termometro del colesterol

Colesterol: El bueno, el malo y lo grave de su exceso

Colesterol: El bueno, el malo y lo grave de su exceso

Última actualización: 02-03-2019. Equipo Nutricioni

El colesterol es una sustancia serosa con características muy parecidas a la grasa, de contextura pegajosa. Sus bondades o perjuicios en el cuerpo suelen denominarlo colesterol bueno o colesterol malo, respectivamente.

Se produce en el hígado y se encuentra en una gran cantidad de alimentos que forman parte de la dieta habitual de la mayoría de las personas. Por lo que no es tarea fácil mantenerlo equilibrado.

Se conoce que el hígado produce unos mil miligramos de colesterol al día, y se llegan a consumir entre 150 y 250 miligramos contenidos en ciertos alimentos.

Una imagen de una tabla de triglicéridos HDL LDL de colesterol total en sangre.

Este lípido se asocia de manera inmediata con enfermedades y dolencias. Sin embargo es una de las sustancias grasas más importantes por el papel que juega en los procesos biológicos del cuerpo.

Entre las funciones del colesterol hay tres que destacan por su alcance dentro del organismo.

  • Interviene en la formación de las membranas que recubren las células del cuerpo

  • Actúa como ingrediente en la creación de las hormonas sexuales y suprarrenales

  • Estimula la creación de la bilis indispensable en la digestión de los alimentos con altos contenidos grasos

Entonces, todo transcurre perfectamente cuando el colesterol se encuentra controlado dentro del rango que debe encontrarse en el cuerpo humano.

Al sumar la cantidad de colesterol que produce el hígado a la cantidad obtenida del consumo indiscriminado de ciertos alimentos si resultan cantidades superiores al promedio , aparecen las complicaciones.

El colesterol se esconde y vigila esperando el momento para ingresar al organismo a través de alimentos considerados como deliciosos para la mayoría de las personas.

La carne, cuando se presenta en cortes con grasa, salchicha, embutidos, hamburguesas, quesos, leche entera, mantequilla o mayonesa, forman parte de esa lista de alimentos que deben consumirse con moderación pero que a la mayoría encanta.

Aumentando la ingesta de alimentos ricos en fibra, incluyendo Mueve Grasa y estableciendo claras rutinas de vida, se le da al colesterol la justa medida que debe tener para cumplir con su papel sin perjudicar a su receptor.

Bueno, malo y total conviviendo en el organismo

Comúnmente se dice que el colesterol se clasifica en dos tipos , aunque no sea la definición correcta . Ciertamente se encuentra asociado a una división marcada por la proteína que lo acompaña y la función que desempeña.

Para entender esa diferencia entre ambos, se hace la comparación con una estación de trenes en la que hay dos trenes trabajando.

El colesterol no tiene la propiedad de viajar solo por el torrente sanguíneo a través del organismo. Necesita un transporte para llegar, ese tren es una proteína. Al momento de unirse forman una lipoproteína.

Es allí cuando se da nombre a cada tren: uno se llama lipoproteína de alta densidad (HDL) y el otro, lipoproteína de baja densidad (LDL). Estas siglas provienen de su nombre en inglés. Cada lipoproteína tiene su función específica.

El colesterol bueno está asociado al HDL, cuya función es la de recorrer el organismo recogiendo el colesterol, para llevarlo al hígado que se encarga de su posterior eliminación.

El hígado lo elimina a través de un proceso llamado sistema del citocromo que transforma el colesterol transformándolo en hormonas y sales biliares. Lo que no se transforma se elimina a través de la orina.

En cambio, el colesterol malo relacionado con el LDL cubre la ruta contraria. Se encarga de recoger el colesterol en el hígado y transportarlo por todo el organismo, para ayudar a la producción de hormonas, a la formación de células y servir como generador de energías.

Aquí radica el problema, cuando los niveles de LDL son más altos de lo establecido, el colesterol comienza a depositarse en venas y arterias, logrando que las paredes de los vasos sanguíneos se endurezcan.

Al sedimentarse, impide el correcto paso del flujo sanguíneo, incrementando las probabilidades de las enfermedades cerebrovasculares, las trombosis y embolias.

Hay un tercer tipo de colesterol conocido como VLDL que se enfoca en recoger los triglicéridos del organismo. Este colesterol no representa un factor de riesgo por sí solo , ya que el peligro lo establece un descontrol en los triglicéridos.

Y, en resumidas cuentas, la unión de estas lipoproteínas es el colesterol total.

Cifras elevadas de colesterol = Hipercolesterolemia

Los valores  normales de colesterol  total en la sangre se miden con la unidad de miligramos por decilitros (mg/dl). Se estiman de acuerdo a estos parámetros:

  • Deseable  es de 200 mg/dl

  • Situación de riesgo mayor a 200 mg/dl y menor a 239 mg/dl

  • Alto igual o mayor a 240 mg/dl

La hipercolesterolemia (colesterol alto) se presenta cuando en los exámenes de sangre se evidencian altos valores de colesterol total, y se discriminan los valores individuales de las lipoproteínas que lo conforman.

El alza en los valores del colesterol se convierte en un pasaje directo a convertirse en un paciente de enfermedades cardíacas, arteriosclerosis, accidentes cerebrovasculares, infartos y hemorragias cerebrales.

En estas situaciones, la alta concentración del colesterol malo LDL, lo señala como el principal culpable de la aparición de cualquiera de las enfermedades mencionadas anteriormente.

En este sentido, si se hiciera un diario personal de cada paciente con hipercolesterolemia, se establecerían patrones de hábitos y alimentación muy parecidos.

Una vida sedentaria, donde la actividad física brilla por su ausencia; dietas altas en grasas, con una especial afición a la llamada comida chatarra, y el consumo excesivo de alcohol, son conductas que coinciden en los pacientes con altos valores de colesterol.

Se conocen dos tipos de hipercolesterolemia: la primaria y la secundaria.

  • Hipercolesterolemia primaria: no se encuentra asociada a ningún tipo de enfermedad. Es consecuencia de malos hábitos alimenticios y estilo de vida o de algún tipo de alteración genética.

  • Hipercolesterolemia secundaria: el aumento de colesterol está ligado a enfermedades como la diabetes. el hipertiroidismo, enfermedades hepáticas y renales, como la insuficiencia renal crónica.

Dentro de las hipercolesterolemias primarias hace su aparición una especialmente delicada, ya que no solo afecta a una persona, el grupo familiar se ve afectado por una alteración genética que aumenta los valores de colesterol.

Se considera de difícil tratamiento, pero no imposible, ya que posee una condición que eleva dos y tres veces el valor del colesterol malo. Su tratamiento debe combinar una constante dieta reforzada con elementos naturales que ayuden a disminuir el LDL y sumados a Mueve Grasa y sus magníficas propiedades.

El colesterol malo precursor de la  aterosclerosis

La aterosclerosis es una enfermedad crónica de tipo vascular que consiste en el endurecimiento de las arterias consecuencia del depósito de grasas en sus paredes.

Las grasas, el colesterol LDL y los triglicéridos van formando placas de sedimentación, llamadas ateromas, en las arterias . Esto hace que los vasos sanguíneos se estrechen obstaculizando así el correcto paso de la sangre.

termometro del colesterol

El colesterol HDL va recorriendo las arterias para recoger el LDL y no permitirle la creación de las  placas de ateroma. Pero cuando los niveles de LDL son muy altos multiplica y acelera la formación de esas placas.

Cuando el colesterol LDL está alto; el HDL no tiene la capacidad suficiente para recoger toda la cantidad de colesterol malo que está regado por todo el organismo.

La continua acumulación de placas y la disminución del espacio de los vasos sanguíneos , normalmente es asintomática. No presenta indicios que puedan alertar a quien la padece.

Solamente cuando las lesiones causadas por la acumulación de ateromas son graves es que aparece la manifestación del síndrome.

Cuando las paredes arteriales se han estrechado tanto por las placas que la irrigación de la sangre se hace cada vez más difícil puede causar una estenosis severa que impide el paso total de la sangre .

La otra lesión severa nace del desprendimiento de la placa de ateroma formando un coágulos de sangre llamado trombo. Este coágulo cierra el paso del flujo por el vaso sanguíneo  

La aparición de trombos resulta en emergencias médicas severas tales como: embolias pulmonares, anginas de pecho, infartos e isquemias entre otros.

Los silenciosos problemas de las hipercolesterolemias

Médicamente no se ha establecido ningún síntoma que determine la existencia de la hipercolesterolemia. La única manera de asegurar que un paciente tiene el colesterol alto es realizando un examen de sangre.

Sin embargo, el cuerpo envía señales de alerta que no deben ser pasadas por alto. Cualquier cambio notable que sienta una persona y que se repita, se convierte en una alarma. Las alarmas necesariamente deben atenderse yes el momento para acudir a los especialistas.

Experimentar uno o varios de los síntomas que se detallan pueden estar íntimamente relacionados con niveles de colesterol de riesgo o ya en su etapa alta:

  • Pesadez y molestias dolorosas en la parte superior derecha del abdomen que es la  zona hepática y vesicular.

Siendo el caso que el hígado es la glándula de donde proviene y que recibe al colesterol para su posterior eliminación, el exceso del mismo aumenta las posibilidades de sufrir de cálculos hepáticos y biliares.

  • La aparición de mal aliento o halitosis acompañado de mal sabor y sequedad en la boca.

  • Indigestión, gases y pesadez estomacal después de comer alimentos muy grasosos.

  • Aumento de la sensación de fatiga, sueño y ganas de dormir después de las comidas.

  • La aparición de fuertes dolores de cabeza repetitivos y de larga duración. Las personas que sufren de migraña aumentan sus episodios.

  • La visión borrosa o nublada que aparece de repente y dura algunos minutos.

  • Mareos y desvanecimientos repentinos sin causa aparente.

  • Sensación de hormigueo y entumecimiento de las extremidades superiores e inferiores. También se observa un aumento del volumen de los pies y las manos, es decir hinchazón.

  • Aumenta la tendencia a sufrir de estreñimiento.

  • Se registra un aumento en las cifras de presión arterial, causada por las obstrucciones en las arterias.

  • Aparecen pequeños depósitos de grasa alrededor de los ojos o en otros lugares del cuerpo.

  • Se observan rosetones y erupciones en la piel.

Realizar exámenes de sangre con cierta regularidad, hacer ejercicios y tener una alimentación balanceada y acorde, combinando Mueve Grasa con alimentos bajos en  colesterol, alejan tan molestos síntomas .

Niños y adolescentes no están exentos

El estilo de vida en los niños y adolescentes ha cambiado mucho en la actualidad. Al comparar las actividades diarias de los niños y adolescentes de esta generación con los de generaciones anteriores se encuentran diferencias muy marcadas.

Esto ha ocurrido en atención a las ocupaciones y profesiones de los padres, y a la necesidad de adaptarse a la velocidad de la vida en las grandes ciudades desarrolladas.

Los niños y jóvenes pasan mucho tiempo solos en casa. Tienen pocas posibilidades de salir a jugar, hacer deportes y llevar una vida socialmente activa. Pasan largas horas sentados frente a un computador, videojuegos y televisores fomentando una conducta sedentaria con muy poca actividad física.

A esto se suma, la alimentación de estos jóvenes que no es la más adecuada. Incluye pocos alimentos naturales y muchas comidas procesadas. Se acostumbran al uso de platos congelados y a la ingesta de comida chatarra como pizzas, hamburguesas y salchichas.

Tienen conductas y hábitos que desarrollan graves problemas de salud iniciando con la obesidad.

Niños y jóvenes con padres con colesterol alto, tienen predisposición a padecerlo. También hay aumento de colesterol cuando está asociado a la diabetes infantil, problemas renales y enfermedades tiroideas.

Los valores de colesterol en sangre, considerados normales, en personas menores de 19 años deben ser los siguientes: Colesterol total hasta 170 mg/dl, HDL mayor a 45 mg/dl y LDL menor de 100 mg/dl.

Es recomendable hacer un primer examen de colesterol en sangre a niños entre 10 y 11 años, y repetirlo a los cinco años, aproximadamente, motivado a los cambios que sufre el organismo durante el paso a la adolescencia.

Un joven con colesterol alto aumenta en números considerables las probabilidades de sufrir de enfermedades coronarias severas.

Los cambios alimenticios y de actividades físicas, cuando se realizan para todo el núcleo familiar, facilitan que los niños se acostumbren a equilibrar su alimentación. Disminuir el tiempo de juego con aparatos electrónicos e incluir los deportes en sus horarios son elementos pilares para controlar el colesterol.

Es preciso equilibrar la balanza entre bueno y malo

La principal función del HDL es la de recoger el colesterol del organismo para procesarlo en el hígado y fomentar su eliminación del organismo. Es decir mantener la cantidad necesaria de colesterol para que el organismo funcione a la perfección.

Alimentos bajos en colesterol

El mismo organismo equilibra esas cantidades a través del cumplimiento de sus proceso, por lo que es necesario implementar rutinas alimentarias que fomenten el aumento del valor de esta importante lipoproteína.

En principio, verificar qué alimentos y complementos naturales se deben incluir en el régimen alimenticio; qué cantidades y la frecuencia en que se deben consumir.

Los expertos en nutrición en combinación con los especialistas en dislipidemias recomiendan los siguientes alimentos:

  • Alimentos ricos en fibras solubles: manzanas, peras, alcachofas, el brócoli. Los frutos secos, lentejas y cereales integrales. La avena y el arroz integral y la linaza

  • Frutos ricos en flavonoides, se incluyen los frutos rojos como la frambuesa y el arándano.

  • El pescado azul que es rico en Omega 3

  • Cebollas blancas

  • Derivados de la soya por las bondades de la lecitina de soya

  • El aceite de Oliva

  • La berenjena, preferiblemente cocida con la piel y las semillas, posee un alto contenido de ácido clorogénico.

  • El tomate asado libera grandes cantidades de licopeno, sustancia que evita que se oxide el colesterol.

  • Las claras de huevo.

  • El ácido alfa linolénico presente en las semillas de lino.

Hacer una lista de alimentos permitidos y restringidos, facilita la elaboración de un menú , variado y atractivo al cual se debe ir habituando hasta hacerlo rutina.

El trabajo y las actividades diarias,  no siempre permiten disponer del tiempo necesario para buscar en los mercados los alimentos frescos. Inclusive se dificulta el tiempo para prepararlos.

Tener a la disposición Mueve Grasa aporta muchas de las sustancias necesarias para regular los valores del colesterol.

Pero seguir una alimentación sana y balanceada por sí sola no es suficiente.

Evitar el sedentarismo es fundamental. Tiene que incluirse una rutina de actividades físicas que active la quema de grasas y la oxigenación del cerebro.

Eliminar el tabaquismo y el exceso de alcohol son piezas claves en el control de la hipercolesterolemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *