Hombre se sostiene la rodilla en medio de una inflamación

¡¡Ay!! ¿Molestia y dolor? ¡Acá la cura para la inflamación!

¡¡Ay!! ¿Molestia y dolor? ¡Acá la cura para la inflamación!

Última actualización: 09-02-2019. Equipo Nutricioni

Cuando alguna parte de nuestro cuerpo está inflamado, sentimos una serie de sensaciones desagradables: dolor, ardor, calor, comezón, etc.

Es verdad, a nadie le gusta estar hinchado, pero la inflamación es un mecanismo de respuesta inmunitaria ante una lesión, infección o traumatismo.

Cuando ocurre una lesión en el organismo, el sistema inmune produce inflamación al localizar el tejido dañado para que éste comience a sanar.

Como sabemos el cuerpo tiene muchos mecanismos de protección para evitar que agentes externos entren y produzcan enfermedades.

Algunos de estos mecanismos son la tos, fiebre, estornudar, las mucosas, las lágrimas, etc.

El problema principal cuando existe inflamación es que causa molestia: perturba nuestra rutina diaria, impidiendo realizar nuestras funciones.

Por ejemplo, algunas personas experimentan dolor para caminar, subir escaleras, o incluso estando acostadas.

Generalmente, la inflamación aguda dura pocos días y normalmente es un proceso necesario para el proceso de recuperación.

Pero esto no quiere decir que tengas que lidiar con el dolor y la molestia durante todo el proceso.

Existen gran variedad de medicamentos, productos naturales  y remedios caseros que te ayudarán a aliviar estos síntomas.

Dependiendo del tipo de afección de salud y la zona en que se produzca la inflamación en el cuerpo, debe tener un tipo diferente de tratamiento para cada una.

Por ejemplo, el tipo de medicamentos para una amigdalitis, no puede ser el mismo que para la inflamación producida por una picadura de insectos.

También es importante tomar en cuenta que existe un tipo de inflamación que pasa de ser temporal a ser una enfermedad crónica, como en el caso de osteoartritis.

Para el tratamiento de estas enfermedades del sistema osteoarticular, existen medicamentos como Articagos que ayudan a mantener articulaciones y ligamentos más saludables.

Además, Articagos es un aliado para aquellas personas que sufren de enfermedades óseas, porque alivia la inflamación y el dolor.

Medicamentos para la inflamación y el dolor

Pastillas. Colorido de pastillas y píldoras cápsulas en envases de blister arreglados con un hermoso patrón con destellos de luz.

Es importante conocer cuál es el medicamento más indicado para cada tipo de dolor, ya que  se genera por causas diferentes.

Existen medicamentos de venta libre que pueden ser utilizados para aliviar el dolor y la inflamación tratar la causa que los origina.

Es importante saber que el uso excesivo de medicamentos puede tener efectos secundarios a largo plazo, por eso es importante que estén indicados por un médico.

Esto son algunos de los medicamentos más comunes, según el tipo de dolor:

Para el dolor e inflamación de garganta: Se utilizan antiinflamatorios en forma de comprimidos como nimesulide, ibuprofeno y diclofenac sódico o potásico.

Si la inflamación está acompañada de otros síntomas como fiebre y escalofríos, es recomendable consultar a un médico para que recete el uso de antibióticos.

Para el dolor de muelas: Generalmente el dolor surge de manera repentina, por la inflamación de la encía o alguna caries.

En estos casos se utilizan analgésicos o antiinflamatorios como ibuprofeno, naproxeno, paracetamol o dipirona.

Para el dolor de oídos: Debe ser evaluado por un otorrino, porque generalmente es causado por infección en el canal auditivo y tratado con antibióticos y antiinflamatorios.

Para el dolor de estómago: Existen varias causas que producen inflamación intestinal: bacterias, indigestión, gastritis, etc.

Cuando la inflamación es causada por una bacteria, debe ser tratada con antibióticos.

Para el dolor, acidez y ardor estomacal se pueden utilizar hidróxido de aluminio, ranitidina y cimetidina y algún protector gástrico como omeprazol o lanzoprazol.

Para el dolor muscular: Ocurre por la inflamación de las fibras musculares al contraerse por mucho tiempo por algún esfuerzo realizado o por estrés.

La manera más rápida de aliviar el dolor es con relajantes musculares, antiinflamatorios y analgésicos.

Para el dolor de espalda: Son provocados por malas posturas, exceso de entrenamiento o estrés.

Estos medicamentos pueden ayudarte a aliviar rápidamente el dolor: relajantes musculares y paracetamol.

¡Conoce las diversas causas de la inflamación!

La inflamación es un conjunto de procesos que varían de acuerdo con el tejido afectado, como respuesta inmunitaria a un daño en el organismo.

Algunos casos de inflamación son leves y afectan pequeñas partes del cuerpo, sin causar mucho dolor ni incomodidad.

Otras en cambio, pueden afectar zonas más grandes y resultar más dolorosas, lo que indica un problema más serio que necesita ser evaluado por un médico.

Existen varias causas por las que el organismo reacciona ante una lesión y produce la inflamación:

Agentes patógenos como bacterias, gérmenes, virus y hongos que al entrar en el cuerpo, producen inflamación.

Las lesiones como picaduras de insectos, heridas o traumatismos directos sobre un área del cuerpo, hacen que inmediatamente se produzca hinchazón.

La hinchazón se produce por la acumulación de líquido fuera de los vasos sanguíneos.

Cuando ocurre un traumatismo o golpe, uno de los síntomas que se producen es la inflamación acompañada del dolor, durante unos días.

La retención de líquidos origina inflamación en algunos órganos, causada por diversas enfermedades como renales, cardiacas, etc.

El exceso de sal y otros condimentos producen a menudo síntomas de inflamación que pueden ser solucionados con cambios en los hábitos de alimentación.

Otra de las causas más comunes de la inflamación en este caso crónica, es la artritis, enfermedad que produce dolor permanente en las articulaciones y cartílagos.

Todas aquellas enfermedades que terminen en el sufijo “itis” (meningitis, cistitis, gastroenteritis, etc), tienen una característica en común: la inflamación.

Estas enfermedades son causadas por bacterias y virus que entran al organismo y causan infecciones.

Remedios caseros para la inflamación y el dolor

Estos remedios tradicionales y caseros pueden ayudarte a aliviar dolores de cabeza, menstruales, musculares, etc., que afectan tu calidad de vida.

Sin embargo, estas opciones no sustituyen la opinión de un médico cuando la inflamación es frecuente:

Clavo de olor: El aceite que se obtiene de esta planta es un analgésico y es usado para aliviar el dolor de muelas.

También se puede aplicar sobre la piel para aliviar dolores musculares producidos por tensión y estrés.

esencia eucalipto, Aceites esenciales de eucalipto en botella de vidrio, concepto de aromaterapia a base de hierbas orgánicas

Eucalipto: Sirve como analgésico y se puede aplicar como aceite esencial o ungüento.

Esta planta posee componentes que permiten aliviar el dolor y relajar los nervios y músculos.

Arnica: Es muy conocida para aliviar inflamación y dolores, causados por traumatismos o torceduras.

¿Cómo tomarla? En infusión o extracto o aplicar el ungüento. Sin embargo, no se puede aplicar en heridas abiertas, ya que puede ser peligroso.

Anís: Es uno de los mejores remedios caseros par aliviar problemas digestivos como gases, dolor estomacal, indigestión, etc.

Esto se debe a que el anís tiene propiedades antiespasmódicas y sedantes que alivian la inflamación.

Lavanda: El aceite esencial de lavanda es muy utilizado en aromaterapia y masajes para aliviar los dolores y la inflamación muscular que causa la tensión y el estrés.

Cúrcuma: Es originario de la India y posee propiedades antiinflamatorias y analgésicas, ideales para tratar dolores musculares y enfermedades como artritis.

Café: La cafeína tiene un efecto analgésico, al bloquear sustancias que transmiten la sensación de dolor a los músculos.

También potencia el efecto de algunos antiinflamatorios, por ejemplo para el dolor de cabeza y la migraña.

Omega 3: Se puede tomar en forma de suplementos o a través de los alimentos, y es efectivo para aliviar dolores musculares gracias a sus propiedades antiinflamatorias.

Jengibre: Alivia el dolor articular y muscular por tener sustancias antiinflamatorias, al igual que los medicamentos pero sin efectos secundarios.

¿Qué comer para evitar la inflamación?

¿Sabes por qué es tan importante la alimentación?, porque de la calidad de alimentos que elijas depende tu salud.

Al consumir alimentos sanos y ricos en vitaminas y minerales, obtenemos los nutrientes que nos permiten estar sanos y evitar enfermedades.

Recuerda que la inflamación es producto de afecciones causadas mayormente por bacterias o virus que logran entrar al organismo.

Cuando estamos más sanos, nuestros sistemas funcionan de manera óptima, el sistema inmune tiene la capacidad de protegernos de agentes externos que quieren entrar al cuerpo.

Con estos alimentos fortalecerás tu sistema inmune y evitarás la inflamación y sus terribles síntomas:

Aceite de oliva: Según los expertos, este aceite contiene antioxidantes que tienen potentes efectos antiinflamatorios en el organismo.

El ácido oleico, un componente del aceite de oliva, ayuda a reducir los niveles de proteína C reactiva, un importante marcador de la inflamación.

Pescado azul: Conocido también como pescado graso, esta variedad es muy rica en minerales y ácidos omega 3, una grasa esencial para el cuerpo humano.

Los ácidos grasos omega 3, son recomendados en cualquier dieta, por la cantidad de propiedades terapéuticas que tienen, incluyendo la reducción de la inflamación.

Algunos ejemplos de este grupo de pescados son el salmón, sardinas, truchas, atún, etc.

Cacao: Contiene flavonoides, sustancias que mejoran inflamación en pacientes con alto riesgo de enfermedades cardiacas, disminuyendo la posibilidad de padecer aterosclerosis.

Aguacate: Esta fruta tiene una combinación de grasas saludables como ninguna otra lo tiene y un tipo de azúcar natural que ayuda a evitar la inflamación.

El consumo de este alimento te permitirá obtener vitaminas, fibra, ácido fólico y minerales.

Frutos rojos: Estas frutas crecen de forma silvestre: fresas, zarzamoras, frambuesas y arándanos.

Aportan gran cantidad de fibra y agua, además una alta cantidad de vitamina C y otros componentes antiinflamatorios.

Inflamación crónica: ¡Evítala para vivir mejor!

La inflamación se encuentra en el origen de casi todas las enfermedades, definitivamente  es un indicador que algo está pasando en tu cuerpo.

Cuando se vuelve crónica, trae muchas dificultades porque limita nuestra vida diaria, acelera el proceso de envejecimiento y disminuye la calidad de vida.

Lo normal es que un proceso inflamatorio vaya disminuyendo con los días al recuperarse el cuerpo, o la zona afectada.

Pero cuando los síntomas son persistentes y se prolongan por mucho tiempo, entonces la inflamación se vuelve destructiva, entonces estamos hablando de inflamación crónica.

¿Cómo evitarla? Estos son algunos de los factores de riesgo que pueden contribuir al proceso de inflamación crónica, mientras más lejos te mantengas de  ellos mucho mejor:

Vida sedentaria: Este estilo de vida, contribuye al desarrollo de inflamación crónica y sus enfermedades asociadas (obesidad, diabetes, cáncer, enfermedades cardiacas).

Obesidad: La grasa acumulada en el cuerpo, segrega una cantidad de hormonas y proteínas que resultan inflamatorias y afectan al organismo de manera crónica.

Esta enfermedad es una de las causas más importantes de la inflamación de bajo grado (IBG) y también de la resistencia de los tejidos a la acción de la insulina.

Diabetes: El aumento del azúcar en la sangre, no solo es por el consumo, sino también por la sensibilidad que tiene el organismo a la acción de la insulina.

La hiperglucemia diabética es un factor que produce inflamación crónica, y a su vez  la inflamación (IBG) estimula el desarrollo de la diabetes, creando un círculo vicioso.

Estrés: Afecta el bienestar físico y psicológico del individuo y produce inflamación  y dolor muscular.

El estrés también ocasiona falta de sueño, que afecta al cerebro produciendo desequilibrios neurológicos que pueden producir inflamaciones.

Tabaquismo: Las sustancias que contiene el tabaco, conducen a la oxidación y deterioro de las células que inducen a la inflamación.

¿Es posible una vida sin inflamación?

¡Claro que es posible! Solo debes seguir estas indicaciones y seguro notarás cambios positivos en tu salud:

Aléjate de estos alimentos: Grasas saturadas e hidrogenadas, de origen animal, aceites refinados, cereales refinados, alimentos con azúcares añadidos, refrescos.

Reduce las calorías: Una alimentación baja en calorías controla la inflamación. Si tienes dudas en cuanto a tu dieta puedes consultar con un especialista en nutrición.

Escoge bien las grasas: Los ácidos grasos omega 3 son los más saludables para el organismo y el aceite de oliva. Aléjate de grasas de origen animal.

Jovenes haciendo ejercicio. Vista de ángulo bajo de tres personas jóvenes que sonríen mientras alternan el ejercicio de curl de bíceps con mancuernas durante el entrenamiento grupal en el gimnasio.

Haz ejercicios: La actividad física de manera regular y moderada, permite fortalecer los músculos y huesos y mejorar la salud cardiovascular evitando enfermedades inflamatorias.

Toma suplementos: Algunos suplementos como Articagos, tienen un efecto terapéutico en el tratamiento de enfermedades inflamatorias como  la osteoartritis.

Gracias a sus componentes naturales, vitaminas y minerales, Articagos ayuda a mantener las articulaciones y  ligamentos más saludables y prevenir enfermedades óseas.

Cuida tu estómago: Una flora intestinal saludable reduce la inflamación y previene enfermedades gastrointestinales.

Consume más fibras y alimentos probióticos para mejorar  tu función intestinal y tu salud en general.

Relájate: Utiliza terapias que te mantengan alejado de estrés, como meditación, biodanza y yoga.

Otra buena opción son los masajes relajantes cuando sientas mucha ansiedad o inflamación muscular.

Controla tu peso: A través de una dieta adecuada y más actividad física, puedes evitar enfermedades relacionadas a procesos inflamatorios como diabetes y obesidad.

Vé al médico: Es importante realizar un chequeo anual que te permita descartar algún principio de enfermedad.

Recuerda que la prevención es una medida importante para evitar que un proceso inflamatorio simple se convierta en un problema crónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *