Rinitis, Luz poligonal abstracta de la estructura de la cavidad de la inflamación nasal, Concepto de rinitis. Ilustración de vector de estilo de estructura azul con triángulos de geometría

Atacando la rinitis perenne con simples remedios naturales

Atacando la rinitis perenne con simples remedios naturales

Última actualización: 11-05-2019. Equipo Nutricioni

Rinitis, Luz poligonal abstracta de la estructura de la cavidad de la inflamación nasal, Concepto de rinitis. Ilustración de vector de estilo de estructura azul con triángulos de geometría

La inflamación de la nariz por reacciones alérgicas conocida como rinitis perenne es más frecuente de lo que creemos.

Lo cierto es que la rinitis como tal, muchas veces engloba a la zona ocular, lo que da lugar a la llamada rinoconjuntivitis.

Y no es más que una reacción alérgica con efectos típicos inflamatorios en la mucosa nasal producida por alérgenos que pueden estar presentes en el hogar o en el medio ambiente donde se habita.

Debe diferenciarse de la rinitis estacional o fiebre del heno pues esta solo se da en determinadas épocas del año, debido a que la causa o alérgeno es el polen de las plantas que se da en una estación determinada.

Se denomina rinitis perenne porque los síntomas ocurren todo el año, continuamente; y es una enfermedad alérgica recurrente pues la causa que la produce está presente todo el tiempo en el ambiente que habita el individuo.

Cuando una reacción alérgica se presenta todo el tiempo es debido a que el sistema inmunológico está reaccionando constantemente a un determinado tóxico o proteína del medio ambiente que toma como extraña y peligrosa.

Generalmente estos están representados por moléculas que están en los ácaros del polvo, en los residuos orgánicos de ese mismo polvo, como son la saliva, las células epiteliales de otros humanos.

El pelo y orina de animales domésticos y otros descritos como ciertas especies de hongos atmosféricos.

También unas causas que ha determinado el área médica son los alérgenos ocupacionales que están en el lugar de trabajo; las infecciones respiratorias a repetición como gripe, los resfriados comunes y los irritantes como el humo del tabaco.

El control de estas rinitis se hace necesario actuando sobre el sistema inmune, aplacando su respuesta, modulando mediante el contacto con alergenos en tratamientos de vacunaciones; y trabajando sobre los síntomas molestos.

En medicina naturista se disponen de recursos naturales capaces de actuar mejorando la respuesta inmune, como plantas, frutas y hasta hongos comestibles.

El producto Frambuesa Anticrón es ejemplo de ellos y se indica para aumentar las defensas del organismo, para proteger los tejidos y para combatir el cáncer.

Una enfermedad muy común…

Considerada la enfermedad alérgica más común las llamadas rinoconjuntivitis, la rinitis estacional y la perenne, afectan al 15% aproximadamente de la población sobre todo en países industrializados.

Aunque los síntomas aparecen normalmente durante la infancia o la juventud, estos tienden a desaparecer o a espaciarse entre los 30 a 40 años de edad.

Pero pueden haber cuadros persistentes que se den hasta en personas adultas.

Generalmente estas personas que sufren de estas afecciones nasales son propensas a otros cuadros de alergia como el asma.

La llamada fiebre del heno que es la rinitis estacional o por el polen, es llamada así porque los síntomas ocurren en otoño, cuando se recoge el heno; lo cual nada tiene que ver con la enfermedad; y tampoco cursa con fiebre…

La diferencia entre la fiebre del heno y la rinitis perenne es el tiempo de manifestación de la enfermedad, y la última puede ser tan tediosa que los síntomas están presentes casi todo el año.

Así que no es raro observar personas que siempre presentan estornudos frecuentes, la nariz muy congestionada y goteando; los ojos llorosos, enrojecidos y con constante picor.

Ardor o prurito en la garganta y en el paladar, algunas veces mucha molestia y dificultad para respirar debido a estas molestias en la zona de la deglución y por supuesto, tos.

Otros signos  que también pueden presentarse aunque no en forma tan frecuente son las infecciones en los senos paranasales, las otitis medias, los problemas para percibir los olores, sangrado nasal y los dolores de cabeza de tipo frontal.

Muchos de estos son considerados complicaciones de tipo bacterianas debido a la trasudación o exceso de secreciones de la mucosa, como las otitis y las sinusitis.

Una de las problemáticas que se han descrito tiene que ver con el descanso, el cual se puede dificultar sobre todo en la noche por la obstrucción nasal.

Esta falta de descanso hace que la persona se mantenga somnolienta durante el día y le cueste rendir en el trabajo y en los estudios, apareciendo a su vez el llamado Síndrome de Fatiga Crónica.

Un tratamiento que implica prevención

Para los problemas de rinitis, sea la  fiebre del heno o la rinitis perenne, es necesario conocer cuales son las causas, pues mantenerse alejado de ellos es la simple solución.

Esto no es tan sencillo así, lógicamente, pues la mayoría de las veces no sabemos cual es la proteína o componente al cual nuestro cuerpo está reaccionando, así como tampoco resulta ser un solo alérgeno el que causa el cuadro clínico.

Es por eso que las medidas de limpieza o de higiene en general del hogar, del cuerpo mismo, representan una gran solución para aminorar la frecuencia y la intensidad de los síntomas.

El tratamiento en sí trata de aminorar los síntomas que se presentan y que son bastantes molestos, hasta incapacitantes para la calidad de vida de la persona; se dirigen a calmar la acción del sistema inmune y a lograr que éste reconozca al alergeno de alguna manera.

La medicación incluye a los antihistamínicos o los llamados antialérgicos como la loratadina y la cetirizina que reducen la picazón, los estornudos, la congestión.

Existen productos o preparados con antihistamínicos, antiinflamatorios y otros como el cromoglicato para aplicar en las fosas nasales, que permiten una mejor entrada del aire al actuar como descongestionantes tópicos.

Igual ocurre con los colirios o gotas para los ojos con esteroides o antihistamínicos, que mejoran los síntomas oculares.

Cualquier esquema de tratamiento debe ser indicado por el médico tratante ya que uno de los graves problemas actuales es la automedicación y el abuso de sustancias delicadas.

La vacunación con alergenos es parte del tratamiento médico y consiste en inyectar cantidades graduadas del alérgeno causante de la reacción.

Esto lo que hace es que el sistema inmunológico vaya reconociendo al agresor y lo ataque inmediatamente sin tanta producción de histamina.

Este tipo de terapia requiere de prolongado tiempo pues se recomienda que sea por espacio de tres años que se administre el alérgeno.

Igualmente es importante que ocurra bajo la supervisión médica , sobre todo del especialista o alergólogo, que sean respetados los períodos y que el cumplimiento se de en forma estricta.

Taza de vidrio con té de hierbas Echinacea púrpura en mesa de madera

Los remedios naturales que proponemos

Vemos como los tratamientos medicinales tradicionales para estas afecciones alérgicas han cambiado poco realmente.

A nivel de la herbolaria medicinal se han estado desarrollando una serie de estudios en lo concernientes a plantas medicinales que actúan sobre el sistema inmune, de tal manera que hoy conocemos muchas de ellas que nos pueden beneficiar en estos casos.

No es extraño encontrar en tiendas naturistas y farmacias incluso, de cualquier parte del mundo, la venta de productos como la Echinácea, el Saúco, la Uña de Gato, entre muchas plantas medicinales.

Estas plantas así como otras más, ayudan a restablecer un equilibrio en la función del sistema inmunológico pues les aporta fitoquímicos que hacen de soporte a sus funciones, y algunas hasta modulan las respuestas inflamatorias del mismo.

Están también los preparados que combinan una serie de elementos naturales para aumentar las defensas del organismo y que a la vez, gracias a sus antioxidantes, cumplen la función importantísima de proteger a los tejidos del cuerpo de daños.

Uno de esos preparados combinados lo hemos nombrado anteriormente como un suplemento que ayuda en los casos de rinitis perenne y estacional, entre otros problemas inmunes.

Es el Frambuesa Anticrón cuya composición aumenta o estimula la función inmunológica y la modula, para que existan reacciones menos histamínicas e inflamatorias.

Pero además de plantas y preparados la medicina complementaria al igual que la tradicional trata de corregir hábitos que lleven a mejorar la calidad de vida de la persona.

Nos referimos a adoptar dietas ricas en nutrientes, a organizar lo que comemos y estar pendientes de las vitaminas y minerales que ingerimos, en este caso, para que tengamos buenas defensas.

Y también a adoptar actividades como el ejercicio físico y los ejercicios de relajación y control emocional que igualmente mantienen la salud en óptimas condiciones.

Vamos a describir una serie de recomendaciones que engloban estas alternativas de salud como una manera segura, natural y sana de contrarrestar las afecciones alérgicas de la nariz o las rinitis.

Unas sugerencias sencillas, las vitaminas

Somos lo que comemos y mantenemos nuestra salud gracias al alimento adecuado, así que cuando pensamos en el control y el tratamiento de una rinitis perenne con métodos naturales pensamos primero en la alimentación.

Pero el aporte de vitaminas y oligoelementos, así como de fitoquímicos que modulan las respuestas histamínicas y las inflamatorias lo tenemos en la parte vegetal de nuestros alimentos diarios o en los suplementos que podemos agregar a la dieta.

Si hay problemas para que conozcamos las vitaminas que nuestros alimentos tienen es importante que tratemos de conocer las fuentes de ellas y de minerales que ayuden en los casos de alergia.

Si no es complicado conocerlas, entonces buscarlas en el mercado nos será sumamente fácil y sin altos costos.

La clásica vitamina que todos conocemos y que los médicos recomiendan para aumentar la fortaleza del aparato respiratorio y para incrementar la buenas funciones del sistema inmunológico es la vitamina C.

Otra de estas vitaminas que ha sido señalada como ayuda a la inmunidad por su poder para eliminar agentes irritantes es la vitamina B5, el ácido pantoténico.

Estas vitaminas deben estar presentes en la dieta y en los suplementos que tomemos para completar nuestra alimentación.

Los minerales que debemos incorporar en nuestra alimentación son el calcio, el magnesio y el zinc; que son elementos con los que el sistema inmune trabaja y que además son necesarios para muchas funciones corporales donde se conserva la salud integral.

También es importante saber que existen fitoquímicos que son antioxidantes y que ayudan a reducir los procesos alérgicos en el individuo, son los denominados bioflavonoides.

Estos están presente en frutas y verduras de fuertes y característicos colores como las rojas, las azules, las moradas.

Frambuesa, mora, fresa, arándanos, remolacha, uva, mango, la calabaza, entre tantas, son necesarias para nuestra dieta en caso de que suframos de rinitis alérgica.

En el producto Frambuesa Anticrón, el principal ingrediente es la frambuesa roja, que le da la cantidad de bioflavonoide al producto como para que obtengamos de él una respuesta inmune favorable.

Conociendo algunos antialérgicos naturales

En realidad han sido denominados por algunas publicaciones de la red como antihistamínicos naturales, pero sus beneficios van desde ser inmunoestimulantes hasta modular respuestas como la inflamación.

Equinácea:

Usada en casi todas partes del mundo para aminorar los síntomas del resfriado, la gripe y las reacciones alérgicas como la rinitis; sobre todo las relacionadas con el aparato respiratorio.

Esta planta estimula al sistema inmunológico y lo ayuda a funcionar adecuadamente, pues con su administración observamos que no solo se acortan los períodos o ciclos virales, también mejora notablemente la rinorrea y la inflamación.

Té Verde:

Uno de los fitoquímicos del té verde impide la producción de histamina, que es la que ocasiona las reacciones de picazón e irritación nasal y de garganta; según estudios.

Por eso se recomienda para mejorar los síntomas en la rinitis ya que son reacciones histamínicas.

Sábila:

Hasta ahora hemos conocido al aloe vera o sábila como un buen antiinflamatorio y se cree que esta función la logra gracias a efectos moduladores sobre el sistema inmunológico.

Se sabe que ella es efectiva para estimular, equilibrar las respuestas y mejorar las funciones de defensa del organismo.

Lo que si se habla de ella es que a nivel inmune es capaz de aumentar la tolerancia a los alérgenos y que estimula la producción de fagocitos, esto, en cuanto a estudios hechos en pacientes asmáticos, lo que daría el mismo resultado en las rinitis.

Uña de Gato:

Además de ser una de las plantas utilizadas para evitar la muerte celular por el cáncer y de su multiplicación, la uña de gato interviene en el funcionamiento del sistema inmune modulándolo, y por eso es un antiinflamatorio natural.

Uno de los usos que le ha dado desde la antigüedad es como antibacteriano, pues se cree que ayuda a las defensas a eliminar virus y bacterias.

Este efecto antiinflamatorio lo hace gracias a sus glucósidos y es por ellos que la uña de gato es tan efectiva en los cuadros clínicos autoinmunes como en las artropatías, la psoriasis y el lupus.

polvo de curcuma en recipiente de madera, con cuchara de madera

Otros recursos naturales como antialérgicos

No solo algunas plantas nos permiten mejorar los síntomas de la rinitis perenne, también de origen vegetal tenemos especias y saborizantes que usamos en la cocina que nos ayudan a tener una mejoría del cuadro clínico.

Lo que sucede es que muchas veces estos remedios naturales son nombrados como parte de la dieta que debe tener un individuo que sufre de estas alergias, pero las podemos tomar como un remedio que nos ayuda en forma inmediata.

Cúrcuma:

Sus bondades durante las afecciones alérgicas como el asma y la rinitis se deben a sus efectos antiinflamatorios.

Esta especia, la cúrcuma, se ha comprobado que ejerce un bloqueo en la inmunoglobulina E, que es la que produce las reacciones locales de la alergia.

El problema es que el paciente no puede estar en contacto con estos alimentos pues su inhalación agrava los síntomas respiratorios.

Ortiga:

Esta planta es usada para detener las reacciones alérgicas en los casos de rinitis estacional, aparentemente ella bloque al reacción histamínica, lo que también se ve en los casos de rinitis perenne; pero donde mejor funciona en contra el polen.

Mejora notablemente los síntomas como secreción mucosa, irritabilidad y los dolores, cuando se toma en forma de infusión.

Perilla o Shisho:

Planta oriental usada en Japón desde hace cientos de años para los síntomas de alergia; de hecho se conoce como uno de los mejores antialérgicos naturales que se conocen.

Contienen entre sus aceites esenciales y sus fitoquímicos al ácido rosmarínico que se ha demostrado que disminuye los síntomas por la histamina.

Romero:

Además de sus efectos antiinflamatorios el romero contiene el ácido rosmarínico que también está en la planta perilla.

Sus efectos en las infusiones hace que mejoren los síntomas de la rinitis como picazón de las mucosas y el enrojecimiento nasal y ocular.

Jengibre:

Este vegetal es otro antihistamínico natural que además tiene propiedades constatadas antimicrobianas y antiinflamatorias.

Lo cierto es que el jengibre se ha utilizado para modular las respuestas exacerbadas del sistema inmune por lo que ayuda en la sintomatología de la rinitis alérgica hasta calmando los dolores de cabeza.

¿Como podemos ayudarnos con la alimentación?

Antes habíamos sugerido el uso de suplementos alimenticios para proporcionarle al organismo una serie de elementos como vitaminas y minerales que nos pudieran ayudar en las reacciones alérgicas estacionales o perennes de la vía respiratoria superior.

Pero una alimentación cuidada y pensada que nos ofrezca mediante los platos diarios de nuestra mesa a estos nutrientes, sería lo ideal.

Frutas cítricas:

Si hemos visto como la vitamina C ayuda al sistema inmunológico tanto para fortalecerlo como para modularlo, los alimentos que la contienen deben ser parte de la alimentación del individuo con rinitis perenne.

Recordemos que debido a la duración de estos cuadros el sistema inmune termina debilitándose por la contínua reactividad que tiene y hay que reforzarlo todo el tiempo.

Las frutas cítricas son una buena opción; pero hay que estar pendientes pues estos alimentos son muchas veces causantes de alergias por sí mismos.

Magnesio:

Según estudios el consumo de 180 miligramos diarios de magnesio ayuda a controlar los síntomas de las rinitis y a prevenir las crisis asmáticas.

Los alimentos que podemos incorporar con magnesio son la banana o el plátano, las nueces, especialmente las almendras; y los alimentos integrales como los cereales, es decir, la harina integral de trigo, el arroz integral, y los guisantes.

Especias:

Ya hemos visto como especias como la cúrcuma puede tener propiedades antiinflamatorias e inmunomoduladoras.

Pero no es la única; el orégano y la pimienta también ayudan a modular la respuesta inmune y además ofrecen efectos antibacterianos y antiinflamatorios que nos benefician a todos.

Lo bueno de ellas es que podemos añadirlas a las preparaciones de nuestros platos diariamente y recibir sus beneficios en forma continua.

Ajo y Cebollas:

Que formen parte de nuestra alimentación garantiza que en nuestras comidas aportemos protección contra microbios y que tengamos efectos antiinflamatorios con cada comida.

Ellos son muy utilizados en la preparación de los alimentos a nivel mundial, pero lo más recomendable es que los consumamos crudos, sin ningún tipo de cocción.

Definitivamente son muy moduladoras de la respuesta inmune pero también tienen vitamina C y minerales como el potasio, magnesio, calcio y fósforo.

Y la dieta se convierte en medicina…

Con los hábitos alimenticios vamos combatiendo no sólo alergias, también a las infecciones y enfermedades degenerativas.

En los casos de rinitis perenne, donde la sintomatología es muy prolongada, pues puede presentarse continuamente todo el año, la dieta debe ser el primer factor a transformar.

Hongos alimenticios:

Últimamente se han visto muy requeridos no solo por su sabor, también las investigaciones que sobre ellos se han hecho han dejado entrever la cantidad de beneficios que estos alimentos tan nutritivos pueden proporcionarnos.

Los hongos como el Shiitake y el Maitake, además de beneficios nutricionales, ayudan a la estimulación del sistema inmune y a modular sus respuestas, lo que los hacen unos alimentos imprescindibles en la dieta del paciente alérgico.

Otros como el Reishi ofrecen iguales beneficios nutricionales, y los tres, forman parte del excelente producto Frambuesa Anticrón que ha sido pensado para fortalecer las defensas del organismo y que puede tomarse diariamente para conservar la vitalidad y la salud en general.

Vinagre de Manzana:

Otro alimento con propiedades antibióticas y antihistamínicas, además de tantos efectos positivos en la flora intestinal, es este vinagre delicioso y que tanto realza el sabor de los alimentos.

Usado contra la congestión nasal desde hace cientos de años.

Camote o Boniato:

Este tubérculo es rico en vitaminas del complejo B que también contiene magnesio, manganeso y potasio, entre otros compuestos nutritivos.

Su efectividad para aminorar los síntomas alérgicos lo ha hecho parte de la dieta de los que sufren estos estados alérgicos frecuentemente durante el año.

No olvides que las gripes y resfriados comunes, así como las reacciones alérgicas que afectan las vías respiratorias superiores en forma frecuente, son las causas de mayor ausentismo laboral y escolar en el mundo.

Cualquier información de medios serios que nos permita conocer los avances en cuanto a recursos naturales o remedios que nos ayuden a contrarrestarlas, será muy beneficioso para nuestra calidad de vida y para nuestra productividad.

Igualmente sucede con nuestros hábitos que deben estar en constante observación y cambios que conlleven a que tengamos una manera de vivir cada vez más sana y placentera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *