Colesterol… ¿Amigo o enemigo?… ¡Conócelo!

Colesterol… ¿Amigo o enemigo?… ¡Conócelo!

Última actualización: 29-08-2018. Equipo Nutricioni

El colesterol es una sustancia suave y cerosa que el cuerpo requiere para funcionar adecuadamente. Pero un exceso de colesterol puede adherirse a las paredes de las arterias formando lo que se denomina placa.

Las placas pueden estrechar y tapar las arterias provocando enfermedades cardíacas. Un colesterol “alto” implica un riesgo mayor a sufrir un ataque al corazón o un ataque cerebral.

Es importante controlar y mantener los niveles de colesterol. Un perfil de “lipoproteína” es un análisis que permite conocer la cantidad de colesterol en la sangre. Ofrece información acerca del colesterol total, colesterol “malo” (LDL), el colesterol “bueno” (HDL) y los triglicéridos (grasas en sangre).

Los exámenes de sangre permiten entender mejor acerca de los riesgos de enfermedades cardíacas, apoplejías y otros inconvenientes provocados por arterias estrechadas u obstruidas.

Los valores ideales del colesterol dependen de si se presentan enfermedades de diabetes, del corazón u otros factores de riesgo. Tener alto el colesterol total, no significa que la persona está enferma.

Puede ocurrir un aumento de colesterol bueno (HDL), lo que hace que también se eleve el valor del colesterol total. Por ello se debe tomar en consideración los distintos tipos de colesterol (HDL, LDL) y de los triglicéridos, para analizar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

El colesterol se obtiene a través de algunos alimentos, pero la mayor parte se produce en el hígado. Si los niveles en sangre se elevan, producen hipercolesterolemia.

Cuando las células son incapaces de absorber todo el colesterol que circula en sangre, el sobrante se deposita en la pared de la arteria. Esto contribuye al progresivo estrechamiento de la misma originando así la arterosclerosis.

Cuando un paciente de ateromatosis mantiene bajos sus niveles de colesterol en sangre, puede lograr que ese colesterol pase de las paredes de las arterias, nuevamente a la sangre.

Por esta razón se recomienda que los pacientes que han sufrido infarto al miocardio o accidente cerebral, mantengan cifras muy bajas de colesterol y así poder intentar limpiar sus arterias.

Exámenes de colesterol ¿Por qué hacer las pruebas?

Las pruebas de revisión del colesterol deben hacerse antes de los 35 años en el caso de los hombres y de los 45 para las mujeres. Sin embargo, hay lineamientos que recomiendan comenzar a los 20 años.

Es importante además, estar atentos a ciertos síntomas que pueden indicar si se tiene un colesterol alto. Entre ellos se destacan los siguientes:

  • Resequedad en la boca o mal aliento.
  • Dolor en el pecho y articulaciones: Por bloqueo de arterias y venas del cuerpo, provocando molestias y dolores en la zona del pecho y extremidades. Ej: brazo.
  • Mareos y vértigo: La elevación de los niveles de colesterol puede producir desmayos y desvanecimientos.

También es recomendable realizar pruebas si se padece de:

  • Diabetes
  • Enfermedades cardíacas
  • Accidente cerebrovascular
  • Presión arterial alta
  • Antecedentes familiares de enfermedades cardíacas

Realizar pruebas de seguimiento:

  • Cada 5 años cuando los resultados han arrojado valores normales.
  • Aumentar la frecuencia en los casos de diabetes, presión arterial alta, enfermedades cardíacas, apoplejías o trastornos del flujo sanguíneo en piernas o pies.
  • Anualmente si se tiene prescrito tratamiento para el control de colesterol alto.

Para retomar los valores normales una de las principales recomendaciones, es asumir una dieta sana y baja en grasas, complementada con el mejor suplemento natural, el Mueve Grasa. Gracias a su combinación especial de hierbas, vitaminas y minerales, que ayudan a estabilizar y reducir la grasa en sangre.

Este tipo de exámen con frecuencia se realiza para determinar los riesgos de arteriopatía coronaria. La cual es causada por la acumulación de placa en las arterias que van al corazón, mejor conocida como arterioesclerosis.  

Estos análisis de sangre ayudan  a conocer cómo está funcionando nuestro organismo, ya que expone la concentración de las grasas mediante los valores del panel de lípidos.

Niveles normales de colesterol “malo” (LDL) y colesterol “bueno” (HDL)

El colesterol en la sangre se transporta unido a las proteínas transportadoras o lipoproteínas. Estas se encargan de que el colesterol de difícil solubilidad en agua, se transporte con más facilidad en la sangre.

Las lipoproteínas se clasifican según su densidad. Estas se denominan: Lipoproteínas de baja densidad (LDL) y lipoproteínas de alta densidad (HDL).

El (LDL) transporta el colesterol a las células del cuerpo y órganos donde se procesa. El (HDL) ejecuta el recorrido inverso, transporta el colesterol excedente de las células desde el tejido hacia el hígado. Allí ocurren ciertos procesos metabólicos que serán almacenados o eliminados a través de los ácidos biliares.

Cuando los niveles de (LDL) están muy elevados, se depositan en las paredes de las arterias. Estos depósitos con el tiempo van aumentando y forman la placa de ateroma. Estas placas estrechan los vasos y los hacen menos flexibles, produciéndose así la ateroesclerosis o endurecimiento de las arterias.

Igualmente ocurre en las arterias coronarias del corazón. Al bloquearse por las ateromas, impiden que la sangre lleve oxígeno y nutrientes al corazón, produciéndose así, la angina o dolor en el pecho.

Ocurre también que algunas placas se rompan liberando colesterol en el torrente sanguíneo. Ello produce un coágulo o trombo en la placa impidiendo el flujo de sangre en la arteria produciéndose así un infarto del miocardio.

El colesterol “bueno” o (HDL) tiene como función principal, extraer el colesterol (LDL) depositado en las paredes vasculares y transportarlo al hígado.

Una vez allí, es transformado en ácidos biliares para ser expulsado por los intestinos junto con la bilis. El colesterol HDL protege de la formación de depósitos arterioscleróticos en los vasos sanguíneos.

Los valores normales del colesterol pueden referenciarse a partir de la siguiente tabulación:

Valores normales de Colesterol total: De 180 a 200 mg/dl. En este rango de valor no requiere estudiar el colesterol LDL ni el HDL.

Valores normales de colesterol LDL: De 70 a 130 mg/dl. Por debajo de este rango, médicamente considerado los mejores.

Valores normales de colesterol HDL: Se recomienda que sus valores estén por encima de 50 mg/dl.

Los niveles de colesterol… ¿Varían en hombres y mujeres?

Los niveles de colesterol pueden variar de acuerdo con la edad, el peso y el sexo. Con la edad las personas tienden a producir más colesterol, por lo tanto debe controlarlo realizando análisis de sangre al menos 2 veces al año.

Es importante las visitas de control médico y el uso del más beneficioso de los suplementos naturales, el Mueve Grasa. Ayuda a controlar los niveles de colesterol y triglicéridos, además de promover la masa muscular magra.

Los hombres, con respecto a las mujeres, tienden a tener los niveles de colesterol más altos durante toda su vida. Estos van en aumento a medida que envejecen.

Sin embargo, no quiere decir que las mujeres sean inmunes al colesterol. Cuando las mujeres pasan por la menopausia, el colesterol normal aumenta.

Antes de los 50 años los hombres son más propensos a tener niveles más altos de colesterol. Estudios indican que por cada mujer con ateroesclerosis, hay cuatro hombres con este problema de salud.

Esto se debe a que las mujeres producen estrógeno, hormona sexual femenina cuya actividad protectora actúa contra los niveles de colesterol. Los hombres al no tener esta hormona, registran mayor presencia de esta sustancia grasa y con ello el riesgo de un infarto.

La mujer durante los años de fertilidad produce la mayor parte de los estrógenos, no así en la menopausia. En esta etapa disminuyen los altos niveles de HDL que aparentemente protegen a las mujeres más jóvenes.

En consecuencia, la mayoría de las mujeres a partir de los  años, tienen niveles de colesterol menos saludables. Esto explicaría el por qué el riesgo de ataque cardíaco en la mujer, se eleva más al doble después de la menopausia.

Mueve Grasa previene, reduce y controla los niveles de grasa corporal tanto en hombres como mujeres. Es ideal para reducir el colesterol y triglicéridos en sangre y con ello el riesgo a sufrir un infarto.

Cálculo y valores referenciales del colesterol

Generalmente, los laboratorios y hospitales miden el colesterol total y el colesterol HDL. Con el resultado de ambos proceden a calcular el colesterol LDL. El colesterol HDL es la suma de todas las proteínas en sangre.

El rango del colesterol HDL es otra medida empleada para estimar los riesgos EVC (enfermedad cerebro vascular). Esto se calcula dividiendo el colesterol total entre el colesterol HDL.

El colesterol LDL se calcula aplicando una fórmula que se llama “Friedewald”. Todas las medidas están dadas en milimoles por litro/mmol/L.

Colesterol LDL = colesterol total - colesterol HDL - (triglicéridos / 2,19)

A continuación se presenta los valores referenciales del colesterol:

Colesterol total: Por debajo de 200 mg/dl Nomal

200 a 239 mg/dl Límite alto

Por encima de 240 mg/dl Alto riesgo cardíaco

Colesterol HDL: Por encima de 60 mg/dl Óptimo

(colesterol bueno) Por debajo de 50 mg/dl Bajo para el hombre

Por debajo de 40 mg/dl Bajo para la mujer

Colesterol LDL: Por debajo de 7 mg/dl Normal

(colesterol malo) 130 a 159 mg/dl Probabilidad riesgo cardíaco

Por encima de 160 a 189 mg/dl Alto

Por encima de 190 mg/dl Muy alto riesgo cardíaco

Triglicéridos Por debajo de 150 mg/dl Normal

Valor referencia: 150 a 199 mg/dl Límite alto

200 a 499 mg/dl Alto

Por encima de 500 mg/dl Muy alto

La mejor recomendación y los mejores beneficios para una salud plena y libre de excesos de grasa corporal y en sangre, se la brinda Mueve Grasa. Gracias a la especial combinación de suplementos orgánicos que lo convierten en una potente cápsula para quemar grasa. ¡Compruébelo!

¿Cómo se manifiesta en nuestro organismo los altos niveles de colesterol?

El colesterol es un lípido presente en todas las células de  nuestro cuerpo. Generalmente conocemos sus efectos nocivos, pero en realidad se trata de una sustancia esencial para el óptimo funcionamiento de nuestro organismo.

Lo más preocupante es que muchos ignoran cuando alcanza altos niveles en sangre, porque por lo general, no se manifiesta con síntomas contundentes.

Es importante identificar ciertas señales que pueden ser determinantes para una detección oportuna.

Inflamación y adormecimiento de las extremidades. Se producen cuando los lípidos acumulados impiden una circulación óptima. Esto disminuye el paso de oxígeno y nutrientes hacia los músculos.

Halitosis. Sustancia segregada en el hígado. Su acumulación excesiva genera dificultades importantes en el proceso digestivo, lo que se manifiesta con sequedad y olor desagradable en la boca.

Pesadez e indigestión. El exceso de lípidos en sangre e hígado afecta el metabolismo e impide un buen proceso digestivo. Especialmente al ingerir alimentos con altos contenidos de grasa.

Mareos y dolores de cabeza. En la medida en que el colesterol se deposita en las arterias, comienza a presentarse dificultades y la oxigenación celular se ve interrumpida.

Problemas visuales. El exceso de colesterol conlleva a problemas visuales que de no ser controlados a tiempo, pueden derivar en daños irreversibles. Suele manifestarse con un abultamiento amarillo en los ojos, irritación y visión borrosa.

Estreñimiento. La motilidad intestinal disminuye, produciendo fuertes episodios de estreñimiento.

Dolor en el pecho. Siempre es motivo de consulta médica inmediata. Muchos de los casos están asociados a los efectos de colesterol alto y la acumulación de grasa en las arterias. Esto dificulta el bombeo de la sangre y conlleva a sufrir de hipertensión arterial.

Debilidad y fatiga. Se manifiesta una sensación de fatiga y el deseo de dormir en horas no habituales. Esto se debe a que esta sustancia interviene en la circulación y el proceso de oxigenación.

Afecciones cutáneas. Se manifiesta con manchas rojizas, inflamación y un picor incómodo difícil de controlar.

Intolerancia alimenticia. La afección se da por la acumulación excesiva de grasa en las arterias y el hígado. Usualmente se manifiesta al ingerir carnes o alimentos muy grasosos.

¡Fuera colesterol malo! ¡Bienvenidos, alimentos saludables!

Es fundamental la elección de los alimentos para mejorar el colesterol. Realizar ciertos cambios alimenticios, puede ayudarle a mejorar significativamente.

Sin embargo es muy importante que los cambios dietéticos estén acompañados de ejercicio de intensidad moderada, mantener un peso saludable y no consumir tabaco.

En la mayoría de los casos se hace necesario el consumo de fármacos para reducir los niveles de hipercolesterolemia, como son:

  • Atorvastatina - lipitor (impide al hígado elaborar colesterol).
  • Fluvastatina - Lescol
  • Lovastatina - Mevacor - Altoprev
  • Pravastatina - Pravachol
  • Rosuvastatina - Crestor
  • Sinvastatina - Zocor

Pero independientemente de ellos, es importante evitar la ingesta de comidas ricas en grasas y calorías, como es:

  • Carnes embutidas y fiambres
  • Productos de confitería
  • Comidas rápidas y alimentos procesados
  • Carnes rojas
  • Crema de leche
  • Mantequilla y mayones

En su lugar, introduzca ingredientes con alto valor nutricional como:

  • Frutas frescas y verduras
  • Lácteos descremados
  • Aceite de oliva
  • Legumbres y cereales integrales
  • Carnes magras
  • Pescado azul
  • Semillas de chía o de lino

Importante también modificar los métodos de cocción. Evite las frituras y opte por hornear, hervir y cocinar a la parrilla.

Puede aprovecharse también los beneficios de algunas hierbas medicinales que tienen una relación directa con el colesterol. Así por ejemplo:

  • Diente de león: Ayuda a desintoxicar el organismos y regula el colesterol.
  • Té rojo: Contiene un componente de nombre lovastatina, que es capaz de disminuir el nivel de colesterol en sangre.
  • Té blanco: Reduce el colesterol y regula la función arterial, gracias a sus propiedades antioxidantes obtenido de su elevado contenido en catequinas.
  • Cardo mariano: Además de bajar los niveles de colesterol “malo”, eleva los niveles del colesterol “bueno”.

¡Benefíciate de las propiedades de las infusiones naturales!

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *