Mujer mayor con un buen tratamiento en la piel de cara. Se toca el rostro con una de sus anos

Aceites para la cara: Una manera de brillar

Aceites para la cara: Una manera de brillar

Última actualización: 08-10-2018. Equipo Nutricioni

Si está leyendo esto seguramente algo en común con todas tiene. La mayoría quiere estar y lucir saludable, joven y con una piel más sana con firmeza y elasticidad. Los aceites para la cara son compañeros indispensables para mantenerlo terso y brillante.

La rutina diaria llena de estrés y falta de tiempo para llevar una alimentación saludable y hábitos de cuidado de la piel, junto con todos los agentes externos contaminantes, pueden llevar a que las personas luzcan cansadas, con una piel enferma y envejecida.

Muchas veces no se le da la importancia adecuada, pero la piel es el órgano más grande y el que cubre por completo el cuerpo humano; varía su superficie dependiendo de las particularidades de peso y tamaño de cada individuo, pero se dice que representa, normalmente, el 16% del peso corporal.

La piel cumple funciones muy importantes en el organismo, en virtud de que forma parte de un gran sistema que incluye otras estructuras como las glándulas sebáceas, el pelo y las uñas.

Este sistema es la  defensa para proteger de los agentes nocivos externos a los órganos internos: impacto físico, ataque químico, abrasión o  microorganismo; del calor y el frío, la luz solar y las infecciones.

Los aceites son una opción cosmética que cada vez más cobra fuerza entre las mujeres, para mejorar las condiciones de la dermis y mejorar el aspecto y la belleza.

Mujer con cara de angustia al notar que le salió un grano en su frente

A mostrar la piel al mundo

La piel es la carta de presentación de una persona y un gran indicador y reflejo de qué tan saludable se está por dentro.

Ella varía en grosor, color y textura dependiendo de la parte del cuerpo que cubre y la función que debe cumplir. Por ejemplo, la piel que cubre la palma de las manos y la planta de los pies es mucho más gruesa que la del resto del cuerpo, así como, la piel que recubre la cabeza es la más colmada de folículos pilosos.

Además, la piel está formada por varias capas con funciones particulares. Éstas son de afuera hacia adentro: la epidermis, la dermis y la capa de grasa subcutánea.

La epidermis es la capa más delgada de la piel y la que está en contacto directo con el exterior. Contiene tres tipos de células: las escamosas que se exfolian constantemente; las basales que se encuentran debajo de aquellas y los melanocitos que forman la melanina, que es la encargada de dar la color a la piel.

La dermis, que viene a ser la capa debajo de la piel visible, está compuesta por vasos sanguíneos y linfáticos, glándulas sudoríparas,  folículos capilares, nervios y fibroblastos.

Esta parte de la piel es la encargada de pasar nutrientes y oxígeno a la epidermis. La dermis se mantiene unida por una proteína estructural llamada colágeno. Esta proteína es la encargada de dar durabilidad a la piel junto con la  elastina que le da la elasticidad.

La capa de grasa subcutánea o hipodermis es la capa más profunda de la piel y está compuesta por una cantidad de células o glóbulos de grasa sueltos y una red de colágeno.

Al igual que la dermis tiene vasos sanguíneos y nervios pero su tamaño es mayor. Su función principal es de aislante y almacenamiento energético.

La piel está en un proceso constante de renovación a través de la producción de células que van de una capa a otra hasta llegar a la superficie.

Al llegar allí mueren y se posan en forma plana dando la textura que todos conocen al contacto con la palma de la mano, y luego son desechadas por las nuevas células que van arribando.

Ilustración de las capas que contiene la piel

El día a día que envejece

Dos causas principales deterioran la piel: los  elementos externos o ambientales y el envejecimiento que es inevitable y se produce por el paso del tiempo.

Sin embargo, con hábitos saludables en los distintos ámbitos de la vida se puede lograr no ser víctima del envejecimiento prematuro.

Al llegar al albor de los 30 años, el cuerpo pierde lo que algunos denominan la ‘grasa de bebé’ en el rostro. Al perder ese compuesto, las líneas de expresión o arrugas son más prominentes.

Esto es un proceso natural pero también dependiente de los cuidados que la piel recibe, haciéndolo más o menos severo.

Al hablar de las causas externas se tiene:

  • Exposición al sol: Trae como consecuencia la estimulación de los radicales libres que destruyen el colágeno y la elastina, y harán la piel más áspera y flácida; produce manchas y un exceso en la producción de arrugas.

  • Alimentación: Otra causa externa muy importante es lo que ingresa por la boca; una alimentación baja en nutrientes y llena de comida de mala calidad, exceso de azúcar, sal o químicos conservantes se notará en la lozanía de la piel.

  • Mala higiene corporal: La falta de aseo de la piel, en especial el rostro cuando no se elimina por completo el maquillaje al dormir, por ejemplo.  

  • Fumar: No solo  quien fuma se afecta sino también siendo fumador pasivo, ya que el humo del cigarrillo destruye o consume la vitamina C del cuerpo.

  • Falta de hidratación: El agua es vital para todos los procesos químicos del cuerpo, dentro de los cuales se encuentran los proceso celulares propios de la piel.

  • Falta de sueño: No dormir bien también ocasiona trastornos al cuerpo que pueden acelerar el envejecimiento de la piel y hacer lucir cansados.

  • Consumo excesivo de alcohol: La ingesta de alcohol produce que los vasos sanguíneos se dilaten y el flujo de sangre aumente cerca de la superficie de la piel, lo que hará que el rostro se vea enrojecido.

Mujer mayor observando hacia la nada, con cara de preocupación

Resbalosas soluciones: aceites para la piel

Las arrugas son uno de los molestos signos del paso del tiempo por la piel. Uno de los objetivos principales de  las mujeres es, entonces, eliminarlas al llegar a cierta edad.

Se sabe que muchas veces aunque se tenga el conocimiento de técnicas para mantener una piel saludable, no siempre se tiene el tiempo o la disposición para enfocarse en ellas.

Por eso se hace necesario el uso de productos que unan en un solo envase los nutrientes, vitaminas y antioxidantes, entre otros, que son necesarios para lucir una piel hermosa y libre de arrugas. Productos como Piel Perfecta reparan la piel retrasando el inevitable envejecimiento.

El uso de aceites se ha hecho toda una tendencia en el cuidado de la piel, sobretodo en el cuidado de la cara.

Y, dicho sea de paso, se ha demostrado a lo largo de los años todas las propiedades que tienen, pues ya no sólo se limitan a la hidratación corporal y el cuidado del cabello, sino que se han descubierto sus beneficios faciales y de rejuvenecimiento.

Históricamente, los aceites esenciales se han utilizado para el cuidado de la piel, pero también para el mantenimiento saludable del organismo debido a las poderosos nutrientes que contienen.

Estos oleosos productos promueven la regeneración celular y previenen el envejecimiento prematuro, lo que los ha convertido en uno de los ingredientes más populares en el mundo cosmético.

Del mismo modo, una de las grandes virtudes de los aceites esenciales es el efecto antiséptico que coadyuva en la desintoxicación general del organismo, reduciendo las consecuencia del estrés.

Ahora bien, estos aceites esenciales son la base de cualquier tratamiento que se quiera mantener para el cuidado de la piel, pero no deben utilizarse aisladamente. Se hace necesario el uso de productos que unan en un solo conjunto los nutrientes, vitaminas, antioxidantes, entre otros, que son necesarios para lucir una piel hermosa y libre de arrugas.

Piel Perfecta contiene todo lo que se necesita, las vitaminas, nutrientes, ácidos y antioxidantes que harán lucir una piel más joven con mayor firmeza y elasticidad.

Mujer joven se vierte crema en el rostro para evitar las arrugas

De la uva el vino y… ¡el aceite!

¿Qué se busca en un aceite esencial? La respuesta es sencilla, lo que interesa es su capacidad expedita para llegar a las capas más profundas de la piel; de esta manera se trata de resolver las insuficiencias y problemas internos al nutrirla y activar la renovación y producción celular.  

Un aceite que ha tomado valor es el de semilla o pepita de uva. Su alto contenido de vitaminas, ácidos y taninos le dan una gran capacidad iluminadora, protectora y exfoliante, por lo que es un gran aliado a la hora de pensar en cómo cuidar el rostro y eliminar las ‘patas de gallina’.

El aceite de uva contiene vitamina E, la que le confiere un efecto calmante por sus emolientes y su cantidad de ácidos grasos insaturados. También es excelente para combatir los efectos de la exposición al sol  sin protección.

Por otro lado, contiene ácido linoleico, el cual está unido al omega 6, muy eficaz en el fortalecimiento de las membranas celulares y remozamiento del aspecto general de la piel.

Otras propiedades de este aceite es su poder antioxidante, que lo hace indicado y útil para los tratamientos de brotes de acné, pues funciona como un limpiador de los poros impidiendo que se obstruyan.

Además, por ser antiinflamatorio, ayuda a que los brotes ya existentes de granos se reduzcan.  También es un aceite astringente, lo que promueve una piel firme y tonificada.

Siendo así, el aceite de semilla de uva, aun cuando no es rico en minerales, ayudará a mantener una piel suave y radiante. Es un excelente hidratante que ayuda contra la irritación y descamación producida por la deshidratación o falta de agua en las capas de piel.

Piel Perfecta contiene un 95% de extracto de semillas de uva que ayudará a disminuir los efectos de los radicales libre por ser un poderoso antioxidante; además de contener otros elementos que combinados harán mejorar el lucimiento de la piel.

Ilustración en primer plano de cosecha de uvas

No hay arrugas sin molestias

A medida que pasan los años y avanza la edad biológica, la piel sufre una variedad de cambios como la pérdida de tersura, hidratación, firmeza y el brillo.

Esto se debe al daño que van sufriendo todos los tejidos celulares y los órganos, además de los factores externos que no permiten utilizar y producir con la misma eficacia los nutrientes que necesita la piel.  

A cambio de esa piel joven y brillante de los primeras décadas de vida, aparecen las no muy bienvenidas arrugas, que vienen a hacer sentir que ya no se está tan radiantes como hacía unos años.

Las arrugas son el elementos externo más notorio y tangible del avance de los años y del envejecimiento de la piel, y esto se debe a los cambios que hay en la estructura y en el tejido conectivo.

Las células encargadas de los procesos de renovación van perdiendo funcionalidad, fabrican menos sustancias y fibras y la piel se va deteriorando.

Hay tres tipos de arrugas, las profundas que son las ocasionadas por la exposición excesiva al sol, y suelen salir en la barbilla y mejillas, los laterales y de los ojos y la entreceja.

Las líneas de expresión que suelen aparecer por los movimientos faciales continuos,  y las arrugas superficiales que se producen por la falta de hidratación, nutrientes y la baja renovación celular.

Para todo este tipo de arrugas y marcas en la piel hay soluciones o maneras de revertirlas y suavizarlas, y allí es donde se debe enfocar todos los esfuerzos.

Mujer mayor se aplica tratamiento para las arrugas

Declarando la guerra a las arrugas

Como ya se sabe, hay factores que producen envejecimiento y que son controlables por cada individuo, aunque muchas veces no se tiene el tiempo para generar cambios en los hábitos que ayuden a evitarlos o minimizarlos.

El más importantes de esos agentes es la exposición a sol sin uso de protector solar, lo que debe evitarse a toda costa para obtener el beneficio de la producción de la vitamina D, pero sin las consecuencias fatales de los rayos solares.

Hay que usar protector solar aún en los días nublados, porque el sol siempre está.

Llevar una dieta nutritiva y balanceada es otro hábito saludable que provee al organismo de vitaminas A, B, C y E, y antioxidantes, necesarios para combatir los radicales libres que afectan la producción de colágeno y elastina.

Evitar el consumo de azúcares, lácteos en exceso, productos procesados y de baja calidad y, por el contrario, aumentar el consumo de comida verdadera, no empacada, así como vegetales crudos y frutas.

Al igual que la alimentación saludable, el mantenerse hidratado es absolutamente necesario para tener un cuerpo en perfecto funcionamiento y una piel bien humectada, lo que ayuda a prevenir las arrugas.

Es importante tomar agua y eludir tomar refrescos, café, alcohol o jugos de sobre, por su alto contenido químico.

¿Qué tal descansar para verse mejor? Es necesario dormir entre 8 y 10 horas al días para que el cuerpo se recupere de todas las actividades que se realizan en la jornada. Las horas de sueño ayudan a oxigenar mejor las células, los tejidos y los músculos se reparan y se evita el daño causado por los radicales libres.

Pero no todo es descansar, también es necesario llevar una vida libre de estrés y llena de actividad moderada, por eso es recomendable realizar alguna actividad física que haga sentir bien y ayude a liberar toxinas y a oxigenar el cuerpo.

Mantener el cuerpo y cara limpia es necesario dentro de los rituales de cuidado de la piel. Es importante asearla a diario, exfoliar y lavar para eliminar impurezas y la grasa en exceso y nunca olvidar eliminar el maquillaje antes de dormir.

Es bueno nadar en aceite

Las glándulas sebáceas, la que segregan aceite naturalmente,  con el transcurrir de los años, disminuyen su actividad y producen episodios constantes de resequedad dérmica.

Recuperar la humedad perdida no es un problema en el presente, pues existe una amplia gama de aceites esenciales que pueden mejorar esta condición.

  • Aceite de coco: Es considerado como el hidratante natural más cotizado, rico en nutrientes que inducen la producción del colágeno.

Los ácidos grasos y antioxidantes de su composición,  impiden la formación de arrugas y manchas. También contiene ácido láurico que previene de acné, hongos y otras afecciones de la piel.

  • Aceite de lavanda: Éste es un producto multifuncional en el ámbito  cosmético gracias a su poder regenerativo de la piel y para aliviar quemaduras y rupturas de la dermis.

Combate la acción negativa de los radicales libres y los rayos UV poderosos antioxidantes que él contiene.

  • Aceite de limón: El aceite de limón y otros aceites cítricos rebosan de vitamina C, un antioxidante primordial para el aumento del colágeno.

Entre sus cualidades están la reducción del riesgo de envejecimiento prematuro y la reparación de las células dañadas por los radicales libres.

  • Aceite de árbol de té: Este aceite esencial es un magnífico antiséptico e hidratante natural usado como tratamiento alternativo en la erradicación del acné.

Es refrescante y regula la producción de grasas equilibrando el pH, para eliminar las bacterias dañinas. Puede ser utilizado como antimicótico natural en la cura de los hongos en la piel y las uñas.

  • Aceite de jazmín: Este aceite esencial es rico en vitaminas y minerales que aumentan la elasticidad y firmeza de la piel.

Usado regularmente promueve la atenuación de las estrías y reduce el tamaño de las feas cicatrices. Además, es antibacteriano por lo que protege de las infecciones cutáneas.

Su incomparable aroma  se puede aprovechar en la aromaterapia y para relajación.

Muchos más aceites podrían mencionarse, sin duda, que proveen a la piel efectos saludables, reparadores y estéticos. Es importante indagar sobre las múltiples propiedades de otros aceites que están a la disposición de quien quiera ‘aumentar los años de su piel’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *