Vasos sanguíneos, venas y arterias, sistema circulatorio, renderización 3D.

Coagulación sanguínea: puntos a favor, pero también en contra

Coagulación sanguínea: puntos a favor, pero también en contra

Última actualización: 04-06-2019. Equipo Nutricioni

La sangre transita por el sistema vascular, conformado por el corazón y los vasos sanguíneos, y el mismo se encarga de bombearla mediante los vasos.

Corriente sanguínea humana, Flujo sanguíneo humano - tablero didáctico de anatomía del sistema sanguíneo de la circulación humana sistema sanguíneo, cardiovascular, vascular y venoso

En su contenido, se puede encontrar una variedad de células, las cuales hacen su viaje en un líquido conocido como plasma.

Están las blancas, que son componentes del sistema inmune y las rojas, cuya responsabilidad es llevar el oxígeno.

Mientras que las plaquetas, son esenciales para que pueda darse este proceso en la sangre.

En un estado sin inconvenientes, la sangre corre de forma ligera sin llegar a coagularse. El muro del vaso no tiene ningún tipo de obstrucción, descartando así las grandes posibilidades de que se formen coágulos.

Visto de esta forma, tanto la anticoagulación como la coagulación están en un perfecto balance.

La presencia de los coágulos es algo fundamental para que prevalezca la vida: la certeza de esta afirmación se observa cuando un vaso sufre daños, conllevando a una reacción en unión que desemboca en la formación de los trombos.

Por su parte, las plaquetas (en una buena cantidad) fungen como complementos para el tejido que se dañó.

La trombina es una proteína soluble localizada en la sangre, la cual cumple la función de elemento anticoagulante. Ésta es primordial para la conformación de los trombos.

Cuando está activa lleva a fibrina al fibrinógeno que está disuelto en la sangre, formando una red inamovible. Las células sanguíneas quedan adheridas a la misma, originando el coágulo que bloquea el vaso sanguíneo.

Las distintas fases de conformación de los coágulos cuando existe una hemorragia, es la coagulación. Si la cascada de coagulación funciona como debe ser, la sangre se queda inalterable donde está la herida, obstruyendo la hemorragia.

Si alguien tiene dificultades hemorrágicas, la formación de sus coágulos no sucede rápidamente ni son lo suficientemente fuertes. O que es más grave: no logran formar ninguno.

En el caso de la hemofilia, el vaso sanguíneo se constriñe y las plaquetas forman una barrera. Al dañarse o faltar una proteína del elemento de coagulación, no se forma el coágulo o no funciona para terminar con la hemorragia.

Proceso especificado de formación de los coágulos sanguíneos

La cascada de coagulación es una función química dificultosa donde están implicados hasta 10 tipos distintos de proteínas (éstas son denominadas como elementos de coagulación o elementos de coagulación sanguínea), localizadas en el plasma de la sangre.

Este proceso es el que permite que la sangre vaya de su fase líquida a la sólida, donde ocurrió la herida. Se da de la siguiente forma:

Lesión: una pequeña ruptura en el muro del vaso sanguíneo (bien puede ser un corte en la piel externa o en la zona interna) conlleva a una pérdida.

Contracción de los vasos sanguíneos: con el fin de dominar la pérdida de sangre, el vaso sanguíneo se constriñe para acortar la corriente de sangre que pasa por este mismo vaso.

Obstáculo de plaquetas: para enfrentar a la lesión, las encargadas son las células pequeñas en la sangre, denominadas plaquetas. Éstas se cohesionan unas con otras en el lugar del corte, conformando una barrera.

La proteína conocida como Von Willebrand se encarga de prestar auxilio a las plaquetas para que su unión no se resquebraje, protegiendo así la pared del vaso sanguíneo.

Coágulo de fibrina: en este paso, las proteínas del elemento de coagulación impulsan la producción de la fibrina, la cual es de característica fuerte y guarda cierta semejanza con un cordón que origina este tipo de coágulo.

La función de este cordón es conservar la estabilidad y firmeza de la barrera anteriormente mencionada.

Con el transcurrir del tiempo, esta barrera se hace más dura y luego comienza a disolverse poco a poco en conformidad con la sanación de la pared lesionada en el vaso sanguíneo.

En cuanto a los tipos de coágulos sanguíneos, tenemos:

  • Trombo: este coágulo tiene como sus lugares de origen una arteria o una vena cualquiera, aunque también puede aparecer en el corazón.
  • Émbolo: es un trombo que puede despegarse y transitar libremente por cualquier lugar del cuerpo. El peligro radica en que puede cerrar total o parcialmente la corriente de sangre en el vaso sanguíneo donde se encuentre.

Si una arteria se bloquea, no podrá recibir oxígeno dañando los tejidos o muere.

Alimentos que impiden la coagulación sanguínea

Quienes estén aquejados con ciertas dificultades, deben colocar especial atención en su alimentación diaria para que no beneficien a la coagulación sanguínea.

Por ejemplo, es muy conocida la influencia de la vitamina K en este proceso, por lo que la primera recomendación es consumir alimentos que actúen como “obstáculos”, impidiendo la acción de la misma.

En cuanto al consumo de salicilatos, puede obtenerlos de forma natural comiendo arándano, cereza, ciruela, frutilla, frutos secos, miel, sidra y vino. Estos compuestos son bloqueadores de esta vitamina.

Un hecho curioso es que las personas que cayeron en anemia por déficit de hierro, poseen valores muy altos d vitamina K. Este mineral contribuye a prevenir la coagulación.

Entre los variados beneficios de los ácidos grasos omega 3, se encuentra el de aligerar la sangre, tornándonos menos expuestos a la formación de coágulos. Puede comer caballa, salmón o trucha, óptimos en estos ácidos.

La vitamina E es la opuesta a la vitamina K y, los alimentos que la contengan, ayudan a “enflaquecer” la sangre. Cabe destacar que, si usted ingiere al mismo tiempo comidas ricas en estas vitaminas, como brócoli y espinaca, no sufrirá ningún efecto adverso.

El ajo y la cebolla son parte fundamental de este conjunto de alimentos, sus características antibióticas detienen la existencia de coágulos sanguíneos. Por esta razón, aniquilan las bacterias en el intestino que fabrican vitamina K.

Osteocar Total es un producto distinguido por poseer entre sus componentes la vitamina C, que entre sus diferentes funciones está la prevención de los coágulos de sangre, a la par de robustecer sus arterias y capilares.

Otra vitamina parte de esta mezcla natural es la B1, impulsando una fácil asimilación de los nutrientes por medio de la sangre.

En otro orden, su vitamina E favorece la ampliación de los vasos sanguíneos, propiciando un mejor flujo sanguíneo a través de ellos evitando la aparición de coágulos. Permite llevar el oxígeno hasta la corriente sanguínea.

Por estas razones, Osteocar Total debe ser un complemento esencial en su plan alimenticio diario. De esta manera, puede ser visto como una excelente opción para preservar la salud de su sangre.

Otros alimentos bloqueadores de los coágulos de sangre

Anteriormente hablé del ajo, conviene destacar que aminora considerablemente los riesgos coronarios, propiedad que lo convierte en altamente beneficio para bloquear la formación de coágulos sanguíneos.

De igual modo, no deja que la vitamina K se quede acumulada en el intestino. Consúmalo con frecuencia para que pueda notar estos efectos positivos rápidamente.

Mientras que la cebolla es una obstructora de coágulos por excelencia, no debe separarla de su alimentación y procure consumirla cruda, para que pueda mantener los beneficios. Ideal para casi cualquier preparación.

Cúrcuma: perfectamente adaptable a cualquier comida, sirve para la coagulación y para atender otras afecciones. Debo aconsejarle esto: no la consuma si está bajo tratamiento con medicinas contra coagulación, incrementará las posibilidades de sufrir pérdidas.

Jengibre: es espectacular para darle ligereza a la sangre, porque no permite que se acumule. Además de eso, disminuye el colesterol y la presión arterial.

Para un mejor aprovechamiento de sus nutrientes, la raíz es la más indicada en forma de infusión o para complementar alguna comida.

Omega 3: del que más se habla por su contenido de estos ácidos, es del pescado. Por ende, el consumirlo ofrece un mejor tránsito de la sangre sin ningún inconveniente. El atún, salmón y la trucha son los más óptimos en este omega, evitando la formación de coágulos.

Vino: previene la coagulación temprana, pero su consumo debe hacerse con moderación. Si no puede tomarlo coma uvas, porque brinda el mismo efecto inclusive con mayor eficacia que el mismo vino y, si lo consigue, con una copa al día es suficiente.

Las mujeres embarazadas pueden comerlas sin temor alguno, así evitan que la sangre se aglomere.

Vitamina E: muy efectiva para evitar la coagulación. Debe ser ingerida con regularidad para que las plaquetas se conserven normalmente, ayúdese con alimentos como almendras, germen de trigo, huevos y verduras verde oscuro.

El consumo de Osteocar Total no solamente beneficia a la sangre, también a su sistema inmune. Contiene magnesio, que actúa de manera eficaz en la coagulación sanguínea y favorece la eliminación de residuos tóxicos de su organismo.

Es una buena opción para mantenerse saludable, a nivel general.

Factores de riesgo que aumentan las posibilidades de sangre dura

Una mujer pequeña, con los ojos entrecerrados, mirando la pantalla del ordenador portátil de la computadora portátil mientras está sentada en la oficina, cansada de tener una computadora pensativa que tiene mala vista, visión borrosa.

Un coágulo de sangre puede aparecer por las siguientes razones:

  • Reposo prolongado en la cama, con poco movimiento.
  • Pasar mucho tiempo con las piernas cruzadas al sentarse, o permanecer sentado por largos períodos.
  • En el embarazo, mientras llega el alumbramiento y al dar a luz.
  • Prescripciones a base de estrógeno o de pastillas anticonceptivas, el riesgo es mayor si la mujer que las consume tiene la costumbre de fumar.
  • Uso indefinido de catéter en las venas.
  • En la fase post-cirugía.
  • Luego de haber sufrido alguna lesión.
  • Obesidad.
  • Dificultades en el hígado o los riñones.
  • Cáncer.
  • Si el colesterol se agolpa en una arteria la bloquea, trayendo como consecuencia el cambio o la baja en el libre tránsito de la sangre. Esto conlleva a la aparición de un coágulo o un trombo.

Ahora, cuando el coágulo de sangre tiene lugar en una arteria o alguna vena de su corazón, puede influir en los siguientes órganos:

Arterias presentes en los brazos o las piernas.

Cerebro o cuello, presentando un accidente cardiovascular.

El corazón también, porque favorece la angina de pecho o los ataques cardíacos.

Intestinos: como isquemia mesentérica igual que la trombosis venosa.

Piernas: trombosis profunda en las venas.

Pulmones: embolia pulmonar.

Riñones: trombosis en las venas de estos órganos.

Otro tipo de afecciones de carácter hereditario (desde los padres hasta los hijos), incrementan las posibilidades de que aparezcan coágulos sanguíneos fuera de las características comunes. Me refiero a padecimientos extraños tales como las proteínas C y S.

Hay otros riesgos que debe considerar, aparte de los cambios intempestivos en la alimentación. Cuando cambia el sistema de coagulación para aligerar la sangre, la persona queda más expuesta a las hemorragias.

Esto se torna peor si se olvida de tomar sus medicinas o existe alguna interacción entre las mismas y los alimentos consumidos. La intensidad de la hemorragia dependerá de la cantidad de sangre y el lugar donde ocurrió.

Ante este escenario, el consejo es no realizar esfuerzos físicos en las que se involucren posibilidades de lesiones y sangrado abundante. Cuídese de accidentes de tránsito y de heridas por algún deporte que haga.

Medicinas anticoagulantes, lo que debe hacer y lo que toca omitir

Como su nombre lo dice, su función es prevenir la formación de coágulos en las arterias o las venas.

Estos conjuntos de sangre no permiten que la circulación sanguínea siga su camino normal hasta el corazón, conllevando a que sucedan infartos.

De igual forma, taponan los vasos pequeños y la salud de la persona empieza a complicarse poco a poco.

Puede deberse a los elementos de riesgo que mencioné anteriormente, aunque también son responsables las cantidades excesivas de glóbulos rojos y triglicéridos.

Las personas cuyos valores se encuentran alterados, tienen la totalidad de vasos constreñidos, lo cual conlleva a que se formen estos bloques de sangre.

En cuanto a los tipos de anticoagulantes, se encuentran los siguientes:

Efecto directo: reprimen la coagulación.

Efecto indirecto: al trabajar en conjunto con otras proteínas, detienen la coagulación.

Ambos se desempeñan de una forma biológica en el organismo, y el propósito común es obstaculizar la coagulación de la sangre.

Lo primero que debe hacer es visitar a su doctor de confianza, antes de emplear cualquier solución natural contra los bloques de sangre.

Cada situación, al igual que cada organismo es distinta y, por ende, los padecimientos encontrados ameritan una atención específica. Nunca escoja ninguna opción por su propio instinto, por así decirlo.

El profesional es el conocedor de este asunto, lo que le brinda la capacidad de evitar dificultades mayores. Si no se asesora con él, puede comenzar a sufrir pérdidas de sangre.

Ciertos alimentos lo perjudican al mezclarlos con medicinas de esta naturaleza.

Las soluciones naturales anticoagulantes son de mucha ayuda a la hora de que el consumidor desee “aflojar” su sangre sin dificultades y sin medicinas que, algunas veces, conllevan a otras complicaciones.

Cuéntele siempre a un especialista acerca de lo que come, para así prevenir las interacciones que posteriormente lleven a consecuencias indeseables.

Este tipo de opciones, son las más indicadas para cambiar sus costumbres de vida y ser una persona más sana.

Otra causa por la que debe consultarle, es tener alguna enfermedad, porque estas alternativas pueden causarle algunos daños que son evitables si escucha los consejos de los expertos.

Alimentos que debe evitar si toma anticoagulantes

El aguacate contrarresta la acción del ajo, de igual forma rebaja los efectos de estas medicinas porque entorpece su absorción, a la par de impulsar su metabolismo.

Por este motivo, el primer tip es no comer demasiadas cantidades de aguacate si toma anticoagulantes.

Arándano: incrementa las posibilidades de hemorragias en las personas que lo ingieren en conjunto con los anticoagulantes. El doctor debe colocar al tanto a su paciente de las posibilidades anteriormente mencionadas, y así evitar inconvenientes.

Si bien es cierto que su plan de alimentación debe ser equilibrado, variado y sano, insisto en que no puede realizar modificaciones bruscas. Cuando decida hacerlas, que sean bajo un control médico rígido.

Algunas verduras como la acelga, brócoli, espinaca y lechuga tienen un contenido abundante de vitamina K, lo cual propicia que ocurra la coagulación de la sangre.

Recuerde que esta vitamina es sintetizada en el hígado, por lo que tampoco es buena idea consumir platillos con este órgano.

La sugerencia es comer pequeñas cantidades de estas verduras todos los días, y no hacerlo de forma desordenada para que así pueda aprovechar de una mejor manera los beneficios para su salud.

No hablo de eliminar definitivamente estos alimentos en específico, sino consumirlos de forma progresiva. Lo opuesto ocurre si consume alcohol o alimentos con vitamina E que adelgacen su sangre, como los que he nombrado anteriormente.

Tampoco puede tomar a su antojo los antibióticos o ciertos productos que ofrecen las casas naturistas, porque influirán de forma negativa en la coagulación sanguínea.

Efectos de alimentos con vitamina K y algunas hierbas

La vitamina K conlleva a un desajuste si se conjuga con los anticoagulantes, porque el hígado no puede sintetizar los elementos de coagulación.

Entre estos alimentos se encuentran los aceites vegetales, coles de Bruselas, coliflor, endivias, espárragos, mostaza, toronja, entre otros.

Si usted abusa en el consumo diario de los previamente mencionados, su organismo será el mayor perjudicado.

No es recomendable exceder la cantidad de 1 taza por día, pero si la alimentación de la persona es óptima en esta vitamina, el cambio debe ser paulatino.

En este orden de ideas, algunas plantas empleadas para la medicina natural, pueden producir un efecto de “choque” si son ingeridas en conjunto con las medicinas anticoagulantes. Asista al doctor para saber si su ingesta es segura o si sucede todo lo contrario.

No deje de practicarse exámenes médicos para chequear que todo esté funcionando de forma correcta en su cuerpo.

Los anticoagulantes pueden interferir con algunas plantas tales como el ginkgo Biloba, ginseng y la hierba de San Juan.

Esta última es aconsejada para las personas que se encuentran deprimidas enormemente o poco.

El peligro radica en que aminora el efecto anticoagulante, lo cual desemboca en consecuencias como asma, arritmias, convulsiones y descontrol en el asma, al igual que rechazo en los órganos trasplantados.

El alcohol no está indicado para el buen estado de salud en general, y la coagulación sanguínea no se escapa a este precepto.

Mientras que las cantidades abusivas de ajo pueden ocasionar sangrados que se escapen de su control.

Consejos finales para que la coagulación no sea un problema

Muchas personas no le dan la importancia merecida al consumo de agua, pasando por alto beber este preciado líquido y haciendo caso omiso a las señales que su cuerpo envía cuando tiene sed.

Es la bebida de más fácil alcance, que evita que la sangre se torne dura. Beba agua en el transcurso de su día, no es buena idea esperar a que sienta sed, lo mejor es cargar una botella o cooler a cualquier parte que vaya y así prevenir riesgos innecesarios.

Si usted no toma agua durante todo su día, es negativo para su salud en general. La cantidad que se suele indicar es de 8 vasos diarios, pero lo mejor es tomarla cada vez que usted sienta que corresponde hacerlo.

Hay muchos suplementos a base de hierbas, uno de ellos es Osteocar Total. Las plantas halladas en su fórmula, son las más eficaces para lograr una circulación sanguínea de calidad, sin caer en ningún tipo de riesgos.

Entre sus componentes, puedo mencionar a la hoja de té verde, la cual no permite que se conformen coágulos sanguíneos. De esta manera, puede evitar situaciones lamentables como los ataques cardíacos y la trombosis, entre otros similares.

Jugo de granada: favorece el tránsito de la sangre de forma fluida hasta el corazón. En cuanto a su frecuencia de consumo, puede ser todos los días y hacerlo su bebida rutinaria si así lo desea.

Si quiere incorporar otro tipo de alimentos a su plan de siempre, hable con su médico para que le oriente de una mejor manera. De este modo sabrá si conviene hacerlo o si su salud puede sufrir algún declive.

¡Le deseo mucho éxito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *