Beneficios de los probióticos: ¡Las bacterias que ayudan!

Beneficios de los probióticos: ¡Las bacterias que ayudan!

Última actualización: 28-08-2018. Equipo Nutricioni

Microorganismos vitales para una digestión sana y ayudar al cuerpo a mantener el equilibrio, estos son los probióticos. Debido a que existen muchos tipos, los beneficios de los probióticos deben estudiarse según cada uno. Mejorar la salud intestinal y combatir diarreas son sólo algunos beneficios.

La mayoría hemos escuchado en alguna oportunidad sobre la importancia de conservar una flora bacteriana en óptimas condiciones de salud.

Siendo que representan uno de los elementos fundamentales, además de ser factores claves que pueden ayudarnos a mantener y garantizar la salud de nuestro organismo.

Es esencial para nuestro cuerpo, conservar el equilibrio de la flora bacteriana, como un elemento fundamental para salvaguardar la salud.

Conservar este equilibrio, es importante para evitar que puedan irrumpir un considerable número de desbarajustes que afecten nuestra salud.

Contrario a esto, su desequilibrio, nos coloca en el mapa de correr el riesgo de sufrir ciertas enfermedades.

Debido a esto, nace la curiosidad por conocer acerca de los probióticos, porque pueden ayudarnos a mejorar nuestra salud y lograr conservarnos sanos.

En fin, aflora el grillo de la curiosidad y entonces debemos saber cuáles son los beneficios de los probióticos, las bacterias que ayudan.

En general, nuestro cuerpo, es un gran contenedor de microorganismos o bacterias, en promedio, por cada célula que poseemos, 10 bacterias viven dentro de nuestro cuerpo.

Estas bacterias o microorganismos, es lo que se denomina microbiota, o mejor conocida como flora bacteriana.

Estas bacterias, que constituyen la flora bacteriana, se encuentran distribuidas principalmente en la piel, boca, nariz, garganta, vagina y en el intestino grueso.

En promedio, se estima que entre 1 o 2% de nuestro peso corporal proviene de las bacterias que llevamos dentro del cuerpo, a saber, entre 1,35 a 2,25 kg.

Ahora bien, este gran contenedor está tapizado por una flora bacteriana la cual contiene al menos 1.000 diferentes especies de bacterias.

Y, por supuesto, nuestro aparato digestivo está colonizado por una extensa gama de bacterias que forman un complejo grupo conocido como microbiota intestinal o, mejor dicho, flora intestinal.

Aquí, en nuestro aparato digestivo, podemos encontrar con seguridad más de 400 especies de las más de 1.000 que poseemos.

Entre estas especies predominan los probióticos o las llamadas bacterias que ayudan y son responsables de ayudar a la digestión y proteger el sistema inmunológico del cuerpo.

¿Qué es la microbiótica y cuál es su función?

La macrobiótica es un término nuevo que agrupa todas las áreas de la ciencia que se dedican al estudio de los microorganismos que dan y atesoran la vida.

Algunas de estas ciencias son la medicina, biología, alimentación, agricultura, ganadería, ecología, la industria, la gastronomía, entre otras.

Siempre ha existido como instinto cultural en las raíces de los pueblos que han conseguido utilidad en alimentos fermentados para consumo humano e incluso en abonos orgánicos para la agricultura.

Sin embargo, dadas las crecientes necesidades de conseguir soluciones eficaces y baratas a los muchos problemas de salud que estamos afrontando se nombra con mayor urgencia.

En este sentido, y en la búsqueda de soluciones naturales, la macrobiótica se orienta a dos aspectos.

El aspecto interior del ser humano y su salud, a través de la nutrición, investigando alimentos y bebidas fermentados, nuevas medicinas o suplementos como SúperBio, e incluso productos de higiene personal.

Y en el aspecto exterior a través del estudio de soluciones para las áreas de la industria, la agricultura y ganadería, entre otros.

Pues frente a todos estos conocimientos podemos observar la importancia y el gran valor de los microorganismos para la vida y el medio ambiente.

Es allí donde radica la importancia y la función principal de la macrobiótica, basada en la evolución de los microorganismos y de los seres vivos, al punto que forman parte integral de nuestras vidas.

Tan importantes son que llevan la responsabilidad en una serie de funciones esenciales que están vinculadas a la salud y a la enfermedad.

Pues existe una estrecha relación entre el cambio de la población de bacterias y enfermedades como la inflamación crónica, enfermedades autoinmunes, cáncer, e incluso la obesidad, entre otras.

La macrobiótica está activa entre nosotros, dentro y fuera de nuestro intestino como un elemento benefactor.

No es suficiente con comer sano, es imperativo ayudar a nuestro intestino a recuperar el orden microbiótico perdido a causa de la contaminación y los alimentos procesados que envenenan la microbiota humana.

En este sentido, la opción de incluir probióticos mediante suplementos como SúperBio, gracias a su gran contenido de probióticos, es de gran importancia.

Los probióticos: ¿qué son y para qué sirven?

El proverbio “somos lo que comemos”, es más que un simple decir, de allí la importancia de saber cuáles son los aportes que hacen los alimentos para mejorar nuestra salud.

Ahora vamos a ver qué son y cómo funcionan, estos microorganismos que forman parte de la microbiota y, son conocidos como los probióticos.

También conoceremos cómo funcionan de donde podemos obtenerlos y cuáles son sus verdaderos beneficios.

La definición científica de probiótico, lo define como el suplemento alimenticio cuyo contenido de microbios vivos puede ayudar beneficiosamente al cuerpo humano.

Esta beneficiosa ayuda se manifiesta a través del mejoramiento o recuperación del equilibrio de la flora intestinal.

Ahora bien, en otras palabras, los probióticos, son sencillamente bacterias vivas y levaduras que residen en nuestro organismo.

Estos seres vivos que habitan dentro de nuestro cuerpo son excelentes para nuestra salud, esencialmente para la salud del sistema digestivo.

A pesar de que la palabra bacterias, por lo general, ha sido relacionada con enfermedades, en este particular, los probióticos tienen un significado totalmente contrario.

Esto se debe a que los probióticos, son bacterias que ayudan a conservar la microbiótica de nuestro organismo en estado saludable.

En pocas palabras, los probióticos son microorganismos tipo bacterias muy similares a las que se encuentran originalmente en nuestro tracto intestinal.

Organizaciones Mundiales como la de la Salud y la de Gastroenterología, consideran los probióticos como microorganismos vivos.

Estas mismas organizaciones consideran que los probióticos ingeridos en cantidades apropiadas pueden resultar beneficiosos para la salud.

Los probióticos, en general sirven para muchas cosas, algunas de ellas son mantener el pH inferior a 4, inhiben el crecimiento de bacterias relacionadas con enfermedades.

Así mismo, ayudan a disminuir la permeabilidad del intestino, incrementa la actividad de la lactasa, reduce el tiempo de eliminación del rotavirus.

También, incrementan la producción de linfocitos, de la inmunoglobulina A secretora y de ácido láctico, entre otros.

Aquí, es importante destacar que no todos los probióticos son iguales, cada uno de ellos presenta una especialidad de acuerdo a la cepa y dosis, también debido a esto, sus propiedades pueden ser diferentes.

Criterios y tipos de probióticos

Existen algunos criterios o características que deben estar presentes para que un microorganismo pueda ser considerado como un probiótico.

Ser de origen humano, no mostrar efectos patogénicos por naturaleza, ser resistentes a la destrucción por efecto de las secreciones gástricas y por la bilis.

Poder fijarse al epitelio intestinal y poseer la capacidad de colonizar el espacio gastrointestinal.

Producir sustancias antimicrobianas, así como, modular las respuestas inmunitarias del organismo.

Finalmente, influir en algunas actividades metabólicas, por ejemplo, la asimilación del colesterol, la producción de vitaminas, entre otras.

Los grupos más conocidos de probióticos son.

Grupos de Lactobacilos. Resistentes a los ácidos gástricos y a la digestión biliar, tienen gran capacidad para colonizar el colon.

Debido a su composición, tienen una excelente resistencia a sucumbir ante los antibióticos.

Reducen el efecto de bacterias patogénicas causante de enfermedades como la yersiniosis, que en niños puede causar fiebre, dolor abdominal y diarrea, en ocasiones hemorrágica.

La Escherichia coli, capaz de producir dolores en el espacio gastrointestinal, infecciones urinarias, meningitis en el neonato, infecciones respiratorias y hasta gastroenteritis.

Del mismo modo inhibe bacterias como Bacillus cereus, Listeria monocytogenes, estafilococos, estreptococos, enterobacterias, clostridium y hasta la Salmonella.

Grupos de Bifidocaterium. Estas bacterias producen vitaminas, sobre todo las relacionadas con el grupo B, así como también producen enzimas digestivas.

Disminuyen el Ph intestinal, lo cual produce efectos antibacterianos, además intervienen en el metabolismo hepático.

El hongo Saccharomyces boulardii. Un probiótico con comprobados efectos en la inhibición de bacterias patógenas.

Es resistente a la digestión por los jugos gástricos y biliares, por tratarse de un hongo, no se ve afectado por el uso de antibióticos.

El uso en recién nacidos con procesos de malnutrición y en el tratamiento de hongos en la sangre por S. cerevisiae, ha mostrado efectos positivos.

El kéfir. Considerado por sus afectos, como un regalo del profeta Mahoma, ha demostrado tener efectos beneficiosos y comprobados en la inhibición del crecimiento de la salmonella.

Entre sus beneficios están incluidos la modulación del sistema inmunológico y de la flora intestinal, del metabolismo, e incluso se ha relacionado con la cicatrización de heridas.

¿Realmente son beneficiosos los probióticos?

Pues desde el punto de vista teórico, es posible pensar que estos microorganismos son beneficiosos para la salud.

Algunos investigadores afirman que no han podido demostrar los supuestos efectos beneficiosos de los probióticos.

Sin embargo, otros científicos, mediante sus investigaciones, si han podido demostrar que tienen pocos efectos negativos.

Estos mismos, incluso han podido constatar que pueden ser consumidos por las mujeres durante el embarazo e incluso durante la lactancia materna, sin efectos negativos sobre él bebe.

Ahora bien, estas investigaciones, han estado dirigidas a comprobar la utilidad de los probióticos en el tratamiento de alergias y asmas en los niños.

También hacia el estudio de enfermedades relacionadas con la inflamación del intestino, infecciones intestinales y vaginales, etc.

En un caso de estudio, realizado para reconocer el efecto de los probióticos sobre las alergias, los investigadores pudieron demostrar el efecto positivo de los probióticos en el tratamiento de alergias de la piel.

A pesar de este importante estudio, la mayor utilidad comprobada de los probióticos, está relacionada con el tratamiento y prevención de diarreas causadas por el consumo de antibióticos.

Los antibióticos, además de matar las bacterias que causan la enfermedad, como efecto colateral o secundario, también matan las bacterias de la flora o microbiota del organismo.

Debido a esto, algunas bacterias muy agresivas pueden crecer y en consecuencia provocar una severa infección intestinal.

En estos casos, está comprobado que el uso de los probióticos, puede llegar a disminuir hasta en 52% la aparición y gravedad de este tipo de diarreas.

En resumidas cuentas, pues los probióticos son suplementos alimenticios que podrían tener algunos efectos beneficiosos para nuestra salud, pues entonces sigamos investigando.

Beneficios de los probióticos: ¡un mundo de bacterias que ayudan!

Diversas investigaciones y estudios científicos han logrado demostrar que los probióticos producen efectos positivos en el espacio gastrointestinal.

Ahora bien, profundicemos un poco más en los beneficios de los probióticos para nuestro cuerpo.

Mejora la respuesta del sistema autoinmune. Mejoran la función del sistema inmunológico, mediante mecanismos diferentes envían señales que activan las células inmunes del cuerpo.

Las bacterias probióticas tienen mecanismos que pueden influir y modular todas las respuestas inmunológicas del cuerpo.

Reduce efectos negativos de los antibióticos. Tienen la capacidad de segregar antibióticos naturales, de esta forma reducen la duración de la diarrea por efecto del uso de antibióticos.

Ayudan en la prevención y el tratamiento de la inflamación del colon después de la cirugía. Mediante la producción de gran cantidad de ácido láctico, está demostrada su utilidad en la reducción de la inflamación de la mucosa gástrica y del colon.

Mayor capacidad para digerir los alimentos. Inhiben el crecimiento de bacterias dañinas a la vez que contribuyen a una digestión saludable.

Terapéutica para las infecciones virales de las vías respiratorias. Mediante el estímulo de la inmunidad secretora, es interesante su ayuda en la defensa contra infecciones virales de las vías respiratorias.

Reduce la intolerancia a la lactosa. Aumentan la actividad láctica intestinal, con la mejora del estado de desarrollo y conservación del intestino.

Reduce la incidencia de las infecciones por levaduras, vaginitis y candidiasis. También está comprobada su acción en la protección contra este tipo de infecciones sujetas a inmunodeficiencias u otros orígenes.

Aumenta la capacidad de asimilar los nutrientes de los alimentos. Además de la digestión y la absorción de nutrientes, contribuyen a mantener o recuperar el equilibrio de la flora intestinal.

Alivia ciertos trastornos digestivos comunes, como el estreñimiento y la diarrea. Mejoran la movilidad intestinal, mitigan los síntomas del colon irritable, son eficientes en el tratamiento de diarrea y contribuyen a aliviar el estreñimiento.

Promueven la actividad antitumoral y anticancerígena en el organismo. Poseen importantes mecanismos de acción sobre la prevención del cáncer.

Aumentan la capacidad para producir y sintetizar la vitamina B.

Funcionan como remedio contra el mal aliento.

Propiedades de los probióticos

Debido a que muchas enfermedades comunes comienzan desde el sistema digestivo, los probióticos, se han convertido en elementos claves para nuestra salud.

Esto se debe a que estos importantes microorganismos ayudan a la salud gastrointestinal y al bienestar en general.

Con más de 1.000 especies de bacterias en nuestro cuerpo, de las cuales 400 diferentes viven en el espacio gastrointestinal, los probióticos actúan como agentes para restaurar el equilibrio.

Equilibrio fundamental para evitar que afloren patógenos naturales del intestino como la bacteria causante de la candidiasis o la Escherichia coli.

La E. coli, tiene la capacidad de causar diarrea hemorrágica, insuficiencia renal e incluso la muerte.

La deficiencia de bacterias buenas en el organismo, nos hacen susceptibles a la aparición de una serie de problemas de salud relacionados con las bacterias.

Molestias digestivas, dolores de cabeza, somnolencia, irritabilidad, candidiasis, estreñimiento, diarreas, alergias, infecciones y hasta cáncer, pueden ser algunas de ellas.

El estrés, las dietas y los estilos de vida poco saludables, tienen la capacidad de destruir nuestras cantidades naturales de microorganismos probióticos.

Los probióticos, presentes en nuestro cuerpo, como el L. acidophillus, posiblemente, el más fuerte de nuestros combatientes probióticos debido a que funciona como un antibiótico natural.

Posee una gran capacidad de acción antimicrobiana que tiene la capacidad de actuar contra los patógenos presentes en los alimentos que consumimos.

Incluso, contra aquellos patógenos presentes en el aire que respiramos y el resto de los elementos del entorno que nos rodea.

De ahí la importancia de mantener el equilibrio y aportarlos a nuestro organismo a través de la alimentación.

También vale la pena resaltar

Que consumir permanentemente probióticos es la mejor contribución que podemos hacer para ayudar al equilibrio del cuerpo y fortalecer nuestro sistema inmunológico.

El yogurt, así como, el resto de las leches fermentadas son las principales fuentes de probióticos que debemos aportar a nuestra dieta.

Los productos integrales también contienen probióticos, así como el ajo, la cebolla y los puerros.

El kéfir, el pan de masa madre, los pepinillos y el miso también son grandes aportantes de probióticos para nuestra dieta.

O incluso del uso de suplementos vitamínicos o dietéticos como SúperBio, el cual proporciona 30 mil millones de microorganismos vivos beneficiosos para la salud.

SúperBio sirve como soporte gastrointestinal, crea bacterias saludables y mata las dañinas, ayuda a reducir los patógenos que causan la diarrea y restaura la flora intestinal.

Como ya sabemos, los probióticos, son bacterias buenas, con una gran capacidad para ayudarnos a conservar un entorno saludable.

Juegan un rol sumamente valioso en nuestro sistema digestivo, inmunológico e intestinal debido a todas sus capacidades, aportes y contribuciones a nuestra salud.

Debemos cuidar el equilibrio de probióticos en nuestro organismo, una alimentación sana es el comienzo, evitar el tabaco y el alcohol le secundan.

Este equilibrio, es en realidad algo frágil y, elementos externos como el estrés, el sedentarismo y el sobrepeso lo pueden afectar considerablemente, siendo perjudicial para nuestra salud.

Entonces, pongamos manos a la obra, comencemos a cuidar y mantener este equilibrio en pro de nuestra salud y bienestar general, cuidémonos mientras estamos a tiempo.

El mejor aliado para nuestra salud está en la prevención, la alimentación sana y balanceada y el apoyo, si es necesario, mediante el consumo de suplementos como SúperBio.

Un excelente aliado para proporcionar a nuestro cuerpo una importante cantidad de probióticos, necesarios y valiosos para nuestro bienestar digestivo, intestinal, inmunológico, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *