Buena salud cardiovascular con recursos simples y naturales

Buena salud cardiovascular con recursos simples y naturales

Última actualización: 29-01-2019. Equipo Nutricioni

concientizacion por el dia del corazon, Concepto de ilustración del día mundial del corazón, conciencia de la salud. Gente corriendo para la prevención de enfermedades y médico con paciente.

La salud del aparato cardiovascular es esencial para el mantenimiento de la vida; su mal funcionamiento conlleva a condiciones, que empobrecen la calidad de vida del individuo.

Este aparato o sistema, es visto como el principal motor para mantener la vida; y es lógico, pues es el encargado de llevar todos los nutrientes a cada parte del organismo.

Igualmente, el se encarga de recoger los productos de desecho y de llevarlos a los órganos encargados de su expulsión.

Su función es importante y las fallas de alguna de sus estructuras, generan patologías que deben ser tratadas a nivel médico, de inmediato.

Es, por lo tanto, nuestro deber, hacer los cambios respectivos en nuestras rutinas de vida, con la finalidad de prevenir algún daño en cualquiera de sus componentes.

La medicina tradicional se mantiene en constante investigación para conocer mejor la manera de corregir y prevenir estas diferentes enfermedades.

Esto, debido principalmente, a que las estadísticas de morbilidad mundial, señalan a las afecciones del aparato cardiovascular, entre las principales causas de muerte en el mundo.

Solamente en América Latina, una de cada tres personas es potencialmente susceptible de padecer de algún trastorno cardiovascular.

De hecho, dos de cada tres muertes en la zona, se deben a accidentes isquémicos cardíacos o cardiovasculares; y otras condiciones de este sistema.

Por otro lado, la medicina naturista cuenta con recursos que van, desde plantas y hierbas, hasta terapias alternativas que mejoran la actividad circulatoria y previenen estos potenciales causales de muerte.

En el área de la medicina deportiva, también se producen muchas publicaciones, que desarrollan planes y ejercicios para fortalecer el aparato cardiovascular.

Como vemos, poner en práctica a tiempo estas acciones que la ciencia nos regala, pueden prevenir la aparición de  muchas enfermedades y hasta miles de muertes en la población.

El aparato cardiovascular y la circulación

Constituido por un conjunto de órganos, destinados a llevar la sangre a todo el cuerpo; y en ella los nutrientes necesarios para la vida.

Igualmente, recoge los productos que las células desechan y los lleva hacia los órganos que se encargan de eliminarlos, como riñones, bazo e hígado.

Estos órganos que componen el aparato cardiovascular son, el corazón, las arterias, venas y vasos capilares.

El trayecto de arterias, venas y vasos capilares, que va del corazón a los pulmones; y de vuelta, de pulmones al corazón;  se conoce como la circulación menor.

Vasos que salen del corazón hacia el resto del cuerpo, y los que regresan hacia él de la periferia; son los que constituyen la circulación mayor.

Tienen prácticamente funciones diferentes. La mayor lleva nutrientes y oxígeno a todos los órganos; y la menor lleva el dióxido de carbono a los pulmones para ser expulsado, recogiendo el oxígeno del medio ambiente.

Estos nutrientes y moléculas viajan en la sangre, que es lo que transporta este sistema en sus vasos.

En la sangre viajan entonces los elementos que nutren o son desechados, por lo que este aparato está en contacto contínuo con todo lo que consumimos.

Algunos de estos nutrientes pueden llegar a depositarse en las paredes de los vasos capilares, como el caso de las grasas animales; y otros con sus metabolitos, pueden incluso dañar los vasos capilares.

Es por esta razón que el cuidado de todos sus órganos, debe comenzar por la elección de la dieta adecuada.

Así también, la sangre, es un tejido cuyo mayor componente es el agua; y esto es motivo para que la alimentación contenga suficiente ingesta de líquidos, que sea necesaria para mantener la sangre y sus componentes en una dilución ideal.

Las principales enfermedades cardiovasculares y algunos números

Hombre obeso en camino hacia el corazón. Ilustración

Las enfermedades que más frecuentemente vemos, que atañen al aparato cardiovascular, imponen mucho peligro para la vida del hombre.

Los problemas de isquemias, por obstrucciones arteriales en cerebro y corazón, son las principales causas de muerte.

Los infartos al miocardio, los accidentes cerebrovasculares o episodios isquémicos cerebrales, según la Organización Mundial de la Salud; ocasionaron 15,2 millones de muertes en 2016; son la principal causa de defunción mundial.

En América Latina causan 2 de cada 3 muertes. También en esta zona son la principal causa de mortalidad.

La Hipertensión Arterial, que es una patología silenciosa, por la casi nulidad de sus síntomas o signos; engloba casi al 30% de la población latinoamericana.

Esta patología, considerada el principal causante de infartos al miocardio y de los accidentes cerebrovasculares, puede dañar en forma crónica los vasos capilares; ocasionando lesiones en los tejidos de los órganos.

Un disparo de la presión, es un detonante para el cierre de arterias importantes en el cerebro y el  corazón, lo que trae como consecuencia los infartos y la muerte.

La obesidad, o trastornos por sobrepeso; llevan implícito el riesgo de sufrir de patologías cardiovasculares. En nuestra población latina se extiende a casi el 40% de la población.

El hecho de que las grasas acumuladas en las paredes de los vasos sanguíneos, van provocando infartos; aunado a que aumentan la presión arterial; ya hace que la obesidad sea de un riesgo importante.

A estos, debemos unir la diabetes, que aunque su fisiopatología no implica al aparato cardiovascular, es la enfermedad crónica que más daño produce a nivel de vasos sanguíneos

La diabetes está diagnosticada en casi el 15% de la población latinoamericana. Cerca de 442 millones de personas en el mundo la sufren, según la Organización Mundial de la Salud. Es una cifra que se ha cuadruplicado desde 1990.

Recomendaciones para proteger al corazón

Ya que la principal fuente de daños hacia el sistema cardiovascular viene dada por la alimentación; vamos a explorar los mejores y más importantes alimentos que la medicina naturista o alternativa nos brinda.

Es verdad que una alimentación balanceada y llena de nutrientes que apoyan o soportan el buen funcionamiento de la circulación y sus órganos, puede prevenir la aparición de estas enfermedades que matan tanta gente actualmente.

Pero también es verdad, que debemos seguir ciertas recomendaciones o parámetros para hacer, que esta alimentación, sea lo más efectiva posible para la prevención de estas patologías.

Consideremos que, los productos vegetales carecen de metabolitos que puedan dañar arterias y corazón al ser utilizados.

Esto hace que la elección de vegetales, promueva la salud cardiovascular, previniendo los trastornos que su disfunción traen.

Al elegir la alimentación vegetariana en vez de la animal, estamos reduciendo la incorporación de grasas trans, lo que hace que nuestras comidas sean ricas en fibras y en grasas benignas.

La reducción del consumo de sal, o sodio; evitará que agreguemos factores para la hipertensión arterial. Nunca podemos saber cuán demandante es nuestro sabor al pedir demasiada sal si no lo educamos.

La cocción de los alimentos es algo que siempre debemos reevaluar. Ahora sabemos que la fritura como método de cocción, es altamente patógena e improductiva a niveles energéticos.

El aporte de fibras que es dado por los vegetales integrales, que nos dan una serie de vitaminas y minerales; y que además, mejoran el aporte prebiótico necesario para que la creación de grasas sanas sea contínua.

Y por último, la hidratación suficiente y soportada por nutrientes. Esto es, el no solo hidratarnos de agua; también con el aporte calórico y vitamínico que podemos incorporar al organismo con los líquidos ingeridos.

Pero ahora, en las recomendaciones entran los alimentos vegetales

Son cuantiosas las publicaciones que nos refieren o nos hablan sobre alimentos vegetales protectores del corazón y de los órganos cardiovasculares.

Estas recomendaciones siempre alertan sobre la dieta como factor primordial; pero nos brindan plantas y alimentos que nos pueden ayudar a fortalecer el aparato cardiovascular y a prevenir patologías.

Repasemos los alimentos más estudiados en medicina alternativa y nutricional; y que mejor nos pueden ayudar, al combinarlas con una buena alimentación.

Los más importantes alimentos vegetales, que hasta ahora han sido descritos, como una fuente de salud para el aparato cardiovascular son:

Frutos secos o nueces; por su gran aporte en aceites omega y proteínas. Sustituyen las grasas trans, por grasas muy saludables. Están llenas de antioxidantes y fibras capaces de desintoxicar el organismo.

El equilibrio que dan a la dieta, hacen que bajen los niveles sanguíneos de grasas perjudiciales. Sus fitoquímicos les confieren un gran poder antioxidante que les sirven al organismo para regenerar sus tejidos celulares arteriales y para prevenirlos de crecimientos malignos

Frutas cítricas como la naranja, la cereza, la fresa y los arándanos son excelentes fuentes de vitamina C, antioxidantes; y oligoelementos como el magnesio, el zinc y el potasio.

Las frutas cítricas, aportan antioxidantes que depuran de tóxicos las paredes de los vasos sanguíneos y el corazón.

Hojas verdes como el té, la menta, la albahaca; la tan sabrosa acelga que tenemos en nuestras ensaladas y platos; sustituyen la necesidad de la sal; y nos otorgan una buena cantidad de antioxidantes.

Estas hojas verdes, llenan la dieta de vitaminas C y folatos; pero su aporte más importante está en los oligoelementos.

Ellas brindan unas fuentes de hierro, magnesio, zinc; al igual que otros; en cantidades elevadas; que no cualquier alimento puede proveer.

Alimentos fermentados y vegetales dan vitalidad al corazón

Incorporando a estos alimentos que protegen al aparato cardiovascular, tenemos, que la capacidad de controlar las grasas que dañan las arterias también se logra con la sustitución de las proteínas animales por las que encontramos en vegetales.

Los granos y los cereales, además que sustituyen las proteínas animales, están llenos de fibras y antioxidantes.

El aporte de grasas de estos nutrientes, es en base a grasas omegas, que según los estudios científicos, previenen significativamente los trastornos cardiovasculares.

El alto contenido de ácido fólico, magnesio y hierro; actúan nivelando el azúcar en sangre y fortaleciendo el sistema inmunológico. Un suplemento dietético que los contenga junto a vitaminas y aminoácidos, como  MaxiTraining, complementa estos alimentos.

Los derivados de la leche, como el yogurt, el queso, preferiblemente blanco y blando como el ricota o el requesón; y hasta el tofu, o queso de soja; son ricos en probióticos que producen vitaminas que fortalecen al corazón; tal como la biotina.

Ellos equilibran las grasas en sangre, debido a su contenido en grasas saludables. Además, una buena función digestiva, evita la sobrecarga de trabajo cardíaco; y los probióticos mantienen al intestino funcionando adecuadamente.

Los tubérculos como el camote, la papa y la yuca; parece ser que además de sus fitoquímicos que son excelentes antioxidantes; equilibran los niveles de azúcar cuando son tomados como fuentes de carbohidratos.

A todos éstos, debemos nombrar el café y el ; que con sus propiedades estimulantes, en exceso, pudieran tener efectos contradictorios sobre la presión arterial.

Sin embargo, ellos  poseen componentes que equilibran los niveles de azúcar; pero su uso es recomendado siempre y cuando no se exageren en cantidades.

El equilibrio de azúcares y grasas en la sangre es el motivo por el que la dieta debe reestructurarse hacia estas adiciones o cambios de alimentos.

Pescado, vino y el milagroso aceite de oliva

Una dieta dirigida a la prevención de trastornos cardiovasculares, tiene que incluir al pescado como una fuente proteica.

Los productos del mar son ricos en minerales que favorecen el trabajo muscular y sus grasas son fuente de ácidos grasos saludables, los omegas.

Pescados como el salmón y el atún, han sido catalogados dentro de los alimentos que previenen la formación de coágulos y ejercen un efecto antiinflamatorio en los tejidos.

Sus grasas omegas son reductoras de triglicéridos y actúan como potentes antioxidantes.

Los alimentos preparados con aceite de oliva, ya dan mucha ventaja a la hora de proteger el corazón y las arterias. Su consumo también debe aprovecharse como aderezo, para  no tener que calentarlo.

El aceite de oliva no solo es rico en grasas beneficiosas como las monoinsaturadas, sino que es rico en antioxidantes protectores de las arterias; y su sabor es superior al resto de los aceites para cocinar.

Otra adición a la dieta, y que está demostrado que ejerce efectos muy beneficiosos; es el vino; específicamente el vino tinto.

Rico en antioxidantes, como el resveratrol y las catequinas; protege las arterias y mantiene el equilibrio de las grasas a nivel sanguíneo.

El único problema son los efectos del alcohol que contiene, pero su dosis se ha recomendado en una copa o 4 onzas de vino al día.  

Con agregar en forma contínua estos alimentos, eliminando el exceso de sodio, grasas animales y otros tóxicos como el café en exceso, alcohol y tabaco; podemos lograr una rutina beneficiosa para el corazón y las arterias.

El soporte nutricional que proporcionan los suplementos vitamínicos, es otra manera de asegurar el proveer factores que protegen los tejidos arteriales y la musculatura cardíaca.

Muchos suplementos como el MaxiTraining, combinan vitaminas, minerales y antioxidantes para la protección del aparato cardiovascular.

Ejercitarse para tener una bomba cardíaca fuerte y poderosa

No es sólo el poder de una alimentación sana la que previene los ataques al corazón y los accidentes cerebrovasculares.

El modo de vida que llevemos es la clave, para evitar estos daños que conllevan a tantas muertes cada año y en cada país.

Desde tener un ritmo de vida tranquilo, lleno de esperanzas y con alegría; hasta practicar ejercicios, tanto de relajación espiritual, como de fortalecimiento muscular; hacen la clave pàra un aparato cardiovascular sano.

Una sesión diaria de ejercicios de moderada intensidad, fortalece la bomba y maximiza el bombeo sanguíneo hacia los tejidos.

Aunado a que ejercitarse nos ayuda a quemar calorías y mantener a raya los niveles de colesterol y triglicéridos; y azúcares.

Los ejercicios que te enseñan a mantener la calma, el pensamiento controlado; y el desarrollo de la paciencia y la tolerancia, son aquí, de vital importancia; no solamente fortalecen el corazón, también eliminan el estrés.

El practicar yoga, meditación, pilates, tai-chi, qi-gong y otros tantos más, que hoy se conocen; pueden llenar a la persona de energía y positividad.

El yoga y el tai-chi, por ejemplo; son mezclas de movimientos coordinados, que imitan a la naturaleza  y que basan sus rutinas en la respiración y la meditación.

Fortalecen los músculos y desarrollan las técnicas respiratorias y de conocimientos del yo. Su valor agregado es que no sólo ejercitan el cuerpo, también la mente.

El pilates en cambio, fue creado como método para rehabilitar la musculatura y las articulaciones. Busca crear fortaleza y equilibrio corporal con ejercicios perfectos y de pocas repeticiones.

Todos generan un efecto de desarrollo y fuerza muscular, por lo tanto también fortalecen los músculos cardíaco y arteriales.

Igual es recomendable usar suplementos para ejercitarse ricos en aminoácidos, que son otros componentes con lo que cuenta el MaxiTraining, del que ya hablamos.

Ejercicios aeróbicos de rutina

Todos hemos escuchado sobre los ejercicios aeróbicos. En contraste con los anaeróbicos que se practican en el gimnasio y que generan masa muscular; los aeróbicos buscan aumentar la resistencia cardíaca y fortalecer las arterias.

Son capaces de elevar tu frecuencia cardíaca y mantener en límites normales tus cifras de presión arterial, haciendo más resistentes a tus órganos.

Los ejercicios aeróbicos queman calorías, por lo que mantienen el control de peso; queman grasa corporal; regulan el uso de glucosa sanguínea; aumentan la capacidad ventilatoria o pulmonar, por el mayor uso de oxígeno.

Y por supuesto, fortalecen los músculos del corazón y las arterias. Esto, preferiblemente cuando se realiza en intensidad moderada.

Son tan simples como el correr, caminar, trotar; nadar; hacer giros y flexiones; andar en bicicleta y hasta bailar.

Entre sus múltiples beneficios se destacan además, la liberación de endorfinas, que son las responsables de la sensación de placer, inhibir el dolor y mejorar la calidad del sueño.

Se sugiere que 30 minutos al día de práctica, pueden ser suficientes; antes de su ejecución debe realizarse un poco de calentamiento; y que se repose entre sesiones de varios días, con la práctica de otra actividad; contribuye a evitar  lesiones articulares.

Si el ritmo de vida no lo permite; caminar en horas de descanso, subir escaleras en vez de tomar el ascensor y realizar quehaceres domésticos, pueden ser buenas alternativas.

Igual agrega suplementos del mercado como el MaxiTraining, completos y saludables. Los suplementos preferiblemente, deben contener aminoácidos; como éste.

Lo importante es aprender a combinar alimentos, ejercicios e ir creando modificaciones del pensamiento para llevar una existencia placentera.

El corazón es el órgano de la vida, y merece ser cuidado con tanto esmero, como debemos cuidar nuestras emociones; de tal manera que nuestra existencia ocurra con energía, ánimos positivos y felicidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *