Ilustración de las fases del colesterol

Aprende a reconocer los síntomas del colesterol alto

Aprende a reconocer los síntomas del colesterol alto

Última actualización: 22-11-2018. Equipo Nutricioni

La sangre transporta una serie de sustancias a través del cuerpo para nutrirlo. La glucosa es una de ellas, de consistencia cerosa muy parecida a la grasa y necesaria en todas las células del cuerpo.

Asimismo, el colesterol es usado por el organismo para fabricar hormonas, vitaminas, ácidos biliares y otros compuestos. Los síntomas de colesterol alto alteran todas estas funciones.

El órgano responsable de producir el colesterol es el hígado, y desde allí la sangre lo lleva a donde sea necesario.

En el lenguaje común se asocia el término colesterol con las grasas que ingerimos dentro de la dieta diaria. Esto se debe a que el cuerpo adquiere colesterol por esta vía además de ser producido dentro de él.

Al igual que cualquier otra sustancia dentro del organismo, las alteraciones en los niveles de colesterol afectan la salud. Pero, lo que se desconoce es que existen dos clases de este compuesto llamados de manera coloquial, colesterol bueno y colesterol malo.

En cuanto a los niveles recomendables estos deben ser estudiados tomando en cuenta la clasificación anteriormente mencionada.

Básicamente el colesterol bueno se caracteriza porque funciona como un antioxidante que anula los efectos que producen los radicales libres. De manera natural repara las células dañadas activando además la producción de nuevas células.

Las pruebas de laboratorio relacionadas con la medición de colesterol verifican la cantidad de miligramos que hay en cada decilitro de sangre. Es decir, se habla de concentración, cantidad en un líquido que los transporta (mg/dl).  

Según esta noción el nivel óptimo de colesterol en la sangre es de menos de 200 mg/dl. Entre esta concentración y 240 mg/dl la persona se encuentra en riesgo de alterar su salud.

Cuando sobrepasa los 240 mg/dl es urgente tomar decisiones para bajar el nivel de colesterol ya que se abre el proceso de patologías severas del organismo.

Cada vez que por cualquier motivo te realices un examen de sangre solicita que se estudien los niveles de colesterol. Así podrás advertir cualquier alteración en sus niveles y actuar prontamente para evitar consecuencias graves para la salud, ya que en su etapa inicial estas infecciones son asintomáticas.

Imagen en primer plano de glucometro

¿Dónde se produce el colesterol?

Cada una de las sustancias, compuestos y moléculas simples que se producen dentro del organismo humano tiene que cumplir funciones específicas. En el caso del colesterol sus funciones son las siguientes:

  • Sintetizar la membrana que cubre las células además de aportarles la capacidad de regulación térmica. Para la formación de la membrana deben participar otras sustancias como los fosfolípidos y otros tipos de lípidos. Esta membrana formada por el colesterol previene el ingreso de protones e iones de sodio a través de ellas.
  • Transmitir señales a la célula provenientes del sistema nervioso ayudando a la formación de balsas del lípido en la membrana de plasma.
  • Proteger las células nerviosas al ser parte de las vainas de mielina que las aíslan y potencian la transmisión del impulso nervioso.
  • Sintetizar la bilis que se almacena en la vesícula biliar y cuya función en el proceso de asimilación de nutrientes es vital.
  • Producir las hormonas sexuales tales como el estrógeno y la testosterona además de ser precursor en la formación de la vitamina D que es parte fundamental de los huesos y la piel.

Si bien el hígado es el órgano que se encarga de la mayoría de la producción de colesterol (25%). Esta sustancia también es sintetizada en fragmentos mucho más pequeños en las glándulas suprarrenales, los intestinos y los órganos reproductivos.

Mano sosteniendo un hígado, ilustracion

El cerebro recibe información diaria sobre los niveles de colesterol en el cuerpo. Si se ingieren alimentos con altos niveles de grasas, el organismo deja de producir colesterol. Lo que significa que cualquier alteración del sistema de conexiones nerviosas afectará los niveles de esta sustancia en el cuerpo.

Cada día en el organismo de una persona adulta se encarga de producir un gramo de colesterol y el contenido de cuerpo entero está sobre 35 gramos.

Según la cantidad que la dieta proporcione de esta sustancia se producirá más o menos buscando equilibrar el nivel en el organismo para evitar los síntomas de colesterol alto.

Estos se porducen debido a la gran cantidad de comida chatarra, alimentos procesados y hábitos como el tabaquismo, el consumo de alcohol y la ingesta desmedida de bebidas carbonatadas.

Diariamente se consume un promedio de 400 a 500 miligramos de colesterol, dejando al cuerpo la responsabilidad de proveer de los 500 restantes para compensar las necesidades metabólicas del cuerpo.

Cuando los excesos sobrepasan la necesidad máxima los diferentes sistemas del cuerpo, coordinados por el cerebro, almacena el excedente en la bilis o lo excreta.

Ilustración de los daños de la comida chatta en el cuerpo

Colesterol bueno y malo

El colesterol se diluye en la sangre y fluye unido a proteínas distintas al igual que los triglicéridos, y por ello su concentración es importante a la hora de definirlo como bueno y malo.

El de alta densidad es conocido como HDL o colesterol bueno y el de baja densidad se denomina con las siglas LDL o malo.

El HDL es producido de forma natural por el cuerpo y es beneficioso porque arrastra de las paredes arteriales el colesterol que queda allí pegado y lo devuelve al hígado.

Los niveles de colesterol bueno deben ser superiores a 60 mg/dl. Es vital mantener el nivel estable ya que de lo contrario las arterias se van llenando de restos de colesterol malo hasta que se desencadenan enfermedades.

Por otra parte, el colesterol de baja densidad forma una capa por dentro de las arterias y dificulta el tránsito del torrente sanguíneo.

Para mantener la salud cardiovascular los niveles de colesterol malo deben estar por debajo de los 100 mg/dl. Se considera de alto peligro tener un nivel superior a los 160 miligramos por decilitro ya que el organismo no es capaz de procesar esta cantidad de colesterol en la sangre.

En resumen, lo ideal es mantener los niveles de HDL alto y el de LDL bajo y para esto es necesario hacer análisis de sangre periódicos.

Es incorrecto pensar que el colesterol es nocivo para la salud, ya que de ser así no lo produciría el mismo organismo.

Esta sustancia es indispensable para vivir ya que sin ella no se formarían varias hormonas. Asimismo, no podrían transportarse las vitaminas que se disuelven en grasa como la A, D, E y  K, y tampoco podríamos comer alimentos grasos ya que seríamos incapaces de procesarlos.

El colesterol no daña por sí solo pero el disolvente, la sustancia que le sirve de transporte, es lo que afecta la salud.

Ya que el colesterol es un compuesto graso, no puede disolverse en agua y usa como medio de transporte en el torrente sanguíneo las lipoproteínas. Estas a su vez pueden ser de dos tipos, unas más espesas y densas que las otras.

El colesterol se define bueno o malo según el medio de transporte que use, si usa las lipoproteínas de baja densidad tiende a quedarse atascado en las arterias o al menos va dejando residuos.

Por el contrario, las lipoproteínas que son de alta densidad transitan por las arterias más fácilmente y no se acumulan, arrastran el colesterol malo que ha ido quedando como residuo en el tracto sanguíneo y lo lleva hasta el hígado para que este lo descomponga.

Ilustración de las fases del colesterol

Los triglicéridos

Los triglicéridos son compuestos químicos formados por tres ácidos grasos y una molécula de glicerina o glicerol, estas sustancias son las encargadas de almacenar energía en el cuerpo.

Los alimentos grasos llegan al hígado a través del proceso de absorción intestinal. Son transformados en estos compuestos que la sangre lleva hasta el tejido adiposo donde son almacenadas para usarse cada vez que el cuerpo o la mente necesitan energía para cumplir sus funciones vitales.

Cuando se realizan exámenes de sangre en una persona las medidas de los triglicéridos se hacen según la concentración de estos en el torrente sanguíneo. El medio de transporte de los triglicéridos en la sangre son lipoproteínas de muy baja densidad producidas en el hígado.

Son llamadas por sus siglas en inglés VLDL, por otro lado, los triglicéridos provenientes de la alimentación se unen a otras lipoproteínas formadas en el intestino delgado llamadas quilomicrones. En las pruebas de sangre de laboratorio aparece bajo la denominación triglicéridos la suma de los aportados por las VLDL y por los quilomicrones.

Las consecuencias de alcanzar altos niveles de triglicéridos en la sangre principalmente es el riesgo de sufrir de una pancreatitis aguda (inflamación del páncreas). Esta  enfermedad puede llegar a ser mortal ya que puede complicarse con infecciones internas que llegan a causar la muerte.

Pancreas de plástico al lado de un estetocopio

El nivel máximo de triglicéridos en la sangre es de 150 mg/dl y al sobrepasar las 250 unidades se convierte en un riesgo inminente para la salud. Esto debe ser atendido con indicaciones alimenticias y tratamiento farmacológico.

Cuando se hace la comparación entre los triglicéridos y el colesterol semejanzas y diferencias entre estas dos sustancias bioquímicas. En primer lugar, ambos pueden ser producidos por el organismo, en el hígado.

Tanto el colesterol como los triglicéridos pueden ingerirse a través de alimentos incorporados al cuerpo mediante la digestión intestinal.

Pero la diferencia es que el colesterol existe en muchos alimentos,  mientras que los triglicéridos se forman dentro del cuerpo, tomando como punto de partida sobrante de azúcares y harinas de la comida.

Una de las semejanzas entre los triglicéridos y el colesterol es que ambas sustancias en exceso causan problemas al sistema circulatorio. Además, ninguna de las dos puede circular libremente en la sangre, sino que, por el contrario, usan las lipoproteínas para recorrer el cuerpo a través de las arterias.

Enfermedades causadas por las alteraciones del colesterol en la sangre

Cuando los niveles de colesterol en la sangre aumentan de manera desmedida el organismo se resiente y comienzan a desarrollarse enfermedades muy graves. Estas afectan principalmente el sistema cardiovascular, pero de manera colateral se afecta todo el organismo.

Entre las enfermedades que producen las alteraciones del nivel de colesterol las más comunes se describen a continuación especificando los síntomas de colesterol alterado que, por lo general, se manifiestan ante estas afecciones.

Angina

Se llama angina al mal producido por la falla en la irrigación sanguínea al corazón, los síntomas se resumen en un fuerte dolor opresivo en el pecho, muchas veces se confunde con una indigestión.

El dolor puede reflejarse en los hombros, los brazos, el cuello, la mandíbula o la espalda.

Existen tres tipos de angina, la estable que se refiere a cuando el corazón trabaja por encima de su capacidad.

El segundo tipo, llamado angina inestable no sigue patrones y es el de mayor riesgo ya que desencadena, en la mayoría de los casos en un infarto. Por último, está la angina variable.

Infarto

En el lenguaje común la palabra infarto se asocia con males del corazón, pero se usa de forma indiscriminada sin conocer su verdadero significado. La palabra infarto se refiere a un área de tejido que muere por falta de oxígeno.

En el caso del corazón su músculo se llama miocardio y al quedarse sin aporte de oxígeno sufre un infarto.

El excedente de colesterol se ubica en las paredes de los vasos sanguíneos que son responsables de llevar oxígeno y nutrientes al corazón. y bloquea el flujo debido al estrechamiento de la vía. Comúnmente se desarrollan trombos, que son coágulos de plaquetas y desechos celulares que tapan las arterias.

En cuanto a los síntomas se percibe un dolor prolongado e intenso en el costado izquierdo y por lo general se extiende hacia el brazo y el hombro izquierdo. También produce dificultad para respirar, mareo, náuseas, vómitos y sudoración.

Hipertensión arterial

Se llama tensión arterial a la fuerza que se necesita para lograr que la sangre circule a lo largo del cuerpo a través de los vasos capilares. Si este impulso es mayor a lo recomendable se habla de hipertensión arterial.

Las medidas que establecen que la tensión es alta se define por encima de 140/90 mmHg. Una de las causas más comunes es la aparición de placas de colesterol en las arterias lo que causa que el organismo debe ejercer mayor fuerza para trasladar la sangre.

Es costumbre denominar esta enfermedad el “asesino silencioso” ya que en la mayoría de los casos su padecimiento es asintomático. Produce  daños cardíacos, renales o cerebrales trayendo como consecuencia afectaciones graves de la salud física y mental que en ocasiones son irremediables.

Se estima que al menos nueve millones de personas mueren anualmente debido a esta enfermedad.

A pesar de que la mayoría de los casos no presentan síntomas los exámenes de laboratorio pueden ayudar en su diagnóstico. En algunos casos se presentan dolores de cabeza, dificultad para respirar, mareo, dolor de pecho, palpitaciones, sangrado de la nariz, fiebre o visión borrosa.

Para evitar riesgos debe hacerse un chequeo de prolongado estudio de la tensión arterial durante varios días para verificar su normal funcionamiento.

Una dieta balanceada para controlar el colesterol

El nivel de colesterol en la sangre depende en gran parte del tipo de alimentación que se ingiera cotidianamente y los hábitos de ejercicio ya que a través de ellos se consume gran parte de la grasa acumulada y se mantienen estables las cantidades.

A continuación, se presenta una lista de alimentos que deben incluirse en las comidas diarias para evitar la acumulación de colesterol malo en el organismo y el mantenimiento de un nivel apropiado del colesterol bueno en el torrente sanguíneo:

  • Aceite de oliva, disminuye el colesterol malo y aumenta el bueno.
  • Aguacate, aumenta los niveles del colesterol HDL (bueno).
  • Frutos secos, regulan el colesterol y aportan elasticidad a los vasos sanguíneos disminuyendo la presión gracias a su alto contenido en Omega 3. Los pescados también son una fuente rica de ácidos grasos que limpian las arterias.
  • Legumbres, aumenta los niveles de colesterol bueno.
  • Avena, su alto contenido de fibra regula el colesterol malo.
  • Arroz integral aporta magnesio que evita que aumente la cantidad de lípidos en la sangre.
  • El ajo ayuda a la estabilización de la tensión arterial evitando la formación de trombos.
  • Los alimentos “light” son llamados así porque tienen treinta por ciento menos calorías que los originales, pero lamentablemente se confunden las calorías con la cantidad de grasa así que es mejor evitarlos y consumir la menor cantidad posible de comida procesada.
  • Evitar el consumo diario de embutidos y disminuyendo la ingesta de alimentos dulces se reduce la cantidad de grasas que producen el colesterol malo.
  • El consumo excesivo de carbohidratos modifica los procesos de asimilación de las grasas alterando el metabolismo por ello es importante usar harinas y panes integrales.

Cuando se toman todas estas precauciones y se controlan los niveles de colesterol bueno y malo, se cuidan las arterias, el corazón, y por ende todo, el estado de salud del cuerpo.

ilustración de dos corazones, uno con comida sana y otro con comida chatarra

Suplementos naturales para controlar los niveles de colesterol

Los avances tecnológicos han sido aprovechados por los especialistas en medicina y bioquímica quienes han sido capaces de crear suplementos naturales como Articagos. Estos ayudan a recobrar o mantener el balance en los niveles de colesterol bueno y malo.

Existen muchas vitaminas que contienen estos productos que afectan positivamente la asimilación y desecho del colesterol. Si bien los alimentos pueden ayudar con la ingesta de una dieta balanceada los suplementos naturales como Articagos.

Éste contiene complejo B (en específico B12 y B6), ácido fólico y niacina que limpia las arterias, la vitamina C, que es un poderoso antioxidante que neutraliza los radicales libres manteniendo flexibles las vías sanguíneas.

Los minerales también participan en el mantenimiento de la salud cardiovascular. Al buscar suplementos naturales que ayuden a la prevención de las enfermedades relacionadas con el colesterol es importante asegurarse de que contengan minerales como el manganeso.

Este mineral se encarga de la síntesis de las grasas, el zinc regula la producción de colesterol en el cuerpo. Librando a las vías de desecho los excedentes que se encuentren en la sangre.

El cobre es otro de los minerales que contienen los productos naturales similares a Articagos. Cuya función es regular el metabolismo de los tejidos conjuntivos que forman las vías sanguíneas y el corazón.

Cada uno de los componentes de los suplementos naturales tienen como objetivo evitar los síntomas de colesterol alterado. Garantizando el balance metabólico en lo que se refiere a la transformación y asimilación de las grasas.

Ingerir este tipo de productos, realizar actividades físicas deportivas al menos tres veces por semana, evitar el consumo de bebidas alcohólicas y controlar los agentes estresores son parte de la salud integral.

El colesterol es sin duda uno de los compuestos necesarios para la vida, pero, al igual que la mayoría, en exceso puede dañar uno de los órganos principales del cuerpo, el corazón.

Recordemos que la sangre es el transportador que permite al cuerpo y a la mente funcionar a través del aporte de oxígeno, cualquier elemento que afecte su tránsito por las arterias desbalancea el organismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *