Ilustración de las conexiones del sistema nervioso

Aprendiendo detalladamente las partes del sistema nervioso

Aprendiendo detalladamente las partes del sistema nervioso

Última actualización: 15-04-2019. Equipo Nutricioni

Afortunadamente, nuestro cuerpo dispone de un sistema nervioso altamente especializado capaz de coordinar gran cantidad de funciones orgánicas.

No cabe duda de que cada una de sus tareas está orientada a ayudarnos a vivir con la plenitud que tanto necesitamos.

En este orden de ideas, está constituido por 2 partes fundamentales: el sistema nervioso central y periférico.

Por un lado, la porción central está formada por el cerebro y la médula espinal, mientras que el segmento periférico está constituido por fibras nerviosas ramificadas.

En condiciones normales, el cerebro actúa como un magistral centro de comandos que envía mensajes a la médula y los nervios que salen de ella.

Gracias al conjunto de ramificaciones mencionadas, el cuello, el torso, las extremidades, los órganos internos y los músculos reciben su inervación.

En este sentido, el trabajo electroquímico que conduce la información neurológica forma parte de la actividad neuronal.

Las neuronas son cuerpos celulares dotados de núcleo y extensiones especiales que reciben el nombre de dendritas y axones.

Mediante estas estructuras se establece la comunicación necesaria para liberar neurotransmisores intersinápticos.

Una vez captados, los estímulos viajan convirtiéndose en señales químicas capaces de alcanzar neuronas vecinas.

Gracias a este conjunto de señalizaciones es posible controlar la ejecución de movimientos, además de la percepción de estímulos como la luz, sonidos, olor, etc.

Además de éstas, otras partes del sistema nervioso se encargan de regular procesos involuntarios implicados en el funcionamiento de los órganos y glándulas del cuerpo.

La coordinación de la actividad digestiva y cardíaca, la liberación de hormonas y la dilatación pupilar son mediadas por la actividad del sistema nervioso.

Para ello, el cerebro conjuntamente con otras partes del sistema nervioso trabaja arduamente procesando los estímulos y emitiendo respuestas al resto del cuerpo.

Continúa leyendo con mucha atención y aprende acerca de este interesante y valioso  tema.

¿Cómo funciona el sistema nervioso?

Ilustración 3D del sistema nervioso humano.

Afortunadamente, nuestra anatomía cuenta con un eficiente sistema nervioso encargado de trabajar con exactitud en nuestras funciones corporales.

Además de la actividad endocrina, el sistema nervioso coordina minuciosamente  diferentes reacciones conscientes e inconscientes.

El proceso inicia con la captación y procesamiento de la información proveniente del medio externo e interno.

A través de tales mecanismos lleva a cabo funciones sensitivas, motoras e integradoras que nos ayudan a obtener una vida plena y armónica.

Por una parte, la función sensitiva se encarga de procesar las variaciones de presión, luz, temperatura y concentración de químicos.

Por otro lado, la actividad motora nos ayuda a movilizarnos con gran destreza siempre que lo deseemos.

Por último, la función integradora hace referencia al análisis de la información captada y su respectivo procesamiento a partir de los recuerdos almacenados en nuestra memoria.

Además de dichas funciones, el sistema nervioso está formado por una parte central y otra periférica.

La parte central está constituida por el encéfalo y la médula espinal, órganos encargados de captar y procesar la información necesaria para funcionar adecuadamente.

En toda su extensión están protegidas por membranas meníngeas rodeadas de líquido cefalorraquídeo, un importante medio de amortiguación.

Por otra parte, el sistema nervioso periférico abarca un conjunto de nervios que parten del encéfalo y la médula espinal hasta alcanzar diferentes órganos de nuestro organismo.

Su trabajo implica censar y transmitir la información al sistema nervioso central a fin de emitir las reacciones necesarias para garantizar la ejecución de respuestas precisas.

Al mismo tiempo, el sistema nervioso periférico cuenta con una representación simpática, parasimpática y somática.

En sumatoria, tales estructuras trabajan coordinadamente para garantizar nuestro mejor desempeño rutinario.

Debido a su complejidad y sensibilidad, actualmente se continúan realizando investigaciones que giran alrededor de este interesante tema.

Aún hoy restan muchos detalles por estudiar. Profundiza en el asunto y maravíllate en él.

Maravillas ocultas en el cerebro humano

El cerebro es un órgano complejo localizado en el interior del cráneo encargado de gran parte las gestiones realizadas por el sistema nervioso.

Integra su porción central y constituye la estructura más voluminosa y reconocida del tejido encefálico.

El cerebro está disponible en todos los vertebrados y se localiza específicamente en la parte anterosuperior de la cavidad craneal.

En el interior del cráneo, el cerebro flota en el líquido cefalorraquídeo, una sustancia viscosa que cumple con funciones de protección física e inmunológica.

Todo lo que acontece en nuestras vidas es producto de la acción del sistema nervioso, el cual controla eficientemente la presión arterial, el pulso, la respiración y la temperatura.

No conforme con ello, procesa e integra toda la información captada mediante el sentido de la vista, el gusto, el tacto, el olfato y el oído.

Además de ello, controla la postura corporal y la ejecución de movimientos complejos como caminar, correr, hablar y permanecer en pie.

Cada una de estas actividades requiere de control central, siendo el cerebro el principal responsable de cumplir con tales funciones.

Para ello es necesaria la activación de millones de neuronas interconectadas entre sí a través de dendritas y axones.

Mediante dichas comunicaciones es posible regular cada una de las funciones del cuerpo y la mente, tales como respirar, razonar, comer, dormir o entablar conversaciones.

Asimismo, el cerebro se encarga de controlar nuestras conductas y emociones, permitiéndonos pensar, razonar y sentir.

Para lograrlo dispone de estructuras corticales y subcorticales distribuidas en toda la extensión de los lóbulos frontal, occipital, parietal y temporal.

Adicionalmente, el tejido cerebral está dividido en dos hemisferios derecho e izquierdo, los cuales están interconectados entre sí mediante el cuerpo calloso.

El cerebro humano tiene un peso promedio de 1,4 a 1,5 kilogramos equivalentes a 1.130 a 1.260 centímetros cúbicos.

En el interior de estas estructuras se distingue sustancia blanca y gris, las cuales contienen  axones, somas y dendritas neuronales.

Médula espinal como vía neurológica

Tal y como se describió inicialmente, el sistema nervioso central cuenta con el cerebro y la médula espinal.

Esta última estructura representa la parte más distal del sistema nervioso central, iniciando en el bulbo raquídeo y culminando en la región lumbar.

Se trata de un tejido cilíndrico, aplanado y asimétrico que guarda relación con el cerebro y está protegido por la columna vertebral.

De igual modo, cuenta con la protección provista por el líquido cefalorraquídeo, el cual funciona como medio amortiguador.

Representa el punto de conexión entre el cerebro y el resto de nuestro cuerpo al emitir y procesar la información mediante fibras nerviosas.

En otras palabras, recibe aferencias y eferencias que procesan los datos procedentes de diferentes estructuras y órganos.

La división de la médula espinal guarda relación la configuración de la columna, la cual sirve como medio de protección y soporte.

Usualmente, las conexiones nerviosas corresponden con la zona vertebral en la cual se localizan.

Así encontraremos raíces nerviosas dirigidas a la región torácica y otras orientadas a las extremidades y porción lumbar.

En total disponemos de treinta y un pares de nervios de los cuales ocho son cervicales, doce torácicos, cinco lumbares, cinco sacros y uno coccígeo.

Hacia la parte inferior se distingue un engrosamiento medular conocido como intumescencia lumbosacra, el cual emite las ramas que inervan las extremidades bajas.

Adicionalmente, la cola de caballo representa un conjunto de fibras nerviosas que conectan con los nervios espinales por debajo de la zona lumbar.

Al igual que en el cerebro, la médula cuenta con sustancia blanca y gris. No obstante, a diferencia de éste su distribución es inversa.

En definitiva, la columna vertebral transmite información sensorial y motora, procesa la información y participa en la emisión de respuestas reflejas.

La ausencia de reflejos primitivos puede ser muestra de enfermedad, por lo cual deben ser reconocidos y estudiados plenamente.

El cerebelo se encarga del equilibrio

Concepto de concienciación de la epilepsia. Cerebro y encefalografía en pacientes con epilepsia durante un ataque convulsivo, ilustración 3D en color púrpura

El cerebelo representa una estructura que forma parte del 10% de la masa encefálica total.

Se localiza justo bajo los hemisferios cerebrales, envolviendo el tronco del encéfalo en su parte dorsal.

Está unido al resto del tejido encefálico a través de tractos o pedúnculos cerebelosos, estableciendo múltiples conexiones con la corteza cerebral.

El cerebelo se encarga específicamente del control de los movimientos, así como del equilibrio corporal y la integración de respuestas sensitivas y motoras.

De acuerdo con la Universidad de Londres y la revista Neurociencia, actualmente se desconoce en su totalidad el conjunto de funciones que forman parte de su actividad.

Aunque se sabe con certeza que dispone de 3 capas: granular, molecular y otra constituida por células de Purkinje.

Adicionalmente, cuenta con núcleos profundos entre los cuales podemos distinguir 4 pares, a saber: dentado, interpuestos, fastigio y pontino.

Además de los ganglios motores, interactúa y coordina la actividad del sistema sensitivo.

En conjunto, el cerebelo se encarga de la regulación del movimiento y la postura, por lo cual lesiones a este nivel pueden ocasionar incapacidades altamente limitantes.

No conforme con la función motora, el cerebelo lleva a cabo acciones vinculadas con la regulación de las emociones, sentimientos y pensamientos.

Según investigaciones del Doctor Jeremy Schmahmann de la Universidad de Harvard, el cerebelo es clave en nuestros procesos cognitivos.

En este orden de ideas, pacientes con lesiones cerebelosas presentan déficits no sólo en la función motora, sino también en la cognición espacial y la emisión del lenguaje.

Los déficits pueden ser generados de manera repentina por la aparición de lesiones o de modo progresivo debido a la degeneración del cerebelo.

Algunas de las patologías que producen alteraciones en esta importante estructura son: esclerosis múltiple, ataxia de Friedreich y encefalopatías transmisibles y alcohólicas.

Desde el punto de vista motor, se produce pérdida de la capacidad para controlar la dirección, fuerza, velocidad y amplitud de los movimientos.

Pero, ¿qué podemos hacer al respecto para cuidar de nuestro funcionamiento neurológico?

Continúa leyendo atentamente y aprende acerca de este interesante tema.

¿Cómo preservar nuestras funciones?

No cabe la menor duda de que cada una de las partes que constituye el sistema nervioso cumple importantes roles en la preservación de nuestro bienestar.

Como es notorio, dicho sistema ejerce su control en todo el organismo y está constituido por un conjunto de neuronas que pierden facultades conforme pasa el tiempo.

Por tal motivo, es importante poner en práctica las opciones necesarias para garantizar su correcto funcionamiento.

No olvides que el control de las emociones desempeña un papel fundamental en nuestra salud, por lo cual mantener buena actitud te permitirá restringir los daños.

Recuerda tratar los episodios de depresión y ansiedad oportunamente, evitando el deterioro prematuro de la función neurológica.

De igual manera, debes procurar enriquecer tus pensamientos con altas dosis de optimismo que te ayudarán a vivir de manera plena y saludable.

Practica actividad física todos los días y drena tus emociones, permaneciendo en contacto regular con la naturaleza.

Asimismo, procura alcanzar una alimentación saludable que te permita cuidar de tu funcionalismo nervioso.

Incorpora leche, nueces, frutas, vegetales, proteínas y alimentos frescos a tu nutrición diaria.

Descarta el consumo de azúcar y adereza tus ensaladas y jugos con miel sin necesidad de añadir carbohidratos refinados a tu dieta.

Organízate y alcanza la tranquilidad que tanto necesitas para vivir en armonía permanente. Conserva el orden en tu hogar y alcanza paz sobre todo entendimiento.

Aclara tu mente e incrementa sustancialmente la producción de hormonas generadoras de bienestar, poniendo en práctica cada una de estas recomendaciones.

Vive feliz en toda circunstancia y aprovecha al máximo los recursos que la naturaleza ofrece.

Naturalmente sano y funcional

El estilo de vida moderno nos impide tener una existencia plena plagada de la tranquilidad que nuestro cuerpo necesita.

Usualmente, la mala alimentación, la falta de ejercicio físico y el estrés desmedido provocan daño progresivo de las funciones orgánicas.

Dichos eventos comprometen negativamente el funcionamiento de nuestro centro de comandos por excelencia.

Afortunadamente, actualmente disponemos de un conjunto de herramientas basadas en el uso de hierbas altamente efectivas para el cuidado de nuestra salud.

En este sentido, Azúcar en la Sangre representa una verdadera muestra de que la naturaleza nos brinda magistrales herramientas para ayudarnos a alcanzar cada una de nuestras metas.

Debido a su potente combinación de ingredientes lograrás mantener tus niveles de glicemia bajo control.

Azúcar en la Sangre cuenta con banaba, canela, Gymnema sylvestre, guggul y melón amargo. Adicionalmente, posee picolinato de cromo y vitaminas E y C.

Gracias a su formidable esquema de dosificación necesitarás únicamente 3 tomas diarias especialmente durante las comidas principales.

Debido a la aceleración de la actividad insulínica, la incorporación de picolinato de cromo y canela resulta un importante aliado para tratar personas con diabetes mellitus tipo II.

En este orden de ideas, Azúcar en la Sangre te ayudará a balancear tus niveles de azúcar sanguíneo, peso corporal y cantidad de tejido graso.

No conforme con ello, las propiedades de este maravilloso producto te permitirán estabilizar tu estado de ánimo apartando la depresión de tu vida.

Recuerda fluir positivamente actuando oportunamente en cada uno de los factores que ponen en riesgo tu salud.

Emprende el mejor proyecto de tu vida cuidando tu organismo mediante el uso de Azúcar en la Sangre, el recurso ideal para vivir en óptimas condiciones día tras día.

De ahora en adelante evita que las limitaciones te aparten de tus vivencias. Cuida de tu anatomía y disfruta de las bondades de vivir plenamente.

Evita que la enfermedad arruine tu existencia, desarrolla tu potencial y alcanza el desempeño que tanto necesitas.

Añade longevidad y logra tus sueños de una vez por todas. ¡No lo postergues más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *