¡Auxilio! Sufrí un desgarro muscular. ¿Cómo curarlo?

¡Auxilio! Sufrí un desgarro muscular. ¿Cómo curarlo?

Última actualización: 16-02-2019.  

Rotura de fibras musculares o desgarro muscular, es el nombre por el que se conoce a la lesión del músculo, en el que las fibras que lo componen se rompen.

Cuando se produce esta lesión, se genera un dolor bastante intenso y punzante, localizado mayormente en la parte posterior de la pierna, o lo que se conoce comúnmente  como pantorrilla.

Este dolor obliga temporalmente a la persona que lo padece a suspender cualquier tipo de actividad. Debido a que, la intensidad del dolor puede aumentar al realizar cualquier movimiento brusco o de gran esfuerzo.

Esta lesión suele ser muy común en las personas que practican algún deporte  o realizan ejercicios físicos con bastante regularidad.

Siendo así los gemelos, los cuádriceps, las pantorrillas, los bíceps y los pectorales algunas de  las zonas más afectadas.

De manera general, la recuperación de esta lesión suele ser rápida y sencilla. En muchas ocasiones, se puede lograr sin la necesidad de cumplir con algún tratamiento  específico, más que el reposo necesario.

Hombre con dolor de cuadriceps por desgarre muscular. Fondo blanco.

Sin embargo, para retomar la rutina de ejercicios y deportes de manera rápida, es necesario que la persona considere emplear otros métodos.

Antes de mencionar estos métodos, debemos estudiar cuales son las causas que originan un desgarro muscular o la rotura de las fibras musculares.

¿Por qué se puede producir un desgarro muscular?

Las causas del desgarro muscular están relacionadas directamente a los hábitos  que emplean y manejan las personas que realizan deportes y ejercicios físicos de gran impacto.

Por otra parte, esta lesión puede ser ocasionada por otras razones que no van directamente relacionadas a la persona, sino al músculo como tal.

Estas son algunas de las causas que pueden ocasionar un desgarro muscular:

  • Fatiga o falta de descanso muscular: Cuando se realizan sesiones de ejercicio muy seguidas sin evaluar el nivel de esfuerzo e intensidad, es muy posible sufrir una fatiga muscular, y con esto el desgarro y la lesión del músculo.
  • Frío o mala condición muscular: Comenzar la rutina de ejercicio sin haber realizado un previo proceso de calentamiento, o por lo contrario realizarlo de manera incorrecta, puede ocasionar la ruptura de las fibras musculares.
  • Circulación e hidratación: La hidratación es muy importante cuando se realiza una actividad física, independientemente de su intensidad y duración.
  • Traumatismos: Es la causa más común e inevitable. Cuando sufrimos un pequeño traumatismo mientras realizamos alguna actividad física, corremos el riesgo de padecer de un desgarro muscular.
  • Vida inactiva: Si bien los desgarros musculares suelen ser muy comunes para las personas que realizan esfuerzos físicos con regularidad, las personas que tienen una vida sedentaria no pasan desapercibidas ante este problema.
  • Malos hábitos nutricionales: Las personas que tienen una dieta con deficiencia en vitaminas y minerales son más propensas a sufrir problemas de salud.

Mujer atlética en la pista, lista para correr, tiene calambre en las pantorrillas y toca la pierna lastimada durante el entrenamiento.

¿El ejercicio causa desgarro muscular?

Si bien durante el ejercicio y la actividad física tenemos más probabilidades de sufrir un desgarro muscular, esta no suele ser la principal causa.

Sin embargo, existen ciertos ejercicios que deben evitarse , ya que tienen altas probabilidades de hacernos sufrir de un desgarro muscular.

Estos ejercicios son los siguientes:

  • Flexiones de brazos.
  • Zancadas.
  • Sentadillas.
  • Abdominales.
  • Extensiones lumbares.

Con esto no queremos decir que estos ejercicios deben evitarse

completamente, sino que debemos ser más consientes al momento de

realizarlos, además debemos evitar series muy repetitivas de los mismos.

¿Cómo se clasifican los desgarros musculares?

Existe una gran clasificación de los desgarros musculares. Sin embargo, la clasificación más común y menos compleja que suele hacerse es en base a la gravedad y características que presenta la lesión.

De este modo, tenemos que los desgarros musculares se clasifican en:

  • Grado 1 o leve: Se produce por un estiramiento o rotura de alguna fibra muscular. Ante esto, la persona experimenta un dolor leve, y sin alguna sensación de inmovilidad.
  • Grado 2 o moderado: A este grado, se produce una rotura moderada tanto en las fibras del músculo como en los tendones. Ocasionando dolor e inflamación  en la zona afectada, además de una leve sensación de inmovilidad.
  • Grado 3 o grave: Este grado es el de mayor gravedad, ya que se presenta una completa rotura del músculo o tendón. La inflamación se presenta en mayor volumen, además va acompañado  de un dolor más intenso, ocasionando así una mayor sensación de inmovilidad.

Lesión de tobillo con dislocación y esguinces, vendaje apretado con vendaje elástico y moretón.

Desgarro muscular y contractura muscular ¿Son lo mismo?

Muchas veces las personas suelen confundir un desgarro muscular (o rotura muscular)  con un problema menor como lo es una contractura muscular (o distensión muscular), siendo ambas muy diferentes.

Ocasionando así, que la persona realice y cumpla con un tratamiento que no es el adecuado.

Como consecuencia, el desgarro muscular puede aumentar su nivel de gravedad, afectando aún más a la persona que lo padece.

Por ello, es importante que al momento de realizar el diagnóstico, el médico no solo se base en los síntomas que presente el paciente, sino también en los resultados de un examen más completo como lo es una ecografía o una resonancia magnética.

Por otra parte, se hace realmente necesario conocer muy bien los síntomas de un desgarro muscular, con la finalidad de no confundirlo con un contraste muscular.

De este modo, tenemos que, los síntomas de un desgarro muscular son los siguientes:

  • La persona puede sentir una sensación de pinchazo o latigazo que aparece repentinamente cuando realiza algún tipo de ejercicio físico.
  • La sensación de pinchazo o latigazo es muy fuerte y aguda.
  • La persona se encuentra ante una incapacidad de continuar su actividad cuando aparece el dolor.
  • El dolor muchas veces, según la gravedad del desgarro muscular puede ir acompañado de hematomas.
  • El dolor permanece durante un periodo de veinte días o más.

¿Qué se debe hacer para recuperarse y curarse de un desgarro muscular?

La terapia física suele emplearse como un método para tratar cualquier desgarro de tipo muscular, esta terapia se emplea según la gravedad del desagarro.

Por ello, esta terapia se suele distribuir de la siguiente manera:

Tratamiento para desgarros de grado I o leves: Este tipo de desgarros al ser leves pueden curarse empleando técnicas y tratamientos muy sencillos como lo son el reposo, ejercicios de estiramiento y aplicación de compresas de hielo.

Imagen en primer plano de compresa fría en tobillo de hombro

Tratamiento para desgarros de grado II o moderado: Como ya hemos mencionado, en este nivel de gravedad el dolor se presenta con más persistencia, muchas veces acompañado de hinchazón o espasmos leves.

hombre deportista vendandose el tobillo

Por ello, los tratamientos para tratarlo se basan en el descanso, en aplicar  hielo o calor, en masajes deportivos, en procedimientos de ultrasonido y medicamentos antinflamatorios.

Tratamiento para desgarros de grado III o grave: A este nivel, los desgarros se transforman en rupturas o separaciones graves de las fibras musculares.

Lo que ocasiona hinchazón e incapacidad para realizar cualquier movimiento sin sufrir de un dolor molesto.

Para curar el desgarro grave se aplican tratamientos y técnicas más extremas que para los otros grados mencionados anteriormente. Algunos de estos tratamientos se basan en la inmovilización de la zona afectada, en tomar medicamentos antiinflamatorios y analgésicos.

Imagen donde hombre joven enyesado de la pierna escucha las indicaciones médicas

Si con estos métodos no se nota alguna mejoría, se procede a la intervención quirúrgica y a un cambio de rutina de la persona.

¿Existe algún medicamento que pueda combatir el dolor por desgarro muscular?

Generalmente, para tratar todos los dolores relacionados a los músculos, suelen emplearse analgésicos y antiinflamatorios

Esto, debido a sus capacidades para reducir la inflamación e hinchazón de los músculos, siendo el ibuprofeno y el paracetamol los más famosos del mercado.

Sin embargo, existen otros medicamentos que contienen y combinan ingredientes de la naturaleza, creando así un medicamento capaz de realizar las mismas funciones que los analgésicos comerciales.

Un ejemplo muy efectivo de este tipo de medicamentos es Fórmula para el Dolor , que entre sus ingredientes incluye extracto de cúrcuma, que es excelente antiinflamatorio y relajante muscular.

Imagen en primer plano de curcuma en un recipiente blanco de vidrio

Otro ingrediente de la naturaleza que forma parte de sus componentes es el té verde, que tiene grandes propiedades astringentes.

Estas propiedades son las que permiten tonificar los músculos y la piel, evitando así las dolorosas contracciones musculares.

¿Qué otros beneficios puede aportar Fórmula para el Dolor a nuestra salud?

Para responder esta pregunta es necesario mencionar que Fórmula para el Dolor es un anti analgésico que puede usarse como alternativo a la aspirina y el acetaminofén, elaborado a base de diferentes hierbas que tienen propiedades para aliviar el dolor.

Debido a los ingredientes que contiene Fórmula para el Dolor, lo hace un medicamento multifuncional, capaz de combatir otras enfermedades sean o no de tipo muscular.

De este modo, los beneficios que Fórmula para el Dolor es capaz de aportar son los siguientes:

  • Laxante natural que  ayuda a combatir el estreñimiento.
  • Excelente diurético para eliminar la acumulación excesiva de líquidos y la retención de líquidos en el cuerpo.
  • Ayuda con las articulaciones, la osteoartritis y la artritis reumatoide.
  • Alivia el dolor de malestar estomacal e intestinal.
  • Reduce la inflamación que ayuda a aliviar el dolor.

Si estás interesado en obtener todos los beneficios que Fórmula para el Dolor tiene para ofrecerte, puedes visitar nuestra tienda.

Te asombrarás de su capacidad para combatir de manera efectiva cualquier tipo de dolor que padezcas.

Además, recuerda que la mayor parte de sus componentes provienen de la naturaleza, de modo que obtendrás el doble de beneficios.

¿Cuáles vitaminas ayudan a combatir el desgarro muscular?

Los músculos y ligamentos son de gran importancia para el correcto soporte de nuestro esqueleto.

Además, son los encargados de proveernos una postura apropiada tanto en las actividades físicas como en las actividades de descanso o reposo.

El tejido muscular en conjunto con los ligamentos desempeña funciones  que se especializan en fortalecimiento y movilidad de cada una de nuestras extremidades.

Sin embargo, estas funciones no pueden llevarse a cabo si el músculo está padeciendo alguna lesión, como lo puede ser el desgarro muscular.

Por ello, es importante consumir vitaminas  que ayuden al musculo a evitar cualquier tipo de lesión.

Esto se logra mediante el consumo moderado y adecuado  de vitaminas y minerales.

Algunas de las  vitaminas que debemos incluir en nuestra vida diaria  son las siguientes:

Vitaminas en bolas de colores y fondo blanco

Vitamina C: Esta vitamina tiene la capacidad de reparar músculos y ligamentos desgarrados. Sin embargo, nuestro cuerpo no la produce por de manera natural.

Por ello, se hace realmente necesario buscar alimentos que la contengan, tales como las frutas cítricas como la naranja  o el limón; o mediante el consumo de suplementos alimenticios que la contengan.

Vitamina D: Esta vitamina se encuentra en algunos alimentos como la leche, el queso, las sardinas, entre otros alimentos.

Por otra parte, podemos se puede obtener  de manera fácil y rápida cuando nos exponemos a la luz  solar durante un periodo de tiempo prudente.

Esta vitamina es la encargada  de regular el funcionamiento de los músculos, además de participar activamente en el proceso de creación de proteínas en nuestro cuerpo.

Lo que es realmente esencial para recuperarnos de cualquier desgarre muscular que podamos sufrir  en algún momento de nuestra vida.

Vitamina E: Esta vitamina funciona como un antioxidante, es decir, que funciona como un protector del tejido corporal ante  cualquier tipo de daño que pueda afectar a las células, tejidos y órganos.

Por otra parte, esta vitamina es necesaria y esencial para la regeneración de los tejidos musculares.

De modo que, ante una falta de esta vitamina nuestro cuerpo será incapaz de recuperarse de cualquier lesión muscular que podamos sufrir.

Vitamina B 12: Esta vitamina es derivada de la vitamina B, y es reconocida por su gran capacidad para la curación rápida y efectiva de los músculos y ligamentos.

Por otra parte, es la vitamina encargada de convertir los aminoácidos, de modo que nuestro cuerpo pueda usarlas para en el proceso de curación de nuestros ligamentos y músculos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *