Antes, durante y después del embarazo con vitamina materna

Antes, durante y después del embarazo con vitamina materna

Última actualización: 03-02-2019 por Editor Mirelvis.

La vitamina materna tiene por función prevenir y tratar el déficit de vitaminas ante una mala alimentación; asimismo, prevenir enfermedades. Por otra parte suele usarse antes, durante y después del embarazo. La importancia de estas vitaminas radica en mantener el cuerpo en buenas condiciones de salud.

El ácido fólico por ejemplo, lo encontramos en los vegetales verdes y en el jugo de naranja, entre otros alimentos. Esta vitamina es esencial durante el embarazo ya que puede prevenir malformaciones congénitas. Algunos estudios revelan que esta vitamina puede prevenir el labio leporino y el síndrome de Down; sin embargo, esto no está confirmado.

Durante el embarazo la vitamina materna aporta beneficios a las necesidades de nutrición de la madre y el bebé en los nueve meses. Generalmente la vitamina materna se consume vía oral de acuerdo a las indicaciones del médico especialista. Es muy importante seguir las instrucciones indicadas por el médico.

Se debe tomar en cuenta, que al igual que otros medicamentos las vitaminas maternas pueden generar efectos secundarios. En estos efectos se pueden encontrar malestares estomacales, como estreñimiento o diarrea. Generalmente, estos efectos pueden ser temporales y desaparecen a medida que el organismo se adapta.

En caso de que estos efectos continúen es recomendable ponerse en contacto con el médico.

Las reacciones alérgicas que se consideran graves al ingerir la vitamina materna, son la presencia de erupciones en la piel y mareos. Otras reacciones son los mareos y la picazón o inflamación en la cara.

Algunas vitaminas maternas suelen contener ingredientes inactivos que pueden generar reacciones alérgicas. Por otra parte, es importante informarle al médico las condiciones de la historia médica en cuanto al uso de alcohol, problemas estomacales o hepáticos.

En caso de haber deficiencia de vitamina B12, si la vitamina materna contiene ácido fólico; éste puede afectar algunas pruebas de laboratorio.       

En VicMujer puedes conseguir todas las vitaminas, hierbas y minerales necesarias para esa etapa tan importante como lo es el embarazo. También la podrás ingerir antes y después del nacimiento del bebé.

¿Por qué son importantes las vitaminas antes del embarazo?

Consumir vitaminas maternas antes del embarazo, es importante debido a que en la dieta es complicado que se aporten todos los nutrientes que la madre y el bebé necesitan.

Es recomendable que las mujeres antes de concebir comiencen a tomar vitaminas prenatales, por lo menos un mes antes de la concepción. Las vitaminas prenatales están destinadas para las mujeres que están planificando un embarazo o que están embarazadas.

Las vitaminas prenatales son aquellos suplementos que contienen todas las vitaminas y minerales que una mujer necesita antes y durante el embarazo. La más importante es el ácido fólico y es imprescindible cuando se planifica un embarazo. El ácido fólico es una de las vitaminas que conforman el complejo B y ayuda a que las células del organismo se desarrollen y crezcan.

El ácido fólico evita que el bebé se forme con problemas de anomalías del tubo neural o malformaciones en el cerebro y en la columna.

Es recomendable consumir 400 mcg. de ácido fólico diario un mes antes de la concepción como mínimo. Las primeras semanas del embarazo son importantes para el desarrollo y la salud del embrión.

Es imprescindible brindarle un ambiente sano y nutritivo para que el nuevo bebé se pueda desarrollar. Por lo tanto, las mujeres deben crear un plan en la dieta y realizar ejercicios antes de la concepción. En caso de complementar la dieta con las vitaminas prenatales, es importante mantener un registro de las cantidades diarias que se toman.

En el mercado existen combinaciones de las vitaminas prenatales dependiendo de la necesidad nutricional. Es por esta razón que algunos multivitamínicos contienen una mayor cantidad de hierro. Estos multivitamínicos están indicados para las mujeres que tienen riesgo de anemia por deficiencia de hierro.                        

Conozca la importancia de las vitaminas durante el embarazo

Durante el embarazo los nutrientes que la madre consume los recibe el bebé. Es por esta razón que las mujeres embarazadas necesitan más nutrientes durante este período que antes de él. Consumir vitaminas en el embarazo y alimentos sanos le proporciona beneficios nutricionales tanto a la madre como al bebé.

Los nutrientes más recomendables que deben tener las vitaminas ideales para los 9 meses son el calcio, hierro y ácido fólico.

Durante el embarazo es importante el consumo de hierro y de yodo. El hierro es un mineral que el organismo necesita para producir la hemoglobina. La hemoglobina es una proteína que facilita transportar el oxígeno a todo el cuerpo.

En las mujeres embarazadas la dosis de hierro debe ser mayor, debido a que el organismo necesita producir más sangre para poder transportar el oxígeno al bebé. Además, el bebé necesita más hierro para poder producir su propia sangre.

La cantidad diaria mínima requerida es de 27 mg. de hierro. Este se puede consumir a través de alimentos tales como las carnes, cereales, frijoles.

Se conocen dos tipos de hierro:

  1. Hierro hemo. Se obtiene a través de las carnes blancas y rojas.
  2. Hierro no-hemo. Se obtiene consumiendo alimentos elaborados a base de plantas, como los cereales.     

Una deficiencia de hierro en las mujeres embarazadas puede ocasionar fatiga, anemia y riesgo de contraer infecciones. Además, el bebé puede tener bajo peso al nacer.

El yodo es un mineral que el organismo necesita para la producción de hormonas en la tiroides. La importancia de este mineral durante el embarazo se debe a que le ayuda al desarrollo del sistema nervioso del bebé. A través del sistema nervioso el bebé piensa, se mueve y siente.    

Vitaminas que se deben consumir después del embarazo

Luego de que la madre ha pasado por el parto, es importante que mantenga una buena salud, y esto se logra a través de buenos cuidados y una buena alimentación. Por lo tanto, el hecho de consumir las vitaminas le permitirá al organismo fortalecer algunos órganos, en especial la piel.

Generalmente, las madres pasan por una serie de cambios como por ejemplo, la aparición de las estrías o de las manchas, debilidad en las uñas y en el cabello.

abdomen con estrias, Cicatriz abdominal marcada patrón

Después del nacimiento del bebé, la madre resulta con mayores deficiencias y necesidades que antes de concebir. Por lo tanto, es importante el consumo de las vitaminas luego del parto a fin de recuperar las energías. Asimismo, las vitaminas postparto le proporciona el beneficio a las mujeres de mejorar ciertos aspectos de su salud en tan importante etapa de cambios.

Las vitaminas también ayudarán al cuerpo a recuperar su estado inicial.

Una de las mejores vitaminas que se deben consumir en esta etapa son las del complejo B. Estas se encuentran presentes en alimentos como la soya, la levadura de cerveza y los cereales, entre otros.

Otra de las ventajas que le proporcionará este grupo de vitaminas es el fortalecimiento y crecimiento del cabello. También ayuda al fortalecimiento de las uñas.

El ácido fólico es otra de las vitaminas que ayudan a recuperar la salud del cabello luego del nacimiento del bebé. Además, le ayuda a recuperar el estado inicial del organismo de la madre.

Durante la lactancia una de los nutrientes recomendados es el hierro.  A través de este nutriente la madre recupera las defensas luego del sangrado que se genera en el parto. En esta etapa la cantidad y tipo de nutrientes que se deben consumir depende de las condiciones de la madre.

Vitaminas A, C y D-3 en la maternidad

Las vitaminas son las sustancias orgánicas que le permiten al organismo el buen funcionamiento del metabolismo. Como el organismo no es capaz de sintetizarlas, muchas veces se deben consumir de fuentes externas. Cada vitamina actúa en el organismo de forma distinta, por lo tanto, no se pueden sustituir unas por otras.

La Vitamina A proporciona beneficios a la madre puesto que le ayuda a cicatrizar los tejidos después del parto. Además, actúa en la producción del calostro y de la leche materna. Durante el embarazo se debe consumir 2.500 U. I. al día de vitamina A y en la lactancia la dosis máxima debe ser de 4.300 U. I. diarios.

La Vitamina C es importante para el desarrollo del bebé, tiene propiedades antioxidantes que sirven de protección a varias enfermedades. Interviene en la absorción de hierro, por lo tanto previene la anemia durante el embarazo. Las mujeres embarazadas deben consumir entre 80 mg. y 85 mg.

La Vitamina D-3 es uno de los nutrientes más importantes para el desarrollo humano del bebé, especialmente para el fortalecimiento de los huesos.

Las vitaminas se encuentran clasificadas en dos grupos:

liposolubles

Las vitaminas liposolubles son aquellas que se disuelven en la grasa, por lo tanto se relacionan con la grasa de los alimentos y se absorben con ellas. Entre este grupo de vitaminas se encuentran las vitaminas A, D, E y K.   

Hidrosolubles.

Este tipo de vitaminas son las que son solubles en el agua, y puedes encontrarlas en alimentos de origen vegetal y animal. Deben ingerirse diariamente, ya que el organismo no tiene la capacidad de almacenarlas.

Este grupo de vitaminas está compuesto por el ácido pantoténico,  ácido fólico, biotina, niacina y las vitaminas C, B1, B2, B6 y B12.

Vitamina E, complejo B y minerales en la maternidad

La Vitamina E proporciona beneficios en el desarrollo neurológico del bebé y le ayuda a prevenir infecciones.

Las vitaminas del complejo B especialmente las B1 y B2, son importantes en el desarrollo del sistema nervioso del bebé. Además, le ayudan al desarrollo de los músculos y a mantener una piel saludable.     

Las vitaminas B3 y B5 le ayudan a la madre a producir hormonas sexuales. Las vitaminas B6 y B7 tienen como beneficio disminuir las náuseas en la madre y mantienen la salud del cabello y de las uñas. Las vitaminas B9 y B12 son unas de las más importantes en el embarazo, ya que tienen propiedades que actúan contra la malformación del bebé.

La vitamina B12 es la que cruza a la placenta durante el embarazo, por lo tanto, es importante para la formación de los glóbulos rojos.    

El calcio es un mineral requerido en el embarazo debido a que el bebé lo necesita para que sus huesos y dientes se formen sanos y fuertes. Además, le ayuda al desarrollo de sus músculos, corazón y sistema nervioso. Los beneficios para la madre se evidencian en la reducción del riesgo de hipertensión o preeclampsia.

El fósforo interviene en el desarrollo de los huesos, en la secreción de la leche materna, en la coagulación y el mantenimiento del ritmo cardiaco.

El magnesio le ayuda al desarrollo del bebé puesto que facilita la generación y reparación de los tejidos. En la madre tiene por beneficios la prevención de la formación de las estrías después del parto.

El zinc es otro mineral importante en el embarazo, una deficiencia de zinc en la madre aumenta el riesgo del buen desarrollo del bebé. Otro efecto es la alteración de los niveles circulantes de las hormonas que intervienen en el inicio de la labor de parto.       

¿Cuál es el mejor tratamiento para la maternidad?

Uno de los mejores tratamientos que se pueden usar para una maternidad saludable es VicMujer. Este es un producto que contiene una mezcla de vitaminas y minerales recomendados para que las mujeres se mantengan saludables antes, durante y después del embarazo. Entre las vitaminas que lo conforman se encuentran la Vitamina A, C, D-3, E y las del complejo B.

Entre los minerales más importantes para una maternidad saludable se encuentran el calcio, el fósforo, magnesio, zinc, selenio, cobre, manganeso y potasio.

El selenio se encuentra presente en VicMujer, este le ayuda a la madre a mantener un sistema inmunológico saludable. Además, junto con la vitamina E actúa como antioxidante evitando el daño celular. Es importante para el buen funcionamiento de la tiroides. Durante el embarazo la madre debe consumir 60 microgramos diarios y en la lactancia 70 microgramos al día.  

La importancia del cobre durante el embarazo se debe a que constituye uno de los nutrientes imprescindibles para el desarrollo del bebé. En los primeros tres meses el embrión almacena una gran cantidad de cobre, la cual necesitará para luego de que nazca. La leche materna es baja en cobre, de esta manera las reservas de cobre que el embrión almacena le sirven de ayuda hasta que pueda consumir alimentos.Alimentos ricos en cobre (Cu). Dieta saludable para hemoglobina, contra varices y anemia.

El manganeso es uno de los minerales que debe estar presente en los complejos vitamínicos maternos. Es importante tanto en el embarazo como en el periodo de lactancia. El recién nacido debe tener una buena alimentación ya que es fundamental para su crecimiento. La deficiencia de este mineral puede generar en el bebé la malformación de los huesos.

Asimismo, interviene en el desarrollo del cartílago y del páncreas.

VicMujer te brinda beneficios adicionales como estabilizar el azúcar en la sangre, mejorar la memoria, favorecer la circulación y reducir el colesterol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *