Cómo bajar el estrés rápido: cinco consejos prácticos

Cómo bajar el estrés rápido: cinco consejos prácticos

Última actualización: 23-10-2018. Equipo Nutricioni

El trabajo, la familia, las exigencias de la sociedad moderna, las múltiples ocupaciones, son las causas de un mal cotidiano cada día más común llamado estrés.

Todos lo conocen y lo han padecido, la interrogante es: ¿cómo nos deshacemos rápidamente de él?

El estrés es una manifestación natural del organismo ante alguna causa externa que produce tensión física o emocional.

Esto permite evitar el peligro y actuar ante una situación amenazante, el problema surge cuando se mantiene estresado por mucho tiempo.

Existen básicamente dos tipos de estrés, el agudo y el crónico.

El estrés agudo es aquel que se presenta ante una situación como un desacuerdo, realizar algún deporte extremo, un reto en el trabajo, los cuales generan una emoción intensa y ponen en alerta al organismo.

Por lo contrario, el estrés crónico se prolonga en el tiempo, derivado de problemas que afectan a la persona de manera recurrente.

La constante exposición al estrés ocasiona múltiples dolencias en el organismo.

Es importante destacar que no todas las personas reaccionan igual ante una situación. Mientras algunas se muestran tranquilas otras se alteran rápidamente, este también es un factor a considerar en el manejo del estrés.

¿Qué pasa cuando el cuerpo está crónicamente estresado?

La glándula denominada pituitaria dispara el nivel de la hormona ACTH, ésta actúa sobre las glándulas suprarrenales, que están situadas sobre los riñones, estimulando la secreción de las hormonas del estrés, entre ellas la adrenalina y el cortisol.

Esto le permite al cuerpo reaccionar de manera rápida ante una situación amenazante o de mucha presión.

Aunque este proceso es necesario para el ser humano, cuando los niveles de estrés permanecen por mucho tiempo, generan una serie de consecuencias negativas para el organismo, que pueden afectar seriamente la salud del cuerpo.

Por ello hay que aplicar medidas para bajar el estrés y así mantener un estilo de vida equilibrado y sano.

El estrés crónico: sinónimo de problemas de salud

El estrés crónico puede ocasionar múltiples trastornos a la salud, y es factible que la exposición continuada al mismo genere una serie de padecimientos y patologías.

Al dispararse los niveles de cortisol y adrenalina ocurren muchas cosas en el cuerpo.

Lo primero es que aumentan el ritmo cardíaco y la presión arterial, esto con la finalidad de fomentar respuestas de evasión o enfrentamiento ante la situación que ha producido.

No obstante, cuando el organismo permanece en este estado, las paredes de los vasos sanguíneos comienzan a debilitarse, e incluso pueden producirse infartos y derrames cerebrales.

Otra parte afectada es el sistema digestivo, ya que ante una situación estresante el cuerpo detiene el proceso de la digestión, que ocasiona dolores de estómago.

Se altera el tránsito de los alimentos a nivel intestinal, provocando diarreas e incorrecta absorción de  los alimentos.

Al persistir esta situación pueden producirse padecimientos como el síndrome del colon irritable, déficit de vitaminas y minerales, indigestiones, formación de gases, estreñimiento crónico, entre otros.

Adicionalmente, el estrés afecta el sistema inmunológico, debilitándose y por lo tanto ralentizando su respuesta ante microorganismos patógenos.

Por lo tanto, también las personas estarán más expuestas a enfermedades, y las consecuencias que de estas se deriven.

El estrés hace a las personas más propensas a enfermedades comunes como los resfriados y las gripes, así como a enfermedades degenerativas.

Otra parte del organismo que se ve comprometida es el sistema nervioso. Las hormonas del estrés pueden producir insomnio, crisis de angustia, depresión e incluso demencia.

Se han relacionado altos niveles de estrés con la enfermedad de Alzheimer.

Como si fuera poco, el estrés ocasiona el aumento de peso, ya que la hormona cortisol promueve la absorción de la grasa a nivel abdominal.

Al leer acerca de estos padecimientos, se puede percibir la importancia de bajar rápidamente el estrés, para así retomar un estado saludable.

Consejo 1: mente sana  en cuerpo sano

Aunque el estrés afecta el cuerpo, esta condición proviene principalmente de la mente, y de cómo se asumen las situaciones cotidianas.

Una manera de bajar rápidamente el estrés es aprender a controlar y manejar los pensamientos, ya que una mente negativa es más propensa a obtener resultados negativos.

Un estado mental equilibrado, en el cual se pueden sopesar las situaciones y problemas de forma asertiva, es la mejor alternativa para mantener el estrés en niveles adecuados.

Con este propósito, los ejercicios de visualización son sumamente útiles. Esta es una técnica empleada por deportistas y empresarios, que permite considerar las variables de un problema antes que se presente.

Esto le brinda a la mente la oportunidad de explorar posibles soluciones, brindando una mayor tranquilidad ante lo desconocido, por lo tanto el estrés se verá reducido.

Hacer lo que más le guste, es una manera de enfrentar y asumir el día a día, el realizar lo que se disfruta le permite estar más dispuesto a lidiar con situaciones de estrés, ya que existe una recompensa mental.

Además, el estar enfocados, activos y con metas genera endorfinas en el cerebro que le relajan y favorecen las funciones del cuerpo.

Es importante ver la vida con actitud positiva y tratar de estar felices, independientemente de las circunstancias, no hay nada peor que los malos pensamientos para producir estrés en el organismo.

Rodearse de personas agradables también es otra excelente opción, ya que el ser humano necesita compartir y entablar buenas amistades para sentirse pleno.

Además, tener con quien hablar favorece los procesos mentales, facilita encontrar soluciones y genera un sentimiento de comprensión.

Otro aspecto importante es el descanso, cuando se duerme las horas suficientes el cuerpo disminuye los niveles de cortisol en la sangre, lo cual ayuda a disminuir el estrés.

Cuidar la mente es un factor primordial para mantener el estrés a raya. Es importante encontrar las causas o raíz del estrés, ya que estas subyacen muchas veces en actitudes, hábitos o problemas no resueltos.

Consejo 2: mantener una alimentación saludable

Este aspecto es muy importante, ya que una correcta alimentación favorece los procesos orgánicos y permite mantener una buena salud.

Una persona bien alimentada es menos propensa a sufrir enfermedades, las cuales también pueden ser una fuente de estrés.

Es importante consumir alimentos que nutren y aportan las cantidades necesarias de proteínas, carbohidratos y grasas.

Existen alimentos que ayudan a combatir el estrés, por ejemplo el té verde es una bebida ampliamente recomendada por su alto contenido de antioxidantes tales como polifenoles, flavonoides y catequinas.

Por eso, en la cultura oriental es ampliamente utilizado por sus propiedades relajantes y calmantes.

La leche también es un alimento que ayuda a calmar los estados de estrés, debido a su alto contenido en vitaminas A y D, proteínas y minerales como el calcio, los cuales combaten los radicales libres.

Los vegetales de hojas verdes como la espinaca, son una buena alternativa alimenticia, ya que contienen minerales como el calcio, magnesio, potasio y fósforo, que ayudan a equilibrar el estado de ánimo.

Una deliciosa opción es el chocolate oscuro, sin leche ni azúcar añadida. En porciones moderadas aporta minerales al cuerpo y ayuda a disminuir los niveles de cortisol, especialmente cuando se ingiere en horas de la mañana.

El consumo de aguacate favorece también la disminución de las hormonas del estrés, porque contiene ácidos grasos esenciales que mejoran el funcionamiento del sistema nervioso.

Posee un alto contenido de piridoxina, que ayuda a calmar los estados nerviosos, además de combatir la depresión, ansiedad e insomnio.

Una dieta equilibrada ayuda, en conjunto con un estado mental armónico, a mantener un correcto balance en las glándulas suprarrenales, y por ende a controlar el estrés.

Una manera de complementar la alimentación es incluir productos naturales que enriquecen la dieta y aportan nutrientes contribuyendo a mantener el cuerpo libre de estrés.

En este sentido SupraEnergía contiene vitaminas C y B6, dos poderosos compuestos fortalecedores del sistema inmunológico y nervioso.

Consejo 3: ejercitarse es fundamental

Practicar ejercicio regularmente, es una excelente manera de disminuir el estrés, ya que la actividad física  promueve la segregación de las endorfinas, sustancias encargada de la relajación y felicidad.

Es importante mantener una rutina de ejercicios acorde a las exigencias personales, sin caer en exageraciones que generen estrés adicional.

Se recomienda tener una rutina de ejercicios mínimo 3 veces por semana con una duración de entre 30 a 45 minutos, dependiendo de las preferencias individuales y las metas personales.

Las ventajas: fortalecer los músculos, controlar el peso, aumentar la masa ósea, mejorar la flexibilidad, oxigenar la sangre y mantener un corazón sano, así como desconectarse de la rutina diaria.

¿Qué le sucede al cuerpo durante y después del ejercicio?

Se activan los centros energéticos del cuerpo y aumenta el flujo de sangre, cambia el ambiente hormonal segregando endorfinas.

Las endorfinas son neurotransmisores que produce la glándula hipófisis. Existen unas veinte variantes de esta sustancia, que permite establecer las conexiones neuronales en el cerebro.

Tienen un efecto sedante y relajante en el cuerpo, calmando la ansiedad e incluso pueden mejorar los estados depresivos.

Otra alternativa es el yoga, una excelente ayuda para combatir el estrés, ya que permite la oxigenación, la relajación mental y a establecer una conexión entre la mente, las emociones y el cuerpo.

Los ejercicios  de relajación mental, como la meditación y visualización, son una excelente alternativa. Ayudan a equilibrar la mente y el estado de ánimo. Y con pocos minutos al día se pueden lograr cambios significativos.

Hay muchas opciones para lograr un óptimo estado de salud física y mental, el trabajar desde el ser interno constituye una excelente manera de bajar el estrés rápido.

Consejo 4: más allá de lo que se ve a simple vista

El sentirse bien es un estado que proviene del interior, más allá de las circunstancias. Fortalecerse internamente ayuda a enfrentar asertivamente cualquier situación y asumir lo que no se puede cambiar.

Aceptarse a sí mismo también es fundamental, alegrarse por lo que se tiene y motivarse equilibradamente a ir por más, entendiendo que cada momento de la vida es un aprendizaje que prepara para el siguiente nivel.

Es importante entender que el éxito está más allá de las cosas tangibles.

Por eso, observar los pequeños detalles de la vida, es una gran ayuda en momentos de estrés. Muchas veces el cerebro se concentra en lo malo y cosas buenas que están pasando alrededor, pasan desapercibidas.

Es bueno saber que el estrés nunca desaparecerá del todo, porque es una respuesta natural del organismo ante situaciones externas, pero sí se puede aprender a manejarlo de una manera asertiva.

Conectarse con la naturaleza, ir a un parque o una zona donde se puede respirar y percibir la belleza del entorno, es un ejercicio maravilloso.

También escuchar música relajante o sonidos de la naturaleza permite que el cerebro se relaje e incluso pueda encontrar soluciones nuevas a los problemas.

Recordar los buenos momentos que se han vivido, entendiendo que no todo es malo y las situaciones fuente del estrés son pasajeras. Hay un mundo alrededor lleno de personas, familiares y amigos para disfrutar y aprender.

Ayudar a otras personas puede contribuir a la disminución del estrés, ya que permite enfocarse en los demás, y no solamente en las situaciones personales.

Algo que parece obvio, pero muy importante: reír. Esta acción libera sustancias beneficiosas para el cuerpo y produce un gran bienestar, así que es vital tomarse la vida con humor.

Y para bajar el estrés rápido, la naturaleza brinda su apoyo en SupraEnergía, una alternativa práctica para este propósito, con sus extractos de plantas tradicionalmente utilizadas para disminuir la fatiga y combatir el estrés.

Consejo 5:  alternativas prácticas y naturales

Tener una vida equilibrada es más sencillo de lo que se piensa, siguiendo recomendaciones básicas, se puede lograr una vida más sana y aprender a manejar el estrés adecuadamente.

Complementar la alimentación con productos naturales que aporten nutrientes esenciales para el organismo, es una forma práctica de combatir el estrés.

L-Tirosina, es una aminoácido que ayuda a combatir la ansiedad, mejorar el estado de ánimo y la respuesta ante situaciones que generen estrés.  Y con SupraEnergía está al alcance de la mano.

Además, SupraEnergía contiene ginseng, una planta conocida por sus propiedades antioxidantes que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y mejorar la oxigenación cerebral, para  memoria eficiente.

SupraEnergía está reforzado con vitaminas C y B6, dos fuentes de energía indispensables para el cuerpo. La vitamina C ayuda a aliviar la fatiga, y el organismo sometido a estrés, la  necesita en mayor cantidad.

La vitamina B6 mantiene el sistema nervioso equilibrado.

SupraEnergía también contiene la raíz de Ashwagandha, tradicional en la medicina ayurvédica. Conocida como el ginseng indio, es un poderoso antioxidante y posee propiedades relajantes, favorece el sueño y previene enfermedades del sistema nervioso.

La fruta acerola o semeruco, es conocida por su alto contenido de vitaminas A, C, B1 y B6, así como de minerales. Muy efectiva  para combatir el cansancio y el agotamiento nervioso.

La fruta acerola contiene 40 veces más vitamina C que la naranja, por lo tanto es una excelente fuente de este nutriente.

SupraEnergía ayuda mantener un nivel energético adecuado contribuyendo al equilibrio hormonal de las glándulas suprarrenales, un excelente apoyo para combatir el estrés rápidamente.

Además mejora los estados de fatiga crónica, el síndrome premenstrual y contribuye a aumentar la memoria.

Mantenerse libre del estrés nunca fue más sencillo, incorporando hábitos saludables, nutriéndose adecuadamente y manteniendo una actitud positiva ante la vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *