVeg, una mezcla que aportará esos nutrientes que necesitamos para una vida activa.

Las características naturales de este multivitamínico elaborado con verduras integrales de jardín y sin aditivos sintéticos, lo convierten en un producto ideal.

En él encontramos vitaminas A, C, D-2, E, K-1, B-1, B-2, B-6, B-12, niacina, biotina y ácido fólico, de fuentes vegetales, con buena tolerancia y gran aporte energético.

Las VitaVeg son fácilmente digeribles y muy recomendables para ser absorbidas por el intestino, asegurando así su transporte hacia todo el organismo.                  

De esta manera promovemos al mismo tiempo la generación y regeneración de nuevos nutrientes en un ciclo que, sin duda, beneficia nuestra salud integral.

El contenido de las VitaVeg pone a nuestra disposición minerales como calcio, yodo, magnesio, zinc, selenio, cobre, cromo, molibdeno, potasio, boro y sílice.

Este aporte es fundamental para facilitar el proceso metabólico de los nutrientes y regular la formación de sangre, huesos y hormonas en nuestro cuerpo.

El compuesto de VitaVeg, elaborado pensando en nuestras necesidades nutricionales, toma de la naturaleza extractos vegetales que fortalecen su efecto.

Es así como encontramos en su interior el poder de las plantas cola de caballo, ajo, té verde, raíz de regaliz, romero, perejil, tomate y apio liofilizado.

Para las personas que requieren una dosis segura y diaria de micronutrientes, las VitaVeg constituyen una excelente opción.

Las mujeres embarazadas, estudiantes, deportistas y adultos mayores notarán su impacto positivo en el aumento energético.

Con la ayuda de las vitaminas vegetales y la alimentación, lograremos la nutrición adecuada que debe tener nuestro cuerpo para funcionar correctamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *