Alternativas naturales: tratamiento eficaz para la ansiedad

Alternativas naturales: tratamiento eficaz para la ansiedad

Última actualización: 14-02-2019. Equipo Nutricioni

Los tratamientos para la ansiedad se aplican cuando la reincidencia de este trastorno afecta nuestras actividades cotidianas y nuestro equilibrio emocional.

Las sensaciones de ansiedad, pánico o miedo infundado ameritan tratamiento oportuno siempre que se vuelvan frecuentes, incontrolables y alteren nuestro bienestar.

La persona con ansiedad elevada exagera las proporciones del peligro real sumiéndose en un estado emocional colmado de preocupaciones, obsesiones y fobias prolongadas.

La ansiedad nos suministra una dosis de precaución y constituye un mecanismo de defensa natural que alerta ante situaciones comprometedoras, adversas, o peligrosas.

Es decir, por sí misma y en niveles normales se convierte en una aliada que nos impulsa a mantenernos atentos  y activados para el logro de metas y retos de la vida actual.

Pero si el problema se escapa de las manos y la persona se siente paralizada e indefensa deteriorando su equilibrio emocional e interfiriendo en sus tareas normales debe tratarse.

Síntomas que indican ansiedad

La ansiedad no tiene un momento específico de aparición, ya que puede presentarse durante la niñez, la adolescencia o en la edad adulta.

Los síntomas más frecuentes de esta afección emocional son:

  • Nerviosismo, sensación de tensión en todo el cuerpo, conmoción
  • Sensación de encontrarse en peligro, angustia, miedo o pánico
  • Incremento en los latidos del corazón
  • Hiperventilación (Respiración violenta)
  • Excesiva sudoración
  • Sobresaltos
  • Descontrol emocional (pérdida del autocontrol) y temblores
  • Cansancio y agotamiento
  • Falta de concentración
  • Insomnio o sueño intermitente
  • Malestar gastrointestinal
  • Preocupación y evasión
  • Conductas obsesivas (comer a toda hora, comerse las uñas, tocarse el pelo)
  • En casos graves las personas presentan diarreas o constantes ganas de orinar, a causa del descontrol psicoemocional

Al presentar estos síntomas debes evaluar tu situación particular y consultar un especialista, sobretodo en los casos que se mencionan a continuación:

  • Te sientes sumamente preocupado, lo que obstaculiza tu faena laboral, tus relaciones interpersonales, entre otros aspectos de tu vida.
  • Tus temores te están perjudicando y no puedes controlarlos.
  • Estás sumido en un estado de depresión, adicciones a las drogas y el alcohol, o te han diagnosticado otro problema de salud mental.
  • Sospechas o crees que tu ansiedad está relacionada con un problema de salud física.
  • Has pensado en atentar contra tu vida, te has lastimado o lo has intentado previamente.
  • Caes rápidamente en estados de ira, violencia o cambios drásticos de humor.

Ante estos casos es muy probable que las intranquilidades o inquietudes no desaparezcan por sí mismas y que desmejoren con el tiempo si no buscas ayuda.

Por tal razón es conveniente acudir a un profesional de salud mental, ya que la ansiedad es de fácil tratamiento siempre y cuando obtengas la ayuda a tiempo.

¿Qué causa la ansiedad?

La ansiedad es una sensación incómoda que provoca inquietud o temor ante una posible situación de cuidado o de peligro. Pero ¿cuál es la causa de este trastorno?

Las principales causas de la ansiedad son éstas:

Ambiente laboral estresante: la sociedad actual te somete a una serie de factores que pueden ser desequilibrantes que incrementan  el riesgo a la ansiedad.

El temor al desempleo, la presión laboral y social, la inseguridad que genera el no ser aceptado por el grupo, metas sin alcanzar etc, son causantes de estrés y ansiedad.

Enfermedades: cuando las personas sufren algún tipo de padecimiento cambian su estado anímico y están más propensas a sufrir de estrés, ansiedad y depresión.

Sustancias estimulantes, toxinas o fármacos: la cafeína y el alcohol alteran el sistema nervioso, igualmente ciertos fármacos para el asma y la hipertensión provocan ansiedad.

También el síndrome de abstinencia provoca una elevada sensación de ansiedad.

Ambiente externo: las condiciones físico-ambientales ejercen gran influencia en la estabilidad emocional de las personas. Por ejemplo: ruidos molestos, malos olores en el trabajo o el hogar, temperaturas muy altas o muy bajas.

Genética: aunque sea difícil de creer, según la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) la ansiedad puede deberse a factores genéticos. El individuo puede experimentar repentinas sensaciones de temor ante condiciones de tensión.

Eventos: las circunstancias hostiles que sufren las personas como incendios, accidentes automovilísticos, atentados,  entre otras. Pueden hacerlas entrar en estados de ansiedad.

Otros factores: entre los factores que aumentan la probabilidad de contraer un trastorno de la ansiedad o la pueden agravar se encuentran:

  • El consumo excesivo de café
  • Alcohol
  • Drogas (anfetaminas, LSD, éxtasis)
  • Mantenerse bajo situación de estrés mucho tiempo
  • Dietas para adelgazar sin control
  • Embarazo

Tipos de trastornos de ansiedad: conocelos

El trastorno de la ansiedad está clasificado según una tipología, veamos de qué se trata cada una:

  • Agorafobia: con este trastorno la persona teme a los espacios, lugares o escenarios que le provocan pánico y le hacen  sentir indefenso, atrapado o cohibido.

En consecuencia, se evita afrontar o hacer presencia en estos lugares o situaciones.

  • Ansiedad producto de una enfermedad: este tipo de ansiedad está vinculada directamente  a problemas de salud física. En especial las enfermedades crónicas o mortales que causan sin duda pánico en las personas que las padecen.

Surge como resultado de afecciones que requieren tratamiento.

  • Trastorno de ansiedad generalizada: se trata de un trastorno en el que las preocupaciones son excesivas y constantes por situaciones o actividades particulares. Incluso por cuestiones simples y rutinarias.

Los niveles de angustia son desmedidos y difíciles de controlar, no se justifican ante la problemática real. Este trastorno puede llegar a enfermar o a desequilibrar el estado físico y mental.

  • Trastorno de pánico: se sufren episodios reiterados e imprevistos de terror y excesiva y desmesurada ansiedad que se manifiestan en corto tiempo en ataques de pánico.
  • Mutismo selectivo: este trastorno impide que los niños puedan hablar en ciertas ocasiones de estrés, como la escuela. A pesar de que se desenvuelven favorablemente en el hogar. Esto interfiere en su desarrollo escolar y en el entorno social.
  • Trastorno de ansiedad por separación: ocurre durante la infancia y depende del desarrollo del infante.

El niño se siente abandonado por un pariente o familiar  lo que le provoca una ansiedad excesiva que surge ante la idea de separación.

  • Trastorno de ansiedad o fobia social: conlleva altos niveles de angustia en situaciones sociales. Preocupación por cómo te ven los demás, miedo escénico, timidez y vergüenza en público.
  • Fobias específicas: estas fobias causan mucha ansiedad y hasta pueden llevar a ataques de pánico al exponerse a cosas, animales, o situaciones específicos. Lo que conlleva a la predisposición de evadir dichas circunstancias.
  • Trastorno de ansiedad inducido por sustancias: la ansiedad, o pánico exagerado se debe al consumo de drogas o sustancias tóxicas. También se presenta cuando hay abstinencia de drogas.

¿Por qué debemos prevenir la ansiedad?

La ansiedad de carácter grave no permite que la persona tenga una vida normal, en virtud de que el organismo responde liberando hormonas cuando hay excesiva tensión.

El sistema nervioso reacciona ante situaciones extenuantes o fuertes que afecten el equilibrio emocional y los cambios hormonales resultantes desencadenan alteraciones. Estas pueden ser físicas o mentales lo que propicia la disfunción inmunológica, es decir la propensión a padecer todo tipo de enfermedades.

Según estudios recientes, el 47% de las personas que padecen  de ansiedad presentan deterioro psicosocial, por lo que es menester tratarla a tiempo.

La ansiedad desencadena otros trastornos como:

  • Alcoholismo
  • Adicción a las drogas
  • Afecciones en la piel
  • Colon irritable
  • Trastornos y úlceras gastrointestinales
  • Disfunción eréctil
  • Agotamiento y fatiga crónica
  • Tensión muscular
  • Dificultad para respirar o falta de aire

Además permanecer bajo condiciones de estrés conlleva a trastornos  psicosomáticos como cefalea, aumento en la frecuencia cardíaca, malestares estomacales, vómitos, entre otros.

Por tal motivo, evita a toda costa caer en un estado de ansiedad que afecte tu paz y rutina de vida, en este sentido es válido el lema  “no te preocupes, ocúpate”, es simple.

No debemos permitir que los problemas nos agobien, eso solo empeora la situación, no la resuelve, transforma la energía y saca de ellos lo positivo en pro de tu bienestar.

Para prevenir la ansiedad que te provocan las situaciones adversas y estresantes  apoyate con NervSoport. Su composición  aporta los elementos necesarios para garantizar el buen funcionamiento del sistema nervioso y de los neurotransmisores.

Mujer joven recibe masajes relajante en la cabeza

Tratamiento eficaz para la ansiedad

Hay dos tipos de tratamientos para aliviar o suprimir los efectos de la ansiedad: la medicación y la medicina alternativa.

El mejor remedio es la prevención a través de hábitos de vida saludables.

Pero si sentimos que ya no podemos controlar esas sensaciones por nosotros mismos, entonces debemos optar por aquel tratamiento que se ajuste mejor a nuestras necesidades.

Por supuesto, acudiendo previamente a tu médico psicólogo o psiquiatra  para consultar las ventajas, riesgos y efectos secundarios del tratamiento.

Psicoterapia: la asesoría psicológica es uno de los tratamientos clínicos más utilizados. En esta interviene un terapeuta que direcciona una serie de técnicas que ayudan a disminuir la ansiedad.

Por ejemplo, la terapia cognitiva conductual la cual se basa en la aplicación de técnicas específicas para mejorar los síntomas de la ansiedad.

Medicación: el uso de fármacos ansiolíticos para tratar la ansiedad puede contribuir a aliviar la ansiedad según el tipo de trastorno que experimentes, ellos son:

  • Antidepresivos
  • Benzodiazepinas (también llamados tranquilizantes o ansiolíticos)
  • Buspirona (sustancia ansiolítica)
  • Betabloqueadores
  • Antihistamínicos (antialérgicos)

Remedios naturales:  los métodos naturales más importantes para controlar y tratar la ansiedad son:

  • Infusiones con hierbas o plantas con propiedades sedantes, tranquilizantes, hipnóticas, y plantas tónicas del sistema nervioso.
  • Practicar deportes o actividades de bajo impacto como trotar, yoga, caminar, pilates.
  • Alimentación nutritiva a base de vitaminas del complejo B, magnesio,  calcio y omega 3.
  • Remedios e infusiones caseras de manzanilla, Melisa o toronjil, Ashwagandha, lechuga, o  de San Juan, entre otros.

NervSoport está formulado para el tratamiento de la ansiedad por su combinación de plantas medicinales. Tiene propiedades y principios activos tranquilizantes y ansiolíticos, vitamina B y minerales.

  • Técnicas de relajación y respiración  como la meditación, visualización guiada.

Consejos para combatir la ansiedad

  • Busca apoyo familiar: una persona con ansiedad se siente insegura, ansiosa, preocupada, sensible y emocionalmente afectada. El apoyo que pueda brindar la familia en cuanto a seguridad y protección ayudará a superarla.
  • Cambia tu actitud ante la vida: asume una actitud más positiva, rodearse de personas optimistas y apreciar lo que se tiene te hará sentir mejor.
  • Mantén el entusiasmo en el trabajo: muchos factores inciden en tu estado anímico, entre estos se encuentran la inestabilidad laboral, competencia desigual o insana. Así como malas relaciones entre compañeros, entre otros.

A ello se suma el estrés del trabajo rutinario y cotidiano, pero el entusiasmo, optimismo y amar el trabajo que realizamos pueden evitar la ansiedad.

  • No pierdas los buenos hábitos: disfruta de tu descanso cumpliendo con las horas de sueño necesarias. El consumo de bebidas alcohólicas y el cigarrillo empeoran la ansiedad así que elimina estos productos de tu lista.
  • Mantén un estilo de vida saludable: las zonas urbanas y cosmopolitas son estresantes y generan mucha ansiedad así que de vez en cuando tómate un respiro y sal a pasear al aire libre.

Haz ejercicios, planificate, no caigas en el sedentarismo o el trabajo excesivo. Combate la ansiedad con ejercicios extenuantes o recurre a las técnicas de relajación para la tensión muscular. Come alimentos nutritivos, sanos y balanceados.

  • Terapias alternativas: la toma de medicamentos debería ser la última medida para subsanar el trastorno de ansiedad. Es preferible agotar otros métodos como la orientación social, psicoterapia, terapias grupales de autoayuda, entre otras.
  • Los suplementos constituyen una salida eficaz a la ansiedad: muchos suplementos naturales comprimen en una gragea las vitaminas, minerales y componentes esenciales que actúan directamente en el sistema nervioso.

Para el tratamiento natural de la ansiedad NervSoport, en su composición destacan las vitaminas del complejo B y minerales como calcio y magnesio. Reconocidos por sus funciones favorecedoras al sistema nervioso.

  • Medicación: se incluyen en el tratamiento todos los ansiolíticos los cuales constituyen fármacos que  reducen o suprimen el estrés y la ansiedad. Deben ser controlados por un especialista, su uso debe ser por un tiempo limitado.

Remedios naturales para la ansiedad

  • Ginseng Siberiano: combate la depresión y reduce el estrés causado por factores externos.
  • Onagra: esta planta es útil en el tratamiento de la ansiedad puesto que aporta aceites grasos esenciales para mejorar el funcionamiento del sistema nervioso.
  • Hierba de San Juan: sus propiedades son reconocidas por cuanto contribuye a reparar el sistema nervioso.

NervSoport contribuye a una adecuada transmisión entre neuronas y contiene entre sus principios activos el extracto de esta poderosa hierba.

  • Boldo: su principio activo es la boldina, los aceites esenciales y glucósidos que al combinarse resultan en un potente sedante y calmante natural
  • Valeriana: en infusión tiene un efecto relajante y sirve para contrarrestar los trastornos nerviosos y depresivos y sus síntomas.
  • Melisa: actúa sobre las alteraciones del sistema nervioso, por su acción relajante y tonificante, además previene los ataques de pánico.
  • Lavanda: en momentos de turbaciones emocionales, ansiedad, mal humor y carácter irritable esta planta puede ayudar como tranquilizante.
  • Tilo: es una de las  hierbas más utilizadas en el mundo para aliviar la ansiedad y los nervios por sus atributos sedantes y antiespasmódicos.
  • Espino blanco: se indica cuando el insomnio te perturba e impide conciliar el sueño, recomendado en situación de ansiedad personal.
  • Amapola: es aconsejada en infusión para evadir los síntomas asociados a los trastornos nerviosos.
  • Azafrán: sus propiedades sedantes la convierten en un remedio ideal para liberar tensiones y calmar la ansiedad.
  • Borraja: en situaciones de estrés se produce un exceso en la producción de hormonas suprarrenales. Es allí en donde esta planta interviene en la búsqueda del equilibrio.
  • Pasionaria: cuando te sientas alterado, en estado de zozobra o desasosiego y no puedas dormir adecuadamente, utiliza esta planta sedante en infusión.
  • Sauce blanco: su uso es conveniente cuando estás sometido a situaciones estresantes que te quitan el sueño. Es un efectivo agente tranquilizante y suprime la angustia.
  • Mejorana: si tu problema es no poder dormir plácidamente, recurre a este remedio natural que ataca el insomnio, te ayuda a superar el nerviosismo y alivia el estrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *