ilustración de dos corazones, uno con comida sana y otro con comida chatarra

Alimentarse no es suficiente: ¿por qué es importante la nutrición?

Alimentarse no es suficiente: ¿por qué es importante la nutrición?

Última actualización: 07-12-2018. Equipo Nutricioni

La nutrición es el proceso que el organismo realiza para lograr la absorción de los nutrientes que están en el contenido de los alimentos que ingerimos, y sucede a través de una serie de procesos que lleva a cabo nuestro cuerpo.

La alimentación y la nutrición no son lo mismo, la primera se refiere a los alimentos que ingerimos que aportan nutrientes, la nutrición se refiere a los nutrientes a nivel celular de nuestro cuerpo.ilustración de dos corazones, uno con comida sana y otro con comida chatarra

Esto puede decir que cuando ingerimos una comida podemos estar alimentándonos muy bien, pero no necesariamente eso significa que nos estamos nutriendo.

La digestión, es donde comienza la asimilación de los nutrientes y se transportan a la sangre para que de este modo lleguen a todas nuestras células.

Este proceso le aporta toda la energía a nuestro cuerpo para que realice todas sus funciones de forma correcta, y podamos cumplir con todas las actividades de nuestra vida diaria.

Entonces la importancia de la nutrición radica en que el organismo tenga un buen funcionamiento con unos hábitos alimenticios adecuados.

Esto es una tarea difícil hoy en día, pues es necesario corregir muchos malos hábitos alimenticios del estilo de vida de las sociedades actuales.

Todo comienza por la nutrición

Cuando compramos un alimento, por ejemplo un cereal, no vemos la tabla nutricional que está impresa en su empaque, ni sabemos por cuántos procesos ha pasado este alimento para estar en una caja listo para comer.

Una nutrición deficiente se relaciona directamente con la causa de las principales enfermedades que aquejan al ser humano.

Esto sucede con la diabetes, ya que el 80% de las personas que la padecen tienen una mala alimentación, poca actividad física y consumen alcohol o cigarrillos.

Una nutrición deficiente también afecta la capacidad de aprendizaje desde muy temprana edad, ya que una malnutrición a temprana edad afecta al desarrollo del sistema nervioso y del cerebro.

Los nutrientes son compuestos químicos contenidos en los alimentos que se absorben y utilizan para mantener la salud.

Algunos nutrientes son esenciales porque el organismo no puede sintetizarlos y por ello tienen que ser obtenidos de la dieta.

Entre estos nutrientes hay vitaminas, aminoácidos, elementos, ácidos grasos y cierta cantidad de hidratos de carbono como fuente de energía.

Los nutrientes no esenciales son aquellos que el organismo puede sintetizar a partir de otros compuestos, aunque también pueden obtenerse de la dieta.

Los nutrientes son divididos generalmente en macronutrientes y micronutrientes.

¿Qué son los macronutrientes?

Los macronutrientes constituyen la mayor parte de la alimentación y suministran energía, así como los nutrientes esenciales imprescindibles para el crecimiento, el sostenimiento y la actividad.

Son macronutrientes los hidratos de carbono, las grasas, incluidos en estas los ácidos grasos esenciales, las proteínas, los macroelementos, y el agua.

Los aminoácidos esenciales son componentes de proteínas que resultan ser esenciales en nuestra nutrición.

De los 20 aminoácidos de las proteínas, 9 de ellos son esenciales, es decir, necesarios en la nutrición porque no pueden sintetizarse en el organismo.

Los ácidos grasos esenciales estos son fundamentales para ciertas funciones que el organismo no pueda sintetizar y se obtienen mediante la dieta.

Los aceites vegetales contienen ácido linoleico y ácido linolénico; los aceites de pescados marinos, ácido eicosapentaenoico y ácido docosahexaenoico.

El ser humano necesita los macroelementos como sodio, potasio, cloro, cloro, calcio, fósforo y magnesio en cantidades de gramos por día.

El agua también es considerada un macronutriente.  

Micronutrientes: vitaminas y oligoelementos

Las vitaminas que se clasifican en liposolubles o hidrosolubles y los oligoelementos son micronutrientes.

Las vitaminas hidrosolubles son: la vitamina C y los ocho miembros del complejo B: tiamina (vitamina B1), riboflavina (vitamina B2), niacina, piridoxina (vitamina B6), ácido fólico (vitamina B9) y cobalamina (vitamina B12), biotina y ácido pantoténico.

Las vitaminas liposolubles son: vitamina A, vitamina D, vitamina E, vitamina K y otras más.

Solo las vitaminas A, E Y B12 se almacenan en una medida significativa en el organismo.

Sabemos que la alimentación diaria en una persona contiene unas 100.000 sustancias químicas, así por ejemplo, una taza de café contiene 1.000.

De todas estas sustancias, sólo 300 se clasifican como nutrientes y 45 como nutrientes esenciales.

Sin embargo, muchas de las demás sustancias suelen ser útiles también, así como: los aditivos alimentarios que son conservantes, emulsionantes, antioxidantes y estabilizadores, mejoran la producción, el procesamiento, el almacenamiento y el envasado de los alimentos.

La fibra, presente en varias formas también resulta útil. Los diferentes componentes de las fibras dietéticas actúan de diversas formas según su estructura y su solubilidad.

La fibra contribuye a la prevención del estreñimiento y también al tratamiento de la enfermedad diverticular.

Los alimentos ricos en fibra soluble reducen el ascenso postprandial de la glucemia y forman parte, a veces, del tratamiento de la diabetes.

Las frutas y los vegetales ricos en goma guar (tipo de fibra) y pectinas tienden a reducir el colesterol plasmático.Cesta de Frutas y Vegetales

Se cree que la fibra aumenta la eliminación de sustancias cancerígenas producidas por las bacterias del intestino grueso.

Los hallazgos epidemiológicos apoyan fuertemente una asociación entre el cáncer de colon y una ingesta pobre de fibra; así como un efecto beneficioso de la fibra en trastornos intestinales funcionales, apendicitis, obesidad, venas varicosas y hemorroides, pero el mecanismo no está claro.

Se recomienda por lo general un aumento de la ingesta de fibra a unos 30 gramos por día mediante el consumo de más cereales, verduras y frutas.

Podemos decir que el objetivo de una alimentación adecuada es lograr y mantener una composición corporal deseable y un potencial alto de trabajo físico y mental.

Mantener el equilibrio entre el consumo y el gasto de energía

Las necesidades diarias en nutrientes esenciales, incluidas las fuentes de energía, dependen de la edad, el sexo, la estatura, el peso corporal y la actividad metabólica y física.

Para conservar una buena salud, la composición del organismo tiene que mantenerse dentro de unos límites razonables.

Esto exige equilibrar el aporte de energía con el gasto energético. Si el aporte de energía supera al gasto o este disminuye, el peso aumenta, llevando a la persona a la obesidad.

Si el aporte de energía es menos que el gasto, se pierde peso, claramente.

Agreguemos que como guía para llevar una dieta o alimentación equilibrada, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, (USDA), sugirió inicialmente los cuatro grupos de alimentos básicos, estos son: productos lácteos, carnes y vegetales ricos en proteínas, cereales y panes, frutas y verduras.

En 1992 el USDA propuso la pirámide de los alimentos como una mejor guía; cada alimento es recomendado con cierta cantidad de raciones y su número varía en función de las necesidades energéticas de la persona.

Esta guía también recomienda reducir la ingesta de grasa hasta aproximadamente un 30% de las calorías y aumentar la ingesta de frutas, verduras y cereales. Su finalidad es aportar nutrientes esenciales como parte de una dieta sana.

La nutrición influye sobre la práctica clínica en todas las ramas de la medicina y es importante en todas las etapas de la vida.

La nutrición clínica es la aplicación de los principios de la ciencia de la nutrición y la práctica médica al diagnóstico, el tratamiento y la prevención de la enfermedad humana causada por deficiencia, exceso o desequilibrio metabólico de nutrientes.

La malnutrición se presenta en la adicción al alcohol y las drogas, en enfermedades prolongadas y como complicación de algunos procedimientos quirúrgicos y médicos.Mujer se toma la cabeza de manera preocupada mientras observa inyectadoras y pastillas

¿Qué es la malnutrición?

La malnutrición es el resultado del desequilibrio entre las necesidades del organismo y la ingesta de nutrientes, lo que conduce a síndromes de deficiencia, dependencia, toxicidad u obesidad.

La malnutrición comprende la hiponutrición, en la que los nutrientes se aportan escasamente, y la hipernutrición, en la cual los nutrientes se aportan con exceso.

La hiponutrición puede ser resultado de ingesta insuficiente, mala absorción, pérdida sistemática anormal de nutrientes.

Puede ser todo esto debido a una diarrea, hemorragia, insuficiencia renal o sudoración excesiva, infección, o el consumo excesivo de fármacos.

La hipernutrición puede ser consecuencia de comer en exceso, falta de ejercicio, ingesta excesiva de vitaminas y de oligoelementos.

La malnutrición se desarrolla en etapas, lo cual suele requerir mucho tiempo.

La clave de la detección temprana de este desequilibrio es el conocimiento de las personas que tienen un riesgo de malnutrición en ciertas circunstancias.

Suele asociarse con la pobreza y la privación; ocurre entre las personas de bajos recurso, incluidos los inmigrantes que viajan en malas condiciones de y con pocos alimentos disponibles.

El riesgo es mayor en ciertas épocas de la vida de la persona, en la lactancia, niñez temprana, adolescentes, embarazos y edad avanzada.

La hipernutrición está relacionada a un estilo de vida sedentario y con la disponibilidad continua de alimento en los países más prósperos.Mujer joven sentado en sofa comiendo una dona

Pueden estar en riesgo de malnutrición las personas que se encuentran en las siguientes circunstancias:

  • Bebés que se encuentran en periodo de lactancia y niños: esto es debido a la alta demanda de energía de nutrientes esenciales, los lactantes y los niños pequeños tienen un riesgo especial de malnutrición.

Un recién nacido criado totalmente con leche materna puede desarrollar una deficiencia de vitamina B12, esto pasa si la madre es completamente vegetariana.

  • Embarazo: las necesidades de todos los nutrientes están aumentadas en el embarazo y periodo de lactancia.

La anemia debida a la falta de ácido fólico es común en las mujeres gestantes, especialmente en las que han estado tomando anticonceptivos orales.

  • Edad avanzada: un sentido del gusto y del olfato deprimido, la soledad, la incapacidad física y mental, la inmovilidad y las afecciones crónicas favorecen una ingesta dietética insuficiente en los ancianos.

Las personas que envejecen con independencia de que exista enfermedad o deficiencia dietética, existe una pérdida progresiva de masa corporal.

  • Enfermedad crónica: en las personas con enfermedades crónicas, los estados de malabsorción tienden a dificultar la absorción de vitaminas liposolubles, vitamina B12, hierro y calcio.

Algunas personas que padecen de cáncer y SIDA tienen anorexia lo que complica el tratamiento.

  • Dietas vegetarianas: la forma más frecuente del vegetarianismo es aquella donde excluyen la carne y el pescado pero se consumen huevos y productos lácteos. El único riesgo es la deficiencia de hierro.

El estilo de vida de estas personas suele incluir ejercicios y abstención de alcohol y cigarrillos, lo que contribuye a su buen estado de salud.

Ya que los vegetarianos no consumen productos animales, son susceptibles a la deficiencia de vitamina B12; esta vitamina es proporcionada por los extractos de levadura y los alimentos fermentados al estilo oriental.

La ingesta de calcio, hierro y zinc también tiende a ser baja. Una dieta que consiste únicamente en frutas es deficiente en proteínas, sal y muchos micronutrientes, por lo tanto no es recomendable.

  • Dietas de moda: muchas dietas comerciales anuncian un aumento de bienestar o una pérdida de peso; sin embargo, las dietas muy bajas en calorías no pueden sostener la salud durante mucho tiempo.
  • Dependencia de alcohol o drogas: las personas con problemas de alcohol o drogas son evidentemente poco fiables cuando se les pregunta por sus costumbres alimentarias.

La adicción lleva a una alteración del estilo de vida en la cual se descuida el mantenimiento de una alimentación suficiente. También se deteriora la absorción y el metabolismo de nutrientes.

El alcoholismo es la causa más frecuente de deficiencia de tiamina en Estados Unidos y puede llevar a insuficiencias de magnesio, zinc y otras vitaminas.

Mientras más haya sido el tiempo de alimentación inadecuada es más difícil corregir a mala nutrición.

Es importante cambiar los malos hábitos que se han adoptado por diferentes causas; muchas personas creen que ciertos alimentos son nutritivos solo porque son fáciles de conseguir y reducen el hambre.

Una buena nutrición es significado de tener buena salud; hay que consumir todos los nutrientes necesarios para que el cuerpo se vaya acostumbrando a las buenas conductas alimenticias.

También realizar ejercicios constantemente ayudará a que el cuerpo se mantenga con una buena salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *