Tendinitis de Aquiles con mancha roja, lesión después de hacer ejercicio y correr. Fondo mueble gris

Causas más comunes de tendinitis en el pie

Causas más comunes de tendinitis en el pie

Última actualización: 04-12-2018. Equipo Nutricioni

Se conoce como tendinitis a la irritación o inflamación de un tendón, los tendones son cuerdas fibrosas muy fuertes encargadas de unir los músculos a los huesos. Veamos cómo afecta esta patología a nuestro cuerpo, especialmente en el caso de la tendinitis en el pie.

Este tipo de trastorno muscular, causa dolor y alta sensibilidad justo afuera de la zona de la articulación.

Estas molestias se pueden presentar en cualquiera de los tendones, pero es mucho más frecuente el los hombros, codos, muñecas, rodillas y en los tobillos.

En cualquier articulación que se presente es un problema que causa molestias, en el caso de los pies, puede limitar mucho nuestro movimiento locomotor.

En el área deportiva es muy común encontrar este tipo de lesión, donde se conoce como codo de tenista, hombro de lanzador y hombro de nadador, entre otros nombres.

En la mayoría de los casos, la tendinitis desaparece tras un periodo de reposo, un poco de fisioterapia y el uso de los medicamentos adecuados.

Lo esencial en estos casos es reducir la sensación de dolor. Si se presentan un problema grave como la rotura de un tendón, quizás se necesite una intervención quirúrgica.

El punto donde se suelen manifestar los síntomas y signos que distinguen esta afección es donde el tendón se une al hueso.

Las características que se distinguen esta afección son dolor, que los afectados lo describen como dolor sordo, y que resulta más intenso cuando se mueve la articulación afectada.

También suele presentarse mayor sensibilidad en el área, por lo que el contacto es un poco doloroso, además de una pequeña hinchazón o inflamación.

Esta condición puede ser causada por una repentina lesión, pero existen más posibilidades de que se origine por un movimiento repetitivo durante mucho tiempo.

Muchas de las personas que sufren de tendinitis se debe a que sus empleos o pasatiempos requieren la repetición de movimientos específicos, que generan tensión en los tendones.

El utilizar una técnica correcta a la hora de realizar los movimientos es muy importante para evitar la tendinitis, especialmente en los deportes y en el trabajo. Una técnica mal ejecutada provoca lo que se llama la sobrecarga del tendón.

Tendinitis de Aquiles con mancha roja, lesión después de hacer ejercicio y correr. Fondo mueble gris

Tendinitis de Aquiles

La tendinitis aquilea es una lesión que se produce por el uso excesivo o la sobrecarga del tendón de Aquiles.

El tendón de Aquiles es el tejido fibroso que se encarga de conectar el músculo de la pantorrilla, en la parte trasera inferior de la pierna, con el hueso del talón.

Es muy frecuente que este tipo de tendinitis se presente en los corredores que aumenta repentinamente la intensidad al momento de alguna carrera.

También puede presentarse entre los adultos de edad media que practican algún deporte solo los fines de semana, como basquetbol o tenis.

En la mayoría de los casos cuando se presenta una lesión de este tipo, los cuidados sencillos y relativamente simples en casa la pueden remediar.

Es necesario el contar con hábitos o estrategias de cuidado personal para evitar las continuas repeticiones de este tipo de lesión.

En los casos realmente graves, donde la lesión implica una rotura o desgarro del tendón, es posible que se necesite de una intervención quirúrgica para reparar el daño.

Si presentas una lesión de este tipo, el reposo y los medicamentos para aliviar el dolor son muy importantes, y para acelerar el proceso de recuperación cuentas con Aliviáne.

Este gran producto, cuenta con una combinación de enzimas y hierbas que actúan directamente sobre los tejidos dañados, aportando mucho en su recuperación.

Además, es capaz de mejorar la circulación de la sangre y en caso de fatiga extrema a causa de un sobreesfuerzo muscular, te ayuda a continuar con el entrenamiento.

Los dolores asociados a la tendinitis de aquiles, suele empezar como una leve molestia en la parte trasera del tobillo. Normalmente, estas molestias aparecen luego de correr durante mucho tiempo, subir escaleras, saltar, etc.

Otro síntoma de esta patología es la rigidez o un dolor suave en las primeras horas del día, después de levantarse, este, tiende a desaparecer luego de un poco de actividad.

Si el dolor en el tobillo es persistente, debes consultar al médico, ya que si el dolor es fuerte podrías tener una rotura de tendón.

Causas y factores de riesgo

Las lesiones son causadas principalmente cuando el tendón es sometido a una tensión muy intensa y además repetitiva. La banda de tejido fuerte y fibroso que se encarga de conectar el tobillo con el músculo de la pantorrilla.

Este tendón es esencial para lograr el movimiento locomotor, se usa para caminar, correr, bailar, saltar y cuando nos estiramos para ganar más altura en la punta de los pies.

Este tejido, a pesar de ser muy fuerte y resistente, tiende a desgastarse con el paso de los años, lo que aumenta el riesgo de sufrir una lesión.

Son especialmente propensos a lesionarse las personas que solo practican deportes o realizan entrenamientos solo los fines de semana. Además, el aumentar de manera repentina la intensidad con que se realizan los entrenamientos, también es un factor de riesgo.

Existen algunos factores que influyen en un mayor riesgo de sufrir este tipo de lesión, los cuales debes conocer para evitar lesionarte.

Un factor influyente es el sexo, los hombres, suelen padecer este tipo de lesión mucho más frecuentemente que las damas.

La edad, es otro aspecto a tomar en cuenta, ya que a medida que se envejece, el tendón se desgasta, lo que aumenta el riesgo de una lesión.

Por esto, es necesario que estés consciente de tus limitaciones en cuanto a la edad, y realices ejercicios sin caer en un esfuerzo exagerado y peligroso.

Si padeces un problema de pie plano, es probable que la presión que ejerces sobre el tendón de aquiles sea mucho mayor de lo normal, aumentando el riesgo de lesión.

La obesidad y el sobrepeso también son factores que influyen en la cantidad de presión que debe soportar el tendón de aquiles, por lo que es otro motivo para perder peso.

La rigidez de los músculos de las pantorrillas o gemelos es otra factor de riesgo, por ello, a la hora de realizar entrenamientos, es esencial realizar una buena sesión de estiramiento.

Esto debe hacerse, junto a la calistenia antes de empezar, y al terminar, para dar flexibilidad a los músculos y tendones.

Hombre se termina de amarrar los zapatos

Otros factores de riesgo a tener en cuenta

El tipo de entrenamiento también debe ser tomado en cuenta a la hora de evitar lesiones en el tendón de aquiles, tanto en la manera de realizarlo, como en la intensidad.

Recuerda que si eres de las personas que solo entrenan una vez a la semana, debes hacerlo de forma suave y controlada, para no forzar los tendones.

Realiza los movimientos de manera correcta, un movimiento con una técnica mal empleada aumenta en gran medida el riesgo de lesión.

Cuida del equipamiento que utilizas, por ejemplo, el correr con zapatos en malas condiciones o gastados es muy malo para tus tobillos.

Debes ser cuidadoso a la hora de escoger el sitio donde correr, ya que un terreno accidentado, exige mayor movimiento y adaptación a los tobillos y tendones.

El frío es capaz de aumentar el dolor en el tendón de aquiles, utiliza alguna crema o spray que te ayude a calentar la zona para relajar un poco el tejido.

No olvides que la prevención es primordial, se inteligente y no expongas los tobillos a situaciones de mucha exigencia, así los mantienen sanos.

En el caso de presentar alguna lesión, cuentas con Aliviáne para ayudar de manera efectiva en la pronta recuperación.

Además, si eres de los que les agrada someter el cuerpo a un duro entrenamiento, este gran producto te ayuda a recuperar los músculos después de un gran esfuerzo.

Actúa sobre las proteínas dañadas, estimulando una mejor absorción y metabolismo de las mismas, para ayudar en la creación de tejido nuevo.

Continuando con los factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de sufrir tendinitis, encontramos que algunas afecciones físicas también entran este grupo.

Las personas que padecen enfermedades como la psoriasis poseen mayor riesgo de lesión, lo mismo que las que sufren de presión arterial alta.

También hay un tipo de antibiótico que se ha relacionado directamente con el sufrir tendinitis de aquiles, una sustancia llamada Fluoroquinolonas.

El sufrir de tendinitis también aumenta el riesgo de sufrir desgarro y rotura, por lo que debe cuidarse de su correcta recuperación.

¿Cómo prevenirla?

El prevenir la tendinitis de aquiles podríamos decir que es imposible,pero sí podemos tomar medidas para reducir su incidencia.

Aumenta el nivel y la intensidad de los entrenamientos de manera paulatina, sobre todo si estás empezando a acostumbrar tu cuerpo a los entrenamientos.

Esto es necesario para que los tendones y músculos se vayan fortaleciendo, y de esta manera, se adapten mejor a la intensidad de los ejercicios.

Si padeces de obesidad o sobrepeso y deseas empezar a correr para perder unos cuantos kilos, debes comenzar caminando, a paso acelerado, para fortalecer el tendón.

De igual manera, si entrenas solo los fines de semana, hazlo con una intensidad moderada, recuerda que cada vez que lo haces es como si fuera la primera.

Debes tomar lo ejercicios con calma, conocer tu cuerpo y adaptarte a su nivel de fuerza y resistencia, recuerda que ambas cualidades físicas vienen con el entrenamiento continuo.

Realiza ejercicios de calentamiento siempre antes de empezar con cualquier actividad física exigente, los músculos y tendones fríos son más propensos a sufrir lesiones.

El estiramiento es otro factor el cual no debes pasar por alto, a la hora de entrenar, los músculos se fortalecen, pero si no realizas estiramientos, se pondrán muy rígidos.

En el caso de notar dolor durante algún ejercicio en particular, debes detenerte y descansar, no exijas más de lo debido el tendón si ya sientes molestias.

Debes escoger de manera correcta el zapato que utilizas durante el entrenamiento, esto es muy importante para evitar varios tipos de lesiones, no solo la tendinitis.

Es necesario que tu calzado brinde una correcta amortiguación para el talón y al  mismo tiempo y soporte adecuado y estable para el arco o puente.

Estas condiciones, disminuyen en gran forma la tensión que soporta el tendón de aquiles. lo que se traduce en un mejor funcionamiento del mismo.

No solo se trata de que sea un zapato en buen estado, debe ofrecer condiciones óptimas, pero también, es necesario que los cambies de manera frecuente.

Existen unos soportes para los arcos o puentes, los cuales puedes usar para asegurar que poseas las condiciones adecuadas a la hora de ejercitarte.

Mujer y joven realizando ejercicio de estiramiento en un parque

Otros elementos a tener en cuenta

Algo en lo que queremos hacer hincapié es en los ejercicios de estiramiento, estos resultan especialmente efectivos para evitar este tipo de lesiones.

Resulta muy recomendable estirar el músculo de la pantorrilla todos los días justo al levantarte, lo mismo que antes de entrenar y después de terminar los ejercicios.

De esta manera evitas la rigidez tanto de músculos como de tendones, lo que resulta algo verdaderamente efectivo para evitar una gran cantidad de lesiones.

De igual manera, debes fortalecer los músculos de las pantorrillas para lograr que toda la zona posea mayor fuerza y resistencia.

Con un ejercicio constante y constante y continuo en esta área, logras que el tendón de aquiles resista cada día más presión y una mayor cantidad de esfuerzo.

Muchas personas, realizan ejercicios de fortalecimiento en su cuerpo y no toman en cuenta las pantorrillas, es un grave error, ya que estas con el soporte de todo los músculos.

El realizar entrenamientos de manera cruzada también es una muy buena idea, esto quiere decir, que debes combinar ejercicio de alto impacto con algunos de baja intensidad.

Por ejemplo, puedes correr y saltar la cuerda o hacer paracaídas, alternando con montar bicicleta y nadar.

No olvides que a la hora de hacer ejercicios, cuentas con Aliviáne para mantener el cuerpo realmente sano y en mejores condiciones.

Reduce la sensación de cansancio tardío que aparece después de un sobreesfuerzo, ya que contiene sustancias especiales para le recuperación muscular.

Además, cuida también de los otros tejidos, como tendones y ligamentos, ayudando a renovar las proteínas para fortalecerlos cada día más.

Tendinitis peroneal

Los llamados tendones peroneos, son los que se encuentran por los lodos de los tobillos, justamente detrás del hueso peroné. Conectan los músculos con los huesos para lograr el movimiento articular.

En el caso de los ligamentos, son los encargados de conectar hueso con hueso, cuando hay una tendinitis peroneal, hablamos de la inflamación de estos tendones.

Es necesario conocer la rutina de la persona para saber que causo la tendinitis peroneal, al ser estas lesiones por uso excesivo, generalmente se debe a un cambio en la rutina.

En la mayoría de los casos, los pacientes han aumentado sus actividades notablemente o están realizando algún tipo de ejercicio que jamás habían realizado antes.

Las causas podemos dividirlas en dos, las deportivas, como ya lo mencionamos, y las características  propias de la anatomía en cada persona.

Este tipo de lesión ocurre mayormente en situaciones donde se necesita correr, cómo maratón, y carreras y paradas repentinas como en el fútbol.

Si has sido infiltrado con sustancias como los corticoides en el tendón, estas en el grupo con un mayor riesgo de sufrir esta lesión.

El realizar largas carreras sin combinarlo con ejercicios de musculación también aumenta el riesgo, ya que los tendones deben soportar una mayor fuerza sin estar preparados.

Los aumentos repentinos de en la intensidad de los entrenamientos o en la distancia de las carreras también son un factor de riesgo.

En el caso de presentar este tipo de lesión, es necesario contar con la ayuda de un producto especializado como Aliviáne, el cual resulta de gran ayuda en la recuperación.

Este producto, contiene enzimas especializadas que son capaces de acelerar este proceso ya que actúan directamente sobre las proteínas de los tejidos dañados.

Características de la tendinitis de los peroneos

Cuando se sufre una lesión de este tipo, se siente dolor en la parte posterior y lateral del tobillo, justamente en el área detrás del peroné.

En sus primeras fases, el dolor aparece tras las largas sesiones de carreras, pero no todo el tiempo, lo que hace que se le reste importancia.

De manera paulatina, si se continúa con las mismas actividades de entrenamiento, el dolor irá en aumento, hasta convertirse en una limitante. Suele agravarse con los giros y movimientos en los tobillos.

No solo se presenta dolor, muy comúnmente las personas sienten inestabilidad en la zona de los tobillos, algo que pone en riesgo la salud de los ligamentos.

Esto sucede, porque al no ejecutar correctamente su función, la energía se transfiere a las demás estructuras que cumplen funciones estabilizadoras de la articulación.

Si estamos ante un caso más grave, donde se presentan roturas parciales de los tendones, el dolor estará presente ante mínimos esfuerzos o aún estando en reposo.

Si estás entrenado y corres largas distancias para aumentar tu resistencia, y llegas a presentar dolor en el área externa del pie, debes consultar al médico para evitar una lesión mayor.

Para saber si el dolor que presentas se debe a una tendinitis peroneal, el doctor necesita saber la rutina que has llevado últimamente, además de la exploración física.

Al momento de realizar esta exploración del tobillo con posible tendinitis, se localiza el dolor y en muchas ocasiones se escucha como una especie de chasquido en el área de los tendones.

Además de esto, se realizan lo que los especialistas llaman, maniobras de provocación, que al resultar positivas,dan confirmación de el dolor en los peroneos.

Posibles tratamientos

El tratamiento a seguir se determina según sea el estado de los tendones y la causa exacta de la tendinitis, en la mayoría de los casos se lograr la recuperación de forma sencilla.

Es muy raro el necesitar de una intervención quirúrgica, solo si se presenta una rotura o desgarro del tendón.

Solo se necesita el cambiar algunos malos hábitos en la forma o costumbre de la pisada, unido al tratamiento más adecuado para el tendón.

El primer paso, es determinar el tiempo en que se cambiara de actividad para fortalecer el tendón, dejando la carrera por ejercicios de fortalecimiento y musculación.

También es posible que se recomienda el utilizar una férula para lograr estabilización por algunos pocos días, esta sustituirá la función del tendón.

Si es necesario, se recomienda también el cambio en el tipo de calzado utilizado o la utilización de plantillas para mejorar la pisada.

Pasada esta etapa de tratamiento, se irá regresando a la rutina deportiva combinando la carrera con los ejercicios de fortalecimiento y musculación.

Recuerda que para favorecer la recuperación más efectiva de estas lesiones, los tratamientos biológicos hoy en día son mucho más recomendados que la medicina tradicional.

No dudes en utilizar un buen suplemento especializado para lograr una recuperación más efectiva y rápida, se prevenido y cuida de ti y de tu salud en todo momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *