Desayuno Proteico

Alimentos que nunca deben faltar en tu lista de proteínas

Alimentos que nunca deben faltar en tu lista de proteínas

Última actualización: 05-12-2018 por Editor Ernesto.

En nuestro organismo están activas una lista de proteínas, donde su orden y actividad dependerá del código genético de cada individuo.

De allí que las proteínas están activas en casi todos los procesos biológicos del organismo.

En vista de su presencia activa en las diferentes funciones principales del cuerpo, las proteínas son esenciales.

Algunos de sus componentes no se encuentran en otras moléculas. De hecho, todas están compuesta de nitrógeno, hidrógeno, carbono y oxígeno.

Por otro lado, en su mayor parte las proteínas contienen azufre y fósforo. Las proteínas por su contenido de nitrógeno son fundamentales para el crecimiento, ya que éste no se encuentra en otras moléculas como las grasas y los hidratos de carbono.

Las proteínas juegan un papel importante en la preparación y mantenimiento de los diferentes tejidos del cuerpo. También, son vitales para el buen funcionamiento de los jugos gástricos, la hemoglobina y almacenamiento de las vitaminas.

Además, las proteínas vigilan el comportamiento de las hormonas y las enzimas. La estabilidad de las enzimas es importante, ya que estas operan como catalizadores biológicos, es decir, provocan la rapidez de las reacciones químicas del metabolismo.

Las proteínas contribuyen al transporte de algunos gases a través de la sangre, entre ellos el oxígeno y el dióxido de carbono.

Además, permiten el equilibrio ácido-base y la presión oncótica del plasma.

Existe un tipo particular de proteínas como la de los anticuerpos que intervienen en la protección de elementos infecciosos o de carácter externo.

También, está el colágeno, que su estructura resistente le es de importancia vital a los tejidos de sostén.

Las proteínas miosina y la actina, son proteínas presentes a nivel muscular, que hacen posible la movilidad de los músculos.

Así mismo, llevan a cabo diferentes funciones que le permiten a la actividad muscular la elasticidad y capacidad de movimientos.

Importancia de los aminoácidos de las proteínas

Fuentes de proteínas de origen animal y vegetariano, sobre mesa de mármol

Los aminoácidos son compuestos de las proteínas, de los veinte aminoácidos que existen, el cuerpo produce solo doce.

De los aminoácidos que produce son los llamados aminoácidos no esenciales.

Entre ellos tenemos la asparagina, cisteína, hidroxilisina, tirosina, prolina, alanina, glutamina, ácido aspártico. Otros son la glicina, la serina, el ácido glutámico y la hidroxiprolina

Ahora bien, los ocho aminoácidos que restan son los llamados esenciales que no los produce el organismo.

Por lo tanto, se hace necesario que sean adquiridos mediante el consumo de alimentos ricos en proteínas.

Entre los aminoácidos esenciales se encuentran el treo mina, la valina, la isoleucina, la leucin y metionina. Además, está la fenilalanina, la lisina y el triptófano.

Por otro lado, está el noveno aminoácido llamado la histidina. Este es primordial en el periodo de la niñez, y que el niño no la procesa en la cantidad requerida.

El organismo del niño no es capaz de producir los aminoácidos esenciales, y deben ser aprovechados en su alimentación. En tal sentido, es imprescindible conocer qué alimentos los contienen.

Los aminoácidos están presentes en alimentos de origen vegetal y animal. Un nutricionista puede brindarnos una guía confiable para conocer algunos de esos alimentos.

Una dieta balanceada debe incluir alimentos esenciales como pescado, carnes y huevos. Estos alimentos se caracterizan por contener todos los aminoácidos que requiere el organismo para su buen funcionamiento.

En los diversos alimentos con proteínas de origen vegetal no están presentes todos los aminoácidos. Incluso, en algunos alimentos se encuentran en mínimas cantidades. Se requiere una alimentación equilibrada.

En vista de lo anterior, es importante conocer los alimentos que presentan deficiencia de aminoácidos esenciales. Como es el caso de los frutos secos y los cereales que no contienen lisina que forma el colágeno.

Por otra parte, están las legumbres que tienen alto contenido de lisina, pero contienen mínimas cantidades de metionina y cistina. Estos aminoácidos son de utilidad para el cuidado del cabello, las uñas y la piel.

Los diversos bloques alimenticios pueden combinarse para conseguir el aporte necesario de los aminoácidos esenciales.

De allí que combinar lentejas y arroz o legumbre con cereales, resultan una alternativa.

Clasificación y propiedades de las proteínas

Alimentos necesarios para que el cuerpo reciba las proteinas necesarias

Las proteínas tienen la particularidad de que pueden ser clasificadas de acuerdo a su forma: fibrosas, globulares y mixtas. También, en función de su composición química: proteínas simples y proteínas conjugadas.

Las proteínas según su forma fibrosa.  Se presentan alargadas e insolubles en agua. Entre las que se pueden mencionar la queratina, la fibrina y también el colágeno.

Las proteínas de formas globulares. Se presentan de forma esférica, maciza y son solubles en agua. En este grupo se encuentran las enzimas, los anticuerpos y algunas hormonas.

Las proteínas de formas mixtas. Como su nombre lo indica, estas proteínas están compuestas con proteínas de forma fibrilar y con proteínas de forma globular.

De acuerdo con su composición química que presenten se pueden clasificar en proteínas simples y proteínas conjugadas o heteroproteínas. Así mismo, las proteínas simples se dividen esferoproteínas y escleroproteínas.

Propiedades: Las proteínas principales son dos, que básicamente son las que le permiten mantenerse y desarrollar adecuadamente sus funciones. Estamos hablando de las proteínas de la estabilidad y las proteínas de la solubilidad y otras de carácter secundario.

Las proteínas de la estabilidad. Deben su nombre al hecho de que son estables en el ámbito en que se encuentran o efectuando su función. Es necesario para que su vida promedio sea lo suficiente extensa y no ocasione dificultades en el organismo.

Las proteínas de la solubilidad. Las proteínas que entran en este grupo, particularmente  contienen una temperatura y un PH. Se deben cada uno de ellos en los niveles adecuados para que los enlaces sean invariables.

La amortiguación de PH. De acuerdo a su composición química, se caracterizan porque llegan a actuar como ácidos de acuerdo a los resultados.

Es decir, si malgastan o recuperan electrones,  logran que el PH de un tejido permanezca en sus niveles.

La especificidad. Cada proteína según su estructura efectuará una función específica que la difiere de otras proteínas. Incluso de las funciones que desempeñan otras moléculas.

La capacidad electrolítica. Las proteínas con esta capacidad según su composición química se distinguen porque se les permite trasladarse. Es decir, pueden viajar de los polos positivos hacia los polos negativos y viceversa.

Las diversas funciones de las proteínas en el organismo

Es interesante que las proteínas, aunque contienen 4 calorías por gramo no es el aporte de calorías su principal función. Su labor fundamental es que las células obtengan los aminoácidos de las proteínas que ingerimos a través de los alimentos.

El objetivo de obtener estos aminoácidos es para formar o crear nuevas proteínas que serán de vital importancia en la gran cantidad de funciones.

El organismo está en constante crecimiento por lo que se requiere que vez tras vez se regeneren los tejidos.

Como vemos, las proteínas realizan funciones diversas. En algunos casos sirve de reguladora y en otros campos llega a formar parte de la estructura. Veamos algunos ejemplos.

Las proteínas están presentes en la construcción de los huesos, los músculos y nuevos tejidos. Ejemplo: actúa en la síntesis del colágeno que conforman los tejidos conectivos (ligamentos, tendones, cicatrices, huesos y dientes).

Existen algunas proteínas que realizan la función de enzimas. Estas facilitan las reacciones químicas sin efectuarse un cambio en el proceso. Otras contribuyen a la regulación hídrica del organismo.

Están las proteínas que llevan a cabo la función de las defensas del organismo. Son las comisionadas para la construcción de anticuerpos.

Estos factores contrarrestan las infecciones o la presencia de agentes extraños que atenten contra la salud.

La gran cantidad de hormonas que están en el cuerpo son moléculas que actúan como correos y entre ellas algunas son proteínas.

Ejemplo de ello, cuando el nivel de glucosa se ve incrementado, el páncreas segrega insulina. Así, estimula a las proteínas responsables del transporte de los músculos y tejido adiposo a llevar glucosa a las células con mayor rapidez.

Otras proteínas se trasladan a través de los líquidos del cuerpo, llevando consigo nutrientes e incluso otras moléculas. Podemos citar el caso de las lipoproteínas que se encargan de transportar lípidos a todo el cuerpo.

Otro ejemplo, tiene que ver con la proteína hemoglobina, es la comisionada de transportar el oxígeno desde los pulmones hasta las células.

Está el caso de otras proteínas que realizan un transporte específico como el de llevar vitaminas y minerales.

También, se encuentran las proteínas que permiten conservar el equilibrio entre los ácidos y los líquidos que genera el organismo.

Función vital de las vitaminas en tu cuerpo

Las vitaminas son elementos químicos fundamentales para el desarrollo normal del organismo. Contribuyen a contrarrestar determinadas enfermedades. Se encuentran en alimentos de origen animal y de origen vegetal.

Las vitaminas pueden ser clasificadas en dos bloques. Uno, de acuerdo a su capacidad de disolución en grasa llamadas vitaminas liposolubles. Dos, las que tienen la capacidad de disolverse en agua, llamadas vitaminas hidrosolubles.

Las vitaminas liposolubles. En este grupo se encuentran las vitaminas A, D, E, y K que pueden ser absorbidas en los alimentos que son ricos en grasa.

Tienen la particularidad de almacenarse en el cuerpo, de allí que no es necesario consumirla diariamente.

Las vitaminas hidrosolubles. Tenemos la vitamina C y ocho del grupo B. Estas no se pueden almacenar, de manera que se hace necesario el consumo de estas en la alimentación diaria.

Ahora bien, la función de las vitaminas es muy diversa. Algunas actúan en la formación de hormonas, en elementos químicos del sistema nervioso, en las células sanguíneas. También, participan en la formación del material genético.

Es interesante que las vitaminas en su gran mayoría no se relacionan químicamente y realizan una acción fisiológica diferente. Algunas operan como catalizadores, junto con las proteínas para formar de manera metabólica las enzimas activas.

Al mismo tiempo, se llevan a cabo reacciones químicas significativas en todo el cuerpo. Sin la intervención de las vitaminas en este proceso, una gran cantidad de reacciones químicas se realizarían a destiempo o fracasarían.

Una fuente de aminoácidos, vitaminas y minerales se encuentran en Matriz Forte todo en un solo producto. Su consumo regular te aporta los nutrientes que tu organismo necesita para su buen funcionamiento.

Las vitaminas, aliadas de las proteínas

bolas de colores asemejan vitaminas y minerales que forman parte de la tabla periodica

La vitamina A. El organismo puede obtenerla de dos maneras. Una manera es elaborándola tomando como base el caroteno, principal vitamínico en los vegetales. Entre ellos las espinacas, y la batata. También el brécol y las zanahorias.

Otra forma es obtenida por consumir animales que se alimentan de vegetales. Está presente en la mantequilla, la leche, el huevo, el queso, el hígado, el aceite de pescado y de hígado.

La vitamina B. Todo el complejo de vitaminas B se distinguen por ser solubles en agua y metabolizar los hidratos de carbono o los glúcidos.

La vitamina B1 conocida como tiamina opera como catalizador en el metabolismo de los hidratos de carbono.

La vitamina B2 llamada riboflavina interviene como coenzima (para ser efectiva se combina con una parte de otra enzima). Actúa en el metabolismo

de las grasas, de los hidratos de carbono y de las proteínas que regulan el transporte de oxígeno.

La vitamina B3 o nicotinamida. Está compuesta por la amida del ácido nicotínico. Al igual que la vitamina B2, también funciona como coenzima que actúa liberando la energía de los nutrientes.

La vitamina B6, llamada también piridoxina. Ejerce una función necesaria en la absorción de los aminoácidos y su metabolismo.

Además, opera en la utilización de las grasas del organismo, así como también en la formación de glóbulos rojos o eritrocitos.

Tenemos una fuente de vitamina B6 que contiene un alto porcentaje de esta vitamina, es el Matriz Forte.

Contribuye a potenciar y almacenar esta y otras vitaminas indispensables para la formación de tejidos y metabolización de las proteínas.

La vitamina B12 (cobalamina). Se le llama cianocobalamina, se llegó a aislar de manera reciente.

Realmente esta vitamina se necesita en cantidades muy pequeñas en la construcción de nucleoproteínas y proteínas. También, en el desarrollo del sistema nervioso.

La vitamina C. Interviene en la formación y preservación del colágeno y en la proteína que sustenta varias estructuras del cuerpo.  Por otro lado, beneficia la absorción del hierro presentes en los alimentos de origen vegetal.

Más vitaminas que trabajan con las proteínas

La vitamina D. interviene en la formación de la masa ósea y en el almacenamiento de los minerales calcio y fósforo.

De igual manera, brinda protección a los dientes y a los huesos ante el déficit de calcio, utilizando eficazmente estos minerales.

Un eficiente aliado para retener la vitamina D es Matriz Forte que contiene un gran porcentaje de colecalciferol. Permitiendo la eficaz formación de la masa ósea y regulando el nivel del calcio en el proceso.

La vitamina E. Interviene en la formación de músculos, de los glóbulos rojos y de otros tejidos, así como en prever la oxidación de la vitamina A y grasas.

Se puede obtener de las verduras de hoja verde, del germen de trigo, del hígado y del aceite vegetal.

La vitamina K. Juega un papel primordial en la coagulación de la sangre. Actúa en la formación de la protrombina, que representa una enzima importante en la producción de fibrina en el proceso de coagulación.

Los alimentos con alto contenido de vitamina K es el hígado de pescado, utilizado para obtener preparados con concentraciones de vitamina K.

Además, está la alfalfa, otras fuentes como aceite de soya, huevo y verduras de hoja verde.

El suplemento Matriz Forte contiene ingredientes indispensables para la buena formación de enzimas. Tiene un alto contenido de vitamina K, hierbas como Muira puama. También, contiene alfalfa rica en vitamina K, importante en el proceso de coagulación de la sangre.

Señales de un déficit de proteínas

Una debilidad generalizada. Un déficit de proteínas puede ocasionar niveles de azúcar bajos y frecuentes desmayos. También la pérdida de la masa muscular conduce a la debilidad corporal.

La anemia. Es consecuencia de un alto déficit de actividad de las proteínas en el proceso de transportar el oxígeno en la sangre. Por otro lado, puede indicar baja actividad en la formación de los glóbulos rojos.

El edema. Es la presencia de la acumulación de líquido debajo de la piel. Generalmente se ven afectadas las extremidades inferiores, pero también pueden verse comprometidas otras partes del cuerpo.

La hipoglucemia. Es ocasionada por una variación de la estabilidad entre la insulina y el glucagón. Así como también, otros elementos de origen proteico que actúan en la metabolización de los hidratos de carbono.

Líneas blancas en las uñas. Señal de que el organismo no está produciendo las proteínas que requiere para su buen funcionamiento. Las líneas blancas transversales son un indicio de presentar un déficit de proteínas pasado.

La pérdida de peso. La merma de masa muscular ocasiona una pérdida de peso severa. Las proteínas de los músculos son imprescindibles, ya que son utilizadas por el organismo para reponer insuficiencias importantes.

La piel pálida o anémica. La coloración pálida de la piel es ocasionada por la presencia de una anemia o déficit de hierro. Esta consecuencia a su vez puede deberse a la merma de proteínas.

El cabello quebradizo. Como es natural por un déficit de proteínas para su formación el cabello llega a tener características frágiles.

Otra señal que indica merma de proteínas es la aparición de erupciones cutáneas y piel reseca.

Los dolores de cabeza. Los resultados de padecer un bajo nivel de proteínas como la anemia, y niveles bajos de azúcar, conllevan a presentar jaquecas. Además, de la falta de sueño debido a la falta de aminoácidos esenciales.

La cicatrización y recuperación más tardía. El organismo para reparar los tejidos necesita aminoácidos. El bajo nivel de aminoácidos retrasa la recuperación de los tejidos. Otras consecuencias, el sistema inmune se ve afectado.

Los síntomas emocionales. Un nivel bajo en la cantidad de proteínas incide negativamente en la parte emocional. Por ejemplo, provoca irritabilidad, ansiedad y depresión severa.

Arma tu menú proteico

Como hemos visto, los esenciales solo se obtienen consumiendo alimentos que los contengan. Te presentamos algunos alimentos con los que puedes armar tu lista de proteínas.

Las gambas. Además de ser un alimento exquisito, tienen un alto contenido en proteínas. También, son bajas en calorías y contienen un gran número de nutrientes como vitamina B12, grasa omega 3, y selenio.

El salmón. Contiene grasas poliinsaturadas entre ellas los ácidos grasos omega-3. La avena. Su alto nivel de fibras, permite que el metabolismo se acelere y da la sensación de estar lleno. También, contiene muchos minerales y antioxidantes.

El filete de ternera. Es una de las carnes favoritas por su agradable sabor. Debido a que es carne roja debe ingerirse sólo una o dos veces en la semana. Abunda en hierro, vitamina B12 y otros nutrientes. Consumir 85g obtendrá 22g de proteínas.

La soja. Alimento vegetal con una gran cantidad de aminoácidos esenciales (no contiene metionina), que al mezclarse con cereales se obtiene el aminoácido que falta. Unos 100g contienen 15,7g de proteínas.

Los cacahuetes. Contiene abundante fibra o magnesio y muchas grasas monoinsaturadas (grasas buenas). La leche se caracteriza por su abundante cantidad de proteínas. Contiene fósforo, calcio y riboflavina. Unas 149 calorías contiene 8g de proteínas.

La carne magra de cerdo. Generalmente la carne de cerdo contiene grasa no saludable, por lo tanto, una opción es ingerir carne magra de cerdo. Igual que la carne contiene muchas proteínas, vitamina B1 y vitamina B3.

La pechuga de pollo. Es un alimento rico en calorías y con bajo nivel de calorías. El 80% de sus calorías provienen de las proteínas. Unos 100g de pechuga de pollo contienen 22g de nutrientes.

La pechuga de pavo. Contienen muchas proteínas. Debido a su bajo contenido en grasas es idóneo para bajar y controlar el peso corporal.

El huevo. Es un alimento donde se encuentran todos los aminoácidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *