Aprende a prevenir y superar la crisis de ansiedad

Aprende a prevenir y superar la crisis de ansiedad

Última actualización: 11-10-2018. Equipo Nutricioni

Los trastornos de ansiedad y los depresivos son  los más usuales en la Psiquiatría.

La ansiedad es la inexplicable sensación que algo malo va a suceder. Es una reacción generalizada del organismo ante estímulos que requieren accionar, o peligros potenciales.

Esta es una respuesta en avance, y no voluntaria del cuerpo y la mente, al estar frente a estímulos intensos. Tales como imágenes, ideas o pensamientos, las cuales son percibidos  como peligrosas o intimidantes.

Suele manifestarse con sensaciones incómodas y desagradables, que generan síntomas somáticos.

Esta es una importante señal de alarma que previene de un peligro, real o ficticio, que nos va a permitir asumir medidas adecuadas para afrontar la supuesta o real amenaza.​

No siempre la ansiedad es un signo de patología, sino que puede aparecer en forma de sensaciones emocionales, ante ciertas y específicas situaciones.

De tal manera, algún nivel de ansiedad, es normal. Incluso puede ser oportuno y necesario en el manejo normal de las exigencias del entorno.

Solamente, cuando la ansiedad es demasiada intensa, desequilibra los sistemas o supera la capacidad adaptativa, es cuando se puede calificar de patología o enfermedad.

Esta patología va a provocar malestar, y va a generar con síntomas de orden psicológico, físicos y de conducta, frecuentemente poco específicos.

Son diversas y variadas las causas las enfermedades que pueden generar síntomas de ansiedad.

Se hace necesario verificar si estos síntomas son consecuencia directa de una enfermedad. Para ello, deben evaluarse la historia clínica, la exploración física y otras pruebas y estudios subsiguientes.

La ansiedad induce a actuar. Estimula a afrontar a una circunstancia que pudiera ser amenazadora.

Tiene su lado positivo, pues te motiva a estudiar para un examen escolar y te mantiene vigilante y atento cuando estás dando un discurso.

En términos generales, motiva a enfrentarse a las situaciones. Ahora bien, si sufres de trastorno de ansiedad, lo que puede ser útil en algunos casos, en otros puede dar resultados contrarios muy negativos

En este caso te limita o impide enfrentar las circunstancias y complica tu vida diaria. Para el control de esta sintomatología se recomienda SupraEnergía.

Síntomas de la ansiedad

La ansiedad tiene su lado positivo, pero puede dejar una reacción normal, para transformarse en una patología, si ocurre en ausencia de una causa lógica.

Uno de los síntomas más importante de la ansiedad, es la llamada respiración anhelante, un el trastorno de la respiración. Siendo la ansiedad signo de alarma ante lo desconocido, las opuestas pueden ser psíquicas, físicas y emocionales.

La cantidad de adrenalina en el torrente sanguíneo, es la razón de las manifestaciones físicas de la ansiedad.

Estas suelen ser: respiración acelerada, taquicardia, al igual que resequedad en la boca, sudoración, temblores y escalofríos.

Igualmente, extraña sensación en la boca del estómago, incremento de la presión arterial,   contracción de los esfínteres y tensión muscular

La crisis de ansiedad es repentina e ilógica con gran parte  de los síntomas anteriormente descritos.

Estas crisis generan conmoción profunda, con la sensación de estar perdiendo el control. En ocasiones nos sentimos a morir.

Si tiene lugar en un sitio donde sea difícil, la persona sufre extremadamente. También existe la sensación complicante de estar perdido. Esto genera angustia adicional.

La agorafobia se refiere al miedo a los espacios abiertos, y se emplea por razones históricas.

Realmente el miedo puede aparecer en cualquier parte. En sitios abiertos o cerrados, grandes o pequeños, con gente y sin ella.

En nuestros días, sabemos que la agorafobia sucede solo en personas que tienen problemas en la utilización de la serotonina.

La crisis de angustia son trastornos de orden tipo orgánico, que retienen consecuencias psicológicas, por lo que van a requerir un tratamiento médico y psicológico.

Entre la diversidad de otros síntomas destacan los vegetativos, como intensa sudoración, boca, inestabilidad y mareos.

Ilustración de mujeres con dolores de cabeza

Los síntomas neuromusculares, asociados a: cefaleas, tensión muscular y cefaleas. Los cardiovasculares, que tienen que ver con las palpitaciones, taquicardias y dolor precordial, entre otros.

Así como también, los genitourinarios, como frecuente necesidad de orinar, problemas de orden sexual.

Es sumamente importante buscar ayuda especializada ante síntomas intensos. Recuerda que el diagnóstico adecuado y oportuno es relevante en la disminución de los síntomas.

Tipos de ansiedad

Existen diferentes tipos de ansiedad, entre ellos, el trastorno de ansiedad generalizada. El cual  genera tensión crónica aún cuando nada parece producirla. En este, el nerviosismo excesivo es casi diario.

Igualmente, el ataque de angustia, donde se desarrollan crisis repetitivas de angustia. Es un tipo de ansiedad aguda y extrema.

Mujer en carro sentado al volante con cara de preocupación

En estos casos, el paciente cree que de verdad va a morir. Son ataques inesperados de miedo intenso sin causa lógica.

En algunos casos, las personas desarrollan intensa angustia al experimentar el próximo ataque, llamada ansiedad anticipatoria.

También tenemos el trastorno fóbico, el cual se distingue por la presencia de temor irracional y persistente ante una circunstancia u objeto específico, consecuente evitación del objeto.

Ejemplo de ello, puede ser el miedo a volar, a las aves, espacios abiertos o cerrados.

Otro de los tipos de trastorno de ansiedad es el obsesivo-compulsivo, que consiste en pensamientos o acciones involuntarios que la persona no puede parar de imaginar o hacer para así no generar ansiedad.

mujer estresada realizando un grito

En la mayoría de las situaciones, el paciente reconoce el carácter absurdo de sus pensamientos o acciones. Tal es el caso de lavarse las manos en forma excesiva.

Está también el trastorno debido a estrés postraumático, consecuencia de situaciones que se presentan secuelas psicológicas.

Estas son desagradables y ocurren tras un impacto emocional, como la  guerra o una violación, entre otros.

Se presentan recuerdos persistentes del hecho traumático, estado emocional y psicológico, que implica exaltada vigilancia y la reducción general de interés por las cosas cotidianas.

Causas de la crisis de ansiedad

Puede ser causada por diversas situaciones y circunstancias cotidianas. Tales como una ruptura, enfermedad, mudanza o problemas laborales.

Los seres humanos nos desenvolvemos en diversas interacciones con el ambiente. Este es   nos da oportunidades para satisfacer nuestras necesidades y carencias.

El entorno es también fuente de de riesgos y amenazas. En pocas palabras, la relación del individuo con el ambiente consiste en procurarse y conservar las primeras, y en combatir, evitar y contrarrestar las segundas.

Mujer joven hablando por telefono con sintomas de cansancio. Su escritorio desordenado y bastantes papeles

El proceso evolutivo ha ido proveyendo a la especie de complejos mecanismos que nos permitan preservarnos como especie, y optimizar la adaptación.

Destacan entre ellos, los alcanzados en los procesos de alerta y de defensa. La ansiedad, cumple estas funciones.

La ansiedad y sus causas están asociadas con la percepción de amenaza y a la disposición de respuestas ante ella.

La misión de la ansiedad sería entonces  advertir y activar al cuerpo, frente a circunstancias de  riesgo verdadero o ficticio.

Dependiendo del tipo y la naturaleza de las amenazas, la ansiedad puede prepararnos para pelear, atacar o enfrentar el posibles peligros. Igualmente, para huir del peligro.

Así como también evitar circunstancias adversas. Asimismo para activar conductas de sumisión que puedan llegar a neutralizar la hostilidad de otros.

La ansiedad es causada en parte para proveernos de herramientas o conocimientos que permitan salvar los riesgos y lograr nuestros objetivos.

Aparte, la ansiedad está asociada a tres tipos de componentes, que pueden ser de orden cognitivo, anticipándonos a los peligros con  evaluaciones del riesgo, pensamientos negativos, automáticos negativos, entre otros.

También de orden fisiológico: como serían la activación de variados centros nerviosos, que implican cambios de tipo vascular o respiratorios.

Aspectos de la conducta, como sobreactivación motora, comportamiento defensivo, búsqueda de seguridad, sumisión, entre otros.

Todos  estos elementos pueden actuar con relativa. La ansiedad puede ser detonada, por estímulos externos, así como como también por estímulos internos.

La clase de estímulo que pueda evocar la respuesta es determinado por las características de individuales y específicas de la persona y sus circunstancias.

Tratamiento de la ansiedad

El tratamiento va a depender del tipo de ansiedad y de las características de personalidad del paciente. Parte del tratamiento médico consiste en el uso de medicamentos para recuperar la serotonina.

El abordaje de orden psicológico más frecuente consiste en enseñar y propiciar el autocontrol.

La persona debe aprender técnicas para el control emocional, lo que puede permitirle, afrontar, en vez de eludir, las circunstancias que le generan ansiedad.

El tratamiento médico puede tener una duración de meses o años, depende de la gravedad del caso.

La Psicoterapia generalmente es más breve, entre tres y doce meses, de acuerdo con la personalidad del paciente.

El desarrollo de los problemas de ansiedad se intercalan con lapsos de disminución y desaparición de los síntomas en tiempo variable.

Igualmente que ocurre con cualquier otra patología de orden crónico. Con un tratamiento adecuado se puede convivir con esta situación, pudiéndose  llevar una vida normal.

Un adecuado y oportuno tratamiento ayuda a disminuir los síntomas, y también a mejorar la autoestima, disfrutar de la vida de nuevo y prevenir recaídas.

Los abordajes más frecuentes son la psicoterapia y los fármacos, mayormente antidepresivos y ansiolíticos.

El tratamiento farmacológico busca aliviar los síntomas y evitar las secuelas. En el trastorno de ansiedad, generalmente se recomiendan tratamientos prolongados que puedan da estabilidad al paciente. En tales casos también es recomendado SupraEnergía.

Se utilizan también diferentes depresivos. Al igual que los ansiolíticos, que pueden ser eficaces. Asimismo se utilizan antipsicóticos atípicos, con relativa eficacia.

Está demostrado que el uso de benzodiacepina, a veces puede crear dependencia. Algunos prefieren productos naturales como el  [p1t]. Se reporta también el uso de buspirona en algunos casos.

No olvidemos que la ansiedad generalizada suele estar asociada con conflictos psicológicos  Estos frecuentemente se relacionados con inseguridad y actitudes autocríticas y autodestructivas.

Es por ello que para algunos pacientes, la Psicoterapia es bastante eficaz para ayudar a comprender y a resolver conflictos de orden psicológicos y emocionales.

Prevención de los estados de ansiedad

La ansiedad es un sensación corriente de temor ante circunstancias amenazantes o difíciles. Como método de prevención de esta patología, es relevante adoptar estilos de vida saludable.

Tales como evitar el consumo de drogas u otras sustancias como la cafeína, teína y otras drogas.

La práctica regular de actividades y ejercicios físicos, ayudan mucho a despejar la mente y  los síntomas ansiosos.


Igualmente, las técnicas de relajación y la meditación son buenas prácticas para combatir la aparición de crisis.

Se debe acudir a la ayuda profesional del psicólogo, psiquiatra o coach psicológico cuando sea necesario.

Controlar la respiración puede ser de gran ayuda. Si te sientes ansioso, es posible que tu ritmo cardíaco está alto, pienses que no puedes respirar, aunque respires dos veces más rápidamente de lo usual.

Para controlar la respiración, debes  darte el tiempo. Sentarte y relajarte, cerrar tus ojos y tratar de volver a respirar a  ritmo normal.

Una forma demostrada para mejorar la ansiedad, es estar al aire libre. Haz un esfuerzo para salir, tomar el sol en lugar de permanecer demasiado tiempo en casa,

Las preocupaciones y problemas, no lucirán tan malos si los abordas al aire libre.

El sentirte amado te da tranquilidad y control. Muchas veces la ansiedad es debida a tratar de resolver nuestros problemas solos.

En ocasiones con solo al abrazar a alguien que quieras, tomar a alguien de la mano, te hará sentir mucho mejor. Si eres propenso a la ansiedad, trata de compartir más con los que amas.

En términos generales, resulta efectivo en la prevención de la ansiedad, reducir los eventos  traumáticos.

También aprender sobre salud mental y la ansiedad. Controlar nuestras actividades como algo alcanzable y no como un imposible de lograr.

Demos aprovechar y disfrutar de tiempo libre. El sano entretenimiento y esparcimiento, son buenas acciones preventivas.

También existen productos y fórmulas naturales que nos pueden ayudar en estas circunstancias, tal como SupraEnergía.

Igualmente, dormir lo necesario, tener buenos hábitos de sueño. La higiene de sueño. Tener una dieta sana, variada y equilibrada. Un buen estado físico ayuda también a un buen estado mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *