Retrato de mujer hermosa joven con piel grasa y húmeda.

Aumentar la libido de la mujer ya no es un problema

Aumentar la libido de la mujer ya no es un problema

Última actualización: 02-03-2019. Equipo Nutricioni

La actualidad ha llevado a muchas disciplinas de las ciencias humanas a estudiar profundamente la sexología humana. La mayoría de ellas involucran a las emociones, la conducta y las prácticas relacionadas con la búsqueda del placer sexual que incluye el aumento de la libido o deseo sexual.  

Cada etapa del desarrollo humano comporta sus propias características en cuanto al comportamiento sexual y su madurez.

Retrato de mujer hermosa joven con piel grasa y húmeda.

La sexualidad tiene cinco características importantes que son el erotismo, la vinculación afectiva, la reproductiva, el sexo genético y físico. El erotismo es la capacidad de sentir placer a través del deseo sexual, la excitación y el orgasmo. La vinculación afectiva es aquella que se crea entre dos personas durante una relación de amorosa.

En cambio, la vinculación reproductiva es la más natural, tiene que ver con la capacidad de tener hijos y todo lo que ello implica. El sexo genético se refiere a la determinación género (masculino, femenino) en función a los cromosomas, XY (varones)  y XX (hembras). El sexo físico está determinado por las características genitales.

Por otro lado, la educación sexual es la enseñanza y aprendizaje de temas relacionados con el sexo y la sexualidad. Ésta abarca el desarrollo humano, las relaciones, las herramientas, el comportamiento, la salud sexual la sociedad y la cultura en términos de sexualidad.

En otro contexto, la satisfacción sexual está estrechamente asociada a la relación de calidad. Clínicamente, la insatisfacción es un indicador de dificultades en la pareja. Por eso el estado de satisfacción es, primordialmente, el bienestar sexual a nivel personal y de pareja.

En un estudio realizado en el 2014 se determinó que los sentimientos, el cortejo, la creatividad novedosa y sorpresiva, estuvieron en el primer lugar para una vida sexual plena. También se hizo énfasis en que la experiencia de placer debe estar acompañada del deseo en la pareja, falta de inhibiciones en la actividad sexual, estar estimulado y sentirse excitado.

A tomar nota de los países más satisfechos sexualmente

Una empresa fabricante de anticonceptivos realizó encuestas en doce países para evaluar la percepción del país en cuanto a la satisfacción sexual.

Los factores considerados para evaluar el nivel de la satisfacción sexual de los países fueron desde el número de veces al mes que se tiene sexo hasta el porcentaje de orgasmos en cada relación. Muchos parámetros de la actualidad sexual fueron incluidos en el estudio.

Los resultados obtenidos ubican en los tres primeros lugar a los siguientes países:

1.- Suiza: el 21% de los suizos considera su vida sexual excelente. Este país tiene un índice de embarazo en adolescentes 10 veces más bajo que Estados Unidos. Posee programas de educación sexual en kínder, incluso.

Esto contribuye a que las personas tengan más y mejor sexo y menos problemas con embarazos o enfermedades. Las mujeres tienen un nivel socioeconómico alto y reportan mayor nivel de satisfacción sexual por lo que no consideran que el sexo es una relación de dominio.

2.- España: el 90% de los españoles afirman estar satisfechos sexualmente. Parece extraño que esté en los primeros lugares, sin embargo, una gran liberalidad (por ejemplo sus playas nudistas), indica un significativo grado de  madurez en materia sexual.

3.- Italia: el 64% de los italianos considera su vida sexual satisfactoria. Estudios han demostrado que el consumo del vino en las comidas favorecen las relaciones sexuales aunadas con los efectos de la comida mediterránea. Por lo que se ha señalado que en la cultura italiana todos los placeres están ligados.

El resto de los lugares los ocupan, según orden de precedencia: Brasil, Grecia, Holanda, México, India, Australia, Nigeria, Alemania y China.

Ahora toca a las mujeres con más deseo sexual

Algunos estudios publicados en revistas científicas han roto el paradigma basado en que el deseo sexual disminuye con la edad. El problema está más relacionado con la salud mental y física que con el envejecimiento.

Las condiciones de vida y salud, los estándares económicos, el estrés laboral o familiar, las oportunidades de carrera son factores que afectan de una u otra manera la libido. Los estudios muestran que con una vida más cómoda las mujeres se sienten más sensuales y poderosas.

Es frecuente que las mujeres pierdan el interés en el  sexo en la postmenopausia, sin embargo, algunas están tan despreocupadas con el embarazo no deseado que aumentan su deseo sexual. Esto parece ser relativo todo depende de los aspectos físicos y psicológicos de la mujer.

Otro punto de interés es que la actividad sexual no necesariamente es para la satisfacción sexual y sobre todo si la mujer está en una relación larga. Cuando  la mujer no es activa sexualmente puede alcanzar su satisfacción por el tacto, las caricias u otras intimidades.

La encuesta sobre las mujeres más apasionadas en el ámbito mundial fue realizada por un sitio web de citas virtuales en veinte países. Se observó a las usuarias más activas e identificaron que las mujeres que tienen un impulso sexual más alto se encuentran en los países escandinavos.

La lista de países escandinavos la encabeza Finlandia con el 79%. Le sigue Suecia, en donde el 39% de las usuarias indicó que tiene una necesidad de sexo alta y el 78% afirmó que su deseo sexual es alto. Dinamarca y Noruega están a la par con un 76%.

El resto de los países evaluados tienen la siguiente proporción: Irlanda 75%; Polonia 73%; Portugal 73%; Reino Unido 72%;  Italia 72%; Alemania 71%; España 71%; Australia 71%; Sudáfrica 70%; Suiza 70%; Estados Unidos 69%; Austria 69%; Países Bajos 65%; Bélgica 60%; Francia 53% y República Checa 47%.

Es notorio que ningún país latinoamericano figura en esta lista. Las mujeres en América Latina tienen condiciones políticas, económicas, sociales y culturales totalmente opuestas a Europa y Estados Unidos. Habrá que educar para corregir y figurar.

¿Qué es la libido?

La libido es el deseo sexual, es ese impulso y la fuerza creadora de la energía vital que está condicionada por factores psicológicos, hormonales y nerviosos. Los médicos y psicoanalistas consideran que el nivel de la libido por debajo a lo normal representa una patología.

Ambos sexos sufren este problema, sin embargo, se considera más frecuente en las mujeres. El deseo sexual en los hombres está más enfocado en el funcionamiento correcto de su pene. Al hombre se le ha inculcado el rol de macho en todos los aspectos de su vida. Por lo que tener sexo es una cuestión de masculinidad.

Mano muestra orgasmo de la mujer en la cama blanca, mano de mujer tirando de sábanas blancas en concepto de éxtasis, sentimiento y emoción

Mientras el hombre llega al afecto a través del sexo, la mujer llega al sexo a través del afecto. La mujer gusta más del romance, tiene más exigencias y complicaciones para llegar al deseo.

La crianza de  la mujer, los valores morales y religiosos, así como la falta de educación sexual influyen en sus relaciones amorosas ya que en muchos casos el sexo tiene como objetivo superior la procreación pasando a segundo plano la satisfacción sexual.

La falta de deseo sexual en la pareja se asocia más con los desencuentros y problemas en la relación que a los factores orgánicos. La comunicación en la pareja ayuda a armonizar la dinámica de la relación para entender la interrelación entre sus necesidades emocionales y sexuales a fin de superar el trastorno del deseo.

No es cierto que las ganas del hombre de mantener relaciones sexuales es superior a la de la mujer. Ambos tienen, en realidad las mismas necesidades de mantener relaciones sexuales e idénticas ganas, no obstante, sus ciclos funcionan de manera diversa.

La ley de la gravedad de la libido masculina

La testosterona es la hormona sexual masculina segregada en los testículos pero también está presente en el ovario de la mujer en pocas cantidades. Esta hormona tiene efectos morfológicos, metabólicos y psíquicos en ambos.

La producción de esta hormona en hombres adultos es 20 veces mayor que en las mujeres adultas. Los niveles normales de testosterona en los hombres se encuentran entre los 300 a 1000 nanogramos por decilitro de sangre.

Cuando la variación de niveles de testosterona está entre los normales, es decir, que de 300 pasa a 500 nanogramos no se observa ningún cambio en la energía y el impulso sexual. Ahora bien, el cambio en la libido es considerable cuando esos niveles pasan de 230 a 500 nanogramos.

Por esta razón, la testosterona es de una gran importancia en la virilidad, producción de esperma o el óptimo nivel de la libido, asunto vital para los hombres. Cabe destacar que los niveles de producción de testosterona bajan con los años y su descenso puede registrarse a partir de los 30 años.

Algunos estudios han constatado que del 5% de los hombres en edades que oscilan entre los 50 y 59 años tienen bajo niveles de testosteronas y por ende, bajo nivel de la libido además de letargo.

Otros síntomas son la pérdida del volumen de masa muscular, insomnios, aumento de la grasa abdominal, problemas coronarios y la disfunción eréctil.

Estos cambios también se relacionan con el consumo de alcohol, tabaco y drogas; con el estilo de vida, la alimentación, la actividad física y muchos otros. Las enfermedades como la anemia, la obesidad, la hipertensión y otros problemas circulatorios disminuyen el deseo sexual.

Las discusiones en la pareja, los insultos, problemas laborales, financieros son también circunstancias que afectan negativamente  la libido masculina.

Consultar al especialista es crucial para recuperar la vida sexual y la vitalidad, además de la comunicación, mantener el peso saludable y asumir todos aquellos hábitos que proporcionen una mejor calidad de vida.

Mujer, a apoderarse de la libido

La mujer debe conocer sobre el deseo sexual para identificar que la excita y cómo mantenerlo vivo, dos asuntos que se consiguen con la práctica. La excitación y el deseo sexual deben abordarse de manera integral porque en la actividad sexual de la mujer intervienen factores físicos, biológicos y psicológicos que inciden en su relación amorosa.

Algunos de estos factores son la educación, la crianza, las creencias, el modo de vida, las hormonas, las fantasías, los sentimientos, etc.

El estudio detallado de las hormonas sexuales femeninas ayuda a comprender el funcionamiento de la respuesta sexual de la mujer. El estrógeno es la hormona sexual femenina más importante toda vez que es la responsable de la excitación, de la sensación de bienestar y plenitud.

Se produce en los ovarios y cuando la producción de estrógeno aumenta aparece el vello púbico y axilar.

La testosterona es una hormona masculina segregada por los ovarios y las glándulas suprarrenales de las mujeres aunque en menor proporción que en el hombre. Contribuye a mejorar el deseo sexual, y participa activamente en los mecanismos de seducción, en el juego sexual previo y ayuda a escoger la pareja.

Al igual que la respuesta sexual del hombre a nivel fisiológico  la mujer experimenta el deseo, la excitación, el orgasmo y por último el placer. Sin embargo, existe una diferencia la excitación subjetiva por lo que la falta de deseo no es sólo cuestión  de factores biológicos.

Contrario al hombre, la libido femenina aumenta con el paso de los años y la mujer alcanza su madurez a partir de los 35 años. Sin embargo, su deseo sexual se afecta con la rutina de la relación de la pareja. Existen productos naturales usado para aumentar la libido femenina como LibiActiv Mujer.

La edad física no tiene relación con la edad sexual. El cerebro ejerce una gran influencia en la excitación sexual, si se gusta de experimentar cosas nuevas puede considerarse joven desde el punto de vista sexual. Si en cambio el tema del sexo aburre o se tienen cada vez menos ganas puede ser que se haya envejecido pero esto mejora con productos del estilo de  LibiActiv Mujer.

Espabilando la libido femenina

Las mujeres han evolucionado en la forma de percibir y expresar su sexualidad. Cada vez más mujeres acuden a la consulta médica para aclarar sus dudas sobre su vida sexual.

Hermosa y muy sexy mujer rubia adulta joven con cabello rubio y ojos azules, en un ambiente de dormitorio.

Las causas de la disminución de la libido femenina son el cambio hormonal, una mala percepción de la salud o sensación de sentirse enferma, la depresión y la ansiedad, la calidad emocional y sexual de la pareja y el dolor en el coito. Otros inconvenientes son el estrés, la candidiasis, la resequedad vaginal en la menopausia y la disfunción femenina.  

Los tratamientos orientados a las diversas causas detrás de la disminución de la libido femenina comprenden terapias, educación sexual, medicamentos y hasta productos naturales como   LibiActiv Mujer.

Hoy en día la falta de deseo sexual tanto en las mujeres como en los hombres es el problema que más preocupa a los sexólogos. Desde el inicio de las investigaciones sobre el tema se ignoró el deseo en el ciclo de respuesta sexual humana, la cual comenzaba con la excitación.  Posteriormente, se determinó que lo primero es el deseo y luego la excitación.

Recientemente, los sexólogos han planteado un nuevo ciclo de respuesta sexual femenina que se origina con la intimidad, la estimulación sexual, excitación, evaluación adecuada de la excitación, el deseo, la experiencia sexual satisfactoria y finaliza con la intimidad.

La intimidad está estrechamente vinculada con el hecho de compartir emociones, ser capaz de comprometerse y llevar una relación significativa con la pareja. En el hombre el deseo tiende a ser más sencillo.

La buena salud sexual implica mantener niveles de libido saludables por lo que es esencial cuidar la salud de los riñones en ambos sexos y del bazo en las mujeres. Es recomendable el consumo de alimentos sanos y suplementos para ayudar a mejorar la vitalidad y energía femenina, como por ejemplo el LibiActiv Mujer.

Otros consejos para espabilar la libido femenina son planificar el momento en que se desee tener relaciones sexuales; ser cariñosa para retrasar el momento del coito; mostrar optimismo, agradecimiento y satisfacción; elegir un buen momento para el encuentro amoroso y recordar que la meta no necesariamente es el orgasmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *