Mujer sonríe mientras se encuentra mirando hacia el vacío

Cambiar la actitud ante la vida mejora la libido femenina

Cambiar la actitud ante la vida mejora la libido femenina

Última actualización: 24-01-2019. Equipo Nutricioni

Hablar de la libido en las mujeres es tocar un tema lleno de premisas diversas, donde es necesario abordar con mente abierta puntos considerados todavía como tabú en algunas culturas.

La libido es también conocida como deseo sexual y forma parte de un proceso natural que experimentan los seres humanos cuando sienten ganas de tener sexo.

Factores diversos se involucran con la existencia de la libido femenina y hay que considerar no solo el simple deseo, sino una especie de sinergia donde mente y cuerpo se conjugan con otros aspectos para dar paso a la práctica sexual.

Los procesos hormonales, factores psicológicos y el consumo de fármacos son algunos de ellos. La edad, pero no tanto la cronológica, sino la sexual, al igual que las emociones, juegan un papel fundamental en la activación de la libido femenina.

De  la positividad, la armonía, la sincronía y la sintonía de todos estos elementos depende  en gran parte la correspondencia sexual con la pareja.

De los procesos hormonales

Se habla de que la mujer está sexualmente más dispuesta al sexo 14 días después de los períodos menstruales.  

Las estimaciones establecen que en estos lapsos la libido alcanza su máximo nivel,  debido a que en este lapso son secretadas el mayor número de hormonas femeninas.

Mujer sonriendo haciendo señal con sus brazos. Fondo blanco

Las llamadas hormonas del deseo son los estrógenos y la testosterona. Los estrógenos son hormonas principalmente femeninas de carácter sexual, esteroideas, que se producen en los ovarios.

Juegan un papel relevante con la llegada de la pubertad, con la aparición de la menstruación y el desarrollo y crecimiento de las glándulas mamarias.

La testosterona es la hormona masculina; es de tipo andrógeno. Pero también es producida por los ovarios de la mujer; aun cuando se establece que el organismo del hombre segrega 20 o 40 veces más testosterona.

La premisa base sostiene que a mayor nivel de producción y segregación de la hormona testosterona, mayor será el grado de libido; aumenta el deseo sexual o grado de excitación.

Pero estas no son las únicas hormonas que produce el cuerpo femenino; es cierto que su presencia en niveles normales contribuye al deseo erótico; pero si llegan a niveles bajos pueden afectar igualmente los estados de ánimo y el apetito sexual.

Otras hormonas como la progesterona, intervienen en el ciclo menstrual y las actividades del aparato genital.

Si se producen desniveles de progesterona, el cuerpo tiende a hincharse debido a que retiene más líquido, lo que puede causar náuseas, irritabilidad, cansancio y somnolencia.

El cortisol, otra hormona femenina, regula las respuestas del organismo ante el estrés puesto que activa la producción de adrenalina, conocida también como epinefrina, que actúa como hormona y como neurotransmisor.

Si los niveles de adrenalina llegan a disminuir, se puede producir en la mujer nerviosismo, cansancio y desánimo, taquicardias y baja masa muscular.

La oxitocina, segregada por la hipófisis, es otra hormona producida por la mujer; ayuda al aumento de la sensibilidad del aparato genital. Tiene la propiedad de provocar contracciones uterinas.

De la estabilidad de la oxitocina depende también el grado de placer y deseo de las relaciones sexuales en la mujer. Al descender sus niveles habrá pérdida de libido.

La DHEA (dehidroepiandrosterona) es una hormona poco conocida, pero su actuación en el cuerpo femenino sirve para brindar resistencia ante la fatiga y mejorar la vigorosidad y elasticidad de los músculos.

La disminución de esta hormona esteroide, producida por las glándulas suprarrenales, afecta la memoria, causa dolores musculares, fatiga y baja de las defensas.

Todo pareciera resultar sumamente fácil; no obstante, el organismo de la mujer requiere de una serie de elementos para que su libido se mantenga en estado normal o alto.  

Esto solo ocurre en condiciones normales en edad y cuando los períodos menstruales son regulares. Cuando llega la menopausia, el panorama para las mujeres tiende a sufrir muchos cambios.

El deseo sexual y el cerebro en la mujer

Hay quienes no dudan en asegurar que el deseo sexual comienza por el cerebro. Es este órgano, conjuntamente con el sistema nervioso, el que controla las glándulas y los genitales, así como las respuestas orgásmicas.

Es por eso que las imágenes visuales en las que se reflejan erotismo o sexualidad, desencadenan deseo sexual tanto en los hombres como en las mujeres.

No obstante, la unión íntima entre la sexualidad y la mente resulta ser en ocasiones una combinación fatal  para las mujeres.

La respuesta orgásmica se puede ver afectada por el mal manejo de las emociones. El factor psicológico juega papel protagónico en el deseo sexual.

Estar a la defensiva, intranquila y sin la comunicación adecuada, produce la baja de la libido en el encuentro sexual de la mujer.

Ella puede actuar mecánicamente en algunos casos, pero arriesgaría su derecho al disfrute de no encontrar el ambiente adecuado.

De acuerdo con la opinión de investigadores de la sexualidad de la Universidad de Groningen, Holanda, si una mujer desea alcanzar el orgasmo, debe evitar a toda costa el miedo y la ansiedad.

Ansiedad y miedo conjugados son factores psicológicos que juegan en contra de la sexualidad y se convierten en aniquilantes de la libido.

El cerebro tiene mucho poder en los procesos de excitación sexual; tener una mente abierta a nuevas experiencias, no tiene que ver con la edad cronológica.

Se relaciona más bien con la edad sexual de la mujer. Todo ello implica que si te aburre experimentar, es posible suponer que estás envejeciendo.

Si por el contrario, te gusta probar cosas nuevas, mejorar sensaciones y placeres, te puedes considerar una persona joven en relación con el sexo. Todo dependerá de la actitud antigua o nueva que adoptes frente a tus relaciones sexuales.

Del consumo de fármacos y la libido

El estilo de vida y las condiciones de salud marcan en ocasiones cuál puede ser tu nivel de libido. En tal sentido, el consumo de varios medicamentos, por ejemplo, puede interferir directamente con tu impulso o con tu deseo sexual.

Se considera que en la mayoría de los casos la libido baja por el consumo de algunos medicamentos; principalmente, aquellos que actúan sobre el sistema nervioso.

Los antidepresivos son medicamentos que promueven la libido baja. Disminuyen la dopamina y aumentan la serotonina, causando disminución del deseo sexual.

Los antihistamínicos también producen baja temporal de la libido, máxime cuando se toman debido a las alergias. Si este consumo se prolonga en el tiempo, produce problemas a largo plazo en el rendimiento sexual.  

Las pastillas anticonceptivas también generan disminución de la libido. El 15% de las mujeres que toman anticonceptivos orales han informado sobre un menor deseo sexual, en estudios que se han realizado al respecto.

Esto ocurre porque se produce una disminución en la segregación de hormonas sexuales femeninas, aunque también hay reducción en la secreción de testosterona.

Los medicamentos anticonvulsivos limitan el impulso nervioso a través de las células.

Tal procedimiento contribuye a disminuir también el impulso sexual, debido a que reduces las sensaciones que pudieran sentirse como placenteras.

Los analgésicos opioides, tan ampliamente prescritos para el alivio de dolores y que además tienden a ser adictivos, disminuyen los niveles de testosterona, afectando con ello la libido.

Los bloqueadores beta, que ayudan en el proceso de control de la presión arterial, también pueden influir en la disminución de la libido.

Igualmente algunos ansiolíticos han sido sometidos a estudios, pues se estima que podrían estar afectando el impulso sexual.

La viagra femenina: beneficios y riesgos

Una serie de estudios sobre el Addyi, también llamado viagra femenino, reveló que los beneficios marginales que ofrece este fármaco no se comparan con los riesgos y consecuencias que pueden generar en la mujer.

Las mujeres estudiadas en 8 trabajos de investigación informaron que solo obtenían un evento sexual satisfactorio al mes.

En cambio, se vieron rodeadas de muchos problemas como: mareos, somnolencia, náusea y fatiga. Una de cada 3 tuvo efectos secundarios al consumirlo.

El medicamento fue rechazado por muchos supervisores médicos. Pero de acuerdo con algunas versiones, fue aprobado por las presiones existentes en la opinión pública, la cual calificaba de sexistas a los que se oponían a la droga.

Si sufres de libido baja, hay otros métodos para aumentarla; pero si decides probar estos fármacos, no lo hagas en combinación con el alcohol ya que puede ser peligroso.  

Desmayos súbitos y subidas inesperadas de la presión arterial son algunos de los efectos que puede provocar la combinación de fármacos con alcohol.

Razones para proteger la libido femenina

Proteger los niveles adecuados de la libido femenina significa tener una respuesta sexual satisfactoria y por ende una práctica frecuente que produce importantes beneficios al organismo a niveles físico y mental.

De acuerdo con investigaciones realizadas las personas que tienen frecuencia en la práctica sexual mejoran su sistema inmune, pues conservan altos los niveles de inmunoglobulina.

Hombre y mujer jovenes descansando. Cama con sabanas blancas

Esta es la primera línea de batalla para la defensa del cuerpo. Eso explicaría por qué estas personas se manifiestan evidentemente más sanas y se enferman menos.

La salud del corazón mejora en las personas que hacen el amor con periodicidad. Aquellos que lo practican al menos 2 veces por semana tienen un 45% menos de posibilidades de sufrir enfermedades cardiacas.

Esto se refiere a situaciones normales, sin ingesta de pastillas como viagra u otros estimulantes del aparato genital que induzcan a la sexualidad.

La actividad sexual ofrece beneficios para el corazón, parecidos a los que generan los ejercicios deportivos. Además, equilibra los niveles de estrógeno y testosterona, lo que beneficia la salud del músculo cardíaco.

El control de la presión arterial es también una respuesta positiva que surge como consecuencia de una buena práctica sexual. En estas condiciones, hay más disposición para una mejor respuesta ante el estrés, a la par que reduce la presión.

Esto indica que para ayudar  a quemar calorías en las mujeres, la práctica sexual se presenta como una excelente y placentera opción.

Investigaciones refieren que en la mujer el sexo ayuda a quemar 3 calorías por minuto. Además, ayuda al fortalecimiento de los huesos, la flexibilidad de los músculos y el equilibrio corporal.

Otros beneficios puntuales de llevar el deseo sexual a la práctica frecuentemente, manteniendo la libido en sus niveles altos es el alivio del dolor, el mejoramiento del sueño y la disminución del estrés.

El cuerpo, durante la práctica sexual, es capaz de liberar una serie de hormonas que ayudan en estos procesos.  

La liberación de la oxitocina, llamada la hormona del amor, beneficia el sueño y los estados emocionales, preparando al organismo para una mejor respuesta ante el estrés.

Si tus relaciones sexuales son placenteras, más probabilidades tendrás de desear realizarlas. Tu libido se impulsa así en sí misma, beneficiando respuestas como la lubricación vaginal, el flujo sanguíneo y la elasticidad de los músculos vaginales.

El sexo frecuente en las mujeres fortalece los músculos pélvicos; estos pueden ayudar a un mejor control de la vejiga, lo que evitaría trastornos como la incontinencia urinaria.

Finalmente, la calidad de vida de la pareja puede verse beneficiada con la praxis de un buen sexo; para lo cual, es bueno recalcarlo, hay que cuidar la libido.

La libido femenina y la menopausia

Según investigaciones realizadas, más del 52% de las mujeres posmenopáusicas  tienden a manifestar un descenso en el apetito sexual.

Este mismo estudio arrojó que solamente el 27% de las mujeres premenopáusicas  presentan el mismo problema de disminución de la libido; evidentemente, un porcentaje mucho menor.

Imagen en primer plano de hombre y mujer mayor, abrazados. Fondo un parque

La libido femenina se ve afectada durante el proceso menopáusico debido a que comienzan a alterarse los patrones de producción hormonales.

Los cambios en la respuesta sexual afectan varios aspectos; lo mejor que puede hacer una mujer es prepararse para su nueva etapa de vida.

Los cambios hormonales de la menopausia provocan falta de deseo, por lo que la mujer se debe armar de otras estrategias para abordar sus inquietudes y las de su pareja.

Lamentarse porque se están sufriendo nuevos estados no es la respuesta más acertada. Es el momento empezar a innovar, con la ayuda de recursos eróticos y mucha fantasía.

La comprensión entre ambos miembros de la pareja es fundamental en esta etapa. Pero también hay que pensar en otras variables; como la convicción de que es el inicio de una vida más libre de preocupaciones; como el embarazo, por ejemplo.

Se establece que en la respuesta sexual de la mujer menopáusica la excitación es menos intensa. Hay retardo en lograr los niveles adecuados por la irrigación lenta de la sangre en los genitales durante la estimulación.

Hay que recurrir en estos casos a disfrutar de períodos más largos de excitación, en los cuales se incluyan juegos sexuales; lo que puede llegar a ser la solución más efectiva.

Los niveles de lubricación vaginal disminuyen con la menopausia, pudiendo causar molestias e incomodidades a la hora de la penetración en el acto sexual.  

Tener a mano un lubricante de los que existen en el mercado es una cómoda respuesta que debe ser entendida sin ningún tipo de complicaciones.

Las contracciones orgásmicas pueden ser más débiles y a veces presentarse con dolor. La actitud emotiva que asumes ante esta situación llamada dispareunia o coitalgia va a hacer la diferencia.  

Hay que entender que el tono de la musculatura pélvica tiende a desmejorar. Ejercicios y buena alimentación pueden fortalecer con el tiempo esta estructura.

Hay estudios recientes que hablan de las mejoras en mujeres pre y posmenopáusicas con la aplicación de un tratamiento a base de testosterona.

Revistas científicas han publicado los resultados de experimentos con aplicación de un implante subcutáneo de testosterona en 300 mujeres.

Las participantes mejoraron después de 12 semanas de la aplicación del implante los síntomas menopáusicos de sofocos y sudores, alteraciones del sueño, depresión y cansancio.

Asimismo, presentaron correcciones en otros aspectos, como la respuesta sexual; tanto en su rendimiento como en la satisfacción.

Muchas investigaciones siguen en curso para crear respuestas alternativas y viables con el fin de enfrentar estas situaciones, haciendo que la mujer tenga más oportunidades de disfrutar cada encuentro sexual.

Una de ellas son las fórmulas como LibiActiv Mujer que aumentan la libido de la mujer.

Esta contiene elementos naturales (polvo de raíz de maca y polvo de raíz de ginseng, entre otros) que ayudan a levantar el vigor sexual  femenino.

Estos productos avanzados también traen consigo otros beneficios adicionales, como la prevención de la osteoporosis  y la mejora de los dolores articulares gracias a sus propiedades antiinflamatorias.

Se trata de novedosos componentes contenidos en LibiActiv Mujer, que colaboran en mejorar la calidad de vida sexual de las mujeres, además de aliviar dolores articulares e incrementar la memoria.

¿Cómo mejorar la libido femenina?

Una de las primeras recomendaciones que se pueden hacer para mejorar los niveles de libido es tomar control de las emociones.

Con miedo, ansiedad o estrés no se va a mejorar el deseo sexual.  

Aprender a controlar las emociones brindará incluso mejores condiciones de vida y una adecuada actitud para abordar los retos.

Otra recomendación importante para incentivar la libido alta es controlar el consumo de los azúcares.

Los altos contenidos de azúcar en la sangre pueden atentar contra el gen que dirige las hormonas del sexo.

Hacer actividad física siempre es recomendable; en estos casos relacionados con el aumento de la libido, el ejercicio fortalece el cuerpo y  mejora los estados de ánimo. Además reduce el riesgo de sufrir de disfunciones.

Una dieta óptima en función del requerimiento nutricional que tu cuerpo necesita. Cada quien tiene su tipo nutricional y debe corresponder con su estructura.

Lo ideal es no dejar afuera vitaminas y macronutrientes. Las fórmulas especiales como LibiActiv Mujer son propuestas interesantes a este respecto.

Mejorar los niveles de vitamina D, B5 e insulina puede aportar grandes beneficios a los niveles óptimos de libido en el cuerpo.

Exposiciones al sol, de forma adecuada,  contribuyen con la formación de vitamina D.

Un sueño apropiado y reparador también se recomienda en el logro de la salud sexual. Así como el control en el consumo  de alcohol y cigarrillos.

Los motivos para que baje la libido en la mujer son casi siempre combinados entre dificultades emocionales, el estrés o problemas físicos.

Algunas llegan a sufrir de baja libido crónica, desencadenando otras complicaciones de vida. El aporte nutricional de  LibiActiv Mujer puede ser crucial en estos casos.

No es bueno subestimar los beneficios que puede traer el sexo regular con una pareja con la que existan compromisos.

Una vida sexual más sana puede prolongar la existencia, al tiempo de hacerla placentera.

La reflexión bien puede estar destinada a que revise su situación sexual actual, considerando los niveles de libido como un elemento importante que debe regular.

Si descubre que su deseo sexual no es lo que solía ser, es tiempo de apoyarse en todas los consejos naturales que hoy por hoy existen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *