dolor abdominal, La foto del intestino grueso está en el cuerpo de la mujer. Personas con dolor de estómago problema concepto. Anatomia femenina

Avances médicos sobre el síndrome del intestino irritable

Avances médicos sobre el síndrome del intestino irritable

Última actualización: 15-04-2019. Equipo Nutricioni

El síndrome del intestino irritable o SII se refiere a un padecimiento en el sistema digestivo que se manifiesta con  una inflamación, que puede ocasionar dolencias en el abdomen y anormalidades en las defecaciones, como diarrea o estreñimiento, entre otros.

Hombre sosteniendo su estómago en el dolor. La foto del hombre con el torso desnudo experimenta el síndrome del intestino irritable en fondo gris. Concepto medico

Esta alteración digestiva también puede que la reconozcas con otros nombres, colon irritado, colitis nerviosa, colon espástico o neurosis del colon.

Pero en la modernidad los especialistas en su mayoría le llaman SII o síndrome del intestino irritable.

El SII afortunadamente no incrementa las posibilidades de sufrir cáncer, pero sí podría estropear la calidad de vida de quien lo padezca. Incluso puede afectar la vida de enfermo, más que otras patologías crónicas como la diabetes o el asma, por ejemplo.

Esta es la afección gastrointestinal que con mayor cotidianidad se diagnostica en la población que asiste a centros médicos, y es uno de los causantes mayores de ausencia en los lugares de trabajo, puesto que el motivo número uno se lo lleva el resfriado general, por supuesto.

El SII es tan común que el 10 a 20% de las personas llegan a tenerlo en algún momento de sus vidas, y nada más  el 15% de esta cifra va a un chequeo médico para un oportuno tratamiento.

Un dato de interés para las mujeres, es que esta afección usualmente la padecen más las féminas que los hombres. Inicia regularmente entre la etapa adolescente y los 30 años de edad y tiende a mermar con los avances de la edad.

Se trata de un síndrome que puede causar mucha frustración, tanto a quien lo padece como al médico que lo está tratando. Puede ser muy difícil, en muchos casos, intentar neutralizar los síntomas y detener su permanencia en el cuerpo, por tratarse de una enfermedad con tendencia a ser crónica.

No obstante, las investigaciones de campo y los avances médicos han colaborado mucho en la materia, tanto en información de tratamientos novedosos y más efectivos, como en el descubrimiento de diagnósticos más acertados.

Y un diagnóstico bien esclarecido es fundamental para la alcanzar el correcto tratamiento.

Síntomas del síndrome de intestino irritable

Determinar si lo que te acontece es SII, puede asociarse con síntomas originados en la función intestinal y que se presentan generalmente de esta manera:

Dolores o  espasmos de forma reiterada en el abdomen, inflamación en el estómago, muchos gases del intestino, alteraciones y cambios irregulares en las deposiciones de forma interpolada, como por ejemplo saltos de diarrea a estreñimiento y viceversa.

También suelen manifestarse en la materia fecal, fragmentos de consistencia gelatinosa y es posible que se acreciente la cantidad de evacuaciones diarias.

Los signos pueden salir a la luz de forma intercalada, así como también pudieran aparecer en conjunto. Es por ello, que el afectado debe mantenerse alerta a la progresión y aparición de los síntomas unos tres meses, para verificar con más determinación si se trata de este síndrome.

Otro panorama posible es que los síntomas pudieran agravarse en unos días, mejorar en otros o también no aparecer más. Los signos del SII pueden manifestarse sin razón aparente, pero mayormente se agravan gracias a otros aspectos, que pueden ser los siguientes:

La indigestión o dispepsia por el consumo de chocolate, café, lácteos, alimentos procesados, refrescos o alcohol, puede empeorar el SII. Igualmente ingerir demasiada comida con grasas. Otro aspecto que desmejora los signos del intestino irritable es el estrés y también la ansiedad.

Para ciertas personas, el viajar constantemente retrasa la mejoría de esta afección, ya que son momentos en los que sentirse tentados por probar comidas nuevas y comer rápidamente está a la orden del día, y puede empeorar la enfermedad.

Causas del síndrome del intestino irritable

No existe una forma en que se  pueda determinar cuál es el desencadenante de esta enfermedad. Pero se pudiera decir, que las señales más típicas del síndrome de intestino irritable, son el resultado de una gran sensibilidad del intestino.

El origen de estas señales o síntomas pudieran ser diversos y venir de varios cauces. Diversos aspectos pueden ocasionar el síndrome del intestino irritable.

Por ejemplo, los aspectos fisiológicos, refiriéndonos a la sensibilidad del intestino, o también pudiera darse por una afección en las hormonas del sistema digestivo.

Una infección en el ducto digestivo, es uno de los motivos más comunes del síndrome de intestino irritable.

Detrás de esta infección gastrointestinal, se puede encontrar una intolerancia alimenticia, ya sea a un tipo de alimento o algún aditivo de la comida. Este alimento no es soportado por el sistema digestivo causando indigestión y otras alteraciones.

Por otra parte, también puede producirse por traumas psicológicos; al confrontar por ejemplo la defunción de un ser querido, o también al sentir estrés personal o laboral en exceso.

Otro aspecto que pudiera engendrar el síndrome de intestino irritable, es el aspecto psicosocial, como los individuos que tienen alguna alteración de la conducta. También quienes sienten estrés crónico, fuerte ansiedad y/o depresión severa.

En esta era ha habido nuevos hallazgos sobre las posibles causas del SII,  de donde sale a relucir la relación que pudiera haber entre este padecimiento y un tipo de inflamación en la mucosa.

El consumo frecuente de ciertos antibióticos podría también promover y empeorar la enfermedad.

Si deseas conocer novedosas formas de aliviar los síntomas del SII, SúperBio es una alternativa ideal. Se trata de un producto natural, listo para contrarrestar diversas enfermedades que atacan el sistema digestivo.

Está diseñado para tratar el síndrome de intestino irritable directamente, gracias a su completo grupo de bacterias favorables que atacan a las bacterias dañinas.

Estas bacterias saludables que componen el producto también ayudan a detener  la diarrea, generada en especial por el rotavirus, una infección con alta tasa de incidencia en niños, y por el uso constante de antibióticos, que en muchas ocasiones reducen la cantidad de bacterias saludables en el organismo.

Cuidados que se deben tener para erradicar el SII

Un adecuado tratamiento para neutralizar esta afección dolorosa e incómoda, debe enfocarse primeramente en calmar los síntomas para gozar de una vida normal y plácida, dentro de lo posible, tomando en consideración que esta es una enfermedad generalmente crónica.

Jovenes haciendo ejercicio. Vista de ángulo bajo de tres personas jóvenes que sonríen mientras alternan el ejercicio de curl de bíceps con mancuernas durante el entrenamiento grupal en el gimnasio.

Es usual que las manifestaciones de los síntomas leves, puedan ser dominadas si se aprende por ejemplo a manejar el estrés y también transformando la alimentación. Los siguientes consejos serán de utilidad para mejorar los estragos del síndrome:

  • Tratar de no consumir alimentos que te causan indigestión.
  • Ingerir bastante líquido, cuando menos ocho vasos de agua diarios.
  • Ejercitarse periódicamente.
  • Evitar los trasnochos y el mal dormir. Se debe dormir al menos 6 horas ininterrumpidas en las noches.

Posiblemente tu médico especialista te sugerirá suprimir de tu dieta algunos alimentos, por ejemplo:

Comidas que producen muchos gases: en caso de tener inflamación estomacal o gases en abundancia es prudente que no bebas alcohol, ni consumas bebidas gaseosas o con cafeína. Tampoco comas frutas crudas, ni ciertos vegetales como el brócoli, la coliflor o el repollo.

Alimentos ricos en gluten: se ha comprobado científicamente que aquellos que padecen SII, suelen recuperarse más rápido de la diarrea cuando eluden el consumo de alimentos que tienen gluten, como el trigo, el centeno y la cebada.

Alimentos FODMAP: la sigla FODMAP viene de las palabras “oligosacáridos fermentables, disacáridos y monosacáridos y polioles”.

Diversos carbohidratos como la lactosa, la fructosa, los fructanos, entre otros, pueden afectar la salud intestinal de ciertas personas sensibles a alguno de ellos, incluso sin saberlo.

Ellos podrían suprimirse y paulatinamente irlos incorporando nuevamente, de uno en uno, cuando la persona esté mejor. Esta es una dieta sumamente estricta y solo debes asumirla si tu médico te lo indica.

SúperBio es un producto que contiene 30 mil millones de microorganismos vivos, bacterias saludables, que resguardan el organismo de agentes negativos que pudieran estar ya en ti o que estén por entrar en ti.

Como virus, bacterias, parásitos, etc.; en fin, agentes perjudiciales que causan síntomas y enfermedades muy desagradables.

La composición de SúperBio es una excelente opción para asegurarte de tener intestino saludable así como el sistema digestivo y por lo tanto, en tu organismo, ya que ataca, fortalece y previene.

Un nutricionista que guíe tu alimentación puede ser clave

Un especialista nutricional puede tomar cartas en el asunto y recetarte medicinas que te ayuden a mejorar la afección. Entre ellas tu médico pudiera sugerirte:

Suplementos ricos en fibra: sobre todo en caso de tener estreñimiento. Consumir suplementación de fibra puede ayudar mejorar el tránsito intestinal. Pero atención, si el estreñimiento viene acompañado de abundantes gases es preferible evitar la fibra.

Laxantes: en caso de que la fibra no sea sugerida, probablemente lo será un laxante, para aliviar la dureza fecal y las complicaciones físicas que esta conlleva. Posiblemente tu doctor pueda indicarte leche de magnesia o polietilenglicol.

Antidiarreicos: en el mercado abundan los antidiarreicos de fácil adquisición en las farmacias, útiles para calmar las evacuaciones acuosas repetitivas, que suele ser uno de los síntomas más comunes del SII.

Anticolinérgicos: para aliviar el dolor agudo que causan los espasmos, posiblemente el doctor recete algún fármaco de este tipo.

Antidepresivos tricíclicos: este tipo de medicinas además de calmar la depresión, puede detener la función de las neuronas capaces de regular el intestino, para de esta manera aliviar las dolencias intestinales.

Antidepresivos ISRS: llamados “inhibidores de la recaptación de serotonina”, son indicados para la depresión, pero también ayudan a calmar dolores y son buenos para el estreñimiento.

Pero la eficiencia en el SII de los  antidepresivos antes mencionados, va a depender de las condiciones particulares del afectado.

Analgésicos: no podían faltar los analgésicos especiales para tratar los dolores y la inflamación aguda.

Sólo un médico especializado puede dictaminar que es lo correcto para ti, ya que cada persona tiene condiciones diferentes y puede sufrir variaciones en su enfermedad y de acuerdo a ellas debe ser tratado.

¿Se puede evitar el síndrome del intestino irritable?

En realidad, no hay una manera totalmente segura de evitar esta enfermedad de característica crónica, pero lo que sí se puede asegurar es que si la persona atraviesa su etapa infantil, de forma saludable, agradable y tranquila, las probabilidades de sufrir este síndrome en el futuro pueden disminuir bastante.

Por otra parte, mantener una vida activa, donde saques tiempo para ti, quizás practicar deportes o también actividades de relajación o meditación, pueden ayudar a drenar la ansiedad y el estrés, lo cual propicia una salud mental, ideal para disminuir el SII por estrés.

En otros aspectos, aprender a canalizar los traumas de experiencias vividas; también pueden promover a la salud intestinal.

Acudir a un terapeuta que te guíe sanamente en la superación de dicha situación será de beneficio no solo para prevenir el síndrome de intestino irritable, sino muchos padecimientos más, somatizados en el cuerpo por no cerrar ciclos correctamente.

Apoyarte en los probióticos, también puede fortalecer tu intestino a tiempo. Consume la mezcla probiótica SúperBio  que te  garantiza millones de microorganismos vivos, listos para robustecer tu sistema digestivo.

Entre los componentes que hacen esto posible podemos mencionar al Lactobacillus acidophilus, que además de mejorar la digestión, así como la función gastrointestinal, lucha eficazmente contra la Escherichia coli, bacteria gastrointestinal perjudicial, y ayuda disminuir el colesterol en la sangre.

SúperBio también contiene Lactobacillus rhamnosus, que cuida la salud de la flora intestinal y es muy usado en tratamientos para la diarrea. Ambas, sumadas a muchas más dentro de este producto, tienen la habilidad de combatir el síndrome del intestino irritable y prevenir su aparición.

¿Qué hacer si creo que tengo síndrome de intestino irritable?

Si al leer todo este artículo te das cuenta, que muy posiblemente lo que tengas sea el síndrome del intestino irritable, no te alarmes, te daremos un guía de lo que debes hacer de aquí en adelante.

En primer lugar, debes concertar una cita con un gastroenterólogo, éste es el tipo de médico que sabrá atacar tu condición intestinal y evaluarte adecuadamente.

Luego de esto concertar una cita con un dietista nutricionista. Este será el especialista que sabrá determinar, según tu condición, las pautas alimenticias correctas para mejorar.

Él te proporcionará tanto horarios como el tipo de alimentos a suprimir y/o a incluir, y el tiempo en el que deberás realizarlo.

Un tercer especialista puede ser de utilidad a la mejoría de tu salud. Se trata de un psicólogo. Aunque no haya relación 100% comprobada entre el SII y enfermedades psicológicas, estas pudieran afectar de la siguiente manera:

  • Convencerte de que los síntomas son permanentes y más severos de lo que en realidad son.
  • Alterar tu estilo de vida aún más.
  • Incrementar la cantidad de servicios médicos innecesariamente. Entre otros factores que pudieran agravar.

Por ello es muy común que quienes presentan síndrome de intestino irritable, sufran estrés, depresión y/o ansiedad. Así que no está de más qué te cubras las espaldas y acudas a un psicólogo.

Y por último sigue las indicaciones que te den todos los especialistas. A veces puede ser difícil recordar tantas pautas, pero es necesario seguir al pie de la letra las recomendaciones de tus médicos, para poder mejorar lo más rápido posible.

Y recuerda, ellos te darán el tratamiento pero al final del día, eres tú quien tiene el control para cumplirlos. Por lo tanto, la responsabilidad de mejorar es tuya ¿y quién más que tú va a querer que salgas de esa enfermedad con rapidez?

Probióticos para aliviar los síntomas del SII

Uno de los hallazgos más modernos referentes al tratamiento del síndrome del intestino irritable, está enfocado en el uso de probióticos para contrarrestar dicha enfermedad.

Abundantes investigadores, desde el 2010, han realizado estudios concienzudos no sólo en personas adultas, sino también en niños.

Han evaluado la relación entre el síndrome del intestino irritable y su mejoría con la utilización de probióticos. Casi todas las conclusiones han sido favorables, con mayor beneficio para los afectados que tienen a la diarrea por síntoma principal.

Uno de estos estudios lo realizó la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá, en el que se  logró comprobar que el estilo de vida de una persona con síndrome del intestino irritable mejora considerablemente con el consumo de probióticos.

También detectó una interacción favorable del cerebro y el intestino gracias a ello.

Poner en marcha los beneficios de los probióticos es sencillo, simplemente utilizando SúperBio, una mezcla que está compuesta por raíz de cepas de probióticos, un producto efectivo, de calidad y larga duración.

Tiene la capacidad de aliviar y erradicar infecciones bacterianas patogénicas gastrointestinales. Protege el organismo de la intolerancia a lácteos y sus derivados en niños y adultos y reduce la consecuencia de trastornos digestivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *