melatonina funcionando en hombre, mientras duerme profundamente, hombre en pijama azul durmiendo en el cerebro, cerebro descansando

¿Cómo cuidar nuestro sistema nervioso con éxito?

¿Cómo cuidar nuestro sistema nervioso con éxito?

Última actualización: 14-04-2019. Equipo Nutricioni

El sistema nervioso puede considerarse un poco desconocido, pero es el que se encarga de las funciones intelectivas, como la memoria, las emociones y otras.

En sí, se encarga de procesar todos los estímulos que recibimos para generar una reacción.

Mujer joven con los brazos abiertos mientras escucha musica

Siendo un conjunto de órganos sensoriales, vías nerviosas y centros de procesamiento que nos permiten interpretar la información que recibimos y transformarla en algún tipo de respuesta.

Los órganos sensoriales son: los ojos, la boca, los oídos, la nariz, la piel.

La señal sensorial viaja desde el órgano sensorial hasta el cerebro y este envía la respuesta a los músculos motores.

Entonces, el cerebro es el órgano más importante para el sistema nervioso.

Este sistema está formado por el tejido nervioso el cual se encuentra repartido por todo el cuerpo y está compuesto por neuronas.

Las células nerviosas son neuronas de nuestro cerebro y sistema nervioso, las cuales poseemos al nacer y cuyo progreso se detiene después de un año; estas células son las únicas del cuerpo humano que no se renuevan.

El cuidado del cerebro debe ser prioridad en nuestra vida, por ser el órgano más importante de nuestro cuerpo y quien lo controla.

Anteriormente, se consideraba que algunas enfermedades del sistema nervioso eran hereditarias exclusivamente, como el Mal Parkinson y el Alzhéimer.

Pero. en la actualidad, esta afirmación ha cambiado debido a muchos factores, como el medio ambiente, los alimentos, estrés, etc.

Hay que tener en cuenta que un cerebro que no está bien alimentado no permite que las neuronas se conecten bien.

Las neuronas son parte importante de este sistema, porque ellas no pueden reproducirse: las vamos perdiendo a medida que aumenta nuestra edad.

Aunque las perdamos, las mismas sí pueden dar origen a nuevas comunicaciones entre sí.  Sustancias dañinas como, por ejemplo, el alcohol, drogas, entre otras, bajan el índice de neuronas presentes en el sistema nervioso.

Cabe destacar que esta pérdida se da de forma muy rápida por acción de estas sustancias. Por tal motivo, debemos colocar especial atención sobre nuestro sistema nervioso.

En este artículo, aprenderá cómo hacerlo.

¿Cómo se divide nuestro sistema nervioso?

El sistema nervioso se divide en 2: sistema nervioso central y sistema nervioso periférico.

Al referirnos al primero, sus componentes principales son: el encéfalo y la médula espinal.

El encéfalo es el principal centro de control de nuestro cuerpo, además de ser el órgano del pensamiento y la memoria.

Se encuentra en la cabeza, protegido por el cráneo y está compuesto por 3 partes: cerebro, cerebelo y el bulbo raquídeo.

Por otro lado, tenemos a la médula espinal, también de mucha importancia va desde el encéfalo hasta el final de la espalda y protegida dentro de la columna vertebral.

Las personas debemos estar conscientes de que es muy importante el cuidado de la médula espinal, cuando sucede un accidente y se fractura la columna vertebral sucede una lesión medular y resulta dañada la médula espinal.

Por la médula espinal viajan nervios que son los que controlan el movimiento de los brazos y las piernas, entonces se puede a llegar a perder el control de las extremidades.

Es en la médula donde debemos estar más alertas, porque está expuesta a muchos riesgos que influyen notablemente en nuestra calidad de vida, en caso de que sufra algún inconveniente que la perjudique.

Accidentes de tráfico, haberse lanzado en una piscina o río con poca profundidad practicando deportes extremos, son los principales casos de fracturas.

Estos son solamente algunos ejemplos de las situaciones que pueden afectarla de forma negativa; en el siguiente tópico aprenderá sobre los padecimientos que se pueden prevenir para su buen funcionamiento.

¡Continúe leyendo!

¿Cómo está conformado el sistema nervioso periférico?

Este sistema se encuentra compuesto por nervios sensoriales y nervios motores.

Al hablar de los nervios sensoriales, me refiero a los responsables de ingresar información al sistema nervioso central, proveniente de los sentidos.

Mientras que, los nervios motores son los que llevan la información desde el sistema nervioso central hacia los órganos, debido a que producen algún tipo de movimiento.

Estos son movimientos voluntarios y movimientos involuntarios.

Entonces, el sistema nervioso hace alusión una red de alambres telefónicos donde se recoge la información, se procesa y envía una respuesta a través de los nervios periféricos nuevamente.

Es decir, una integración adecuada entre las 2 divisiones de sistema nervioso: periférico y central.

Una parte del sistema nervioso central se refiere al mantenimiento de condiciones adecuadas para la vida dentro del organismo: respiración, digestión, etc.

Esta parte es llamada sistema nervioso vegetativo, autónomo o visceral; otra parte guarda relación con las reacciones del individuo al enfrentarse al medio ambiente, el cual se denomina sistema nervioso somático o de la vida de relación.

Sepamos que nuestro sistema nervioso es afectado por los problemas de sueño, siendo este el que reconstituye nuestra actividad cerebral y repercute en nuestra vida cotidiana.

Al no dormir las 8 horas que son necesarias nuestro cuerpo no segrega la hormona del crecimiento, la cual es muy importante para reparar los tejidos y ayudar al crecimiento de músculos y huesos.

Por tal razón, la persona presenta durante el día estados de somnolencia, falta de atención en sus actividades diarias, etc.

Comidas fundamentales para alimentar este sistema esencial

Este sistema es uno de los más meticulosos e importantes en nuestro organismo, pues su función es reaccionar a los estímulos externos e internos y dar respuesta valiéndose de distintas acciones físicas.

Tomando en cuenta que su función se refleja de muchas formas en la salud, es algo esencial comenzar con su cuidado por medio de las costumbres diarias.

Aunque puede verse perjudicado por distintos elementos, algo muy beneficioso es adoptar un estilo de vida saludable. Por esto le pregunto: ¿sabía que puede optimizar su sistema nervioso?

Las bondades nutricionales de algunos alimentos son fundamentales para que su cerebro y el sistema nervioso funcionen de la mejor manera.

Por esto, su consumo frecuente puede impulsar la mejora en las tareas que realiza en su cuerpo. Son los siguientes:

Avena: destaca por su contenido de aminoácidos primordiales, antioxidantes y vitaminas del famoso conjunto B, lo que la hace ser considerada como la más indicada para coordinar el sistema nervioso.

Tiene recomendación especial cuando se trata de ansiedad leve, insomnio o irritabilidad, pues su índice energético es genial para incrementar el desempeño mental.

Hay muchas formas para consumirla, usted puede elegir la que más le guste: batidos, combinada con leche, en cremas de verduras o sopa, entre otras.

Levadura de cerveza: por su generoso aporte de vitaminas del complejo B, este alimento es otro de los más recomendados para robustecer su sistema nervioso central.

Por tal motivo, quienes la toman en cantidades moderadas observan cómo se aminoran situaciones negativas como la ansiedad, depresión, el estrés, la falta de apetito, entre otras.

Muchas personas la ingieren incorporada en jugos, yogurt o su forma natural en polvo. No obstante, no todos toleramos su sabor amargo, esto queda a criterio de su persona.

Polen: debido a los múltiples beneficios que nos ofrece, muchas personas lo consideran como el mejor de los alimentos, llevándolo a ganar la denominación de “superalimento”.

Como su característica principal es la de ser el acompañante perfecto para “blindar” su sistema nervioso, por su combinación de minerales esenciales y vitamina B, atenúa los nervios y optimiza su salud mental; agréguelo al agua o a sus jugos naturales.

Padecimientos que afectan notablemente al sistema nervioso

Traumatismos medulares: son cada vez más frecuentes por accidentes de tráfico o deportivos, en los que se presenta la compresión de una sección de la médula, acompañada o no de fractura vertebral.

Cuando la lesión involucra la médula en su totalidad, la persona deja de sentir definitivamente por su causa.

Si esta lesión ocurre del lado derecho de la médula, ocasiona pérdida de los sentidos de posición y vibración, estos se refieren a la pérdida de los sentidos de dolor y temperatura del lado contralateral de la lesión.

Trastornos infecciosos medulares: se caracterizan por una respuesta inflamatoria interna a una proteína extraña.

Esto quiere decir que, la médula espinal se ve afectada por diversas enfermedades bacterianas y virales, pudiendo causar lesión a toda la médula o solo a una parte de ella.

Cuando hay un ingreso del agente patógeno ocurre por varias vías: ya sea a través de una herida con liberación de una toxina que invade los troncos nerviosos y llega a la médula espinal y el tallo cerebral.

Trastornos degenerativos: que no tienen un origen determinado, solo los unen algunas características clínico patológicas.

Algunas causas importantes que se suelen presentar cuando el sistema nervioso se ve afectado pueden ser:

Traumatismo en la región cerebral o en la médula espinal, ya sea por un golpe fuerte, accidente, entre otros.

Degeneración con el paso de los años.

Tumores, accidentes cerebro vasculares.

De preferencia, las alternativas naturales son más aconsejadas para ayudar a su sistema nervioso a funcionar óptimamente, como NervSoport.

¿Qué otras enfermedades pueden afectar el sistema nervioso?

Alzhéimer: el Alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa; la suelen padecer personas de la tercera edad; también se le conoce como “la enfermedad del olvido”.

Encefalitis: la encefalitis es una enfermedad en la que se inflama el cerebro y es causada comúnmente por alguna infección viral.

Esta casi siempre es consecuencia de la diseminación del agente a partir de un foco extracraneal. Entre estos agentes tenemos la varicela, el herpes, la poliomielitis, etc.

En líneas generales, la encefalitis es un proceso viral, al contrario de lo que ocurre en la meningitis, que puede ser viral, pero fundamentalmente es bacteriana.

Meningitis: se trata de la inflamación de las meninges, las membranas del cerebro y la médula espinal, causada por una infección bacteriana y/o viral.

Las meninges son las membranas que cubren el encéfalo, duramadre, aracnoides y piamadre.

Esta infección de meningitis una vez que rompe la pared protectora de las meninges, se disemina con rapidez sobre la superficie del cerebro mediante el líquido cefalorraquídeo.

Cuando la meningitis es grave puede extenderse hacia el cerebro y producir meningoencefalitis.

Asimismo, hay 3 tipos de meningitis: meningitis piógena, linfocítica y crónica.

NervSoport es una fórmula natural concebida para auxiliar a las personas que están pasando por fases de ansiedad, depresión o estrés, situaciones que no son nada favorables para el sistema nervioso.

Entre los componentes de NervSoport se encuentran las fabulosas vitaminas del conjunto B, que permiten una conducción neuronal correcta, conllevando a la disminución de la ansiedad.

Asimismo, la persona estará mucho mejor.

Unas patologías son más graves que otras, infórmese aquí:

Funcionamiento del cerebro en medio un ACV

Esclerosis múltiple: cuando esta enfermedad tiene lugar, los afectados principales son el cerebro y la médula espinal.

Epilepsia: es una enfermedad del sistema nervioso, provoca convulsiones violentas y pérdida del conocimiento.

Hipertensión endocraneana: el cerebro se encuentra encerrado en una caja ósea llamada cráneo, esta se encarga de protegerlo contra diversos traumatismos y también le restringe su expansión.

Las expansiones pequeñas pueden compensarse mediante desviaciones en el líquido cefalorraquídeo y reproducción en el volumen venoso, pero cualquier otro aumento del contenido intracraneal conducirá a esta enfermedad.

El primer síntoma que se presenta en esta dolencia es la cefalea; si la hipertensión endocraneana se eleva por más de 2 semanas, puede aparecer edema de papila, hemorragia retiniana y al seguir aumentando aparecen vómitos y somnolencia que pueden progresar.

Existen varias causas de hipertensión endocraneana entre las cuales están: las lesiones que ocupan espacio como las hemorragias, neoplasias y abscesos.

También se le agregan edema cerebral, hidrocefalia y meningitis.

Isquemia: el cerebro es sumamente sensible a la falta de oxígeno y de glucosa, por ello es muy importante la conservación del sanguíneo cerebral.

Encefalopatía isquémica: aquí sucede que normalmente el encéfalo recibe la sexta del gasto cardiaco, y emplea el 20% del oxígeno plasmático disponible.

Esto es debido a que las neuronas encefálicas poseen grandes demandas metabólicas.

Infarto cerebral: este ocurre como resultado de obstrucción vascular; la determinación de si hay o no infarto, así como su tamaño y forma, está dada por el vaso que queda obstruido y por el tipo de anastomosis entre las arterias cerebrales.

Independientemente de la causa, los infartos cerebrales tienen un tipo similar de evolución histopatológica.

En las primeras 6 horas hay un cambio de color y reblandecimiento de la zona afectada.

De 48 a 72 horas la necrosis está bien establecida y hay desintegración de la zona isquémica y edema alrededor de la zona comprometida.

Los productos orgánicos como NervSoport son una contribución valiosa para evitar que nuestro sistema nervioso se vaya a pique, previniendo el riesgo de padecer muchas de las enfermedades mencionadas.

Al consumirlo, notará cómo cambia favorablemente su perspectiva mental, atenuando sus nervios.

Para bien o mal, las emociones afectan al sistema nervioso

La palabra “emoción” es sinónimo de impulso y movimiento.

Las emociones son las responsables de propiciar nuestra adaptación al ambiente donde nos desenvolvemos.

Se basan en impulsos y respuestas fisiológicas, que nos dan capacidad de respuesta en concordancia con la situación que estemos viviendo en ese momento.

El psicólogo Paul Eckman se dedicó a estudiar las emociones por varios años con más de 20 culturas distintas. Entre estas culturas existían 2 que nunca habían tenido ningún contacto de tipo exterior.

Concluyó que hay 7 emociones principales, con sus rasgos faciales específicos, presentes en todas las culturas y con fines determinados:

  1. Alegría o felicidad: muy agradable, siempre queremos repetir la experiencia que nos llevó a sentirla.
  2. Desdén: reclamamos un lugar más alto a quien nos desprecia, por ejemplo.
  3. Enojo: mayormente utilizado para rebelarnos contra algo o alguien que nos desagrada. Muchas veces, nos lleva a destruir impedimentos y a fijar ciertas barreras.
  4. Miedo: impulsa a evitar las amenazas o peligros, así como a escaparnos de ellos.
  5. Repugnancia: conlleva a que prescindamos definitivamente de algo que pueda causarnos daño.
  6. Sorpresa: cuando nuestra atención se sitúa en la identificación de alguna situación en específico.
  7. Tristeza: nos lleva a querer cobijarnos en los cuidados de otras personas.

Todas estas emociones son indispensables en la vida de las personas, pero si no están correctamente equilibradas pueden voltearse en nuestra contra, afectando nuestra salud.

De igual forma, se ven trastocadas de forma negativa las relaciones creadas en nuestro ámbito. Nos enfocaremos principalmente en el sistema nervioso.

¿Cuál es el papel que juegan las emociones en el organismo?

Si estamos presionados o nos hallamos ante una situación de peligro, se activa una especie de señal en el cuerpo que origina estrés.

Esto conlleva a la liberación de hormonas determinadas en el hipotálamo, donde se encuentra la adrenalina, “encendiendo” el sistema nervioso.

Conviene saber lo siguiente: el sistema nervioso autónomo comprende a su vez los sistemas simpático y parasimpático.

Al aparecer una emoción, la respuesta inmediata la da el simpático, conllevando a modificaciones físicas para amoldarnos a la situación que experimentamos, alertándonos para accionar.

Mientras que el parasimpático, viene en segundo lugar para coordinar las acciones de nuestro cuerpo.

Visto de esta forma, al suceder la respuesta del sistema nervioso simpático, somos capaces de impulsar los nervios que se encuentran a lo largo de nuestro cuerpo, sin dejar de lado los órganos y tejidos.

Como ejemplos de estas respuestas se encuentran el incremento en el ritmo cardíaco, la sudoración, entre otras relacionadas.

El colon también se ve estimulado, porque en el intestino están presentes muchísimos nervios responsables del correcto tránsito intestinal. Estos realizan sus funciones por medio de distintos neurotransmisores.

Como ha podido ver, las emociones actúan de una forma muy directa en el organismo, cada una por separado.

Por ejemplo, el miedo impulsa más de 1000 respuestas físicas y químicas, lo que conlleva a que corramos con extrema velocidad o que nos quedemos “bloqueados” en el sitio donde lo sentimos.

Es buena idea identificarlas para utilizarlas a nuestro favor, así evitamos complicaciones o que se queden guardadas en nuestra psique afectando nuestro cuerpo.

Recomendaciones generales para atender el sistema nervioso

  • Mantener horarios de sueños regulares: dormir de 6 a 8 horas es lo necesario y recomendable para nuestro cerebro, porque un buen descanso nos ayuda a tener energía, lograr una mejor rutina en nuestras actividades y a mantener un cerebro estable.
  • No tomar bebidas que alteran el sueño: como café, alcohol, refrescos, etc.
  • En las noches tomar una cena ligera: como cereales, leche, sándwiches con vegetales, etc.
  • Alejar aparatos electrónicos a la hora de dormir: la luz de las pantallas suelen causar insomnio y no se podrá conciliar el sueño de manera adecuada.
  • Tener una buena autoestima: esto es muy importante para nuestro cerebro, valorarnos como persona, cumplir nuestras metas, saber enfrentar los problemas positivamente.
  • Mantenerse productivos: trabajar, estudiar, cumplir metas, relacionarse con las personas, familiares, amistades.
  • Una alimentación saludable y balanceada: ayuda a que el cuerpo se sienta mejor mentalmente.
  • Agregarle vegetales a nuestra vida: las verduras y las comidas sanas realizadas en casa, con todas las vitaminas y minerales necesarios, es una de las recomendaciones imprescindibles.
  • Es recomendable consumir vitaminas del complejo B: las podemos encontrar en alimentos como el arroz, avena, trigo y cebada.
  • Evitar el consumo de cigarrillos y drogas: los cigarrillos aparte de ser dañinos para nuestros pulmones también lo son para nuestro cerebro, a la larga va progresando el daño, causa también insomnio y diversas patologías.

Los estupefacientes activan la zona del cerebro que libera un neurotransmisor que proporciona placer, haciéndose adictivos y causando graves daños en todo el cuerpo humano, pero más específicamente en el cerebro. Muchos de estos daños son irreversibles.

  • Hacer ejercicios, tomar aire fresco, relajarse y evitar el estrés.
  • Salir al aire libre siempre será una excelente recomendación: el aire natural inmediatamente relaja, si es en un campo mucho mejor.

Una caminata de 10 minutos es un excelente aporte para mejorar y mantener la condición de nuestro cerebro.

  • Practicar ejercicios de memoria y juegos: hay muchos juegos de memoria, algunos de mesa como el ajedrez, ludo, dominó, solitario, otros en libros o revistas como el crucigrama, sudoku, entre otros más.

Debemos cuidar nuestro hogar, nuestro cuerpo y nuestro cerebro que lo son todo.

Suplementos naturales para bienestar de su sistema nervioso

Los productos naturales, como la palabra lo indica, reciben esta denominación debido a que están libres de ingredientes artificiales.

Son extraídos directamente de la naturaleza, sin involucrar agentes químicos para su tratamiento, llamándose “ecológicos”.

Entre los productos que cuentan con estas características, se encuentra NervSoport, complemento ideal para incorporar a su alimentación diaria.

El suplemento natural NervSoport está destinado especialmente para aquellas personas que están pasando por momentos difíciles debido a trastornos del ánimo como la ansiedad y depresión, igual que para quienes se encuentran estresados.

Uno de sus componentes principales es el ácido fólico, el cual es un nutriente indispensable para la constitución correcta del sistema nervioso.

NervSoport contiene magnesio, un mineral primordial para prevenir las respuestas exageradas por parte de nuestro sistema nervioso.

Esto es posible al encontrarse de forma balanceada con los valores de calcio, otro componente de esta maravillosa fórmula.

La fórmula de NervSoport está apoyada por diversas hierbas que cuentan con características tranquilizantes, lo que favorece la relajación de la persona ante situaciones de mucho estrés o presión.

Un ejemplo de estas hierbas es la manzanilla, la cual es muy aconsejada para evitar los estragos causados por los nervios en exceso.

Adicionalmente, se encarga de aminorar las tensiones mientras atenúa los espasmos que tienen lugar en el estómago, gracias a sus propiedades calmantes y de sedación para quien la consume.

Otro componente de este producto es la Hierba de San Juan, famosa desde hace muchos años para la atención de la depresión.

Es responsable de optimizar los nervios de una forma muy considerable, lo que la hace indispensable en el tratamiento de esta situación.

La raíz de Ashwagandha tiene propiedades adaptógenas, por lo que se adapta a las necesidades específicas de las personas sometidas a situaciones de alta presión y estrés.

¡Tomar la vida con calma y disfrutarla sí es posible!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *