Mujer mayor con un buen tratamiento en la piel de cara. Se toca el rostro con una de sus anos

Alimentos para lucir una piel joven y saludable

Alimentos para lucir una piel joven y saludable

Última actualización: 05-10-2018. Equipo Nutricioni

La alimentación está estrechamente relacionada con la piel. Es por eso que se deben consumir alimentos ricos en nutrientes necesarios para lograr una piel sana y que refleje el buen funcionamiento del cuerpo.

Es preciso saber que el órgano más extenso del cuerpo humano es la piel. Ésta funge como una armadura blanda protectora de las estructuras y órganos internos del cuerpo, separando y cuidando al individuo contra muchos peligros del mundo exterior.

Así mismo, lo preserva de los microbios, regula su temperatura y recibe y transmite sensaciones simples o combinadas.

Esta cobertura humana puede, además, eliminar ciertos residuos tóxicos a través del sudor, lo que es fundamental para mantener el equilibrio hídrico del cuerpo.

Las uñas y el pelo se forman de la piel. Nacen a partir de la dermis, de la misma forma que la capa córnea (capa de la epidermis) que son células muertas que la dermis desecha.

Éstas células son empujadas desde abajo hacia arriba, como un trapo viejo, llegando hasta la mencionada capa córnea de la epidermis.

La piel del hombre es casi tan sensible como la de un niño. Esta envoltura revela mucho sobre el medio ambiente que lo rodea.

En este sentido hay quienes dicen que ‘la belleza sólo tiene el espesor de la piel’, pero quizá ésta sea más gruesa de lo que se cree.

Mujer mayor con un buen tratamiento en la piel de cara. Se toca el rostro con una de sus anos

Y, ¿cómo está formada la piel?

La piel es una envoltura de tres capas principales, donde se llevan a cabo procesos importantes para la protección y belleza del individuo. Estos son los nombres de las capas:

  • La epidermis,  significa ‘lo que está sobre la piel’;
  • la dermis, o ‘piel verdadera’, y
  • la capa subcutánea,  es decir, lo que está debajo de la verdadera piel.

En la dermis  se encuentran la mayoría de las estructuras delicadas de la piel, como las glándulas sudoríparas que son unos simples tubos enrollados que producen el sudor.

También ahí se consiguen los pelos en pequeños folículos y las diminutas glándulas sebáceas que mantienen aceitadas  la piel y los pelos, además de mantener la piel suave y flexible.

En esta capa de la piel se encuentra el tejido conjuntivo, una estructura en forma de red con hebras diminutas que hace que la piel sea elástica y fuerte.

Por otra parte, la epidermis está formada en su capa superior por células lisas. Están dispuestas como las escamas de un pez y  son duras como ellas, pero más pequeñas. A ésta se le llama capa córnea.

La última capa de la epidermis se llama Redecilla de Malpighi. Es la capa más importante y su  raro nombre es en honor a un profesor universitario italiano que vivió hace más de tres siglos.

En las células de estas redecillas se encuentran muchos pequeños corpúsculos de pigmentos que dan el color a la piel. Estos pigmentos también la protegen de los intensos rayos del sol.

La gente rubia, por ejemplo,  tiene pocos corpúsculos de color, la morena más y  la negra muchísimos. Por esta razón se considera que la epidermis es la capa protectora de la piel.

Ilustración de las capas que contiene la piel

Piel sana en cuerpo sano

El cuerpo necesita una alimentación adecuada para mantenerse sano en general, pero no sólo esto logra dicho cometido.

Es preciso, entonces, cumplir con ciertas reglas que permitirán obtener mejor calidad de vida y propiciar esta sanidad y belleza del cuerpo:  

  1. Caminar bien erguido.
  2. Hacer ejercicio.
  3. Dormir lo suficiente.
  4. Respirar aire fresco.
  5. Tomar baños de sol.
  6. Usar ropa cómoda.
  7. Comer con prudencia.
  8. Beber mucha agua.
  9. Conservarse limpio.

Todos estos consejos influirán de alguna manera en el buen desenvolvimiento y desarrollo del cuerpo,  se reflejarán en el aspecto físico del individuo y, por ende, en la piel, previniendo muchas enfermedades.

Hay que destacar que una buena nutrición es el resultado de elegir los alimentos debidos y en cantidades adecuadas y, para que el cuerpo desempeñe bien su trabajo, es importante que sean nutritivos.

A través de la piel se manifiesta lo que se consume, de dentro hacia fuera. Por tal motivo, la alimentación juega un papel importante en el aspecto de la piel. Hay quienes aseguran que ‘somos lo que comemos’.

Para ello es indispensable obtener una dieta equilibrada basada en ciertos principios nutritivos:

  • Azúcares y almidones (carbohidratos).
  • Vegetales y frutas.
  • Productos lácteos.
  • Fuentes de proteínas (carnes, pescados y frijoles, entre otros)
  • Grasas
  • Agua.

Incluir en  la dieta diaria una combinación de estos grupos alimenticios y suficiente agua, permitirá sentir que  se transita por buen camino.

Es bueno señalar que el déficit o exceso en la nutrición generan trastornos patológicos en la piel, como las dermatitis, psoriasis, acné, etc.

Estas enfermedades cutáneas pueden ser prevenidas o evitadas siempre y cuando se mantenga una dieta equilibrada, rica en vitaminas y minerales esenciales para la salud de la piel.

Hombre y mujer joven realizando ejercicios de estiramiento

Azúcares y almidones que no son de feria

Los azúcares y los almidones (que son azúcares más complejos) son los llamados carbohidratos que funcionan liberando energía durante el día.

Entre los alimentos que producen almidones se encuentran el arroz, la papa, el pan, la pasta, y entre los que generan azúcares están la jalea, miel y frutas, entre otros.

La cantidad de carbohidratos que debe consumir cada individuo depende de la actividad física que despliega.

Si se consumen en exceso, los carbohidratos se convierten en grasas. Por el contrario, cuando son insuficientes el cuerpo dispone de las proteínas para cubrir parte de sus necesidades.

Los azúcares no contienen proteínas y son bien digeribles por el cuerpo. Éstos son fundamentales en una dieta sana tanto en niños como en adultos.

De esta manera, la ingesta controlada de carbohidratos permitirá sentirse lleno y reducirá la necesidad de comer durante el día.

Aunque los carbohidratos gozan de una fama reprochable, no todos son dañinos para la salud si se regulan adecuadamente.

Los azúcares regularmente proporcionan energía, pero no son tan nutricionales y también tienen su uso restringidos en las dietas, ya que el mal uso de ellos suele ocasionar problemas, como la obesidad y la diabetes

Andando entre vegetales y frutas

Este tipo de alimentos naturales es fuente importante de nutrientes como las vitaminas, minerales y fibras.

Es de resaltar que entre tantos, los de color amarillo, anaranjado y los de hojas verdes, contienen betacarotenos, sustancias fundamentales para la formación de los tejidos.

Así mismo, los betacarotenos sirven para contrarrestar la acción de los radicales libres que traen como consecuencia el envejecimiento prematuro de la piel.

La zanahoria, por ejemplo, es una fuente de vitamina A  y previene la formación de arrugas y la flacidez de la piel, además de protegerla de los rayos solares si se consume antes de la exposición.

Igualmente la calabaza, los pepinos y las verduras de hojas verdes son contenedores importantes de carotenos.

Los frutos cítricos son ricos en vitamina C. Éstos tienen un poder antioxidante primario para la firmeza de la piel, debido al colágeno que forma protegiendo las células.

El colágeno, junto a otros componentes,  evita el envejecimiento prematuro y favorece la cicatrización rápida de las heridas.

Por otro lado, la vitamina E está contenida en los aceites de origen vegetal, como los  maníes, semillas de girasol, almendras y en las espinacas.

Esta vitamina es considerada un antioxidante natural que proporciona a la piel humedad y frescura.

Las vitaminas son esenciales en muchos procesos que realiza el cuerpo, pero en pequeñas cantidades. El empleo correcto de los carbohidratos, grasas y proteínas, depende en gran medida de ellas.

Ilustración de una bola de vegetales rompiendo una pared de comida chatarra

No sólo de la vaca viene la leche

Los productos lácteos son otra fuente primordial de proteínas, vitaminas y calcio.  Son de origen animal, aunque existen algunas sustancias llamadas igualmente leches provenientes de algunos vegetales.

Los productos lácteos proveen las vitaminas A, B y D.

La vitamina A ayuda a conservar la piel y el pelo en buen estado. Por su parte, las vitaminas del complejo B, en especial la B6, mantienen, entre otras cosas, una piel normal.

La vitamina D es un compuesto principal para la formación de los huesos y dientes. Ésta mantiene un equilibrio entre el calcio y el fósforo que son fundamentales para el cuerpo.

Lo antes dicho nos indica que para mantener una piel sana es indispensable consumir productos lácteos, preferiblemente de bajo contenido de grasa.  

En este sentido, se recomiendan las leches  descremadas o semidescremadas, yogures, quesos, etc., en cantidades apropiadas.

El consumo excesivo de lácteos puede propiciar la aparición del acné, manchas e irritación en la piel.

Aunque es necesario para el crecimiento y desarrollo de las partes óseas del cuerpo,  sobre todo en edades tempranas, hay que ser precavido en su consumo.

La leche está siendo usada cada vez más en el campo de la cosmetología, en cremas exfoliadoras y humectantes para el cuidado de la piel.

Niño sosteniendo un vaso con leche. Imagen en primer plano

Proteínas para crecer y crecer

Las proteínas son complejas sustancias que se encuentran en los animales y las plantas. Son vitales para el crecimiento y reparación de los tejidos corporales.

Las proteínas retrasan la flacidez o tono muscular de la piel. Previenen muchos cambios como las manchas, resequedad, inflamación  y las arrugas.

Algunas proteínas pueden contener vitaminas como la B6 presente en el huevo. También son, al igual que  los carbohidratos, fuentes de energía.

La renovación celular se ve favorecida por el consumo de proteínas de una forma adecuada. Las carnes magras, huevos, pescado y algunos alimentos de origen vegetal proveen naturalmente de proteínas al organismo.

En nuestro cuerpo, las proteínas  junto con el agua son los elementos que más predominan. Sin las proteínas no se regenerarían las células muertas.

Como agua y aceite

El agua constituye casi las tres cuartas parte del cuerpo e interviene en todas la funciones metabólicas que se producen en el cuerpo. Todos los alimentos naturales contienen cierta cantidad de ella.

La piel sólo absorbe el agua que consumimos  y de allí la elasticidad de la misma. Consumir agua permitirá tener una piel brillante  y húmeda. La recomendación es beber entre seis a ocho vasos diarios de agua.

La leche, los zumos de frutas, las sopas y las legumbres también suministran grandes cantidades de agua. En tiempo de calor hay que consumir una porción mayor de estos alimentos.

Como todo en esta vida, los excesos son perjudiciales de cualquier modo. El agua no es la excepción al respecto.

Por otro lado, las grasas constituyen una fuente concentrada de alimentos energéticos.

Desempeñan funciones corporales vitales ligadas al  transporte de vitaminas A, D, E y K; sin embargo, no es bueno comer más grasa de lo necesario, pues su exceso impide que el cuerpo absorba los minerales.

El grupo de las  grasas incluye la mantequilla, la margarina, el tocino, el aceite de oliva, los aceites de soya, las nueces, los aguacates, las cremas, algunos tipos de queso y algunas legumbres tales como frijoles y guisantes.

Existen  grasas insaturadas o saludables como las contenidas en el aceite de oliva y el aguacate que son fundamentales para la elasticidad de la piel; son las más recomendadas para mantener una piel sana y un nivel de hidratación natural.

Hacia el otro extremo están las grasas saturadas o nocivas deben consumirse en cantidades pequeñas. Están presentes en la mantequilla y el queso y es recomendable sustituirlas por grasas insaturadas.

Uno de los beneficios de consumir grasa de forma adecuada es que retrasa el envejecimiento porque actúa como un antioxidante, ayuda a absorber la vitamina A, y permite la lubricación y brillantez de la piel.

Conviene  evitar ciertos hábitos que son dañinos para la salud como el alcoholismo y el tabaquismo o el reiterado consumo de comida ‘express’ o chatarra.

Es importante resaltar que el éxito de una dieta balanceada no está en la  cantidad de comida que se ingiere sino en la calidad.

La ingesta de productos coadyuvantes de los procesos de envejecimiento como Piel Perfecta, son una buena y necesaria opción para frenarlos. 

Ilustración de la ingesta de abundante agua

No hay que arrugarse

A través de la piel nos podemos dar cuenta cuándo algo no está funcionando bien en el cuerpo y, generalmente, se debe a una alimentación inadecuada.

Una dieta abusiva acarrea problemas metabólicos. Uno de ellos es el envejecimiento prematuro de la piel, además de enfermedades crónicas y degenerativas.

Queda muy claro que el déficit de ciertos nutrientes afecta directamente a la piel y también el abuso de ciertos alimentos como los azúcares, lácteos y gluten tiene consecuencias negativas.

Algunos expertos aseguran que el envejecimiento prematuro es provocado por las radiaciones ultravioletas del medio ambiente y el estrés, por un lado, y por  la mala calidad alimenticia, en el otro extremo.

De cualquier forma, la aparición de los radicales libres, que son los causantes del envejecimiento, provoca las  temibles líneas de expresión que tanto aterra a las mujeres.

En las personas de edad avanzada, la piel es más elástica que fibrosa: como es muy elástica se  estira demasiado ocasionando la formación de las arrugas. También cuando las células sebáceas de la capa subcutánea se consumen,  la piel queda flácida y se arruga sobre los músculos.

En este sentido, y en relación al envejecimiento, hay que hacer esfuerzos para lograr una piel saludable.

Para ello existen en el mercado productos capaces de retardar la aparición de  los radicales libres y por ende el envejecimiento, como el Piel Perfecta.

Ante un problema de arrugas o envejecimiento antes del tiempo, se necesita combinar una buena dieta con complementos nutricionales de línea cosmética.

Lo que se busca es combatir, de la mejor manera, el inconveniente de las pieles flácidas y así conseguir una apariencia óptima de la piel.

La dieta es fundamental y debe ser rica en antioxidantes, proteínas, vitaminas y grasas saludables.

En este sentido, si se asocia un agregado como el Piel Perfecta, se podría obtener una piel radiante, promoviendo la regeneración celular sin inconvenientes y de manera casi espontánea.

El envejecimiento en los seres humanos es inevitable, es la suma de muchas causas y factores. El comportamiento cotidiano es una de esas causas.

Es por ello que si mejora el comportamiento, los hábitos negativos y la alimentación se podría retardar el envejecimiento, aunque no, por supuesto, detenerlo.

El uso de  Piel Perfecta ayuda retardando, aún más el impasible paso del tiempo sobre la piel.

El cuidado de la alimentación desde joven, es un factor decisivo y clave de una vida saludable. El paso de los años será un camino sin tanto sufrimiento para la piel y la belleza perdurará a pesar de ellos, si hay conciencia desde la actualidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Alimentos para lucir una piel joven y saludable

Última actualización: 05-10-2018. Equipo Nutricioni

Insertar texto aquí.