almuerzo saludable, La mujer está comiendo el almuerzo sano en fondo oscuro. Cuenco de buda Concepto de comida sana limpia y equilibrada.

Características de una dieta correcta aplicadas a la salud

Características de una dieta correcta aplicadas a la salud

Última actualización: 27-02-2019. Equipo Nutricioni

Es preciso investigar las características de una dieta correcta, sobre todo cuando hacemos un alto y comenzamos a interesarnos realmente en la buena salud.

Comer bien es mucho más que sabores y cantidades.

almuerzo saludable, La mujer está comiendo el almuerzo sano en fondo oscuro. Cuenco de buda Concepto de comida sana limpia y equilibrada.

Es la conjunción de diversos factores que comienzan por comprender la importancia de una buena nutrición, para el óptimo desarrollo de nuestro cuerpo.

La comida es la que aporta esa energía vital que nos permite comenzar el día, proseguir con su acelerado trajín y finalizarlo con un merecido descanso.

Al hablar de dieta, nos referimos al conjunto de alimentos que tomamos habitualmente. De estos alimentos suprimimos algunos con fines médicos y otros, para controlar el peso.

La idea es proponernos el consumo de los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para que nuestro cuerpo se mantenga saludable. Igualmente, detener la aparición de enfermedades y padecimientos que limitan nuestro desarrollo.

Para que los alimentos cumplan su función, debemos tomar consciencia de lo que llevamos a nuestra boca, con el propósito de obtener los beneficios esperados.

Tener una dieta correcta no debe tomarse como un castigo restrictivo lleno de prohibiciones. Antes bien, se trata de abrir el abanico de posibilidades que sustituyan aquellas sustancias que nos hacen mal, por las que nos hacen bien.

La correcta planificación alimenticia, no es igual para cada persona; debe tener en cuenta variables que cambian de acuerdo a nuestras necesidades. Por ello consideraremos particularidades como género, edad, peso, metabolismo, constitución corporal, actividad física, incluso, prácticas culturales.

Para hacer una dieta correcta, tenemos que diseñar un plan selectivo de alimentos a consumir que siga además unas reglas establecidas. Los especialistas en nutrición señalan que una dieta correcta debe ser:

Completa, variada,  inocua o higiénica, adecuada, equilibrada y suficiente.

Vamos a profundizar cada una de estas características, para tener muy claro su papel en nuestra salud.

Una dieta correcta debe ser completa

La dieta correcta es completa, cuando incluimos en cada comida agua y todos los grupos de alimentos:

Macronutrientes: Carbohidratos, proteínas y grasas.

Micronutrientes: Vitaminas y minerales.

Los encontraremos en cereales y tubérculos; frutas y verduras; leguminosas y alimentos de origen animal.

Los carbohidratos son fundamentales para una dieta completa, siendo encargados de aportarnos la energía que el cuerpo requiere cada día.             

Su correcto consumo, nos garantiza un excelente rendimiento físico y mental, jugando un papel esencial en el proceso de metabolismo celular.

La síntesis de las proteínas y las grasas en nuestro aparato digestivo, es posible gracias a la acción de los carbohidratos, que se convierten en glucosa (azúcar).       Ésta viaja por el torrente sanguíneo y las células se benefician de ella para hacer funcionar convenientemente nuestros órganos internos.

Una dieta correcta es completa cuando tiene alimentos con proteínas que están formadas de aminoácidos y tienen calorías esenciales para la energía del cuerpo. Están presentes en piel, uñas, pelo, músculos, articulaciones y en la hemoglobina que tiñe nuestra sangre de rojo.

Las proteínas están además en los anticuerpos que nos protegen de  enfermedades, por lo que favorecen nuestro sistema inmunológico. También son necesarias para reparar tejidos y oxigenar el organismo.

En cuanto a las grasas, estos macronutrientes deben incluirse con moderación en una dieta correcta y completa. Forman parte de las estructuras celulares del sistema nervioso y son reguladoras vitamínicas y hormonales.

Aportan energía para un alto rendimiento del organismo, además de tener una importante función energética de reserva.

En cuanto a las frutas y vegetales, éstas completan una dieta correcta pues poseen fibra y vitaminas C, E y A con propiedades autoinmunes y antioxidantes. Son fuente de hidratación y de minerales como potasio y magnesio que ayudan a regular la presión arterial y el buen funcionamiento del sistema nervioso.

En la variedad está el placer

En la variedad está el placer, reza un viejo dicho y esto es completamente cierto.  La diversidad en la escogencia de los alimentos que llevaremos a la mesa, nos garantizará incluir todos los grupos de alimentos en cada comida a lo largo del día.

Cada cultura tiene sus sazones, sabores y formas de preparación de alimentos, con lo que debemos ser creativos y dar un giro radical a la monotonía.

Dentro de una dieta correcta y variada podemos hacer combinaciones aprovechando la multiplicidad de alimentos y opciones de preparación:

Por ejemplo, dentro de los carbohidratos podemos variar con cereales integrales como arroz, avena, cebada, trigo y maíz. Aquí se ubican también los tubérculos como yuca, papa, ocumo, ñame, batata, apio, entre otros.

Del grupo de proteínas podemos consumir variedad de leguminosas como arvejas, lentejas, frijoles rojos/blancos, caraotas y garbanzos. Las semillas oleaginosas son muy nutritivas como el girasol, soya, ajonjolí, chía, quínoa, nueces y coco.

Entre las proteínas por supuesto están las animales, entre las cuales podemos alternar con carne de res, pollo, cerdo, pescado, etc; además incluir huevos.  

Sumar a ello el consumo los lácteos bajos en grasa y sus derivados; los lácteos fermentados como yogur, suero, requesón y cuajada son muy recomendables.

Lo ideal es que aportemos a nuestro organismo grasas no saturadas, como aceite de oliva; ocasionalmente el de girasol, soya y maíz, la mantequilla y margarina

Una dieta correcta debe contener variedad de frutas y vegetales para garantizar el aporte de vitaminas y minerales, ofreciendo variados colores y sabores en el plato.

Entre los vegetales podemos optar por brócoli, coliflor, espinacas, acelga, zanahoria, calabacín, berenjena, tomate, lechuga, cebolla, ajo.

Tenemos para la sobremesa dulces frutas como fresa, sandía, melón, uva, mango, papaya, guayaba, manzana, durazno, mandarina, naranja, limón, pera y banana.

Animémonos a variar.

Una dieta correcta e inocua se garantiza con higiene

La preparación de los alimentos es un acto de mucha responsabilidad, ya que de su correcta ejecución depende nuestra salud y la de quienes consumen la comida.

Existen normas mínimas para cocinar y éstas incluyen la higiene de las manos, utensilios, tablas de corte y por supuesto, el lavado atento de todos los alimentos.

Una de las características básicas para una dieta correcta consiste en que la comida que ingerimos sea inofensiva y no presente ningún riesgo para la salud.

Los alimentos deben estar en buen estado de conservación y no consumirse con exageración o en muy pocas cantidades, adoleciendo así de sus posibles aportes.

Nuestros alimentos deben estar libres de toxinas dañinas para la salud, contaminantes, elementos patógenos, microorganismos como hongos y bacterias.

Alimentos transgénicos así como los que han entrado en permanente contacto con pesticidas, no suelen ser inocuos, al contrario suelen ser nocivos para la salud.

Entre las condiciones que podrían favorecer la contaminación de los alimentos y por ende, la intoxicación del cuerpo al consumirlos, tenemos:

Una cocina desaseada, manos sucias, utensilios o equipos mal lavados, almacenamiento inadecuado de los alimentos, son detonantes de contaminación.

Entre los tratamientos térmicos mal efectuados, pueden afectar a los alimentos la mala refrigeración o la exposición prolongada de los alimentos fuera de la nevera.

El mal manejo de la basura así como el uso de agua no potable para el lavado y preparación de los alimentos, puede resultar en dolencias graves del intestino.

Plagas como cucarachas, hormigas, moscas y roedores son portadoras de numerosas enfermedades y su contacto con nuestros alimentos puede ser letal.

Por ello debemos tomar precauciones para su control comenzando por tener una cocina limpia, alimentos guardados en despensas con puerta y usar mosquiteros. Evitar la entrada de animales a la cocina como ratones, perros y gatos.

Adecuando y diseñando la dieta correcta

Es muy agradable tener ante nosotros comidas con color, apetitosas, que nos ofrezcan alimentos de cada grupo para una dieta correcta y adecuada nutrición.

Pero tener una alimentación adecuada implica que la dieta debe ser apropiada para cada persona en específico. La comida se debe adecuar a la edad, género, estado físico y actividad cotidiana de la persona.

Porción deliciosa de filete de salmón fresco con hierbas aromáticas, especias y verduras - comida sana, dieta o concepto de cocina

No va a comer lo mismo un niño de 7 años, que un adulto atleta de alto rendimiento, un señor que acaba de ser operado o una mujer embarazada.

Cada persona debe tener en su plato lo que requiere para su acorde desarrollo y nutrición. Esto supone una correcta selección de los alimentos, así como una correcta preparación, tomando en cuenta las anteriores características.

O sea, que la comida sea completa, variada, nutritiva, higiénica e inocua, sin excesos ni omisiones.

Por otro lado, existen factores culturales y económicos que inciden en que una dieta correcta sea adecuada.

La dieta se debe adaptar al ámbito social, económico, territorial y cultural de cada persona. Cada cultura tiene gastronomía y producción agropecuaria propias.

Tengamos presentes las posibilidades que nos da la producción local en temporada, prefiriendo esta disponibilidad  sobre productos importados, que son más costosos.

Los gustos son determinantes en una dieta correcta y adecuada, por lo que haremos gala de nuestras formas tradicionales de preparación de alimentos. Mantener nuestras costumbres y transmitirlas significa preservar nuestra cultura.

Otro aspecto que influencia la planificación de una correcta y adecuada dieta, es el religioso espiritual.

A los alimentos se les otorga un carácter sagrado, de vínculo mutuo entre el ser humano que cocina y el alimento en sí, conectando con el agradecimiento divino.        En estas prácticas culturales, muchos de los alimentos son utilizados con fines medicinales y rituales, además de ser nutrición para el cuerpo y el alma.

Correcto equilibrio de alimentos y nutrientes  

Esta característica tiene que ver con las proporciones que debemos incluir en nuestra dieta, con cada uno de los grupos alimenticios en el transcurso del día.

Desde las células hasta todos nuestros órganos internos y externos, requieren una cantidad específica de nutrientes para crecer, alcanzar un desarrollo, cambiar y defenderse.

Romper el equilibrio en las proporciones de alimentos que debemos consumir diariamente, a la larga, traerá desajustes en todo el cuerpo y nos enfermaremos.        

Por esto debemos comer una dieta correcta, en la cual cada alimento sea ingerido y aprovechado en las proporciones adecuadas, sin caer en excesos o en faltas.

Según los nutricionistas, una proporción equilibrada de nutrientes debe contener 40 a 50% de carbohidratos, 10 a 15% de proteínas y 25 a 30% de grasas.

Dependiendo de la zona geográfica en donde nos encontremos u otros requerimientos específicos de nuestro cuerpo, estas proporciones pueden variar:

De un 55 a 60% en carbohidratos, 15 a 20 % en proteínas y 25 a 30 % en grasas.

Lo cierto es que, debe aplicarse un balance en referencia a los porcentajes de nutrientes que recibirá nuestro organismo.

Más allá del equilibrio en las proporciones que vamos a administrar a nuestra dieta, debemos guardar equilibrio en nuestra relación con la comida.

La planificación de lo que vamos a preparar comienza con la adquisición de los alimentos, lo cual debemos hacer pensando en lo que se consumirá en la semana.

Incluiremos en nuestra comida mayoría de vegetales, frutas y cereales integrales; en cantidad media irán las carnes rojas y blancas, pescado, huevos y lácteos.  

Y en menor cantidad irán las grasas, preferiblemente no saturadas, así como los dulces.

Para tener una dieta correcta y equilibrada, naturalmente debemos conservar las anteriores características: que la dieta sea completa, variada, inocua y adecuada.

Veamos ahora  la última característica: la suficiencia.

Suficiente es bastante: el control en la dieta correcta

Uno de los objetivos principales de todas las naciones, es evitar que su población pase hambre. En contraposición, otra de las grandes calamidades de nuestra sociedad, es la creación de personas obesas.

Lamentablemente ciertos países con poblaciones en extrema pobreza, no cuentan con el acceso a los alimentos y no garantizan la correcta nutrición de su gente.

Y otros países se han encargado de hacer de la comida un negocio, con la producción de alimentos cargados de grasas y aditivos químicos muy adictivos.

La consecuencia es que tenemos personas que comen muy poco y otros que comen demás. Y lo que debemos hacer es comer balanceado hasta que nuestro apetito se encuentre satisfecho, sin cometer excesos por gula.

Debemos ingerir una dieta correcta y suficiente con el fin de tener una buena alimentación, recibir los nutrientes adecuados y controlar sanamente nuestro peso.  

En el caso de los niños, una dieta correcta y suficiente debe garantizar su óptimo crecimiento y desarrollo en esta crucial etapa de sus vidas.

sopita de verduras, Manos femeninas cocinando sopa de verduras en la cocina

Comer suficiente significa que lo que hay en el plato, debe cubrir las necesidades de nuestro organismo para aportar los nutrientes de acuerdo a cada persona.   Esto incluye las particularidades en cuanto a edad, género, peso, talla, estado físico de salud y actividades diarias de cada individuo.

Para que nuestra dieta sea correcta y suficiente, es fundamental que consumamos los carbohidratos, proteínas, grasas, azúcares, vitaminas y minerales requeridos.

El tamaño en las porciones que vamos a servir en el plato debe ser proporcional a nuestras particularidades individuales, cada alimento en raciones adecuadas.  

Para cubrir nuestras necesidades, la calidad y cantidad de los alimentos debe ser suficiente y satisfactorio, con el fin de estar sanos sin forzar al organismo.

Por todo esto una dieta correcta debe ser completa, variada, inocua, adecuada, equilibrada y suficiente.

Complementos nutricionales para una dieta correcta

Después de haber repasado las características que debe tener una dieta correcta, suele suceder que no siempre podemos garantizar que se cumplan a cabalidad.

Científicos de la nutrición nos presentan las VitaVeg como un excelente complemento nutricional que nos brindará una palanca adicional a la alimentación.

Su consumo representa una manera fácil y conveniente de dotar al cuerpo con los nutrientes que requerimos.

Bien sea por el ritmo acelerado de estos tiempos, la oferta de productos procesados en el mercado alimenticio o razones económicas, necesitamos apoyo.

Este soporte nutricional nos lo brinda VitaVeg, como una multivitamina que brinda más de 35 micronutrientes entre vitaminas, minerales y extractos vegetales.

Contiene vitaminas enteras de gran calidad alimentaria, pues son obtenidas de fuentes frescas e integrales de jardín. Este multivitamínico aporta vitaminas A, C, D2, E, K1, B1, B2, B6, B12, Niacina, biotina y ácido fólico.

También minerales como ácido pantoténico, calcio, yodo, magnesio, zinc, selenio, cobre, cromo, molibdeno, potasio, bitartrato de colina, boro y sílice.

Entre los ingredientes botánicos nutricionales que tienen las VitaVeg tenemos la cola de caballo, la bombilla de ajo inodoro, la hoja de té verde y la raíz de regaliz.

Además nos brinda los beneficios del extracto de hoja de romero, perejil, tomates y apio liofilizados.

Igualmente el multivitamínico de VitaVeg contiene FOS (fructooligosacáridos), Vanadio (sulfato de vanadilo), Inositol y Biotina.

Estos micronutrientes favorecen además una mejor absorción de vitaminas saludables en el intestino.

Nuestra fuente multivitamínica de alimentos naturales se diferencia de los multivitamínicos sintéticos, en que éstos contienen sustancias y aditivos químicos. Muy comúnmente son de difícil digestión; por ello, una fuente multivitamínica natural, es la solución que satisface una correcta dieta .

Conservemos una dieta correcta en el tiempo. No es tarea fácil, pero reflexionando en sus características, podemos ver cómo se conectan con nuestro beneficio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *