¿Cómo limpiar los riñones de manera natural?

¿Cómo limpiar los riñones de manera natural?

Última actualización: 30-11-2018. Equipo Nutricioni

Conocer cómo limpiar los riñones y tener claro por qué estos son los “filtros” del cuerpo le puede ayudar a saber cómo funcionan estos órganos de manera natural. Aunque los  riñones son limpiadores en sí mismos, es de gran importancia realizar actividades que los mantengan sanos para no recargarlos de trabajo.

En el cuerpo humano existen, para cada función y necesidad órganos específicos que trabajan sistemáticamente en diversas maneras. Entre todos, de acuerdo a su desempeño mantienen el organismo en coordinación.

Dos de los más importantes órganos que tenemos son los riñones. De ellos depende que nuestro cuerpo esté libre de muchas toxinas.

Algunas de las afecciones de los riñones son transmitidas genéticamente. Pero también existen otros factores que son derivados de la falta de buenos hábitos de salud.

La salud cardiaca está estrechamente relacionada con la renal. Si conscientemente prevenimos  enfermedades vasculares, eliminamos un factor de amenaza para este par de aliados indispensable.

La principal manera natural de limpiar los riñones es la más simple, tanto que resulta prácticamente obvia: beber mucha agua.

Nuestro cuerpo para todas sus funciones necesita el vital líquido, y los riñones la necesitan muchísimo para trabajar. Al menos, diariamente usted debe tomar de dos a dos litros y medio de agua.

¿Qué son los riñones?

Son dos órganos vitales cuya función es limpiar la sangre de toxinas, pero también mantienen un equilibrio químico en la misma, aparte tienen la función de producir hormonas. Los riñones son parte del aparato excretor del cuerpo, pero adicionalmente tienen otras muy importantes tareas.

Los riñones están colocados en la región lumbar, a cada lado de la columna vertebral. El riñón derecho está por debajo del hígado y el izquierdo debajo del diafragma y junto al bazo. Estos importantes órganos, morfológicamente tienen aspecto de un frijol, pero su tamaño  en una persona adulta puede ser más o menos de 15 cm de largo, 8 cm de ancho y 3 cm de espesor.

En su contextura es una formación maciza, de color pardo rojizo y pesa entre 110 gr. y 180gr. La parte externa del riñón es la corteza renal, es lisa y uniforme. La parte interna se conoce como zona medular que produce la orina y la destila por los vasos capilares que la forman. Por último está el sistema colector de orina dentro de los riñones.

Están unidos a los uréteres, que son largos conductos que desembocan en la vejiga urinaria. Esta es un saco que retiene y almacena la orina que producen los riñones. Luego en el momento adecuado, la vejiga vacía su contenido a través de la uretra hacia el exterior. Estos tres, junto a los riñones forman el aparato excretor.

¿Cómo funcionan los riñones?

El riñón, posee una pequeña unidad llamada nefrona, esta unidad tiene varias partes, el glomérulo, túbulos y arterias. El glomérulo es un pequeño filtro que es donde se forma la orina; contiene vasos capilares microscópicos muy entretejidos, y a través de un intercambio de sustancias químicas se separan en su interior el agua y los desechos tóxicos de la sangre.

Sin embargo esta mezcla es reabsorbida y nuevamente procesada hasta seleccionar definitivamente lo que se desechara a través de la orina. Cabe destacar que en cada riñón hay más de dos millones de nefronas con sus glomérulos, túbulos y arterias. Esta cantidad de filtros microscópicos procesan toda la sangre cada 50 minutos.

Posterior al filtrado, una vez separada el agua y las toxinas y purificpada la sangre, la orina elaborada por los glomérulos se escurre hacia el sistema colector, en la pelvis renal.

De allí la orina viaja a través de los uréteres y cae en la vejiga, por último esta, la envía por la uretra hacia su eliminación definitiva del organismo.

En este proceso los riñones filtran 180 litros de líquido durante el día, pero solo desechan aproximadamente un litro y medio o dos de orina. Por el riñón pasan sustancias tóxicas, proteínas y minerales además del agua.

El riñón sigue reabsorbiendo todos los líquidos y, mediante una especie de receptores, detecta las sustancias que aún  considera como útiles para el organismo.

Después del procesamiento de los alimentos en el sistema digestivo, el cuerpo absorbe los nutrientes que necesita mientras que lo demás va quedando en la sangre. A ellos se unen los restos descompuestos de los tejidos en su proceso degenerativo normal. Los riñones retiran estos desechos del torrente sanguíneo.

Los riñones miden sustancias como el fósforo, el sodio y el potasio que aún resulta útil y lo devuelven a la sangre, regulando de este modo la concentración de las sustancias en el organismo.

Las hormonas que produce el riñón son la renina, que regula la tensión arterial;  la eritropoyetina la cual interviene en la estimulación de la producción de glóbulos rojos.; y la vitamina D o calcitrol, que es muy necesaria para la fijación del calcio en los huesos.

¿Qué ocurre cuando nuestros riñones fallan?

La función renal puede ser viable incluso en un 50% de trabajo. Hay quienes nacieron sin un riñón y pueden llevar una vida normal, también hay quienes han donado uno. Pero aún bajo estas condiciones es posible que el único riñón sea suficiente, pero solo si la persona lleva un estilo de vida estable y mantiene una buena salud.

Existen dos enfermedades importantes que afectan y disminuyen la función renal, estas son la diabetes y la hipertensión. Otras causas comunes son las enfermedades hereditarias o congénitas, enfermedades infecciosas y los traumatismos graves como pérdidas de sangre abundantes.

Si una persona tiene antecedentes familiares de problemas renales, es muy posible que pueda heredar esta condición.

También los riñones se dañan con fármacos no prescritos, especialmente los antiinflamatorios, los analgésicos y los esteroides.

Especialistas de la Sociedad Española de Nefrología destacan que el abuso de estos fármacos podría causar la pérdida de los riñones, por lo que nadie debe usarlos indiscriminadamente.  

Las enfermedades mencionadas atacan a las nefronas, las lesionan de forma lenta y silenciosa, en los casos que hubo intoxicación o lesión el daño es inmediato.

Al verse afectadas, las nefronas dejan de filtrar correctamente la sangre. Si por ejemplo, la glucosa no es correctamente filtrada de la sangre, se acumula en ella convirtiéndose en una sustancia absolutamente nociva para todo el sistema.

Mediante un análisis simple de orina, buscando la presencia de proteína o albúmina se puede detectar una enfermedad renal.

No es posible revertir daños renales en todos los casos aunque se puede resolver el avance de la enfermedad. Es de gran importancia chequearse rutinariamente.

Pesquisas  médicas que detectan problemas en los riñones

Para detectar enfermedades de los riñones, el nefrólogo, especialista en estos órganos, debe realizar tres evaluaciones médicas sencillas. Estas son  medir la presión arterial, examen de orina normal para detectar presencia de proteína o albúmina, y una GFR o cálculo de filtración de glorumeral basado en la creatinina en suero.

Al medir la presión arterial, a través de un esfigmomanómetro (tensiómetro),  el nefrólogo determina la presión sistólica (en los vasos sanguíneos durante los latidos) y la presión diastólica (durante el reposo entre cada latido).

Un valor de presión arterial normal es de 120/80, por lo que  las personas con problemas de presión arterial deben al menos mantenerse en 130/80. El resultado de una presión alta es una enfermedad renal, entre otros daños.

Cuando un examen de orina muestra presencia de albúmina o proteína es un indicativo de que los riñones no están  filtrando correctamente los desechos presentes en la sangre. A mayor deterioro de los riñones, mayor presencia de albúmina y proteína en la orina.

En un examen más completo, se evalúa la presencia de creatinina en la sangre, en relación con la albúmina o la proteína presentes en la orina.

La GFR (Glorumeral Filtration Rate) es una prueba que tiene como finalidad calcular la eficiencia de filtrado de desechos de los riñones.

Existen dos tipos, la GFR que consiste en la inyección de una sustancia en el torrente sanguíneo, la cual se mide en la orina en 24 horas. Luego se descubrió que se podía calcular la filtración sin necesidad de inyección sino a través de la medición de creatinina.

El nuevo cálculo se denomina eGFR. Este examen consiste en evaluar la creatinina en una muestra de sangre de manera cuantificada. Se miden cuántos miligramos de creatinina están presentes por decilitro de sangre (mg/dl).por lo general el valor normal oscila entre 0.6 a 1.2 mg/dl.

Luego de estas evaluaciones, los médicos proceden a determinar si hay una función reducida de los riñones. Si el caso lo amerita, podrían solicitar ultrasonidos, tomografías computarizadas, e imágenes de resonancia magnética los cuales sirven para detectar bloqueos o formaciones irregulares en los riñones.

Cuidados que podemos aplicar para limpiar nuestros riñones

Lo principal que debemos tomar en cuenta para mantener nuestros riñones trabajando óptimamente es ingerir mucha agua. Al menos beber dos litros diariamente, es la forma más viable, económica y natural.

El agua juega un papel vital para el funcionamiento de los riñones. La orina se compone mayormente de este liquido.

El agua en buenas cantidades evitará, que se formen cálculos renales, los cuales conocemos como “piedras” y  se producen por acumulación de oxalato de calcio principalmente.

El agua ayuda mucho a la eliminación de residuos tóxicos en estos importantes órganos, y ayuda a arrastrar las “arenillas” que puedan estar depositadas en ellos.

Nuestra dieta debe mejorar. Los excesos son perjudiciales para los riñones, las proteínas animales deben consumirse con moderación, así como los productos lácteos.

Existen una variedad de alimentos que pueden fomentar la acumulación de oxalato de calcio, conocido también como ácido úrico.  Entre estos está el chocolate y la cafeína.

Los productos con alto contenido de azúcares refinados son muy perjudiciales. Es preferible comer frutas en lugar de pasteles, gaseosas, malteadas, etc.  Asimismo, los alimentos procesados contienen exceso de sodio Los embutidos entran en esta categoría.

La sal fomenta la formación de cálculos renales. Basta con reducir la ingesta de sal, que aunado al incremento de consumo de agua, marcan la diferencia.

Las grasas malas deben ser sustituidas por las saludables, en tal sentido la OMS recomienda que debemos consumir Omega 6 y Omega 3 que podemos obtener de alimentos como el pescado, las nueces, y también en suplementos. El aceite debe ser preferiblemente de oliva, y debemos preferir carnes magras.

Junto a estos cambios en la dieta, tomar en cuenta la actividad física, al menos 150 minutos a la semana repartidos en sesiones diarias de 20 o 30 minutos.

Para mantener los buenos efectos de todos estos cambios, en ineludible aconsejarle renunciar a los malos hábitos como fumar o beber alcohol, que dañan directamente los órganos por sus serios efectos negativos.

Plantas y alimentos que ayudan a limpiar los riñones

La madre Naturaleza nos proporciona ciertas plantas y hierbas, las cuales por sus propiedades milagrosas pueden beneficiar la salud e incluso curar afecciones físicas.

Si bien en ciertos casos no actúan directamente en el problema, producen mejoras en el sistema que ayudan a aplacar síntomas o incluso combaten otras afecciones que desencadenan el problema.

Tal es el caso del astrágalo, planta muy codiciada y que proviene de China. Es cultivada en varias partes del mundo por sus cualidades en el tratamiento de enfermedades crónicas.

Esta planta incrementa las defensas del organismo, es diurética, antibacteriana, vasodilatadora, hipotensora y eficaz contra problemas cardiacos.

Tenemos el melón, que es una fruta que no contiene muchas calorías pero es abundante en agua, prácticamente no tiene proteínas ni grasas, rica en vitamina C  y A, estas intervienen en el sistema inmunitario.

El melón tiene abundante potasio y muy bajo sodio por lo cual es diurética. Mas sin embargo una persona con enfermedad renal crónica avanza no debe consumirlo.

El abedul, es un árbol de Europa, también hay algunas clases en Norteamérica. Ha sido usado tradicionalmente desde fabricación de objetos con su madera, pócimas medicinales, hasta creencias mágicas por los druidas de la antigüedad. Pero hoy en día se sabe que sus hojas tienen propiedades curativas para el corazón y los riñones.

Las hojas de abedul son ricas en flavonoides los cuales son potentes diuréticos, depurativos y desintoxicantes. Son ricas en sales minerales, sobre todo el potasio que tiene una acción diurética y antiinflamatoria.

También estas hojas ayudan a eliminar los cálculos renales a través de la orina, y combaten el ácido úrico, la cistitis y nefritis entre otras.

El arándano rojo es una fruta que posee propiedades antibacterianas muy reconocidas, sobre todo para la vejiga, se sabe que debido a la presencia de proantocianidinas evitan la adherencia de la E. Coli en las paredes de la misma.

Tiene una acción diurética y también posee taninos que impiden el crecimiento de bacterias y a su vez frenan la cistitis e infecciones urinarias.

El perejil es una hierba que por su alto contenido de apiol es un gran diurético y contribuye a eliminar líquidos del cuerpo. Incrementa la producción de orina por lo cual se eliminan bacterias y gérmenes del tracto urinario. En infusiones con limón y miel se potencian sus efectos depurativos.

La ortiga es una hierba que crece casi en todas partes del mundo y es excelente para depurar los riñones por su poder diurético.

También, al igual que varias de las anteriores posee taninos y flavonoides y es por ello que facilita la eliminación de cálculos renales, ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, combate la anemia ferropénica y favorece la circulación sanguínea.

Soportes renales

Existe productos variados en la actualidad diseñados para colaborar con el mantenimiento de la función renal.

Entre ellos, destaca UriProtek, que está formulado de tal manera que todos sus componentes potencian eficazmente la limpieza de los riñones y ofrece beneficios adicionales para el resto de la salud.

Gracias a su eficaz colección de plantas diuréticas y reguladoras, el UriProtek es su aliado natural para mantener riñones sanos. Contiene en su formula algunas de las más reconocidas y recomendadas plantas medicinales.

UriProtek combina el poder antibacteriano del arándano rojo y la raíz de astrágalo. Estos a su vez tienen  excelentes propiedades diuréticas al igual que la hoja de abedul.

UriProtek trata y previene las infecciones del tracto urinario (ITU),  los cálculos renales y protege la vejiga. Además contiene una fórmula patentada de complejo alto de ORAC (Capacidad de Absorción de los Radicales Libres).

Los radicales libres son los que promueven el daño celular, son responsables de muchas enfermedades degenerativas como el cáncer y las cardiopatías.

Le animamos a revisar constantemente el trabajo de sus riñones, a mantener un estilo de vida  saludable, evitar situaciones de estrés, y ejercitarse con regularidad. También es necesario nutrir su cuerpo y su mente a través de los alimentos y suplementos naturales. Su organismo, a través de los años, se lo retribuirá con creces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *