¿Cómo controlar el estrés?: manteniendo el equilibrio mental

¿Cómo controlar el estrés?: manteniendo el equilibrio mental

Última actualización: 05-02-2019. Equipo Nutricioni

Hay situaciones de tensión física o emocional a las que nuestro cuerpo responde de manera natural con sentimientos de estrés. Es una respuesta automática a algo que percibimos como un desafío. Si no sabemos cómo controlar el estrés podemos enfermar.

El estrés acumulado termina en emociones negativas.

Es normal sentir estrés, todos lo hemos sentido en algún momento. Pero si se hace prolongado empieza a verse comprometida la salud.

Para manejar el estrés lo primero es reconocer su presencia. Hay que saber cuales son las señales de que estamos sufriendo un episodio estresante para empezar a buscar cómo manejarlo.

Las situaciones tensionantes o desencadenantes del estrés pueden ser  familiares, laborales, de pareja, económicas o alguna enfermedad.

Las situaciones de estrés pueden hacer que usted recurra a comportamientos pocos saludables, como comer demasiado o no comer, fumar, beber, ni dormir bien o dormir mucho.

Cuando se siente que no se puede manejar el estrés por uno mismo, es necesario buscar ayuda médica para recibir técnicas de cómo lidiar con esa condición.

Cada persona experimente el estrés de manera diferente. Hay síntomas que te indican que estas sufriendo de estrés y no lo sabes, tienes que aprender a reconocerlos.

  • Tensión en la cervical.
  • Dolor de barriga.
  • Se te cae el cabello.
  • Te resfrías con facilidad.
  • Dificultad para dormir.
  • Inflamación de las encías.
  • Problemas en la piel.
  • Baja de libido.
  • Migrañas.
  • Menstruación dolorosa.
  • Pérdida de la memoria de corto plazo.
  • Tensión en la mandíbula.

Tipos de estrés

Hay diferentes tipos de estrés, los cuales mencionaremos a continuación:

1. Estrés positivo. Hace que la persona se motive y tengas más energía. Por ejemplo el que se genera en una competencia deportiva. Este estrés está asociado a emociones positivas.

2. Estrés negativo. Cuando sufrimos de este estrés nos anticipamos a los acontecimientos siempre de forma negativa. Lo que nos genera ansiedad, tristeza e ira.

3. Estrés agudo. Muchas personas experimentan este tipo de estrés. Es originado por la exigencias diarias que las personas se hacen. Exigencias que nos agotan y se reflejan en nuestra salud física y mental.

4. Estrés crónico. Este estrés causa desesperanza, es el más grave. La persona que lo padece se desgasta física y mentalmente. Es un sufrimiento que deja secuelas que pueden durar toda la vida.

El riesgo de sufrir de estrés puede tener sus causas en factores que pueden ser  psicológicos (internos) o ambientales (externos).

Contar con SupraEnergía en este punto es de gran ayuda. Este multivitamínico contiene todo lo que necesitamos para ayudar a contrarrestar este padecimiento.

Estrés: aprendamos cómo manejarlo

Cuando una ansiedad constante no se trata adecuadamente, puede tomar el control de nuestras vidas. Para ayudarnos a retomar el control contamos con SupraEnergía.

La persona que sufre de estrés muchas veces no tiene conciencia de ello pues lleva tanto tiempo padeciendo de este mal que ya se ha acostumbrado.

Hay que diferenciar el estrés agudo del crónico. El agudo es temporal y es producto de una respuesta a acontecimientos muy estresantes. Y que tiene como resultado que la persona sufra de un cuadro de ansiedad por ese hecho puntual.

El estrés crónico es dañino pues se prolonga en el tiempo. Produciendo agotamiento físico, emocional y mental, y como consecuencia afecta la salud, autoestima y provoca depresión en la persona.

Para paliar el agotamientos tenemos SupraEnergía que con sus vitaminas ayuda a mejorar el estado de agotamiento que presentamos.

Este estrés es degenerativo, la depresión y la ansiedad menoscaban la salud del paciente. La persona suele aislarse lo que complica su tratamiento.

Este estrés es causa principal de suicidios, infartos y cáncer. Es difícil lidiar con el paciente cuando está muy avanzado.

Una vez que hayas comprendido cuál es el origen y reconocer los síntomas podamos idear estrategias para manejarlo.

En SupraEnergía tenemos un aliado importante al momento de implementar dichas estrategias.

Evitar situaciones estresantes. Hay acontecimientos que generan tensión o ansiedad. Siempre que puede manténgase alejado de la fuente de estrés.

Reconozca lo que no puede cambiar. Hay ciertas cosas en la cotidianidad que nos molestan, pero que no podemos cambiar. Buscar la manera de sobrellevarlo y hacerlo placentero en la medida de lo posible.

Cambiar su perspectiva. Ser positivo ante los desafíos que se nos presentan. Reemplazando los pensamientos negativos por positivos.

Haga actividades que lo hagan feliz. Haga algo que usted disfrute que le proporcione placer, felicidad y que lo distraiga.

Duerma suficiente. Descansar ayuda a esclarecer los pensamientos y a tener energía.

Coma saludable. Comer bien es importante, ayuda a su cuerpo y su mente a tener energía y estar más alerta.

Haga ejercicio. Es la manera más fácil de liberar el estrés diario.

Aprenda a decir no. Si su estrés se debe a una sobrecarga de tareas ya sean en casa o en el trabajo. Es hora de aprender a poner límites.

Algunas ideas para prevenir el estrés

Dormir bien. Es importante a la hora de prevenir el estrés. La falta de sueño mina la energía, cambia el humor, te hace irritable, te quita productividad. Dormir poco es la causa de estrés más común.

Comer bien. A través de nuestro estómago podemos prevenir el estrés. Las comidas ricas en fibras y en carbohidratos, con poca grasa y muchas verduras y frutas nos calman y nos dan los nutrientes necesarios.

Los carbohidratos complejos ayudan al cerebro a producir serotonina, hormona que nos relaja. La fibra nos mantiene llenos evitando que comamos por ansiedad.

Las frutas y verduras ricas en antioxidantes ayudan al sistema inmune. Y nos ayuda a combatir los daños ocasionados por el estrés.

Equilibra tus obligaciones. No todo puede ser  responsabilidades como trabajar o estudiar. También debe haber un espacio para el ocio y la distracción. Si estás sobrecargado con los deberes eso te causará estrés.

Organízate. Usa un calendario para ordenar tus deberes. Si no haces lo que planificas de nada sirve. Controlar el estrés también significa cumplir con los deberes y no acumularlos y dejarlos todos para después.

Ejercítate. El ejercicio físico nos aleja del estrés y libera sustancias químicas en nuestro cerebro que nos ayudan a sentirnos bien.

Reunión con familia y amigos. Una dosis diaria de amor filial o fraternal en una de las mejores medicinas. Nada mejor que compartir con quienes te aman para hablar de tus alegrías, tus sueños y tus miedos.

Reír. No te miedo reír a carcajadas incluso estando solo. Reír te hace sentir feliz.

Despreocúpate un poco. Nada pasa si no limpias, no lavas o dejas de hacer equis actividad. Siempre habrá tiempo para hacer esas tareas.

Relájate, cálmate. La vida no es una carrera. Detente un poco y date tiempo para realizar las cosas más importantes.

Deja los malos hábitos. Mucho alcohol y fumar en exceso incrementan el estrés.

Controlar el estrés nos significa desarrollar técnicas que nos permiten tomar los retos de cada día con filosofía. Es ver los problemas desde otra perspectiva y en lugar de ignorarlos aprendemos a trabajar en ello.

Controlar el estrés laboral no es imposible

El estrés es una sobrecarga de demandas que vienen sobre nosotros. La presión en el entorno laboral provoca saturación física o mental en el trabajador.

Cuando el trabajador se ve sometido a exceso de trabajo por la mala planificación de sus superiores aparece el estrés laboral.

La obligación de terminar las tareas en tiempo determinado y los plazos ajustados elevan los niveles de cortisol (hormona que causa el estrés).

El trabajador se vuelve ansioso, irritable y su capacidad de resolver los problemas y ejecutar las tareas se ve disminuida.

Las causas más comunes de estrés laboral son:

  • Volumen alto y ritmo acelerado de trabajo.
  • Tareas monótonas que causan aburrimiento.
  • Inestabilidad en el empleo.
  • Sobrecarga de responsabilidad.
  • Trabajo insalubre y peligroso.
  • Falta de apoyo.
  • Sufrir de acoso dentro del trabajo.
  • Falta de reconocimiento.
  • Malas condiciones laborales.
  • Combinación de varios de los factores nombrados.

Al determinar las causas del estrés, se deben afrontar tomando algunas medidas como:

  • Reducir la carga de trabajo.
  • Planificar nuevas formas de organización.
  • Gestión del tiempo u horarios.
  • Mejorar la actitud ante el trabajo.

Consejos para elevar la satisfacción laboral:

1. Reconocer lo éxitos de los trabajadores, tanto individual como en equipo.

2. Mejorar las condiciones de trabajo, sobre todo en el aspecto físico.

3. Intentar llevar las relaciones entre los empleados al mejor nivel, limando asperezas y conflictos.

4. Facilitar la participación, generando sentimiento de pertenencia.

5. Evaluar la competencia y los objetivos de cada trabajador de forma profesional.

6. Establecer planes motivacionales de carrera profesional.

7. Motivar a través de la buena comunicación e implementar planes de compensación y retribución.

Como consecuencia el estrés laboral, puede desarrollar en el trabajador conductas que resultan nocivas para su salud como fumar o beber, para así tratar de aliviar todo ese desborde de emociones que le está ocasionando el trabajo.

También le causa incapacidad de desconectar lo laboral de lo personal lo que afecta su tiempo libre y su vida personal.

Actividades que nos permiten manejar el estrés

El tratar de sentirte bien y no lograrlo te hace sentirte estresado. Una persona con estrés sostenido por mucho tiempo agrava todo es su vida, salud, productividad, autoestima, relaciones, etc.

Si siente dolor en el cuello, no dormir bien, sentir como si un tren le pasó por encima. Es seguro que se está convirtiendo en víctima del estrés.

Lo primero es tomar conciencia de que estresarse es innecesario y no ayuda a resolver los problemas.

Haga meditación. Dedique tiempo a cerrar lo ojos, respirar y tratar de escuchar su cuerpo. Este método milenario es bueno tanto a nivel mental como fisiológico.

Porque ayuda a obtener claridad mental y el enfoque necesario para liberar tensiones. Aquí algunas técnicas que te ayudarán a manejar el estrés  

  • Mantra para serenar la mente. Son palabras o frases que se recitan en voz alta o de manera interna. Está demostrado que sus vibraciones son beneficiosas para la mente.
  • Respiración profunda. Respirar aire lentamente por la nariz, retenerlo por unos segundos y luego exhalar ese aire lentamente vaciando los pulmones. Esto es el punto de partida de toda técnica de relajación.
  • Practicar un ejercicio. Cualquier forma de movimiento incluso caminar calma el estrés. El ejercicio oxigena el cerebro, favorece la liberación de endorfinas que nos hace sentir bien.
  • Conectarse con la naturaleza. Ir a la montaña, playa hasta a un parque ayuda a dispersar todo eso que tenemos en la cabeza.
  • Practicar la visualización. Cerrar los ojos y visualizar escenas felices, aquello que te hace feliz eso te permite tener conexión con lo que deseas y dejar de lado lo que causa ansiedad.
  • Escuchar música. Escucha tu música favorita así desviar los pensamientos negativos.
  • Hacer lo que te gusta. Cómo ir de compras, practicar un deporte, nadar, ir al cine, ir por un helado. Lo importante es salir de la rutina y sentirte feliz.
  • Recordar los momentos felices. Mirar recuerdos como fotos y videos para traer el recuerdo de momentos felices es una buena estrategia para mejorar el estado de ánimo.

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando estás bajo estrés?

El estrés como ya hemos dicho es la respuesta a situaciones amenazantes. El cuerpo libera sustancias y hormonas que desencadenan en una respuesta.

Por ejemplo liberamos cortisol que es una hormona que enferma gravemente el cuerpo y su liberación por tiempo prolongado afecta la forma de pensar, aprender y tomar decisiones.

Si pasamos por una situación de tensión prolongada nos puede:

  • Destruir el patrón de sueño.
  • Producir cansancio crónico generalizado.
  • Interrumpe los procesos normales de recuperación del organismo.
  • Obstruye la correcta digestión de las comidas.
  • Produce enfermedades ya que afecta el sistema inmune.

El estrés cuando es constante afecta ciertas zonas del cuerpo.

La piel. La segregación de adrenalina y cortisol provoca desequilibrio hormonal que deriva en urticaria. Los niveles altos de cortisol puede producir la aparición de granos en la piel.

El corazón. El estrés aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas. La razón es que el estrés aumenta el nivel de hormonas en la sangre lo que daña el corazón.

Aparato digestivo. El proceso digestivo está vinculado con el sistema nervioso. Las personas con ansiedad suelen presentar malestar estomacal por ello presentan síndrome del intestino irritable.

La boca. El estrés hace que generemos menos saliva ya que debilita el sistema inmune. Esa disminución de saliva hace que los ácidos ataquen las encías y dientes provocando caries y sensibilidad dental.

También causa el bruxismo (hacer rechinar los dientes al dormir). Haciendo que los dientes se desgasten y se tornen débiles.

El pelo. Altos niveles de tensión alteran el crecimiento del cabello y hasta afecta la aparición las canas prematuras.

Los músculos. Tener tensión muscular es uno de los síntomas más comunes y tener tensión en la espalda sobre todo. Los nervios se ponen más rígidos y a su vez los músculos se contraen comprimiendo las vértebras.

Ni hablar si ya previamente sufres de alguna enfermedad. Como ya sabemos el estrés debilita el sistema inmunológico. Haciendo que tu cuerpo sea más vulnerable a cualquier afección.  

Cuidado si eres una persona aprehensiva

En las personas aprehensivas el cerebro se mantiene en alerta constante, lo que le ocasiona daños al cuerpo.

Este tipo de persona se mantiene en estado de alerta. Lo que representa un desgaste de energía para algo que nunca sucede.  

Con el tiempo estas personas ven deteriorada su salud. Y de repente son diagnosticadas con enfermedades como:

  • Colitis.
  • Problemas cardiacos.
  • Insomnio.
  • Ansiedad o depresión.
  • Obesidad.

La aprehensión no es otra cosa que:

Miedo a que algo ocurra. Ante cualquier malestar hacen presagios alarmistas, esperan siempre que ocurra lo peor.

El problema está en la mente. Son personas ansiosas y sugestionables. Padecen sufrimientos innecesarios ya que suelen angustiarse sin necesidad.

Tomar conciencia. Estas personas son esclavas de sus pensamientos negativos sin saberlo.

¿Has visto todo lo que sufre tu cuerpo? Si te sientes angustiado o tenso pon en práctica algunas de las técnicas aquí ya recomendadas.

El estrés es una de las enfermedades que más afecta a la población. Las preocupaciones se vuelven parte de nuestra rutina y nos olvidamos de las cosas que nos producen felicidad.

Ya hemos entendido que el estrés es nocivo y que afecta las emociones.

Para manejar el estrés primero debemos reconocer las situaciones estresantes, que te hacen sentir fuera de control y que te sobrepasan.

No debemos luchar con el estrés, debemos tomar acciones saludables para eliminarlo.

En definitiva hay que analizar las preocupaciones que podemos tener y decidir si está ayudando a mejorar de alguna manera tu vida o por el contrario te esta haciendo la vida más difícil.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *