Alimentos que aportan energía para comprender que es vigoroso

Alimentos que aportan energía para comprender que es vigoroso

Última actualización: 18-12-2018 por Editor Walther.

Para lograr tener mejor calidad de vida, debemos tomar en consideración una dieta balanceada que nos aporte todos los nutrientes necesarios para saber que es vigoroso.

Todo cuerpo en movimiento requiere de energía. Las diferentes máquinas creadas por el hombre requieren energía para poder funcionar.

La mayoría de ellas utilizan la energía eléctrica. Otras, como los motores, necesitan de energía por combustión.

Las plantas, mediante el proceso de fotosíntesis, captan la energía solar y la transforman en energía química usándola para su desarrollo.

Todos los seres vivos necesitamos del alimento diario para poder subsistir.

A diferencia de otros animales, como los carnívoros o los herbívoros, los humanos podemos incluir en nuestra dieta una gran variedad de alimentos.

Desde la carne, el pollo y el pescado, los vegetales, las frutas, los tubérculos y los cereales forman parte de una dieta balanceada.

Es indiscutible el hecho cierto de que todos los alimentos aportan algún tipo de beneficio para nuestra salud.

Algunos alimentos, como los carbohidratos, nos brindan la energía y el vigor para el trabajo diario, otros nos aportan las vitaminas necesarias y los antioxidantes tan primordiales para el organismo.

El ProEnergía contiene ácido fólico que ayuda a la absorción de todas las vitaminas por el organismo.

Un grupo nos suministra el calcio y las proteínas que requerimos  y una última clase de alimentos nos otorgan los ácidos grasos que son imprescindibles para el cuerpo.

Los seres vivos, mediante la alimentación, ingieren energía a través de los alimentos la cual es acumulada en las células del organismo y liberadas al momento de ser requeridas mediante un proceso de oxidación.

Por energía se entiende la capacidad que tiene el organismo para efectuar un trabajo.

El ejercicio físico y los deportes requieren de una gran cantidad de energia, que se traduce como mucho vigor para su realización.

Por otra parte, una persona en estado de relajamiento o descanso, requiere de la producción de energía aún cuando no realice un trabajo específico.

Solamente el corazón, que se mantiene en operatividad permanentemente para tener vida, necesita de energía para poder estar en funcionamiento y continuar bombeando la sangre por todo el sistema circulatorio.

Tipos de energía

Existen diferentes tipos de energía.

La energía potencial, que es aquella que se encuentra almacenada dentro de un sistema en reposo, o que puede definirse como la capacidad que posee un determinado cuerpo para realizar un trabajo específico.

La energía cinética, que se puede definir como la energía potencial de un cuerpo que se pone en movimiento.

La energía hidráulica que se obtiene de las energías tanto potencial como cinética de las corrientes de agua como las producidas por las centrales hidráulicas o los trapiches utilizados generalmente en las corrientes de los ríos.

La energía eólica, que es aquella que se produce por la acción del aire atravesando las aspas de un molino de viento.

La energía  nuclear, que es la energía resultante de romper el núcleo de los átomos.

En el caso de los seres vivos, éstos poseen energía potencial y cinética.

La energía no se pierde sino que se transforma en otro tipo de energía.

La energía potencial, en los humanos, se encuentra almacenada en diferentes células del organismo y en el hígado.

La energía potencial, se encuentra almacenada en las denominadas células de ATP que contienen moléculas de ácido fosfórico.

La energía potencial que se encuentra en las células de los músculos, es utilizada por el mismo músculo que la contiene en el momento de ser requerida.

La energía potencial almacenada en las células del hígado, es utilizada por el órgano del cuerpo que la necesite como el corazón, los pulmones, el cerebro.

La energía potencial se transforma en energía cinética cuando es liberada y utilizada por el organismo.

¿Cómo es el proceso de producción de la energía en el cuerpo humano?

La energía es producida por el organismo a través del consumo de alimentos.

Los carbohidratos y las proteínas, denominados como macro nutrientes, aportan la mayor cantidad de fuentes de energía para el cuerpo.

Después de consumir los alimentos, éstos son absorbidos por el intestino y distribuidos a todas las células del organismo a través del torrente sanguíneo.

El cuerpo humano está conformado por un número aproximado de 50 millones de células y todas necesitan energía para el buen funcionamiento del organismo.

El organismo transforma los nutrientes que consumimos en dióxido de carbono, agua y energía.

Las células se encargan de almacenar la energía en una molécula denominada adenosintrifosfato (ATP).

La molécula de ATP está conformada por otras tres moléculas de ácido fosfórico, las cuales al momento de ser requeridas en forma de energía por el organismo, se combinan con el oxígeno y, mediante un procesos de oxidación, se rompen y liberan una gran cantidad de energía.

En consecuencia, el ATP libera una molécula de ácido fosfórico que se convierte en energía y posteriormente, las dos restantes moléculas se combinan nuevamente con otra molécula adsorbida por el intestino y se convierten de nuevo en una molécula de ATP.

Toda la energía acumulada por el organismo es transformada en tres diferentes tipos de energía.

Energía mecánica necesaria para poner el cuerpo en movimiento; energía térmica, requerida para mantener el calor del cuerpo y energía eléctrica que es la utilizada para activar los diferentes nervios.

En el caso específico de los seres vivos, este tipo de energía es denominada también como energía metabólica, debido al proceso de transformación y asimilación de la energía.

Pirámide Alimenticia

De acuerdo al aporte que nos brindan y a la cantidad y periodicidad que debemos ingerirlos, los alimentos se encuentran divididos en grupos.

Estos diferentes grupos se encuentran clasificados en una pirámide, la pirámide de los alimentos, que va de mayor a menor desde la base hasta el ápice de la misma.

La pirámide de los alimentos es una guía de los requerimientos de una persona para poder obtener los diferentes nutrientes que necesita para el trabajo diario.

La pirámide de comida representa una forma de comer saludable

La pirámide se encuentra dividida en 4 grupos de alimentos dispuestos de mayor a menor consumo, tomando en consideración desde la base hasta la parte superior de la misma.

En la base de la pirámide de los alimentos se encuentran aquellos que deben ser consumidos a diario y en mayor proporción que los demás y pertenecen al grupo de los cereales y tubérculos.

En segundo lugar se encuentran los alimentos como las frutas y verduras.

En tercer lugar encontramos los productos lácteos, las carnes y el pescado y en la punta de la pirámide los alimentos grasos y los azúcares.

La pirámide de los alimentos es una guía para poder mantener una dieta balanceada.

Una dieta, para que pueda considerarse como balanceada, debe contener de los cuatro grupos alimenticios en su debida proporción. Esto es, “un poco de todo y mucho de nada”.

Debemos tener en cuenta que, una dieta balanceada debería contener una proporción del 50% de vegetales, verduras y frutas que nos aportan gran cantidad de vitaminas y minerales.

Un 25% de cereales, tubérculos y leguminosas que nos brindan la energía necesaria para el trabajo diario.

Un 25% de carnes, pescado, lácteos y aceites que nos proporcionan las proteínas requeridas por el cuerpo.

Grupo 1: Cereales, tubérculos y leguminosas

Los cereales son un alimento de uso cotidiano que nos aporta una gran cantidad de carbohidratos los cuales, una vez digeridos por el organismo, se convierten en una fuente de energía para todo el cuerpo.

Los cereales son un grupo de alimentos pertenecientes a la familia de las gramíneas que son cosechadas por el grano que produce.

Entre los cereales de uso más común en la dieta de toda persona podemos mencionar el arroz, el maíz, el trigo, la cebada, la avena, la pasta, el pan.

En el grupo de los tubérculos, que son tallos subterráneos donde la planta acumula sus propios nutrientes, podemos mencionar la papa, el rábano, la yuca y la batata, conocida también como boniato o camote.

Hortalizas Frescas

Los tubérculos proporcionan fibra, vitaminas, minerales y betacaroteno que funciona como un antioxidante esencial.

Como leguminosas se identifican las semillas comestibles verdes o secas que vienen dentro de una vaina.

Entre las leguminosas se encuentran los garbanzos, las lentejas, las habas, los guisantes, el frijol, la soja, las judías.

Este grupo de alimentos es el que nos aporta el mayor número de calorías y la energía necesaria para las diversas actividades diarias.

No deben faltar nunca en nuestra dieta diaria por su aporte energético y vigorizante libre de azúcares.

Tratándose de porcentajes, podríamos decir que este grupo de alimentos debería ser el 25% de nuestra dieta cada día.

Grupo 2: Frutas y verduras

Por frutas se denominan los alimentos que, por su sabor dulce y su olor agradable se consumen generalmente en forma de jugos o como postres.

Entre las frutas podemos mencionar la pera, la manzana, la fresa, el durazno, la guayaba, el mango, la naranja, el banano o plátano, la patilla, el melón.

La ingesta de frutas ayuda a mejorar el sistema digestivo debido a su alto contenido de fibra y, por contener un alto grado de agua, es conveniente para la hidratación del organismo.

Las frutas son una excelente fuente de minerales y vitaminas.

Por verduras, hortalizas o vegetales se conocen los alimentos, generalmente, de color verde. Aportan gran cantidad de vitamina A y C.

Aún cuando la mayoría de las verduras son de color verde como el apio, la espinaca, el espárrago, la acelga, existen otras de colores como el amarillo o naranja como es el caso de la zanahoria o el color rojo como la remolacha, el nabo, el tomate y la berenjena.

Las verduras pueden consumirse crudas en ensaladas, cocidas al vapor, en sopas, en zumos de verduras o asadas en la parrilla.

Este grupo de alimentos debe formar parte de la dieta diaria de una persona en un 50% aproximadamente.

Grupo 3: Productos lácteos, carnes y pescado

Los productos lácteos son todos aquellos derivados de la utilización de la leche.

Entre ellos podemos mencionar el yogurt, la leche, los helados, el queso.

Probióticos, bebidas yogurt, leche y yogurt. fondo negro

Principalmente se utiliza la leche de vaca para la elaboración de este grupo de alimentos, pero puede ser empleada también la leche de cabra, de búfala, de oveja y hasta de camella.

Es importante mantener la cadena de frío para la buena conservación de estos alimentos.

El tejido muscular de los animales es conocido como carne. La carne aporta a nuestra nutrición la mayor cantidad de proteínas, minerales y grasa que cualquier otro alimento.

La carne que se consume es, en su mayoría, carne de ganado bovino, aunque también se come carne de ovino, porcino y de aves de corral.

Nutricionalmente se puede decir que la carne le aporta al organismo un 20% de proteínas de su peso físico. De esta forma, por cada 100 gramos de carne consumida se reciben 20 gramos de proteínas.

Todo tipo de peces que sea utilizado como alimento se reconoce como pescado. El pescado puede ser de ríos, mares, lagunas o lagos, pero de la misma forma pueden ser criados mediante una técnica denominada acuicultura.

El pescado puede clasificarse como: pescado blanco como el lenguado, la merluza, el pargo y pescado azul como la sardina, el salmón, el atún.

El pescado blanco posee un bajo contenido graso, mientras que el pescado azul, aún cuando su contenido graso es mayor que el del blanco, aporta una buena cantidad de omega 3 y ácido graso.

En este grupo alimenticio se encuentran aquellos que son la principal fuente de proteínas y calcio para el organismo.

Se recomienda el consumo de un 15% diario de este grupo de alimentos.

Grupo 4: Alimentos grasos y azúcares

En el grupo de los alimentos grasos podemos mencionar los aceites, la mantequilla, la manteca, la margarina provenientes en su mayoría de la grasa animal, y otros que proviene de grasa vegetal como la aceituna, el maní y la nuez.

Este grupo alimenticio aporta los ácidos grasos esenciales y la energía de manera inmediata requerida por el organismo.

Por azúcares se denominan los alimentos pertenecientes al grupo de los glúcidos.

Los glúcidos son moléculas compuestas de hidrógeno, oxígeno y carbono. Este tipo de moléculas le permiten al organismo la obtención de energía de manera inmediata.

Los glúcidos se clasifican de acuerdo al número de unidades en que se conforman.

De esta manera podemos hablar de monosacáridos o glúcidos simples formados por una unidad, disacáridos o azúcares constituidos por dos monosacáridos que pueden ser iguales o diferentes, llamados también azúcares dobles y trisacáridos o glúcidos triples conformados por tres monosacáridos.

Este grupo alimenticio aporta azúcares de forma rápida y la energía de manera inmediata requerida por el organismo.

Es recomendable un bajo consumo de estos alimentos, aproximadamente un 10% de la dieta diaria.

Hierbas y plantas que te aportan vigor y energía de manera natural

Las diferentes hierbas y plantas que brindan un gran aporte de energía al organismo son denominadas energizantes naturales.

Hierbas de cocina en macetas como romero, tomillo, perejil, salvia y cebolletas para cocinar de manera fresca y saludable y una pala roja contra un fondo gris brillante

Los energizantes naturales son todas aquellas sustancias vegetales que, sin haber sufrido alteraciones debido a un proceso industrial, pueden aportar una buena cantidad de energía al cuerpo.

Los energizantes naturales pueden clasificarse según su acción en el organismo en adaptógenos y estimulantes. El ProEnergía es un producto energizante que, consumido de manera correcta, le brinda a nuestro organismo múltiples beneficios.

Los adaptógenos son aquellas hierbas y plantas que, una vez consumidas, permiten aumentar la resistencia del organismo ante la fatiga causada por el ejercicio físico.

Los estimulantes son aquellas hierbas y plantas que permiten aumentar el nivel de actividad motriz y mantiene a la persona en un estado de alerta, atención y vigilia.

Hierbas y plantas adaptógenas

La Maca

Es una hierba que posee un alto contenido de yodo que elimina la fatiga y aumenta la energía.

La Albahaca Morada

Es una planta que aumenta la energía, alivia el cansancio y el estrés, además de eliminar los trastornos digestivos.

El Polen y la Jalea Real

Aportan una gran cantidad de energía de forma inmediata por su alto contenido de azúcares.

El Cacao

El cacao o el chocolate, aportan al organismo un compuesto que brinda la sensación de bienestar y placer.

El Aloe Vera o Sábila

Es una planta que, en materia nutricional, aporta gran cantidad de vitaminas del grupo B, proteínas y aminoácidos, funcionando como un reconstituyente natural.

Puede ser consumida en infusiones o como ensaladas.

Hierbas y plantas estimulantes

El Café

Es una planta que se consume en infusiones y funciona como estimulante del sistema nervioso central por su contenido de cafeína.

La Raíz de Ginseng

Se toma en infusiones para aumentar la energía y disminuir el estrés, el cansancio y los trastornos digestivos.

La Yerba Mate

Es una hierba rica en vitaminas y minerales además de ser un estimulante más fuerte que el café. Aumenta la energía y combate el cansancio.

Suplementos energizantes

Otra opción recomendable es la utilización de suplementos energizantes que pueden contener adaptógenos o estimulantes para mejorar el nivel de energía corporal.

Uno de estos suplementos energizantes lo es la Coenzima Q10.

La Coenzima Q10 es un antioxidante producido por el organismo de forma natural que mejora la vitalidad.

Coenzima Q10. Alimentación saludable. Normalización de la actividad cardíaca.

Su producción puede disminuir con la edad lo que produce una baja de energía y la sensación de agotamiento.

Otro suplemento es el conocido como Ribosa o D-Ribosa. La ribosa es un compuesto de azúcar presente en el ATP del individuo que facilita la obtención de la energía que los músculos requieren.

Recientemente salió al mercado el suplemento energizante ProEnergía que, debido a su alto contenido de vitaminas del grupo B proporciona gran vitalidad, y por su compuesto de cafeína, de raíz de Ginseng y Rhodiola, funciona como un excelente estimulante del aumento de la energía y la resistencia del cuerpo, disminuye el estrés y la fatiga, mejora la memoria y ayuda a equilibrar los niveles de glucosa en la sangre.

Además, el contenido de extracto de frutas y Spirulina, funcionan como adaptógenos que regulan y nivelan la energía perdida durante la actividad física.

Por otro lado, El ProEnergía contiene ácido fólico que ayuda a la absorción de todas las vitaminas por el organismo.

El ProEnergía viene en presentaciones de cápsulas que brindan todo el beneficio anteriormente descrito por espacio de 8 horas de duración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *