Ansiedad: síntomas que pueden evitarse

Ansiedad: síntomas que pueden evitarse

Última actualización: 28-11-2018. Equipo Nutricioni

¿Quién no sabe que es llevarse un buen susto?

Seguramente recuerda la sensación de susto cuando va caminando por la calle y de repente, en una esquina sale un perro grande gruñendo o le pasa de cerca un carro tocando la bocina.

Ahora imagine por un instante cómo sería su vida, si estuviese atrapado por esa sensación de miedo intenso todo el tiempo, sin razón aparente.

O que esa misma sensación aparezca cuando menos lo espera. ¿Alguna vez ha presentado estos síntomas?:

  • Irritabilidad
  • Sensación de vacío
  • Inquietud
  • Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire.
  • Inquietud motora y dificultad para estar quieto.

Si su respuesta es “sí”, déjeme decirle que estos síntomas son solo una muestra de un listado extenso que puede presentar una persona bajo un estado de ansiedad.

Hoy en día, es muy común escuchar personas decir: “sufro de ataques de pánico, no puedo dormir, necesito tomar medicamentos para poder dormir”.

Hace 50 o 80 años atrás esto no era tan frecuente de escuchar en una conversación.

Las exigencias de la sociedad actual, ha generado un aumento de casos de ansiedad. Así lo demuestran las estadísticas, y si bien ansiedad y estrés no son sinónimos, pueden estar estrechamente vinculados.

A continuación hablaremos sobre la ansiedad, los factores que la originan, los tipos de ansiedad, la sintomatología de la misma y lo que puede hacerse para combatirla eficazmente.

Estos temas le ayudarán a entrar en las aguas profundas de la mente con respecto a este mal de tanta actualidad.

¿Qué es la ansiedad?

Es un mecanismo de defensa del cuerpo, que nos pone en un estado de alerta ante situaciones que consideramos amenazantes, como las descritas al comienzo.

Las respuestas se manifiestan como sensación de conmoción, intranquilidad, nerviosismo o preocupación.

Este estado de angustia puede vérsele acompañado de una neurosis u otro tipo de enfermedad, dificultando al individuo, entrar en un estado de relajación y el descanso que necesita la persona, sometiéndolo en un estado constante de vigilia.

En situaciones normales la ansiedad es incluso beneficiosa: ayuda al individuo a: adaptarse, mejora el rendimiento, la capacidad de anticipar una acción y dar una respuesta inmediata.

La función de la ansiedad es movilizar al organismo, mantenerlo alerta y dispuesto para intervenir frente a los riesgos y amenazas, con el menor índice de consecuencias posibles para su integridad.

Estos le permite al ser humano tomar las medidas convenientes: huir, atacar, neutralizar, afrontar o adaptarse, según el caso y la naturaleza del riesgo o del peligro.

Ejemplos digamos extremos de una ansiedad positiva, sería el de una persona atrapada en un auto después de un choque o perdido en una selva.

La ansiedad que produce este estado de peligro o amenaza a la integridad física de la persona, le da pie a buscar soluciones inmediatas para solventar la situación y ponerse a salvo.

Es un estado de alerta momentáneo, que luego de solventar la situación desaparece, dejando que el organismo vuelva a su estado natural.

Ahora bien, tanto la mente como el organismo trabajan siempre como un solo elemento y es por eso que durante un episodio de ansiedad, se observan cambios químicos y fisiológicos.

Por ello el suplemento nutricional  NervSoport es ideal para disminuir los síntomas de la ansiedad.

Hecho a base de extractos vegetales y vitaminas totalmente naturales,  NervSoport proporciona claridad mental y calma para enfrentar todas las circunstancias.

NervSoport contiene vitaminas de complejo B y minerales necesarios para fortalecer la neurotransmisión, con ello el sistema nervioso se fortalece, permitiendo respuestas acertadas y equilibradas.

Aspectos importantes acerca de la ansiedad

Los seres humanos, al igual que todos los seres vivos, se encuentran en constante interacción con el medio que los rodea.

Esta circunstancia puede proporcionar una fuente de oportunidades  para la satisfacción de sus necesidades e intereses, pero también ocasiona riesgos y amenazas a la estabilidad.

Es decir, durante el transcurrir de la vida, las personas procuran su estabilidad y la satisfacción de sus necesidades contrarrestando las posibles amenazas o riesgos a su estado de equilibrio.

La  evolución de la especie humana nos ha dotado de complejos mecanismos, con el fin de preservar y optimizar la adaptación a diferentes entornos y circunstancias.

Uno de estos mecanismos es la ansiedad, que prepara al cuerpo para:

  • Luchar
  • Enfrentar o atacar la causa amenazante
  • Huir del factor amenaza.
  • Evitar las situaciones adversas o temidas.
  • Activar conductas de sumisión.
  • La búsqueda de apoyo.
  • Encontrar elementos de seguridad y protección
  • Dotarse de herramientas o conocimientos que permitan sortear los riesgos aparentes para lograr uno o varios objetivos.

Pero en ocasiones, este mismo mecanismo de defensa y ayuda, pasa a ser un mecanismo incapacitante a la hora de ejecutar una acción.

Existen diferentes factores que desarrollan un estado de ansiedad de manera crónica que son:

  • Elementos externos una situación en particular
  • Elementos internos: pensamientos, emociones, hormonas.

Estos pueden desencadenar los estados de ansiedad, de acuerdo a cada personalidad y la forma en que enfrenta las situaciones y la circunstancia que este presenta.

Una vez establecida, la ansiedad implica tres tipos de aspectos:

Cognitivos: presentir posibles amenazas y situaciones de riesgo, pensamientos negativos y recuerdos inquietantes.

NervSoport mejora la conducción nerviosa y fortalece las facultades cognitivas, mejorando la concentración y la memoria, para que la ansiedad no interfiera con las actividades diarias, rompiendo así el círculo vicioso.

Fisiológicos: liberación de hormonas que provocan cambios en los sistemas cardiaco y respiratorio, entre otros.

 

Motores y de conducta: aceleración o desaceleración de la actividad motora, actitud defensiva, búsqueda de confort, sumisión forzosa o altos niveles de agresividad.

Cuando se sobrepasan los niveles normales de ansiedad, se convierte en un problema de salud mental, impidiendo el bienestar así  como en el desarrollo de sus actividades, sociales, laborales e intelectuales.

En tal caso, la persona ya no sufre de un problema de nervios común, sino una alteración de la percepción de la realidad que se traduce en sufrimiento e incapacitación.

Factores relacionados con el inicio y perduración del trastorno de ansiedad

Para el desarrollo del trastorno de ansiedad, intervienen 3 factores que son:

Factores predisposicionales: estas son las variables, determinadas o no, vistas desde un punto de vista biológico, es decir, por la carga genética.

También están relacionadas con la personalidad del individuo, su memoria biográfica y su desarrollo cognitivo, que hacen a una persona más o menos vulnerable a la ansiedad.

Se cree que existan más factores predisposicionales que aún se desconocen, por lo tanto, todavía no se han desarrollado tratamientos especiales para contrarrestarlos.

Factores activadores: son las circunstancias externas, dictadas por el entorno en que se mueve el individuo, capaces de accionar los mecanismos de alerta, ante posibles amenazas para el desarrollo de planes, deseos o la satisfacción de necesidades.

En ocasiones estas circunstancias generan un posible deterioro en los objetivos ya alcanzados, como por ejemplo, disminuir el estatus social por la pérdida de un trabajo

Allí también encontramos el estrés, el cual ocasiona un estado de sobrecarga a través de la liberación de hormonas.

Se incluye asimismo el consumo de sustancias que sobreestimulan al organismo, como por ejemplo el alcohol y drogas.

Factores de mantenimiento: estos factores yacen las situaciones originarias de la ansiedad no resueltas aún, con lo cual la ansiedad pasa ser un trastorno crónico, originando enfermedades psicosomáticas.

Trastornos de ansiedad I

Los trastornos de ansiedad pueden clasificarse en:

Trastorno de ansiedad generalizada

Quien se encuentra afectado por este tipo de ansiedad presenta preocupaciones constantes y excesivas difíciles de manejar, ya que suele angustiarse por cualquier cosa y sufrir constantes temores.

Muchas veces la persona desconoce la causa de su ansiedad, afectándola incluso en sus actividades cotidianas.

La ansiedad generalizada tiende a volverse crónica y suele presentarse con más frecuencia en las mujeres, en quienes han abusado de las drogas, o en personas con antecedentes familiares de ansiedad, causándole mucho sufrimiento la incertidumbre permanente.

Mutismo selectivo

Incapacidad que tiene un individuo en iniciar una conversación, responder a otros y mantener el ritmo de la misma.

Es decir, las personas que padecen de este trastorno, no son capaces de hablar con otras personas en determinados ámbitos sociales, pero sí donde se sienta más a gusto.

Suele presentarse en las etapas de la infancia o niños con antecedentes familiares de ansiedad, volviéndolos más vulnerables a sentir miedo ante situaciones nuevas.

Ansiedad por separación

La ansiedad por separación, puede darse a lo largo de toda la vida, a pesar que anteriormente solo era diagnosticado en niños, ya que es poco habitual en la etapa adulta.

Se define como un miedo o ansiedad persistente y excesiva que experimenta el individuo cuando tiene que separarse físicamente de alguien con el que existe un vínculo estrecho.

Se caracteriza por: preocupación, rechazo a permanecer solo en casa o a acudir solo a otros ambientes, además de síntomas de malestar físicos.

Agorafobia

Es el miedo o ansiedad intensa que desarrolla el sujeto al realizar actividades físicas típicas en la sociedad ejemplo: hacer colas, estar en lugares con grandes multitudes, lugares abiertos, lugares cerrados, utilizar el transporte público y salir solo de la casa, por ejemplo.

Trastorno de angustia

También denominada crisis de pánico, consiste en la aparición repentina de un estímulo que desencadena desasosiego intenso, de manera recurrente e inesperada, limitando el autocontrol del individuo que lo padece.

Un factor desencadenante son los miedos al presentar los síntomas de ansiedad creando un círculo vicioso.

Lo que termina desarrollando una serie de conductas que tienen como objetivo evitar estos ataques de pánico en el futuro.

Trastornos de ansiedad II

Trastorno de la ansiedad social

Mejor conocida como fobia social, se refiere al temor excesivo y constante a situaciones dentro del entorno social, en el cual la persona está expuesta a las posibles evaluaciones y críticas de los demás o a interactuar con personas desconocidas.

El mayor temor de las personas que padecen de este tipo de ansiedad es actuar de alguna forma humillante o vergonzosa delante de los demás, por miedo a las opiniones de estos.

De esta forma la persona afectada tiende a disminuir su vida social, presenta dificultades en el trabajo o en la escuela, o malestar por la propia fobia en sí.

Fobia específica

Se refiere al miedo constante, exagerado o irreal a un objeto, situación o actividad determinados.

En los casos de fobia aguda, la persona puede pasar mucho tiempo buscando la manera cómo evitarla, dejando de lado sus actividades usuales.

Trastorno de ansiedad inducido por sustancias/ medicación

Se refiere a los trastornos de ansiedad causados por el consumo de sustancias antes, durante o después de presentar una intoxicación o mientras dure la abstinencia de dicha sustancia.

Trastorno de ansiedad debido a problemas médicos

La ansiedad o crisis de angustia se debe a aspectos fisiológicos derivados de otras condiciones médicas,  en los que la mayor parte de las veces la persona experimenta miedo a morir.

Trastorno mixto ansioso-depresivo

Ocurre cuando se dan simultáneamente síntomas de ansiedad como de depresión.

Este estado se caracteriza por la falta de ánimo que conlleva a bajo rendimiento en las actividades del individuo. Este trastorno suele ser más leve que los ya descritos.

¿Cuál es las sintomatología de la ansiedad? 10 recursos para evitarla  

Los síntomas de ansiedad son prácticamente los mismos en todos los casos, pero existen variaciones dependiendo de las circunstancias que ocasionaron los síntomas.

Todo va a depender de la predisposición biológica y/ o psicológica, estructura cognitiva, experiencias personales su vulnerabilidad o susceptibilidad a uno  o varios síntomas.

Se pueden considerar 5 aspectos:

Físicos: la persona suele relacionar los síntomas con enfermedades graves lo que aumenta los estados de ansiedad como por ejemplo:

  • Aparentes problemas cardiacos
  • Opresión en el pecho
  • Taquicardia, palpitaciones.
  • Dificultad para respirar.
  • Temblores, sudoración, molestias digestivas, náuseas, vómitos, “nudo” en el estómago, alteraciones de la alimentación.
  • Tensión y rigidez muscular, cansancio, hormigueo, sensación de mareo e inestabilidad.

Si la activación neurofisiológica es muy intensa pueden aparecer alteraciones del sueño, la alimentación y la respuesta sexual.

Psicológicos:

  • Agobio
  • Inquietud
  • inseguridad
  • Pérdida del autocontrol
  • Sensación de vacío
  • Sensación de extrañeza
  • Sospechas
  • Sensación de amenaza o peligro
  • Ganas de huir o atacar
  • Incertidumbre
  • Dificultad para tomar decisiones

En casos más extremos la persona presenta temor a la muerte, a la locura, o al suicidio.

De conducta

  • Torpeza o dificultad para actuar
  • Intranquilidad motora
  • Bloqueos mentales
  • Estados de alerta constante
  • Impulsividad

Intelectuales o cognitivos

  • Problemas de atención
  • Falta de concentración
  • Mala memoria
  • Desorientación
  • Descuido
  • Exceso de preocupación y desconfianza
  • Pensamientos distorsionados e importunos
  • Énfasis en los malos recuerdos
  • Presencia de expectativas negativas
  • Falta de autoconfianza
  • Interpretaciones inadecuadas de las situaciones
  • Exceso de susceptibilidad

Sociales

Son personas Irritables, tiende a estar en solitario, presentan dificultades para iniciar o seguir una conversación, se auto critican o critican a otros, suelen presentar bloqueos mentales o quedarse en blanco en el momento de tener que  preguntar o dar una respuesta.

También suelen tener dificultades para expresar sus propias opiniones o hacer valer los propios derechos por temor excesivo a posibles conflictos.

He aquí los 10 recursos más eficaces para ahuyentar la ansiedad de nuestras vidas:

  1. Acepte la ansiedad.
  2. Dígale adiós al reloj y aleje la prisas
  3. No acumule tareas pendientes
  4. Dedíquese más tiempo a sí mismo/a al menos una hora al día
  5. Asuma otra perspectiva
  6. Viva el presente el aquí y el ahora
  7. Procure mejorar sus emociones
  8. Practique ejercicio físico
  9. Relájese, respire y sonría
  10. Consuma alimentos balanceados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *