trozos de calabaza en rodajas aislados

Calabaza: disfruta de los beneficios que aporta a tu salud

Calabaza: disfruta de los beneficios que aporta a tu salud

Última actualización: 04-12-2018. Equipo Nutricioni

Gran parte de las calabazas que son consumidas en el mundo son originarias de México, pertenecientes todas a ellas a la familia de los cucurbitaceae o pepinos. En realidad, es la primera planta que se cultivó en Mesoamérica, su fecha más antigua se remonta a unos 10000 años atrás.

Desde esa época, la calabaza ha pasado a ser parte fundamental de la mesa y de la dieta de los mexicanos y el mundo, luego de que los conquistadores españoles la dispersaran por el mundo y se volviera un producto altamente consumido.

Además, es una planta de la que se puede aprovechar no solo la fruta, sino también las flores y los tallos.

También reciben el nombre de calabazas de azúcar. Las que tienen por nombre “pepo” son de un color naranja con secciones de gajos amplios. Crecen normalmente cerca del suelo, en grandes y amplias vainas serpentinas, y sus hojas son parecidas a los abanicos.

El peso de las calabazas raramente excede los 12 kilos, y pueden llegar a cosecharse con un tamaño mucho menor, pero entre más grande sean, mayor contenido comestible poseen. Las semillas de la calabaza también son comestibles.

El segundo tipo de calabaza, las “máxima”, también denominadas Mammoth, son parientes de la calabaza squash de invierno como la Hubbard. En su color naranja característico tiene pequeños tintes grises o rosados, y son más hinchadas en el lado donde su cuerpo toca el suelo.

El centro de la calabaza es hueco y viene poblado de semillas semi-blancas unidas a la pulpa. Luego de cortar la calabaza a la mitad, puedes reservar las semillas después de apartarlas de la pulpa, si así lo deseas.

Las semillas son una gran fuente de vitaminas, proteínas, minerales y ácidos grasos omega-3, puedes ponerlas a secar y salar con tus condimentos favoritos para disfrutar de un rico y saludable snacks para cuando te ataque la ansiedad.

Otra opción es guardarlas para luego sembrarlas en la temporada de primavera. Con tan solo un puñado obtendrás un campo lleno de hermosas calabazas naranjas.

trozos de calabaza en rodajas aislados

Beneficios que aporta la calabaza a nuestra salud

En 100 g de calabaza cocida solo hay un incremento de 6 calorías en su forma cruda, entonces, ¿dónde se encuentran los nutrientes?

Los hallamos en las vitaminas y minerales, también encontraremos grandes cantidades de fibra y un 100% del valor requerido diario de vitamina A.

Las calabazas también son una fuente importante de vitamina C, potasio, riboflavina, manganeso y cobre. Posee una cantidad más baja de vitamina E, niacina, tiamina, vitamina B6, hierro, folato, magnesio y fósforo.

Pero, ¿qué importancia tienen para nosotros este montón de minerales? Pues el color anaranjado de la calabaza indica la presencia de un fitonutriente que es particularmente benéfico para la salud, ese es la carotina.

La carotina se convierte en vitamina A, que le proporciona al cuerpo una buena inyección de antioxidantes que tienen la capacidad de ayudar a prevenir las enfermedades que afectan al corazón, el cáncer y varios de los efectos degenerativos del envejecimiento.

La vitamina A no solo es fundamental para gozar de una buena visión, sino que también ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer, como el de boca y de pulmón. Los flavonoides como la luteína, el criptoxanteno y la zeaxantina atacan y destruyen a los radicales libres que son dañinos para el cuerpo.

Y además ayuda a mantener protegida la retina del ojo de la degeneración macular.

Las semillas de calabaza no se quedan atrás, pues además de ser un snacks sabroso y fácil de llevar, también podemos decir que son una excelente fuente concentrada de vitaminas y minerales con unos increíbles 30 g de proteína.

También nos aporta un 110% del valor diario requerido de hierro y 559 calorías, pero libre de colesterol, lo que es ideal para la buena salud cardiovascular. La fibra presente en la calabaza ayuda a que vayas al baño regularmente y mantiene un colon limpio.

Un plus que tienen las semillas de calabaza es que poseen el aminoácido triptófano, quien una vez que está en el cerebro toma la forma de GABA. Que es un nutriente que le ofrece relajación al cuerpo, mejora el sueño, calma los nervios y mejora el tránsito de las señales entre neuronas.

La calabaza como objeto de estudio

La ingesta dietética del licopeno y de otros carotenoides han demostrado que pueden llegar a inhibir el cáncer de próstata en estudios realizados en 130 pacientes que padecen la enfermedad y en 274 pacientes internos sanos.

El riesgo de padecer cáncer de próstata se redujo con el incremento en la ingesta de licopeno, beta-caroteno, alfa-caroteno, beta- critoxanteno, zeaxantina y luteína, y los hallamos a todos en la calabaza.

La ingesta de frutas cítricas, melón y tres verduras, entre ellas la calabaza también fueron relacionadas con la reducción del riesgo a padecer cáncer de próstata.

Otra manera inteligente de consumir minerales y vitaminas que se hallan en las frutas y verduras es con Verde Salud. Es el nuevo complejo hecho con verduras orgánicas y vegetales orgánicos, ideales para potenciar tu estilo de vida saludable al máximo.

Además su fórmula está certificada como orgánica y avalada por la International Certification Services Inc.

Un estudio realizado en la Universidad de Massachussets que se relaciona con la obesidad, la diabetes que no depende de la insulina y la hipertensión, arrojó que son más altos en Norte América que en cualquier otra parte del mundo.

También se ligaron los cambios dietéticos a las comidas que tenían altos niveles calóricos tales como el azúcar, las bebidas azucaradas y las harinas.

Las calabazas, el maíz y los frijoles fueron objeto de estudio como potenciales de fenólicos y fitoquímicos, y se encontró que tienen un efecto positivo en la reversión de la hipertensión y la diabetes. En este estudio, la calabaza demostró tener el mejor potencial.

Unos científicos del Instituto Tecnológico de Tuxtepec (Ittux), se han dado a la tarea de investigar las propiedades que posee la semilla de calabaza para combatir las enfermedades degenerativas.

La semilla de calabaza posee altos niveles de aceite vírgenes no explotados, ya que se suele consumir la semilla como un snack desaprovechando sus componentes bioactivos.

En la composición de la semilla se encuentran cantidades importantes de ácidos grasos esenciales, como el ácido oleico y el ácido linoleico, que se utilizan en la industria para la producción de aceites comerciales como el de maíz y girasol.

La calabaza y la vitamina A: esencial para la vista

La vitamina A, es también conocida como antixeroftálmica o retinol, es una vitamina liposoluble que se adquiere a través de los alimentos que ingerimos. Ayuda a mantener una vista óptima, fortalece el sistema inmune y la capacidad de reproducción.

También ofrece beneficios a la salud del corazón, los riñones y los pulmones, entre otros órganos.

La vitamina A se descompone en dos tipos: la vitamina A preformada, que la podemos hallar en pescados, carnes, huevos y productos que se derivan de la leche; y la provitamina A, que la hallamos en frutas, vegetales y verduras.

La vitamina A es fundamental en el desarrollo de los dientes, huesos, tejidos blandos, la piel y mucosas. Está estrechamente relacionada con el acné, pues la deficiencia de vitamina A en la ingesta diaria puede favorecer su aparición.

Además, ayuda en la formación de la retina, por lo que también se le conoce como retinol. También contribuye a la prevención de enfermedades infecciosas, en especial del aparato respiratorio, o de otras patologías como el sarampión.

También es buena para la producción de espermatozoides, y brinda beneficios al ciclo reproductor femenino. A su vez, favorece los cambios producidos en las células en el desarrollo del feto.

La deficiencia de vitamina A en las personas puede generar que esta sea más propensa a contraer problemas de visión, tales como ceguera nocturna, infecciones y erupciones cutáneas.

Por otro lado, el exceso puede acarrear enfermedades como la pérdida excesiva de peso, la anorexia, alopecia o dolores de cabeza (cefaleas) muy fuertes.

Cuando consumes dos veces al día una cápsula de Verde Salud, aseguras la ingesta diaria de vitamina A, pues contiene una mezcla variada de todas las frutas y verduras en las que la podemos encontrar.

La vitamina A la podemos hallar en las hortalizas de hoja verde, frutas, más que todo en las de color amarillo-naranja y en las verduras como el calabaza y la zanahoria.

En algunos productos lácteos, en las carnes vacunas y de ave. En algunos tipos de pescados y en cereales fortificados.

Contraindicaciones de la calabaza

A primera vista la calabaza parece tener un sin fin de beneficios que aportar a nuestro organismo, pero siempre, como todo tiene un lado desagradable o no tan bueno.

La calabaza no es la excepción, en realidad, algunas personas deberían evitar consumirlas. Esto solo lo deben cumplir aquellos que tengan algún tipo de alergia o régimen alimenticio.

No obstante, las semillas o pepitas que se hallan junto a la pulpa dentro de la calabaza es muy probable que no le caigan muy bien a algunas personas. Así que es bueno que tengas en consideración la siguiente lista de contraindicaciones y efectos secundarios de la calabaza:

  • Diarrea.
  • Indigestión.
  • Molestias estomacales.
  • Gases.
  • Hinchazón.

Todos estos pueden ser los efectos secundarios que pueden producirse en reacción a los principios activos y componentes que conforman la composición de la calabaza.

Pero lo más importante es la alta cantidad de fibra que posee. Si te ves afectado por una diarrea o tienes alguna predisposición a defecar mucho, es mejor que lo comas con cuidado, muy poco, pues es muy probable que aumente los síntomas diarreicos.

Para evitar sufrir de alguna de estas condiciones lo más recomendable es que nunca te pases a la hora en la que ingieras esta fruta. Además, es normal que se recomiende la ingesta de la calabaza junto con algún líquido, esto para así facilitar su digestión.

Aunque no lo creas, las semillas de calabaza son una de las semillas con mayor contenido calórico, en una porción de 28 g, puede llegar a haber una media de 126 calorías.

Aunque este hecho se vea minimizado gracias al contenido nutricional que poseen y las bondades que le brinda al organismo. El consumo exagerado y no controlado de esta semilla puede afectar el déficit calórico que estás deseando para adelgazar e incluso promover la subida de unos kilitos de más.

Una manera efectiva y comprobada de ingerir todas las vitaminas, minerales y nutrientes que nuestro cuerpo necesita sin verse afectado por este tipo de cosas es al tomar Verde Salud. En este producto se halla una mezcla de verduras y frutas necesarias para suplir todas las necesidades de nuestro organismo.

Recetas con calabaza para mantener la figura

¿Qué mejor manera de aprovechar las bondades de esta fruta naranja baja en calorías que preparando una rica comida? A continuación te dejaremos una serie de recetas que podrás preparar en tu casa para ti, para tus hijos o para consentir a alguien más.

Crema de calabaza:

Ingredientes

  • 350 g de calabaza cruda.
  • 1 ramita de cebollín.
  • 1 cucharadita de curcuma en polvo.
  • 1 cebolla pequeña.
  • Sal y pimienta al gusto.

Preparación

Pica la calabazas en cubos medianos, con cuidado porque puedes llegar a cortarte.

Luego, pon los cubos a hervir en una olla junto con la cebolla picada en cuatro partes con suficiente agua y tapala. Cocina hasta que las pinches con un cuchillo y éste ceda.

Cuando ya estén listas, escúrreles el agua y déjalas enfriar. Cuando estén frías, retírales la concha y ponla a licuar junto a la cebolla.

Agregale la sal, la pimienta y la cúrcuma.

Pica el cebollín muy pequeño y esparcelo por arriba.

Sirve y disfruta.

Café con leche de calabaza especiado:

Ingredientes

  • 30 ml de puré de calabaza.
  • 1 cucharada de azúcar o edulcorante.
  • ½ cucharadita de canela molida.
  • ¼ cucharadita de jengibre molida.
  • ⅛ cucharadita de nuez moscada.
  • ⅛ cucharadita de clavo molido.
  • 450 ml de leche entera o vegetal.
  • 70 ml de café recién hecho.
  • Nata montada al gusto.
  • Canela para decorar.

Preparación

Coloca el puré de calabaza en un recipiente y mezcla bien con el edulcorante o el azúcar y las especias.

Luego en una olla pon la leche entera o vegetal junto con la calabaza a calentar, sin que esta llegue a hervir y mezclalas con unas varillas eléctricas o mano.

Añade el café bien fuerte recién hecho a la leche que está caliente y mezcla.

Sirve en dos tazas, es importante que uses un colador por si quedan residuos.

Decora con la nata montada, si es casera mejor, y decora con un poco de canela al gusto.

Sirve y a ¡disfrutar!

Y ya que estás en la onda de un estilo de vida saludable, te recomendamos Verde Salud, que es una mezcla de hierbas, frutas y verduras con los nutrientes esenciales para desempeñarte de manera efectiva en el día a día.

Más recetas para consentir a los que más queremos

¿Pensaste que solo te daríamos dos recetas para tener la excusa de colocarte el mandil en casa? ¡Claro, que no! Aquí te vamos con más opciones para que varíes en tu mesa y alimentes a tu familia con las más sabrosas comidas y los más nutrientes alimentos.

Mijo tostado con calabaza:

Ingredientes

  • 125 g de mijo.
  • 1 cucharadita de comino en grano.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce en polvo.
  • ¼ cucharadita de pimentón picante en polvo.
  • 1 clavo de olor.
  • 250 ml de agua o caldo de verduras o pollo.
  • 1 cebolla dulce pequeña.
  • 1 ajo.
  • 2 pedazos medianos de calabaza en rodajas.
  • 2 cucharadas de vino blanco.
  • Aceite de oliva extra virgen.
  • Sal y pimienta al gusto.

Preparación

Enjuaga el mijo con agua fría hasta que no salga sucia o turbia y escurre.

Pon a calentar un poco de aceite de oliva en una cazuela o sartén mediana y añade el mijo, remueve bien.

Cocina unos 5 min a fuego medio hasta que se haya dorado un poco.

Agrega las especias y una pizca de sal, cúbrelos con el caldo o el agua.

Deja que llegue a punto de ebullición, luego tápalo y baja el fuego. Deja cocer por 20 minutos.

Pica la cebolla y el ajo finamente. Pela la calabaza y pícala en cubos no mayores de 1 cm.

En otro sartén, pon a cocinar la cebolla por unos 10 minutos. Añade el ajo y revuelve.

Agrega la calabaza y añade una pizca de pimentón.

Salpimienta y agrega el vino, déjalos cocinar a fuego medio por unos 10 minutos más o hasta que la calabaza esté tierna pero aún firme.

Si se llega a secar mucho, añade un poco más de agua o caldo.

Airea el mijo con un tenedor en el momento en el que haya absorbido todo el líquido y agrégalo al sartén en donde está la calabaza.

Mezclalos con suavidad y corrige si hace falta sal.

Sirve con pimienta negra molida y una cucharadita de perejil picado.

Puedes acompañarlo de unas almendras tostadas para darle un toque crujiente.

Siempre es buen momento para empezar a llevar un estilo de vida más saludable, no es que hagas el salto de inmediato, sino que poco a poco incorpores a tu rutina diaria cosas que te llevarán a gozar de una vida más plena y saludable.

¡Disfruta lo que comes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *