Ilustración de hombre feliz, sosteniendo un papel con parte de su sonrisa

Chequee algunos consejos para llevar una vida saludable

Chequee algunos consejos para llevar una vida saludable

Última actualización: 06-10-2018. Equipo Nutricioni

Si su vida ha transcurrido llevando hábitos incorrectos, tales como el consumo de comida chatarra, fumar, sedentarismo y otros similares, este es el momento de dar un giro.

A cada rato se toca el tema de lo fundamental que es el hecho de tener un mejor estilo de vida y más saludable, pero se desconoce cómo hacerlo y la motivación para poder conseguirlo.

Si desea cambiar un modelo de vida que solo le está generando enfermedades, por uno mucho más sano, debe hacerlo de forma progresiva de la mano de algunos consejos o tips que serán muy útiles para empezar y poder sostener en el tiempo estas costumbres saludables.

Esto no quiere decir que se obsesione en este aspecto y pase todo el día llevando la cuenta de las calorías que consume, pero sí de tomar consciencia para hacer elecciones correctas en cuanto a los alimentos, para así poder gozar de una salud óptima.

Puede tomar como punto de partida la elaboración de un plan de alimentación adecuado, sin hacer a un lado ninguno de los alimentos primordiales para el cuerpo.

Debe agregar carne blanca, fibra, frutas, legumbres, vegetales y abundantes líquidos.

Asegúrese de que los alimentos que va a consumir le ofrezcan la cantidad requerida de nutrientes para sentirse bien y sano.

Esto depende el organismo de cada quien, por lo tanto busque orientación profesional para establecer el plan alimenticio que se adecúe a sus características físicas.

Ilustración de hombre feliz, sosteniendo un papel con parte de su sonrisa

El sedentarismo y sus efectos negativos

La definición original del término “sedentarismo” obedece a la estadía definitiva de una comunidad humana en un lugar determinado.

Para referirse a alguien sedentario, se dice que es la persona cuya vida es atascada en el aspecto físico.

Esta mala costumbre es frecuente en las grandes ciudades, ya que la tecnología evita que se lleven a cabo grandes esfuerzos físicos.

El pasar muchas horas del día mirando televisión o sentado frente a una computadora son ejemplos de sedentarismo, aumentando el riesgo de enfermedades cardíacas, debilitando los huesos y promoviendo la obesidad.

Las nuevas generaciones son más propensas al sedentarismo que los adultos mayores.

Nacieron en una era tecnológica, con menos espacios abiertos para su esparcimiento y una progresiva sensación de miedo en la vía pública que los hace refugiarse en sitios cerrados.

Luchar contra la ausencia de actividad física es un poco difícil, la solución se encuentra en la voluntad personal.

Practicar constantemente un deporte le resultará muy beneficioso para su salud, siempre y cuando no lo arruine con alimentación incorrecta y posiciones dañinas para su cuerpo.

Existen dos tipos de sedentarios en la era moderna: el trabajador que usa las nuevas tecnologías para su provecho, y considera indispensable una computadora para realizar sus trabajos.

Otros prefieren pasar el día acostados o sentados frente a la tv, tomando gaseosas, bebiendo alcohol o fumando.

Actividad física para sentirse bien y vivir más

Está confirmado que el ejercicio es el factor clave para mantenerse sano.

Es atenuante para la depresión, brinda fortaleza al corazón, los huesos y los pulmones, ofrece facilidad para conciliar el sueño, da una mejor vitalidad y tonifica los músculos.

No está de más conversar con un experto antes de empezar su rutina de ejercicios.

Con especial atención si tiene padecimientos como la diabetes, obesidad o hipertensión ya que de esa manera garantizará la seguridad y mayor provecho en su ejercitación diaria.

No solamente es la realización de la actividad física, también debe tener un buen descanso para poder lograr su propósito.

Organícese según su tiempo para hacer deporte fuera de su casa o ejercicios en su casa.

De no tener la posibilidad, puede salir a caminar al menos media hora cada día porque el corazón es un músculo que requiere ejercicio para estar siempre sano, igual que los demás músculos del cuerpo.

Una correcta rutina de ejercicios, especialmente aeróbicos le ayudarán a controlar su peso, disminuir el estrés, mantenerse fuerte y saludable y en la prevención de enfermedades.

Para su actividad física, utilice por lo menos media hora cada día descansando sábados y domingos.

Agregue rutinas que incrementen la frecuencia cardíaca y respiratoria y que le den fortaleza a sus huesos y músculos.

Es una buena idea animar a sus niños o adolescentes a practicar ejercicio, para que se inicien en este hábito.

Un plan moderado de ejercicios bien sea continuo o fraccionado, le ayudará a sostener una vida activa a lo largo del tiempo.

El exceso de peso es un padecimiento grave para la salud de muchas personas, porque incrementa las posibilidades de desarrollar graves enfermedades tales como cáncer, las del corazón, derrames cerebrales, diabetes, y presión alta.

La mejor decisión que puede tomar es modificar sus hábitos de actividad física y de alimentación. Así logra controlar su peso y mantenerlo en un nivel equilibrado y favorable.

Es recomendable la práctica constante de ejercicios físicos, caminando o trotando para activar su metabolismo.

Mujer y hombre jovenes trotando por una camineria

Elaborar un plan de alimentación balanceado y equilibrado

Para tener éxito en la elaboración de un plan de alimentación sano, es necesario consumir diariamente frutas, granos integrales en variedad y verduras.

Debe disminuir la cantidad de carbohidratos cuando desee ingerirlos, para que no se acumule la grasa en el abdomen.

No es necesario hacer a un lado la grasa saturada, el deber ser es moderar su consumo.

Una alimentación correcta brinda una mejor calidad de vida, haga posible que la hora de la comida sea tranquila para usted y esté acompañado. También modere el tamaño de sus porciones.

Nunca omita el desayuno, este es el plato más importante del día y muchas personas olvidan tomarla o simplemente no les gusta hacerlo.

En este momento es importante el consumo de carbohidratos y proteínas para así poder contar con energía para todo el día.

Asegúrese de que el agua que va a utilizar para lavar y cocinar sus alimentos esté limpia.

Es preferible que sus comidas sean preparadas en casa y no procesadas ya que no tendrán la misma calidad.

Disminuya el consumo de sal y alimentos con alto índice de sodio.

Para evitarla utilice condimentos variados como ají, orégano, perejil, pimentón y pimienta; reduciendo la ingesta de sal puede prevenir el riesgo de sufrir padecimientos renales y vasculares, hipertensión, entre otros.

Si tiene entre sus favoritos alimentos con gran contenido de azúcar, grasas y sal, así como bebidas azucaradas, es preferible limitar su consumo.

Elimine de su alacena la crema de leche, grasa animal, margarina y manteca.

En su alimentación diaria, agregue leche, queso y/o yogurt preferiblemente descremados.

Cuando consuma carnes debe quitarles la grasa que tenga a la vista, incrementar el consumo de huevos y pescado.

Con la frecuencia ya mencionada, prepare 4 comidas para su día (en orden de importancia: desayuno, almuerzo, merienda y cena).

Beba por lo menos dos litros de líquidos no azucarados, referiblemente agua; es mala idea esperar la sensación de sed para beberla.

Considere la escogencia de alimentos con poco contenido de grasas saturadas y grasas trans, igual para el índice de colesterol. Reduzca o elimine completamente el consumo de alcohol.

imagen en primer plano de vista superior de carne roja.

Momento de frutas, vegetales y verduras

Son muy conocidos los beneficios de las frutas, vegetales y verduras agregando lo saludables que son.

Este tipo de alimentos ofrecen una infinidad de vitaminas y minerales, aparte de la fibra que es la indicada para tener siempre una digestión tranquila.

La fibra puede encontrarla también en legumbres, nueces y productos de granos enteros.

Puede combinar el consumo de fibra con aceites, carnes, cereales, huevos, leche, queso o yogurt.

Diariamente es requerido consumir unas 5 porciones de frutas y verduras variando entre sus colores y tipos.

Para el almuerzo, ingiera, por ejemplo medio plato de verduras, para la cena repita ese medio plato y coma 2 o 3 frutas cada día.

El consumo de frutas y verduras aminora las posibilidades de sufrir cáncer de colon, enfermedades cardiovasculares y obesidad.

Por otra parte, el tener un bajo peso corporal se relaciona con la anemia, depresión, fatiga crónica, padecimientos cardíacos, poca resistencia a las infecciones, entre otros achaques.

Al momento de visitar el supermercado, fíjese en elegir productos mayormente naturales y poco o nada de procesados.

Como ejemplo puede adquirir carbohidratos ricos en fibra tales como la avena, el arroz integral y la batata.

Descarte completamente los alimentos que formen parte de la “comida chatarra”, especialmente las chucherías como dulces, galletas, pan blanco, entre otros.

También puede añadir a su carrito de compras muchas hortalizas, proteínas animales magras y vegetales.

No olvide que la obesidad es un padecimiento muy grave para su salud, ya que el exceso de grasa corporal sobrecarga el corazón, los huesos y sus músculos.

Adicionalmente, aumenta el riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares, cáncer de mama, enfermedad de vesícula biliar o hipertensión arterial.

No coma demasiado, menos aún si se trata de comida no saludable y considere que los antecedentes familiares representan un factor de riesgo para algunas personas.

Consulte a su médico para saber cómo puede evitar o disminuir las posibilidades de tener problemas de salud tomando en cuenta su estilo de vida, así como los antecedentes familiares y personales.

Realícese los análisis, exámenes y vacunas requeridos y hágase chequeos de acuerdo al tiempo que le dicte su doctor.

Ilustración de frutas y grupo de vitaminas

Proteja su vida, ámese más

  1. Comience a protegerse utilizando casco, cinturón de seguridad, protector solar y repelente para insectos.
  2. Lave bien sus manos para evitar la propagación de los gérmenes, no fume ni aspire el humo del cigarrillo o tabaco de otras personas ya que se convierte en fumador pasivo y los daños son mayores.
  3. Cuide de que las relaciones con amigos y familiares sean sanas y seguras, prepárese para que sepa cómo enfrentar las emergencias y tenga a la mano un equipo de provisiones.
  4. Equilibre sus cargas laborales, hogareñas y sus actividades de recreación, sin olvidarse de mantener una actitud positiva.
  5. Apóyese en sus amigos y familiares, aparte algún espacio de su tiempo para relajarse.
  6. Duerma el tiempo suficiente, lo ideal es de siete a nueve horas por la noche.
  7.  Si necesita atención o ayuda psicológica no lo posponga, búsquela pronto.
  8. Una correcta higiene dental le ayuda a mantener los dientes y encías saludables toda su vida. Lo puede conseguir de las siguientes maneras:
  •  Cepille su dentadura tres veces todos los días.
  • Chequee sus dientes de manera regular.
  • Disminuya el consumo de azúcar.
  • Haga uso diario del hilo dental.
  • Utilice un cepillo de dientes cuyas cerdas sean suaves. Si éstas comienzan a doblarse, reemplácelo.

Lleve una vida relajada

Utilice terapias que contribuyan a su relajación; sea dueño de sí mismo y tenga paciencia, a veces es mejor dejar que las cosas pasen.

Si se siente estresado, recuerde que es un estado normal. En ciertos casos, puede ser de gran impulso y útil.

Pero como los excesos son malos, mucho estrés puede derivar en padecimientos como ansiedad, cambios de ánimo, insomnio y malestar estomacal, solo por mencionar algunos.

Es importante su aprendizaje para conocer los factores que tienen más posibilidad de causarle estrés para su vida.

Tal vez no prevenga todo el estrés, pero si sabe los motivos que lo produjeron lo ayudan a sentir que tiene el control de la situación.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *