derivados de la leche, Bodegón de productos lácteos rústicos con abedul y trébol.

¿Cómo lidiar con la alergia a la proteína de leche de vaca?

¿Cómo lidiar con la alergia a la proteína de leche de vaca?

Última actualización: 13-05-2019. Equipo Nutricioni

El producto de las mamas que se origina en las hembras de los mamíferos se convierte en un alimento que tiene como fin la nutrición de los recién nacidos, logrando proporcionarles al inicio de su vida, todo lo que necesitan para desarrollarse.  

Cada familia de mamífero produce una leche adecuada a las necesidades específicas de sus bebés. Pero por el aporte de proteínas de alto valor biológico, es recomendable ingerirla durante todas las etapas de la vida.

Madre dandole de tomar leche a su bebè, Joven madre con su hijo recién nacido. Mamá lactante bebé. Mujer y niño recién nacido en dormitorio blanco con mecedora y cuna azul. Interior de vivero. Madre jugando con niño riendo. Familia en casa

La leche es indispensable en la lactación de las crías de mamíferos. Cada especie de mamífero tiene un periodo de lactancia que varía según las necesidades particulares, por ejemplo en las crías humanas este periodo va de seis meses a un año.

Las proteínas presentes en la leche resguardan al bebé y a las mamas de su progenitora de las intromisiones de organismos patógenos. Para cada bebé lo mejor es la leche que produce su madre.

Pero en algunos casos en que la madre no puede amamantar, el bebé es criado a base de leches de fórmula, que en la mayoría de los casos se compone de leche de vaca.

La proporción de proteínas por las que está conformada la leche es distinta según la especie de mamífero del que se hable. En la leche de vaca encontramos un porcentaje más alto de proteínas.

 

La diferencia en el contenido de proteínas entre la leche humana y la leche de vaca puede producir alergias en los seres humanos, ya que se debe procesar más proteínas al consumirla.

Las reacciones alérgicas alimenticias se presentan al ingerir un producto o alguna combinación de alimentos. Esta reacción desfavorable podría ser de ligera a muy peligrosa.  

Mediante pruebas y exámenes puede el médico dar un oportuno diagnóstico sobre la alergia que tiene una persona a un alimento en particular. Así se pueden tomar las previsiones pertinentes.

Alergia o intolerancia: similares pero no iguales

Una reacción alérgica introduce variaciones al sistema inmunológico, que tienen como principal causa la ingesta de un alimento que desencadena la alergia, la intolerancia es por lo general una alteración digestiva.

Un alérgeno es un elemento que puede producir una reacción de hipersensibilidad. Existen diversos tipos de alérgenos, como el polen y los ácaros. La proteína de la leche es uno de estos alérgenos.

La sintomatología más frecuente en alergias es: estornudar, toser, sentir picores, sarpullidos en la piel, deposiciones más frecuentes.

En cambio las sintomatologías de la intolerancia suelen ser de carácter más digestivo: vómitos y flojedad del estómago.

Nunca se debe confundir la intolerancia a un determinado elemento con la alergia a ese mismo elemento.

La intolerancia es no tener la capacidad para digerir un alimento. Mientras que la alergia suele ser algo más apremiante, que está relacionado con el elemento en sí.

Los elementos alérgenos pueden ocasionar problemas más serios que una intolerancia.

La alergia a las proteínas de la leche de vaca puede desembocar en una reacción grave. Esta puede crear una incomodidad o punzadas constantes. En la alergia a las proteínas de leche de vaca diferenciamos tres grandes tipos de sintomatología:

  • Sintomatología cutánea (urticarias, dermatitis)
  • Sintomatología digestiva (Vómitos, estreñimiento)
  • Sintomatología respiratoria (en un 20 % o 30 % de los casos)

Estas sintomatologías no tienen que presentarse justo en el momento de ingerir la leche de vaca. Puede sobrevenir en horas o incluso días después de ingerir la leche de vaca.

Para evitar el riesgo de un tratamiento erróneo es necesario un correcto diagnóstico, se debe consultar a un médico especialista en alergias. La leche no debe ser eliminada de forma innecesaria.

La eliminación de la leche de la dieta diaria puede causar insuficiencias alimenticias. Esto se debe hacer solo en el caso de que su consumo produzca más mal que bien. Y en este caso se deben buscar sustitutos adecuados.

Hay que estar muy atentos cuando damos a los bebés leches de fórmula, y con los niños en general cuando beben leche de vaca. Ellos pueden presentar la sintomatología siguiente:

  • Una intolerancia a la leche caracterizada por la presencia de heces blandas o sueltas, sangre en las heces, no querer comer, irritación o retortijones, los cuales surgen de horas a días posteriormente de ingerir la leche.
  • Una intolerancia a la lactosa, que es cuando al cuerpo le cuesta digerir la leche.

Si no está cien por ciento convencido de si su hijo tiene una intolerancia o una alergia a la leche, consulte al pediatra.

¿En qué consiste la alergia a la leche?

La alergia a la leche se presenta cuando el sistema inmunológico, que habitualmente reacciona contra las infecciones, lo hace de forma desproporcionada ante las proteínas de la leche de vaca.  

En el momento en que es ingerida la leche, el organismo juzga que las proteínas que esta trae son invasores nocivos y se esfuerza en combatirlos, causando reacción alérgica.

Al decretarse el estado alérgico, el cuerpo libera sustancias químicas como la histamina. La histamina es un elemento tiene una función en el cuerpo tanto hormonal como transmisora de los impulsos nerviosos, para regularizar las diversas funciones biológicas.

Ahora bien, la leche de vaca se halla en la generalidad de las leches formuladas. Los bebés que no son amamantados por sus madres suelen presentar sus primeros síntomas de alergia a la leche entre varios días y varias semanas después de tomar leche de fórmula elaborada con leche de vaca.

 

Los bebés amamantados por sus madres tienen por ello un riesgo menor de ser alérgicos a la leche que los que se alimentan con leche de fórmula. La leche materna está hecha específicamente para el bebé que va a consumirla.

Conviene saber que la gente puede sufrir alergia a la leche en cualquier momento de su vida, aunque es más frecuente en los bebés y los niños pequeños. Varios infantes la dejan de sufrir al crecer, pero para otros la alergia perdura toda su vida.

Cuando se sufre de alergias severas se debe disponer de tratamiento médico para emergencias. Sobre todo, si quien sufre la alergia es un bebé. Existen tratamientos inyectables.

Un médico es quien debe recetar estos tratamientos de emergencia. Se deben realizar pruebas y exámenes para llegar a un diagnóstico preciso del tipo de alergia que se sufre.

Signos y síntomas de la alergia a las proteínas de la leche

Cuando las alergias las presenta un bebe son más difíciles de diagnosticar ya que él no puede expresar lo que siente. Debemos estar muy atentos a los signos externos que presenta

Sobre todo, en los bebés se muestran sintomatologías al corto tiempo de tomar la leche, una reacción alérgica les puede ocasionar:

  • Resuello o respiración sibilante
  • Dificultades para respirar
  • Tos
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Ojos hinchados, llorosos y que pican
  • Urticaria
  • Inflamación
  • Erupciones cutáneas.

Cuando un bebé tiene cólicos a diferentes horas del día, erupciones cutáneas o dermatitis de pañal muy frecuentes, reflujo, irritabilidad, estancamiento o pérdida de peso, dolor abdominal, heces extrañas y vómitos podría sufrir una alergia

En adultos, además de la lo anterior, podemos verificar la siguiente sintomatología, que en los bebés es más difícil de identificar:

  • Una bajada de la tensión arterial que causa sensación de desfallecimiento o pérdida de la conciencia  
  • Ronquera
  • Opresión de garganta
  • Estómago revuelto

El riesgo de una reacción alérgica a la leche varía de un individuo a otro, cada persona tiene diversos grados de alergia. E incluso una misma persona puede tener una reacción distinta cada vez que ingiere leche.  

Esto significa que aunque la reacción anterior haya sido leve, la siguiente reacción podría ser fatal, provocando incluso la muerte del individuo si no se toman las precauciones debidas.

Contenido proteico de la leche de vaca

La leche está constituida por diferentes grupos de nutrientes, los elementos orgánicos (proteínas, lípidos, glúcidos y vitaminas), y los componentes minerales (calcio, sodio, potasio y magnesio entre otros).  

Las sustancias orgánicas como glúcidos, lípidos y proteínas se encuentran en cantidades más o menos iguales y forman la primordial fuente de energía para realizar las diferentes actividades del día a día.

Las principales proteínas presentes en la leche son detalladas a continuación:

Caseína  

Son partículas macizas que se encuentran en suspensión. Es la proteína que más contiene la leche de vaca, la caseína compone un 80 por ciento del total de las proteínas en este tipo de leche.

La caseína presente en la leche de vaca tiene diversos tipos de moléculas, conocidas como la alfa, beta, kappa y gamma. En la leche humana se encuentra que está compuesta tan solo de un 40 por ciento de estas.

Cuando la caseína se halla en un entorno ácido o alcalino (limón o vinagre, por ejemplo.) cambia su organización y por lo cual deja de ser soluble en agua, debido a que se produce una reacción química que la altera por completo.

Mediante alteraciones de las propiedades de la caseína se producen los diversos productos lácteos que son conocidos y apreciados en los diferentes mercados, quesos, natas y ricotta.

Beta-lactoglobulina

Cuando la leche se pone a hervir, la beta-lactoglobulina es la que forma la capa de nata que surge por sobre la leche líquida. A través de la leche de vaca ingerida por la madre en periodo de lactancia, puede ser transferida a la leche humana.

Alfa-lactoalbúmina

Proteína que favorece la síntesis de la lactosa. Se encuentra tanto en la leche de vaca como en la humana. Forma parte del manto de crema que aparece por sobre la leche cuando es hervida.

Aún hay más componentes...

Lactoferrina

Esta proteína tiene una función defensiva significativa contra las bacterias y los hongos, además fija el hierro del medio quitándoselo a las bacterias y hongos.

Estos organismos al carecer del hierro no pueden proliferar. La Lactoferrina también actúa protegiendo las mamas.

La Lactoferrina encuentra también en la saliva, las secreciones bronquiales y vaginales, y en la granulación de los neutrófilos, los neutrófilos son una de las clases de células blancas de la sangre.

Esta proteína en la leche vacuna tiene alto contenido en el calostro, y a medida que se va con produciendo la leche este contenido disminuye. El calostro es el líquido que segregan las mamas de las hembras de los animales mamíferos unos meses antes y unos días después del parto,  

Este líquido, de color amarillo claro, es segregado hasta que se produce la subida de la leche; se caracteriza por ser rico en proteínas y sales minerales, con una escasa proporción de lactosa.

En el caso del calostro humano esta proteína es especialmente elevada y no disminuye su proporción a lo largo de toda la lactancia.

Lactoperoxidasa

Esta proteína cataliza la formación de sustancias que poseen un gran poder contra los microbios. Se encuentra principalmente en la leche vacuna y tiene escasa presencia en la leche humana

Inmunoglobulinas

Proteínas que rebosan en el calostro. Ayudan al sistema inmunológico a exterminar las bacterias que invaden el cuerpo, al actuar como detectores de estas sustancias invasoras.

Estas proteínas persisten en el sistema digestivo de los niños muy pequeños para salvaguardarlos de la invasión de bacterias perniciosas y otros organismos perjudiciales para la salud del infante.

Lisozima

La Lisozima tiene como tarea la de disolver la pared de los microorganismos perniciosos. Despliega también el trabajo del sistema inmunológico para combatir los agentes patógenos que invaden el cuerpo.  

Suplementos nutricionales que apoyan una digestión saludable

El siglo veintiuno ha visto el arribo de complemento nutricionales de origen natural que apoyan las funciones del cuerpo, facilitando ampliamente las funciones corporales y garantizando el bienestar del individuo.

El suplemento Enzi Activ es un combinado que actúa como catalizador digestivo, por lo que favorece una digestión saludable. Entre sus componentes se encuentra la proteasa, la amilasa, lipase, cellulase, invertase y glucoamylase.

El suplemento nutricional Enzi Activ también está compuesto por papaína, peptidasa, fitasa y bromelina entre otros, enzimas que ayudan a digerir las diferentes proteínas presentes en la leche.

Las 18 enzimas digestivas del suplemento nutritivo Enzi Activ permiten deleitarse con las comidas sin sufrir complicaciones como pesadez, gases e hinchazón que se pueden presentar después de ingerir los alimentos.

El suplemento nutritivo Enzi Activ es un efectivo protector gástrico, también regula la acidez estomacal y evita el reflujo. Ayuda a que la realización de la digestión sea un proceso natural y sin complicaciones.

Para aprovechar mejor las cualidades de Enzi Activ se debería tomar de una o dos cápsulas, al comienzo de cada comida o según lo indique un profesional del cuidado de la salud. Por ningún motivo se debe exceder las seis cápsulas diarias.

Los niños menores sólo deben consumir el suplemento Enzi Activ si están bajo una estricta vigilancia realizada por su pediatra. No debe ser consumido por mujeres embarazadas o que sospechen estarlo.

La leche es un alimento completo y es además deliciosa y nutritiva. El suplemento nutricional Enzi Activ ayuda a poder disfrutar de su consumo sin las alteraciones que causa en algunas personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *