Actitudes de una persona: marcan la diferencia

Actitudes de una persona: marcan la diferencia

Última actualización: 14-09-2018 por Editor Ernesto.

Cada persona tiene una forma de proceder o de actuar, y para cada quien es diferente; a esto se le conoce como actitud. Podemos decir que forma parte de algo característico que tiene cada quien.

De esta manera, la actitud que asume una persona ante diversas situaciones, eventos o personas, marcará la relación que mantenemos con los demás seres humanos y con nuestro entorno. Así como la forma en que vemos y afrontamos la vida.

Las actitudes han sido objeto de estudio por muchos años. Muchos psicólogos opinan que la actitud es nuestra respuesta habitual ante las diferentes circunstancias de la vida. Y otros afirman que es una conducta aprendida que predispone a un individuo hacia una respuesta.

Esto quiere decir, que puede ser innata o adquirida, así como relativamente estable, lo que te permite sentir y actuar de una manera determinada. En ambos casos las actitudes están representadas por las reacciones repetidas que tiene una persona ante un estímulo.

Podemos decir entonces, que la actitud es una manifestación o el ánimo con el que asumimos una determinada situación. Pudiendo esta ser lo que se considera una actitud positiva o negativa.

Familia feliz hombre-mujer desayunando en la cama

Decimos que una actitud es positiva o buena, cuando te permite afrontar una determinada situación de una forma sana, positiva y efectiva.

Y por otro lado, una actitud negativa o mala no permite que el individuo pueda sacar algún provecho de la situación que está viviendo. Llevándolo a tener un sentimiento de frustración, lo cual resulta desfavorable para él y no le permite alcanzar los objetivos que se ha trazado.

Esto quiere decir, que la clasificación de las actitudes estaría condicionada, dependiendo de nuestro comportamiento o conducta frente a determinados sucesos.

En Sociología, la actitud a menudo, se asocia con un grupo o incluso con un género.

En Pedagogía, la actitud es una disposición que se manifiesta con una influencia y determina una variedad de comportamientos. Permitiendo que afloren sentimientos y acciones que denotan atracción o rechazo.

La actitud también puede estar determinada por una postura corporal. Debido a que una actitud amenazante se expresa a través de una postura agresiva. Esta se asocia con un mecanismo de defensa natural o de intimidación.

Como pueden ver, la actitud es un procedimiento natural que conduce a un comportamiento en particular. Es impredecible y no sigue lineamientos específicos.

Está en cada quien moldearla de acuerdo con la situación, a lo que considere que está correcto. En usarla para que funcione a nuestro beneficio para alcanzar nuestras metas.

Además que escojamos bien las batallas que queremos librar, porque la actitud está en el interior de cada persona, la conducta es lo que mostramos.

Definiendo tus actitudes

Nuestra actitud es la capacidad que tenemos de manifestar nuestra respuesta. Y bien sea que esta pueda ser innata o aprendida, y relativamente permanente, lo cierto es que el ser humano es capaz de modificarla, para de esta manera cambiar el rumbo de su vida.

Es una continuidad de afirmaciones acerca de lo que creemos, de conductas  hacia las personas que nos rodean, así como de emociones, ideales, temas explícitos.

Van de acuerdo con lo aprendido a través de diversas experiencias y también se ve influenciada hasta por el nivel de educación que posee cada individuo.

Los factores genéticos también desempeñan un papel primordial en las actitudes de las personas.

Padre, madre e hija jugando.

Como ves, la actitud es una característica muy importante que tiene todo ser humano. Solo hace falta transformar el punto de vista que se tiene de determinadas cosas o acciones que resultan poco favorecedoras para nosotros.

Esto quiere decir, que en ocasiones nos veremos envueltos en situaciones o entornos que van a requerir que ajustemos nuestra actitud para que esta vaya en pro de nuestro desarrollo personal.

Tmabién existen otras actitudes que definitivamente debemos cultivar como son:

Asumir nuestra responsabilidad en la vida: Este es un factor muy importante si queremos que sucedan esas cosas que anhelamos lograr.

Esto quiere decir, que debemos trazarnos metas y esforzarnos por tomar las riendas de nuestra vida. Tenemos que aceptar nuestra responsabilidad y no malgastar el tiempo echándole la culpa a otros de nuestros fracasos y errores en la vida.

Encontrar nuestro rumbo: No debemos, ni podemos ser una boya en el mar. Debemos establecernos un propósito claro en la vida y actuar en busca de ello.

No podemos salir de una situación que nos aqueja, sino sacamos el motivo que la origina de nuestra mente. Debemos aprender a valorarnos por lo que realmente somos y cambiar nuestra manera de pensar.

Eliminar las actitudes negativas: Nuestra actitud está firmemente ligada a nuestros principios y valores. Y en mantenernos con un paso firme, sin prisa pero sin pausa, en busca de nuestro objetivo principal que debe ser lograr el éxito personal en nuestras vidas.

Tipos de actitudes

La actitud que pueda asumir una persona ante diferentes situaciones, condiciona mucho lo que ésta pueda lograr. Así como su relación con los demás y hasta su nivel de bienestar.

Si uno de tus propósitos es cosechar cosas buenas de la vida y atraerlas a la tuya, resulta sumamente fundamental que te asegures que tu actitud está acorde y alineada con lo que deseas.

A continuación te mostraremos otras actitudes que suelen utilizar las personas, en ámbitos diferentes de su vida.

Actitud desinteresada: Se dice que una actitud es desinteresada cuando una persona se centra en el beneficio que puede llegar a obtener para otro individuo.

Esto es realmente una cualidad que poseen pocas personas, las cuales se ven movidas buscando el beneficio de otra persona.

Su empatía es tal que no piensan en el suyo propio, sino que su energía está dirigida hacia otra persona.

Actitud manipuladora: Esta actitud es bastante común. Es utilizada por aquellas personas que no logran progresar por sus propios medios. Por esta razón, buscan a los demás para utilizarlos como un instrumento para conseguir lo que quieren.

Hombre con doble personalidad

Actitud emotiva: Está vinculada específicamente al uso de las emociones, las cuales pueden observarse bien sea en el amor, la amistad e incluso en los proyectos que conlleven una motivación interna.

Aunque la actitud emotiva es buena, también debemos ser cuidadosos con ella. Existen muchas personas que se dejan llevar por su mente emocional.

Pero cuando se dan cuenta del nivel de responsabilidad y el espíritu de lucha que exige una meta, puede ocurrir que se vaya desanimando en el camino y termine por desistir. Así que debemos ser conscientes del compromiso que se requiere para  completar las tareas y alcanzar las metas.

Actitud interesada: La actitud interesada se establece cuando un individuo desea alcanzar una meta. Trata de beneficiarse de los lazos que tiene con otras personas como una especie de táctica para conseguir su objetivo.

Debemos tener cuidado con este tipo de actitud. Ya que además de la meta que deseamos alcanzar, también debemos demostrar interés por las relaciones que permitirán alcanzar ese beneficio.

Actitud integradora: Con esta se busca alcanzar mutuos beneficios y un bien común. También se pretende conseguir la unión de las personas, estableciendo buenos lazos de comunicación.

Logrando conseguir intercambios satisfactorios que se alcanzan en la vida. Si eres una persona que busca el beneficio de otros además del propio, esto se considera una excelente actitud, que servirá de inspiración a otros.

Actitudes en el trabajo

Respecto a las actitudes que las personas asumen en el trabajo, se establece la siguiente clasificación:

Satisfacción en el trabajo: Se refiere cuando la persona se encuentra enfocada hacia la labor que está realizando y a su nivel de compromiso, el cual se manifestará de forma positiva.

Compromiso con el trabajo: Surge cuando una persona se identifica con el trabajo que está realizando. Ejecutándolo de forma activa y mostrando interés por la ocupación que desempeña.

Compromiso organizacional: Mide el grado en el cual el individuo se siente identificado con las metas organizacionales, buscando permanecer en ella como parte de sus integrantes.

También en el ámbito laboral se utiliza una clasificación para encasillar a las personas según estas se desarrollen de la siguiente manera:

Proactiva: Se dice que una persona es proactiva, cuando se observa que el nivel de motivación es tal, que realiza un esfuerzo adicional para alcanzar los objetivos anhelados.

Bien sea en el ámbito laboral, como en sus objetivos personales, estableciendo incluso nuevas formas y estrategias, así como creatividad para lograr los objetivos.

Mujer joven haciendo sintomas de relajación en una oficina de trabajo

Negativa: Son aquellas personas expertas en descubrir desperfectos y observar todo con pesimismo a pesar de que todo esté bien. Se enfocan en lo poco que salió mal y lo engrandecen, considerando que es una gran catástrofe.

Su mente se encuentra nublada por su pesimismo y la expectativa de que las cosas saldrán mal. Lo perjudicial de esta actitud, es que es contagiosa y si la padece una persona a cargo de un proyecto es altamente probable que fracase.

Positiva: Son personas que se caracterizan por mantener un excelente optimismo. Por ver lo bueno en prácticamente todo.

También implica mucha disciplina y una marcada tendencia al trabajo que permita superar problemas. Otro aspecto bueno es que además es contagiosa.

Reactiva: Son personas con muy poca capacidad de seguridad e iniciativa, por lo que siempre realizan su trabajo pero están a la expectativa de aceptar mandatos con instrucciones explícitas. Y ante el menor obstáculo se paralizan.

Colaboradora: Son aquellas personas que siempre se encuentran motivadas y muy dispuestas a ayudar en todo lo que sea necesario para alcanzar los objetivos.

Pasiva: Este tipo de personas siempre prefiere pasar desapercibida, son fáciles de identificar dentro de un grupo porque no realizan ningún tipo de esfuerzo para alcanzar un fin.

Actitudes que distinguen a una persona de éxito

Para las empresas, y responsables de recursos humanos, resulta muy beneficioso realizar la selección de personal de la manera correcta para así rodearse de profesionales de éxito que la ayuden en la gestión de su empresa.

Conoce estas actitudes que te ayudarán a distinguir a una persona de éxito que puede ser un buen as bajo la manga. Ya que una persona de éxito:

Sabe lo que quiere: Cuanto más concretas y claras sean sus metas, más posibilidades tendrá de conseguirlas. Al tener sus objetivos claros, estará más motivado para alcanzarlos.

No teme al fracaso: Una persona llena de éxitos es excelente, pero una que se ha caído y levantado también tiene su valor. Ya que los perdedores aprenden de sus experiencias.

Tiene una disciplina férrea: Una de las grandes armas de una persona exitosa es su constancia. No permite que nada los aleje de su camino.

Es paciente: Las personas de éxito no desesperan mientras llega el momento de triunfar.

Es autorresponsable: Es decir que está orientado al cumplimiento de los resultados, no a las excusas.

Está comprometida con su objetivo: El nivel de compromiso de una persona de éxito, tanto consigo misma como con un proyecto, es siempre del 100%.

Superan las adversidades: Es decir, que no se rinde ante los obstáculos que encuentre en su camino.

Es mentalmente sana: Realiza diálogos constructivos consigo mismo, sin auto flagelarse por cada mala decisión que haya tomado. Ni tampoco se preocupa por los problemas que todavía no han ocurrido.

Está en constante aprendizaje: Mantener una buena formación es vital, sobre todo en esta época en donde los cambios ocurren de forma acelerada.

Se mueve en entornos enriquecedores: Este es un factor importante porque si la persona se encuentra en un entorno tóxico, no conseguirá sus metas aunque cuente con todas las actitudes antes mencionadas.

Importancia de las vitaminas para nuestro cuerpo

En la actualidad los seres humanos pueden experimentar una gran ansiedad así como estrés relacionado con las actividades que realizan a diario y por la falta de vitaminas a consecuencia de una mala alimentación.

El organismo necesita de vitaminas y nutrientes para funcionar correctamente. Es recomendable consumir muchas verduras y frutas, como también pescados y granos. Una dieta equilibrada, capaz de ayudar a controlar la ansiedad y el estrés.

NervSoport es un producto que te ayudará a aliviar la ansiedad así como promover la relajación.

NervSoport ha sido elaborado usando años de investigación bioquímica que ha permitido la formación de un compuesto que involucra las vitaminas, minerales y nutrientes que son necesarios para mantener saludable nuestro cuerpo y mente.

NervSoport tiene un efecto positivo sobre los nervios. Esto gracias a que dentro de sus principales ingredientes podemos encontrar vitaminas (B1, B2, B6, B12), minerales (calcio, niacinamida, ácido fólico, magnesio) y extractos de plantas tales como raíz de Ashwagandha, flor de manzanilla, semilla de Gryffonia simplicifolia, extracto de hierba de San Juan, entre otros.

Nuestro producto NervSoport es un excelente suplemento vitamínico para aquellas personas que deseen aprovechar los beneficios de las vitaminas, minerales y hierbas.

Ya que éstas fortalecen el sistema nervioso, controlan la ansiedad y el estrés, para así lograr sentirte de nuevo activo y tener una vida sana y feliz.

Solo nos queda confiar en que has logrado asimilar toda la información suministrada. Que hayas entendido que sólo depende de ti el tipo de actitud que demuestres ante la vida y que será esta la que irá marcando tu destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *