Cáncer de vejiga: síntomas, tratamiento y prevención

Cáncer de vejiga: síntomas, tratamiento y prevención

Última actualización: 23-08-2018. Equipo Nutricioni

El cáncer de vejiga está dentro del top 10 de cánceres más comunes. Y aunque no encabeza esta lista, sigue siendo peligroso y puede ser mortal.

El cáncer es una enfermedad que ataca las células del cuerpo. Las células normalmente mueren y son suplantadas por la creación de otras.

Las células cancerígenas impiden que las células del cuerpo mueran mientras sigue creciendo la producción de otras células cancerígenas, llevando a que aparezcan tumores en diferentes zonas del cuerpo.

Estos tumores son capaces de expandirse y destruir todos los tejidos a su paso, hasta el punto de abarcar zonas vitales del cuerpo (metástasis) y sin nada que hacer, causa la muerte.

Claro está, la existencia de un tumor no necesariamente lleva a padecer cáncer. Para saberlo, se necesita la extracción de este, y mediante un examen saber si es cancerígeno o no.

Estos tumores pueden aparecer en diferentes zonas del cuerpo dando nombre a los diferentes tipos de cáncer.

La vejiga es un órgano que forma parte de la función renal. Este órgano en forma de saco retiene la orina producida por los riñones para luego expulsarla del cuerpo a través de la uretra.

El cáncer de vejiga se produce cuando las células cancerígenas se ubican en los tejidos internos de la vejiga.

Síntomas del cáncer de vejiga

Los diferentes tipos de cánceres presentan una gran cantidad de síntomas según va avanzando. En el caso del cáncer de vejiga en su primera etapa, normalmente no presenta síntomas.

Las personas se dan cuentan después de hacerse un examen al encontrar sangre en la orina.

Pero a pesar de todo, algunos síntomas que se puede presentar pueden ser los siguientes:

  • Necesidad de orinar con frecuencia mayor.
  • Sangre en la orina. En la fase inicial del cáncer de vejiga, como síntoma aparece sangre en la orina. Claro está, el hecho de que la orina esté oscura no quiere decir que tenga sangre. Tampoco que el tener sangre en la orina automáticamente ya se padezca de cáncer.

Esto sale a relucir después de un estudio o examen de orina.

  • Dolor o ardor al orinar. Puede deberse a la aparición de una infección en el transcurso de la enfermedad.
  • Disminución de la fuerza y precisión de chorro.
  • Dolor en la ingle o pelvis.

En el caso de que el cáncer esté mucho más avanzado, pueden presentarse los siguientes síntomas:Dolor en un costado de la espalda baja. Esto se debe a que el daño en la vejiga puede estar afectando los riñones que están ubicados en esa zona.

  • Pérdida de apetito y de peso.
  • Debilidad.
  • Hinchazón en los pies.
  • No poder orinar.
  • Dolor en los huesos.

¿Qué puede provocar un cáncer?

Existen muchos factores que pueden llevar a padecer un cáncer. El lugar en donde este se desarrolle dependerá de otros factores. Pero las principales razones por las que puede aparecer un cáncer son:

Fumar: fumar es una de las principales causas de cáncer a nivel mundial. En ocasiones, hasta los mismos empaques de cigarros mencionan lo nocivos que son.

La acción de fumar cigarros, puros o cualquier cosa, lleva a introducir muchos químicos dañinos para la salud. Al fumar, el cuerpo procesa todos esos químicos que se encuentran en el humo.

Muchos de estos químicos están presentes en la orina, capaces de dañar el revestimiento de la vejiga, aumentando el riesgo de padecer cáncer.

Las personas que son fumadoras pasivas también se exponen a este peligro.

Aunque no estén directamente fumando, cualquier personas que constantemente esté cerca fumando, también le hace daño. Además, es sabido que los fumadores pasivos pueden sufrir más.

Exposición a sustancias químicas: hay ciertas sustancias que, si el cuerpo las absorbe por cualquier medio, incrementa el riesgo de la aparición de un cáncer.

Estas sustancias químicas por lo general entran al torrente sanguíneo. Son los riñones quienes limpian la sangre pero absorben todos estos químicos exponiendo a todos los órganos de la función renal (entre ellos, la vejiga) a padecer enfermedades como el cáncer.

Estas sustancias químicas pueden encontrarse en tintes, pinturas, productos textiles, cauchos, etc.

Las personas que trabajen en empresas o fábricas que utilicen estos químicos, tienen más riesgos a padecer cáncer.

Edad avanzada: en el caso del cáncer de vejiga, las personas mayores a 40 años son mucho más propensas a padecer este cáncer.

Ser hombre: los hombres son mucho más propensos que las mujeres a padecer cualquier tipo de cáncer. En especial el cáncer de vejiga.

Infecciones urinarias repetitivas: Las infecciones o inflamaciones urinarias (cistitis) crónicas o repetidas, como las que pueden ocurrir con el uso prolongado de un catéter urinario, pueden aumentar el riesgo de padecer carcinoma epidermoide de vejiga.
Cáncer hereditario: Si alguno de tus familiares más cercanos como los padres o hermanos padecen de cáncer, esto te hace mas propenso.  

Asimismo, si has tenido cáncer de vejiga, eres más propenso a volver a tenerlo.

Exposición a radiación: la exposición a rayos X, plantas nucleares, algunos tratamientos contra el cáncer, e incluso la fuerte exposición al sol es exponerse a radiación.

Esta exposición frecuente aumenta en gran manera la posibilidad de padecer cáncer.

Tratamientos del cáncer de vejiga

Para las diferentes etapas de este cáncer, existen diversos métodos y tratamientos. Dentro de los más comunes que podemos enumerar se encuentran:

Cirugía: existen diferentes tipos de cirugías. Estas existen con el fin de evitar el crecimiento de los tumores cancerígenos o la propagación del tejido cancerígeno por el cuerpo. Existen diferentes tipos de cirugías, entre ellas:

  • Resección transuretral: consiste en la extirpación de tumores o tejidos enfermos de la uretra, próstata o vejiga. Para ello se utiliza una herramienta llamada resectoscopio. Este es introducido a través de la uretra.
  • Cistectomía radical: este procedimiento quirúrgico consiste en la extirpación de toda la vejiga y posiblemente aquellos órganos cercanos. En el caso de los hombres es posible que además de extirpar la vejiga, también se extirpa la próstata y uretra. En el caso de las mujeres, además de la vejiga, es posible que también se extirpa las trompas y los ovarios.
  • Derivación de orina: consiste en un procedimiento quirúrgico que lleva a la desviación de la orina después de la extirpación de la vejiga. Por ejemplo, se puede utilizar una una parte del intestino o el colon para que al defecar, la orina salga se expulse por este medio también. En la gran mayoría, se añade una bolsa al exterior donde el cuerpo expulsa la orina. 

Quimioterapias: la quimioterapia es una de las primeras opciones de tratamientos para muchos tipos de cáncer.

Consiste en la administración de sustancias químicas al cuerpo. Existen dos formas de proceder en la administración de la quimioterapia.

  • Quimioterapia local: es la forma de administración local, es decir, aplicar directamente los fármacos en el área afectada. En el caso del cáncer de vejiga, los fármacos o las sustancias son suministrados mediante un catéter insertado en la uretra.
  • Quimioterapia sistémica: es la manera más común de administrar las quimioterapias. Esta entra directamente al torrente sanguíneo por una vía. De esta forma ataca todas las células cancerígenas, en todo el cuerpo.

Radioterapia: es un tratamiento cuyo proceso consiste en exponer a una persona que padezca cáncer a una especie de radiación mediante rayos X.

Este proceso sirve para destruir cualquier célula cancerígena y aliviar los síntomas que el cáncer produce.

Inmunoterapia: consiste en suministrar una cantidad de fármacos al paciente. Estos fármacos le permitirán reforzar el sistema inmunológico para atacar él mismo los tumores y tejidos cancerígenos.

Aunque existan varios tratamientos, la cura a este tipo de cáncer no siempre se consigue. En ocasiones difícilmente una persona se recupera. Así que es diagnosticada con un cáncer terminal. Posible cura del cáncer: noni, planta que revoluciona la oncología

Prevención del cáncer de vejiga

Hay diversas manera en las que el cuerpo puede evadir el cáncer. Por ejemplo:

Evita fumar: ya sea porque es tu vicio o el de las personas que te rodean, evita un ambiente que te exponga al humo del tabaco. Si eres fumador, busca ayuda para dejar de hacerlo.

Así las sustancias que se ingieren al fumar, no entrarán en el torrente sanguíneo. Además, la vejiga no se verá expuesta a todos esos químicos luego de que se limpie la sangre.

Cuidado con el ambiente: si trabajas, por ejemplo, en una empresa o fábrica donde utilicen o creen materiales de imprenta, pinturas o textiles, sigue al pie de la letra los consejos de seguridad.

Bebe mucha agua: beber agua es de gran importancia. Beber mucha agua ofrece una forma eficaz de prevenir el cáncer de vejiga.

Existen diversas formas de cuidar al cuerpo humano para evitar contraer enfermedades como el cáncer.

Hemos mencionado que ésta enfermedad puede traer un final trágico, así que en la medida de lo posible, deberíamos aceptar todos estos consejos para nuestro beneficio.

Alimentos contra el cáncer de vejiga

Una buena alimentación es esencial hasta para prevenir la existencia de cáncer. La buena noticia es que existe una gran variedad de alimentos con propiedades anticancerígenas. Entre estos alimentos se encuentra:

Tofu: este alimento contiene propiedades que prohíbe el crecimiento de las células cancerígenas.

Batata: es un alimento altamente nutritivo. Ayuda en gran manera al sistema inmunológico. Además, ayuda a eliminar rápidamente todas esas sustancias capaces de provocar cáncer en la vejiga.

Curcuma: esta planta posee propiedades especiales para la lucha contra el cáncer ya que destruye las células cancerígenas y bloquea su reaparición.  

Entre los compuestos del Prevurín se encuentran extractos de curcuma. Cúrcuma: beneficios y usos más allá de la buena mesa

Orégano, perejil y el apio: estas especies contienen propiedades que acortan la existencia de células cancerígenas

Cebolla: este vegetal es especial para la salud. En el caso de la batalla contra el cáncer, contiene propiedades que previenen la aparición de este.

Jengibre: hace poco se descubrió que el jengibre es capaz de reducir los tumores cancerígenos en un 50%  

Muchos medicamentos o remedios contra los tumores cancerígenos utilizan extractos de jengibre.

Frutos rojos: los frutos como las ciruelas, arándanos y fresas ayudan a limpiar de forma increíble el cuerpo.

Manzanas: es sabido por mucho que el consumo regular de manzanas ayuda a prevenir cualquier tipo de cáncer.

Té verde: es una poderosa arma contra del cáncer, en especial el de vejiga. Este evita que las células cancerígenas se multipliquen.

Vino: según un estudio, cuatro copas de vino a la semana puede reducir un 50% el riesgo de padecer cáncer de próstata. Además protege a todos los órganos de la función renal (entre ellos, la vejiga).

Pero no olvidemos que el exceso de alcohol expone a una persona a contraer diversos tipos de cáncer.

Granada: este fruto contiene propiedades que evitan la propagación del cáncer, evitando así el riesgo de una metástasis.  Prevurín contiene 100 mg de extracto de esta fruta.

Llevar una buena alimentación es de gran importancia, y si se añaden estos alimentos a la dieta que llevamos, nuestro organismo estará más que preparado.

Vitaminas, nutrientes y suplementos para prevenir el cáncer de vejiga

Así como existen una gran variedad de alimentos capaces de prevenir el cáncer de vejiga y cualquier otro tipo de cáncer, existen vitaminas, nutrientes y suplementos con el mismo fin. De hecho, muchos alimentos poseen las vitaminas y nutrientes necesarios para combatir el cáncer de vejiga.  

Entre las vitaminas capaces de prevenir o combatir el cáncer se encuentran:

Vitamina D: un bien nivel de vitamina D en el cuerpo ayuda a prevenir la posibilidad de contraer cáncer de vejiga.

Los cereales y los productos lácteos son buenas fuentes de vitamina D. Además la moderada exposición al sol ayuda a que el cuerpo absorba esta vitamina. Vitamina D, sol y cáncer: vida y prevención

Vitamina E: un buen consumo de esta vitamina puede reducir en un 50% la probabilidad de contraer cáncer de vejiga.

Los aceites vegetales, las semillas de girasol y las hortalizas verdes como las espinacas, suministran esta vitamina al cuerpo.

Vitamina C: muchas han mencionado lo valiosa que es esta vitamina en la lucha contra el cáncer. Esta vitamina es capaz de atacar y eliminar células cancerígenas evitando su propagación.

Los alimentos cítricos como las naranjas, limones y piñas ofrecen una enorme cantidad de vitamina C.  Prevurín contiene una buena cantidad de ácido cítrico que aporta esta vitamina.

Omega 3: recientemente un estudio dio a conocer que los ácidos grasos del omega 3 podría reducir en un 90% la probabilidad de padecer cáncer. Este nutriente prohíbe la propagación o crecimiento de las células cancerígenas.

Es sabido por muchos que este nutriente lo podemos obtener de diversos tipos de peces, en especial del salmón. Además las semillas de lino también son una buena fuente de este nutriente.

Los suplementos se puede definir como un complemento que puede aportar una ayuda más para conseguir cualquier fin. Pueden estar compuestos por hierbas y extractos que contienen vitaminas y nutrientes capaces de ayudar.

Para combatir el cáncer de vejiga, también existe un suplemento que lo hemos estado mencionando.

Prevurín es un suplemento que ofrece múltiples beneficios, entre ellos:

  • Mantiene saludable la función del tracto urinario
  • Combate las infecciones del tracto urinario
  • Desintoxica y desinflama

Es importante mantener todo el tracto urinario saludable y así evitar cualquier probabilidad de contraer cáncer de vejiga o de cualquier otro tipo de cáncer.

Investiga y pon manos a la obra

Conocer bien al enemigo, en este caso, el cáncer de vejiga, permitirá que podamos conocer los medios necesarios para evitarlo. Una forma de hacerlo y la más recomendada es pedir ayuda a un médico. Este, mejor que nadie, te instruirá sobre el tema.

La prevención y ayuda que podamos darle al cuerpo dependerá de nosotros. Desde evitar lugares donde nos expongamos a químicos hasta ingerir vitaminas y suplementos (con la supervisión de un médico) dependerá de uno.

Así que hay que poner manos a la obra para evitar cualquier tipo de cáncer. Y en el caso de padecerlo, hacer todo lo posible por que este no se propague.

Y aunque este artículo centró la atención en el cáncer de vejiga, todos estos consejos servirán para prevenirlos todos y llevar una vida saludable y protegida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *