Alimentos Sanos Vegetarianos

Alimentos con Oxalatos. ¿Cómo se relaciona con Dientes y Riñones?

Alimentos con Oxalatos. ¿Cómo se relaciona con Dientes y Riñones?

Última actualización: 08-01-2019 por Editor Ismeli.

La ingesta y posterior presencia de oxalatos en el organismo está asociada a la formación de cálculos renales (litiasis) y a la sensibilidad dental.

Cuándo el ácido oxalico reacciona con metales como el calcio, sodio, cadmio (entre otros), forma cristales que precipitan. La sangre debe ser filtrada por los riñones para eliminar toxinas e impurezas.

Si los cristales que se forman son demasiado grandes, entonces se sedimentan, se dificulta su excreción y van formando cálculos (litiasis).

También hay evidencias clínicas de que obstruyen los túbulos dentales, generando un proceso que sensibiliza los terminales nerviosos presentes en la dentina. Esto hace que los dientes se vuelvan muy sensibles a los cambios de temperatura.

Tanto los cálculos renales como la sensibilidad dental son patologías dolorosas. De allí la necesidad de racionar el consumo de oxalatos siguiendo una dieta adecuada.

Los cálculos renales suelen doler cuando su tamaño es tal, que molesta en el interior del riñón. Y peor aún, cuándo al desplazarse al exterior del organismo, va desgarrando uretra, uréteres y el resto del sistema excretor.

Se sabe que los cristales se forman cuando confluyen en la dieta cantidades grandes de ácido oxálico y de metales.

El calcio es un nutriente indispensable para fortalecer y proteger  huesos y dientes. El manejo dietético prescribe el consumo de alimentos de bajo contenido oxálico y de alto contenidos en calcio.

Lo recomendable son alimentos con mucho Calcio y con poco ácido oxálico.

Otra alternativa nutricional es ingerir suplementos alimenticios de alto contenido en calcio, enriquecidos con vitaminas. Una buena alternativa ofertada en el mercado de los suplementos naturistas es Osteo Vigor.

¿Qué son los Oxalatos?

Los oxalatos son sales. Recordemos que las sales se forman por la reacción de un ácido o de un halógeno (flúor, cloro, bromo o iodo). Son las sales minerales y/u orgánicas (ésteres) del ácido oxálico. Se forman mediante la reacción química del ácido oxálico con un metal.

El ácido oxálico es  muy frecuente en la naturaleza. De hecho, su nombre proviene por su primera detección científica. Se produjo en varias especies de plantas del género de las Oxalias.

El ácido oxálico se produce en las plantas gracias a la oxidación incompleta de azúcares. Como la reacción es de origen metabólico, entonces la distribución del ácido en el organismo de la planta es sistémica.

Así, podemos conseguir ácido oxálico en cualquiera de la 5 partes de una planta: raíz, tallo, hojas, flores o frutos. Al reaccionar el ácido oxálico con un metal forma una sal que se cristaliza, es decir, se hace insoluble.

Al no disolverse en el torrente sanguíneo, entonces se va sedimentando. Cuando estos sedimentos llegan al riñón, se precipitan. Se acumulan formando los cálculos renales, la cual se denomina litiasis renal.

Los cristales de oxalato son microscópicos, muy pequeños. Pero al irse sedimentando y precipitando, se acumulan y van formando agregados (cálculos). Estos van aumentando su tamaño, siendo cada vez más grandes.

Tan grandes que llegan a producir obstrucción renal o desgarramiento al transitar por el riñón. Si alcanzan mucho volumen, necesitaran ser extraídos quirúrgicamente o pulverizados con ultrasonido.

Este tipo de patología llega a ser muy común. Esto se debe a la falta de infomación que se tiene en cuanto a los alimentos que se deben restringir o disminuir su ingesta. Estos alimentos, ricos en ácido oxálico, son los principales productores de litiasis, y su ingesta debe ser regulada.

¿Cómo eliminamos el Ácido Oxálico?

La precipitación de sales en el organismo no siempre es nociva. Normalmente su nocividad o no, va a depender de los volúmenes de precipitado que se formen. También del tipo de precipitado y de la toxicidad de éstos.

Los oxalatos o las sales del ácido oxálico, no son malas, dañinas ni tóxicas como tal. De hecho, son el intento del organismo de recoger excesos de algún metal.

El problema viene cuando por exceso en la presencia del ácido o también exceso en la presencia del metal, la formación de esta sal es mucha y muy rápida. El organismo se ve limitada para eliminarla eficientemente. Entonces, la cristalización origina litiasis.

Normalmente, eliminamos elementos de desechos metabólicos por medio de procesos de excreción. El de mayor trabajo es por medio de la producción y expulsión de la orina.

En este producto de desecho se puede observar al microscopio, la presencia de cristales de oxalatos, más común de calcio. De esta manera se puede complementar otros análisis sanguíneos, para deducir qué procedimiento seguir.

También se sabe que causa sensibilidad dental. Los cristales van formando cálculos tan difíciles de eliminar, que obstruyen riñones y túbulos dentales.

El remedio no es necesariamente la eliminación de la ingesta de ácido oxálico, sino controlarla y/o equilibrarla con la ingesta de metales.

Si cuidamos el balance entre el ácido oxálico y el metal, entonces reduciremos la incidencia de la formación de cristales de oxalatos.

Hablemos en esta oportunidad de cristales de oxalato de calcio. El calcio es indispensable para la protección y desarrollo de huesos y dientes.  Entonces nuestra dieta debe controlar la ingesta de ácido oxálico.

Para esto debemos reconocer y elaborar una lista de vegetales con alto contenido del ácido y reducir su consumo. Sobremanera en las etapas del crecimiento y desarrollo en que se necesite nutrirnos con mayores cantidades de calcio. Estas etapas son: crecimiento, embarazo y dentición.

Dolor de riñones. Hombre sosteniendo su espalda. Concepto medico, insuficiencia hepatica

Alimentos ricos en Ácido Oxálico

Como la confluencia de elevados niveles de ácido oxálico, con elevados niveles de calcio termina causando daños dolorosos a nuestros organismos, entonces debemos mejorar esta relación.

Se debe conocer los alimentos de alto contenido de ácido oxálico, para controlar la ingesta de este. Te presentamos los más importantes.

  • Las verduras de hojas oscuras (Espinacas, Acelgas,etc).

  • Las carnes de res y de cerdos.

  • La Pimienta.

  • El Perejil
  • El Trigo Sarraceno.

  • Hojas de Té.

  • El Café instantáneo.

  • Las remolachas.

  • Las Batatas o Camote.

  • Las Moras, Fresas y Frambuesas (Frutas Bayas).

  • El Chocolate.

  • Las Naranjas.

Otros trucos dietéticos son la ingestión de agua para disolver esas sales. La cocción de estos alimentos, ayuda a eliminar los componentes oxálicos.

Por ejemplo, las hojas del Té son ricas en ácido oxálico, pero al prepararlas en infusión disminuyen drásticamente su contenido.

Otra forma de disminuir su concentración en el cuerpo, es distribuir la ingesta de alimentos de alto contenido a través del consumo racionado de estos.

Es decir, en lugar de consumir 100 gr. de bayas en una  merienda, los distribuimos a lo largo de 5 comidas en el transcurso del día.

La idea es que la concentración de las sales sea siempre sensiblemente inferior a la oferta de calcio en el organismo.

Siempre debemos tomar en cuenta que el consumo de alimentos definirá directamente nuestro estado de salud. Todo exceso y todo déficit se podrá evidenciar en nuestro cuerpo. Generalmente en forma de dificultades en metabolismos y procesos que normalmente se hace.

Imagen en primer plano de un té verde

La valiosa ayuda de los Suplementos Alimenticios

Para no correr riesgos de sufrir cálculos renales o sensibilidad dental, se recomienda mantener una ecuación equilibrada entre las cantidades de ácido oxálico y las cantidades de calcio.

Cuando elaboramos y seguimos una dieta controlando la ingesta de alimentos naturales, es difícil llevar un control estricto de lo que ingerimos. Los alimentos naturales no tienen cantidades constantes de sus componentes.

Este obstáculo lo sorteamos con la ayuda de los suplementos alimenticios.

Ya sean de origen farmacéutico o de origen naturista, tienen la gran ventaja de estar dosificados. Las cantidades de los diferentes elementos que  contienen son constantes. Por eso vemos en sus etiquetas una lista de sus contenidos alimenticios.

Si sabemos cuánto necesitamos de un elemento y cuanto contiene un suplemento alimenticio enriquecido, entonces podemos diseñar una dieta rígida y suficiente.

Además, tienen la particularidad de proporcionar también otros elementos que enriquecen la oferta nutricional.

Por ejemplo, un suplemento alimenticio muy recomendado como Osteo Vigor. Oferta, además de Calcio, vitamina D cuyo efecto ayuda a mejorar la absorción del mineral a nivel del intestino delgado.

También presentan la ventaja de su compactación. Los elementos con los que son enriquecidos son envueltos de excipientes.

Esos excipientes normalmente tienen efecto como de mejorar las características organolépticas (apariencia visual, sabor, olor). Así, usted puede comer su almuerzo y acompañarlo con una dosis de su suplemento alimenticio favorito.

Los suplementos deben ser indicados por un médico especialista. Sólo tal profesional será capaz de determinar qué cantidad y por cuánto tiempo se debe suministrar nutrientes.

Esto lo hará ayudado de datos como peso, talla, hábitos alimenticios, exámenes sanguíneos y hábitos alimenticios que tenga el paciente.

Muchas veces es utilizado en personas que tengan deficiencias marcadas de nutrientes específicos. En todo caso, es una manera rápida de consumir elementos vitales para nuestro funcionamiento.

¿Por qué no reducir el consumo de Calcio?

Para prevenir excesos en  la formación de cristales de oxalato de calcio, debemos equilibrar la relación entre la oferta de ácido oxálico y la oferta de calcio. De esta forma, se puede evitar directamente la sensibilidad dental y litiasis renal.

Entonces la interrogantes es: ¿qué reduzco? ¿Se reduce el consumo de calcio o el consumo de ácido oxálico?

El ácido oxálico lo utilizamos para recoger los excesos de metales en la sangre (calcio, sodio, manganeso,etc). Pero sólo cuándo la recolección es excesiva, es cuando tenemos problemas de litiasis o de sensibilidad dental.

También hay que tener presente que el cuerpo necesita de calcio en cantidades definidas. El déficit de calcio, mucho más si es crónico, puede derivar en una osteoporosis o descalcificación severa de los huesos.

Además, durante periodos especiales de la vida, como la niñez, la lactancia, el embarazo, los requerimientos de calcio se disparan, por lo cual hay que aumentar su oferta.

Por todo lo antes dicho, es impensable la reducción de la oferta de calcio en lugar de la del ácido oxálico.

Lejos de pensar en ello, debemos mejor pensar en el enriquecimiento de la oferta de otros elementos, como la vitamina A y la D, que ayudarán a su absorción.

La dieta de un humano debe garantizar, a lo largo de toda su vida, cantidades suficientes de calcio. De ello depende tanto su salud ósea como su salud dental.

Recordemos que podemos encontrar alimentos ricos en calcio en los lácteos. Principalmente en este grupo. También en verduras y frutas diversas.

Oxalatos y Sensibilidad Dental

La formación excesiva de oxalatos  de calcio y otros metales también puede afectar la buena salud de los dientes. Se ha observado que los excesos de oxalato obstruyen los túbulos dentales.

La obstrucción de ellos, va generando presión sobre los terminales nerviosos de los dientes. Esta presión “irrita” o “excita” los nervios de los dientes creando una hipersensibilidad.

La hipersensibilidad dental, es una anomalía nerviosa que produce una reacción desproporcionada ante estímulos como el calor, el frío, algunos líquidos y el tacto.

Consumir alimentos ligeramente variados en su temperatura, causa en las personas una molestia, algunas veces cercana al dolor.

Los síntomas se atenúan con la aplicación de productos tópicos en los dientes y encías. Estos sirven de una especie de anestésico. La mayoría de los productos tópicos utilizados contienen también oxalatos.

La terapia correctiva implica la descongestión de los túbulos dentales. Esto se va logrando eliminado oxalatos del torrente sanguíneo. Esto puede aumentar los costos de inversión, para eliminar este problema.

Al igual que con los cálculos renales, se debe disminuir la oferta de ácido oxálico.

Una dieta rigurosa que permita controlar el consumo de ácido oxálico y aumentar la oferta de calcio, concluirá en una disminución de los niveles de oxalatos.

Al verse disminuido estos niveles, es menos probable que se produzcan obstrucciones de los túbulos dentales.

La ciencia moderna, en asociación y aplicación a la odontología, ha logrado la producción de dentríficos eficientes para disminución de la sensibilidad dental. Es bastante común esta afección en nuestra población.

¿Otros tipos de oxalato producen litiasis?

Los oxalatos son las sales que se producen de la reacción del ácido oxálico con un metal. Teóricamente, puede haber reacción con cualquier metal, sea un metal alcalino (sodio) o un metal alcalino- térreo (calcio).

Las litiasis típicas pueden tener cuatro orígenes posibles:

Se forman cálculos de oxalato de calcio, son los más comunes. También de fosfatos de calcio, litiasis producida por el ácido úrico y cálculos producidos por cistina.

También se pueden formar cálculos a partir de oxalatos de sodio (Na), litio (Li), cadmio (Cd), manganeso (Mn), etc. Los tratamientos terapéuticos son similares a los tratamientos para las patologías producidas por el oxalato de calcio.

En el caso de la litiasis producida por el oxalato de sodio, normalmente basta bajar la cantidad de sal con la cual se condimentan los alimentos.

Con oxalatos producidos a partir de otros metales, las terapias son similares a las utilizadas con los oxalatos de calcio.

Existen estudios realizados en ratas que estudian la interacción entre los suplementos de calcio con el ácido oxálico. Arrojan que los oxalatos se precipitan en los intestinos y no puedan ser absorbidos e incorporados a la sangre.

Si los oxalatos no se pueden incorporar a la sangre, entonces no pueden producir litiasis en los riñones ni obstruir túbulos dentales.

Podría esperarse que, análogamente, se obtengan resultados similares con oxalatos originados a partir de otros metales.

La recomendación final es que si el origen de la patología es nutricional, una terapia segura es una dieta rigurosa.

Las litiasis y sensibilidad dental ocasionadas por oxalatos, ya sean de calcio o de cualquier otro metal, pueden ser controlados por la ingesta de ácido oxálico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *