¿Cómo ayudar a una persona con depresión?

¿Cómo ayudar a una persona con depresión?

Última actualización: 24-01-2019. Equipo Nutricioni

La depresión es una enfermedad muy severa que no solo consiste en sentirse triste por algunos días. La persona que padece de este trastorno o enfermedad tiene unos sentimientos que no desaparecen por completo.

La depresión está ligada directamente con un trastorno del cerebro. Existen diversas causas, las cuales pueden incluir factores genéticos, ambientales, biológicos y/o psicológicos.

Este trastorno puede atacar a personas de cualquier edad, pero puede ser más común en personas jóvenes o adultos jóvenes, entre los 15 y los 45 años. Es mucho más común en las mujeres.

La mayoría de las personas, si no todos, han sentido una gran tristeza por algún motivo, eso muy normal. Pero si esta tristeza se convierte en una actitud depresiva y dura más de dos semanas es necesario que se acuda por busca de ayuda profesional.

Tener un sentimiento de tristeza es realmente normal, estar deprimido por mucho tiempo clínicamente no lo es.

La depresión no es solamente sentir angustia, también es un sentimiento de tristeza o melancolía permanente. Estos sentimientos pueden causar en las personas un sentimiento de inutilidad, desesperanza; al límite de querer darse por vencidos en todo sentido.

La depresión puede ser muy peligrosa ya que causa una pérdida total del sentido de la vida, trae tensiones laborales o en las relaciones personales y familiares, puede agravar condiciones médicas y incluso puede llevar al suicidio.

Existen múltiples tratamientos de cómo tratar a una persona con depresión, estos incluyen antidepresivos y terapia de conversación, incluso se pueden usar la combinación de estos tratamientos. También existen métodos naturales como  MetaMente que, junto con otros tratamientos, puede ayudar a la mente a funcionar bien.

Mujer recostada de un tronco de arbol, con la mano en la cara. Sintoma de depresión

Algunas causas de la aparición de la depresión

La depresión se puede entender como un trastorno biosocial. Esto quiere decir que para entender los principios de este trastorno es necesario considerar la interacción entre factores biológicos y ambientales o psicológicos.

Por este motivo es difícil determinar una causa única que pueda iniciar un episodio de depresión. Algunos eventos negativos como la pérdida de un ser querido, de un trabajo, padecer una enfermedad grave, estar bajo un fuerte estrés. La combinación de algunos de estos factores pueden ser un detonante para los episodios de depresión, además de fuertes cambios psicológicos.

En muchos casos los eventos disparadores puede conducir a problemas más graves, como alejarse de la familia y amigos o comenzar con el consumo de alcohol. Estos eventos relacionados pueden hacer que las personas se sientan más tristes e incluso más deprimidas.

Dadas estas características se pueden determinar algunas causas comunes de depresión. Entre ellos podemos encontrar factores genéticos, fisiológicos, ambientales y personales:

Factores genéticos: la presencia de en el núcleo familiar puede incrementar la probabilidades de sufrir depresión.

Factores fisiológicos: la aparición de depresión se ha relacionado con el descenso de los niveles de serotonina a nivel neuronal. Por esto en el tratamiento de la depresión se emplean fármacos cuya función consiste en modificar los niveles de serotonina que se encuentran alterados en los pacientes.

Además existe un grupo de enfermedades ligadas con la aparición de depresión, muchas de ellas relacionadas con alteraciones endocrinas:

  • Migraña.
  • Diabetes.
  • Hipertiroidismo.
  • Síndrome de Cushing.
  • Enfermedad de Adisson.

Factores personales: se puede ver un porcentaje bastante alto y significativo de depresión, más en mujeres que en los hombres. La edad es un factor que también puede influir, sobretodo en la franja que va entre los 15 y los 45 años de edad.

El embarazo, y sobretodo la etapa posparto, son vitales en la mujer y representan un mayor riesgo de aparición de depresión. Todo esto es debido a las alteraciones hormonales que atraviesa.

Otros factores personales que pueden iniciar problemas graves de depresión es la pérdida de un ser querido.

Factores ambientales: estos son factores potencialmente causantes de estos trastornos. La persona que se encuentra bajo un fuerte estado de estrés e incapacidad puede causar muchos problemas dentro de sus ámbitos personales como la familia o el trabajo.

Si la persona se encuentra bajo la adicción o dependencia de alcohol o alguna otra droga, posiblemente también sufren de ataques de depresión. Una situación de escasas relaciones interpersonales pueden potenciar estos factores.

Formas de reconocer una persona con depresión

La depresión, actualmente, es uno de los trastornos más comunes en la sociedad y muchas personas sufres por ello.

La depresión es un problema muy difícil de sobrellevar, y la persona que lo padece se siente mucho peor cuando nadie de su alrededor lo nota ni se percatan de su situación. Es importante poder reconocer cuando una persona está deprimida, por eso se verán a continuación algunas claves para poder reconocer a las personas que sufren estos problemas.

Desánimo: cuando se ve que una persona cambia de pronto y pierde el interés en algo que pudieran gustarle o cosas que le eran placenteras son señales de alerta.

La depresión puede llevar a perder de pronto el gusto por todo y no tener ganas de nada. Esta enfermedad puede afectar tanto física y mentalmente, por esto afecta la capacidad de disfrutar de muchas cosas.

Apatía: este es uno de los síntomas más frecuentes en la depresión. Quienes padecen de depresión se les dificulta corresponder el afecto que le muestran las personas de su alrededor.

Quienes están deprimidos no siempre están tristes como todo el mundo cree. En cambio, estas personas no sienten nada, sus emociones son casi nulas y por lo general solo se acercan a la tristeza o la irritación. Por esta razón se les hace difícil expresar el cariño que pudieran llegar a sentir.

Las personas con depresión prefieren embargar sentimientos negativos y no expresar lo que realmente sienten.

Descontrol alimenticio: las personas que pasan por depresión tienden a presentar desórdenes alimenticios, o comen mucho o no comen nada.

Esto puede ser por causa principales, principalmente como una alternativa para hacerle frente a una enfermedad o, en caso contrario, dejar de comer y descuidarse al no comer nada. La depresión puede afectar el apetito de quien lo padece.

Aparenta felicidad: las personas con depresión no quieren que el resto del mundo se entere de lo que pueden estar pasando, no quieren ser rechazados o que sientan lastima por ellos.

Muchos creen que una persona deprimida estará encerrada y sin salir, pero no siempre es así. No todas las personas deprimidas manifiestan el mismo comportamiento.

Es muy común que algunas personas con depresión se escondan bajo un tipo de máscara como mecanismo de protección.

Cansancio: por lo general una persona que presenta depresión se muestre siempre cansada y con una fatiga constante. Es un síntoma importante de depresión, las personas deprimidas no tienen energías para nada.

Puede que estas personas hayan dormido las horas necesarias, pero de todas maneras estas personas se sentirán sin energías para nada.

Es importante tener en cuenta que no todas las personas que sufren de depresión van a presentar estos síntomas y también que muchas de ellas pasan por esto pero lo ocultan.

Irritabilidad: la depresión no es una enfermedad realmente visible, por esta razón es difícil medirlo con precisión exacta. Es normal que una persona con depresión se irrite con suma facilidad al no poder encontrar las energías ni las ganas de hacer las cosas que realmente le gusten.

La depresión es un trastorno muy complicado, y debe ser atendido o tratado por un especialista. Pero la familia y amigos juegan un papel muy importante en la manera de cómo ayudar a una persona con depresión, además de mostrarle mucho apoyo y empatía, y esforzándose para que todo avance no sea contraproducente.

Vivir con una persona con depresión

Tener una convivencia con una persona que tiene depresión generalmente no es fácil. Surgen demasiados problemas y ciertos malestares cuando vemos que algún familiar, o un ser querido, está triste, no disfruta de igual manera de las cosas que antes le encantaban o continuamente se siente susceptible.

Cuando la persona con depresión tiende a  mostrar mucha irritabilidad la familia puede unirse a este sentimiento, ya que en muchos casos pueden llegar a sentirse menospreciados y/o utilizados.

Pero los familiares y seres queridos deben entender que la depresión es una enfermedad muy grave y quien la padece es el que más sufre, pero sin olvidar que existe mucho malestar en las personas cercanas.

El equilibrio entre el deprimido y su pareja o familia será mucho mejor si estos entienden que siempre se pueden sentir mal a pesar de no ser los del problema, y esto los ayudará a pensar en cómo ayudar a la persona con depresión.

Lo mejor que puede hacer la familia con alguien que sufre de depresión es la empatía. Es fundamental saber escuchar y no interrumpir cuando una persona deprimida trata de contar sus problemas o lo mal que se siente.

Cuando la persona afectada termina de explicar cómo se siente es importante que el familiar que lo escucha realice alguna actividad agradable como dar un abrazo y hacer sentir que realmente están con ellos y que le importa lo que le pueda estar pasando.

La pareja no es responsable de la recuperación de la persona con depresión, a pesar de que ellos son los que deben soportar la mayor carga. Tratará por todos los medios posibles de sacar a la persona deprimida de esa situación, tratando de hacerse cargo de toda la enfermedad.

La pareja debe entender que tiene límites en cuanto a lo que puede y debe hacer. Algunas formas de cómo ayudar a una persona con depresión puede ser informándose sobre la enfermedad y animar al enfermo a realizar diversas tareas, dándoles cariño y apoyo.

Hay algunos errores muy frecuentes que pueden cometer los familiares o la pareja en el entorno cercano a la persona deprimida que pueden tener efectos muy negativos:

  • Empezar a convivir con la persona enferma como si todos estuvieran bajo un estado de depresión.
  • Ser agresivos con la persona deprimida y culparla de que estar mal es por su decisión y que es algo que está decidiendo hacer.
  • Obligar a la persona con depresión a hacer actividades quiera o no hacerlas, lo importante es motivar y no forzarlas.
  • Mostrar mucha comprensión ante la situación.
  • Llevar a cabo todas las actividades que a persona deprimida no quiere realizar, pero siempre alentandole. La sobreprotección no es beneficiosa, ya que la persona con depresión necesita sentirse útil.
  • No premiarlos por los pequeños logros.

¿Cómo ayudar a una persona deprimida?

Un trastorno depresivo no es una enfermedad que pueda evidenciarse a simple vista.

La persona con cuadros depresivos puede funcionar con aparente naturalidad, puede ir al trabajo y seguir conversaciones completas, tratan de seguir su día a día de la mejor manera posible.

La depresión es una enfermedad invalidante y mucho más cuando no entienden cómo se comporta realmente, es importante entender que cada persona vive la depresión de forma distinta. No hay dos depresiones iguales.

Para poder entender cómo ayudar a una persona con depresión se debe entender primero por lo que realmente está pasando esa persona.

No es suficiente tener la buena intención de querer ayudar a alguien con depresión. Es necesario entender que hay límites, que hay palabras que no aportan beneficios y hay situaciones que pueden empeorar la situación. La intención de ayudar es buena, pero toda acción se debe realizar con inteligencia y tacto.

Es importante tomar en cuenta ciertas indicaciones de cómo ayudar a una persona con depresión:

Hacer sentir valorada a la persona deprimida. Esta situación puede ser muy frustrante para todos y se puede sentir ganas de lanzar reproches contra las personas deprimidas. Se debe tener muy en cuenta que el tacto es necesario.

La persona afectada debe sentirse valorada, querida e importante. La depresión no es una carga y no es culpa de quien la sufre.

Tener cuidado con las frases de animo. Intentar animar a una persona deprimida y que no le apetece hacer nada puede ser contraproducente. La depresión trae consigo desánimo y agotamiento, por esta razón hay ciertas expresiones que quedan fuera de lugar.

Muchas expresiones de ánimo, que se puedan sentir como normales, pueden hacerle sentir muy triste y frustrado por la impotencia que sienten ante las situaciones que se le presentan.

Darle importancia a sus sentimientos. La depresión es una enfermedad y hay que aceptarla como tal. Para ayudar a una persona deprimida hay que estar presente en todas las facetas. Sin estar presionandolo, solo estando presente y  dando apoyo

No pretender ser psicólogo. La mejor ayuda que se le puede brindar a una persona con depresión es la de no ser sus psicólogos.

Muchas personas tienen la idea equivocada de poder solucionar lo que está ocurriendo, pero este problema es más complicado de lo que puede parecer y es necesaria una atención profesional.

Aunque el apoyo de los familiares es muy importante, en la mayoría de los casos no será suficiente. Es vital la intervención de la ayuda profesional, ellos se encargaran de dar un diagnóstico y pautar el tratamiento adecuado.

Frases de ánimo para los que sufren de depresión

No es fácil entender cómo ayudar a una persona con depresión, pero hay algunas frases que se pueden utilizar cuando no se está seguro de que hacer o decir:

Estoy para lo que necesites: por más pequeño que sea un gesto, puede tener grandes significados. Al decirle esto a una persona, y demostrarlo de verdad, puede que los beneficios sean más de los que se creen.

No estás solo: las personas deprimidas pueden sentir que están pasando por un profundo vacío o un túnel sin final. Es importante dejarles claro a los deprimidos que no tienen que sufrir todo esto solos.

No es tu culpa: es de suma importancia hacer saber a la persona deprimida que que no es el culpable de todo lo que está atravesando.

Iré contigo: la cura a este trastorno no llega de la noche a la mañana, pero estar presente con ellos en todo el proceso los ayudará a ver una salida a sus problemas.

¿Qué puedo hacer por ti?: se puede ayudar a las personas deprimidas ofreciendo hacer algo con ellos, aunque sean cosas muy sencillas como pasear o sentarse con ellos. Cuando los acompañas les haces entender que se está dispuesto a hacerlos sentir mejor.

¿Qué estás pensando?: es importante preocuparse por si la persona que lucha con la depresión tiene pensamientos negativos o hasta suicidas.

No decir nada: en muchas ocasiones, la simple presencia de un ser querido puede ser bastante útil con alguien que sufre de depresión.

Formas naturales de tratar a las personas con depresión

La medicina natural ha tenido mucha investigación los últimos años y ha traído muchos beneficios para las persona que no soportan algunos aditivos o ingredientes de la medicina convencional.

En el mercado actual se pueden encontrar una gran variedad de suplementos  desde los naturales para regular el peso, hasta los enzimáticos para aliviar dolores o carencias específicas.

En este caso particular, y como ya se mencionó al principio, tenemos MetaMente, cuya fórmula natural puede ayudar a combatir la ansiedad y la depresión.

Además, MetaMente posee una combinación de ingredientes que podrán ayudar a mejorar la memoria y la concentración.

La depresión es un problema estrechamente ligado con el cerebro, que al ser estimulado puede generar beneficios en el proceso de recuperación. La recuperación y los pasos a seguir deben ser determinados por un profesional, este determinara el tipo de tratamiento o terapias que debe seguir el paciente.

Pero MetaMente ayudará a estimular la mente y el cerebro, por esta razón se puede usar durante el proceso o terapias de recuperación por las que se vea sometida la persona con trastornos depresivos.

Se debe incluir con mucho tacto y teniendo siempre presente los datos mencionados anteriormente a través de este artículo.

El tacto y la empatía son los sentimientos que deben estar siempre presentes a la hora de ayudar a un ser querido con este tipo de problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *