Puesta de sol sobre un campo de lavanda violeta en Provenza, Francia

Aceite de lavanda; La excusa que enamora de la aromaterapia

Aceite de lavanda; La excusa que enamora de la aromaterapia

Última actualización: 29-11-2018. Equipo Nutricioni

Puesta de sol sobre un campo de lavanda violeta en Provenza, Francia

El aceite de lavanda hoy se nos convierte en la excusa perfecta para que juntos demos un agradable paseo por esta milenaria técnica de sanación que se llama aromaterapia.

Y es que en estos últimos años, muchos de nosotros hemos tomado conciencia de cuán importante es mantener en equilibrio nuestro cuerpo y nuestra mente para tener una vida longeva y lo más sana posible.

Grandes descubrimientos en el área médica sobre tantas patologías que aquejan al hombre moderno y que le quitan calidad de vida, apuntan a que son los factores de estrés los responsables con más peso de tantos daños.

En medio de la búsqueda por encontrar los elementos y técnicas que nos permitan hacerle frente a este mal originario, hemos re-encontrado técnicas antiquísimas, sencillas y efectivas para conseguir tranquilidad.

Y no solo tranquilidad, nos proveen de salud con el uso de sustancias naturales que también hoy están siendo estudiadas y reconocidas a nivel internacional.

Plantas que cuentan con estudios científicos importantes, serios; que se usan como tratamiento en la medicina alternativa moderna y que forman parte de muchos preparados farmacéuticos que la medicina tradicional también recomienda.

Estas plantas medicinales con sus aceites vegetales, y que concentrados, llamamos esenciales; son las herramientas que utiliza la aromaterapia para la sanación física y mental.

De allí que esta técnica, científicamente sí tiene puntos de credibilidad porque están comprobados los efectos de sus herramientas de curación y sus métodos también están muy bien explicados.

Debido a ésto, ella aparece como una posibilidad bastante efectiva y fácil de practicar, incluso en nuestros propios hogares, para tratar diversos trastornos.

La aromaterapia se combina con la administración de remedios naturales y conjuntamente con tratamientos tradicionales para construir esquemas terapéuticos completos y beneficiosos que permitan combatir síntomas como el dolor, por ejemplo.

Así, un esquema común sería el uso de preparados naturales para el dolor como la Fórmula para el Dolor, para ejemplarizar; junto a aplicaciones cutáneas de aceite de lavanda.

Veamos de qué manera trabaja, sus herramientas, técnicas y en qué otras circunstancias usarla.

La aromaterapia, una hija de la ayurveda

La aromaterapia es entonces la técnica que utiliza los aceites vegetales esenciales para obtener salud mental y orgánica.

Esta técnica la define el término aroma, que describe el olor, debido a los diferentes e intensos olores que emanan de los aceites esenciales de las plantas con las que se trabaja.

Por supuesto, que el uso de estos aceites vegetales, generalmente concentrados, por eso se denominan esenciales; no solo es aplicado, es decir vía tópica, dermica.

También se utilizan por vías internas, es decir, oral, rectal y vaginal; e incluye la respiratoria, de allí que asociemos a la aromaterapia con los olores.

El efecto de cada aceite depende de las propiedades de las plantas, pero estas siempre son las mismas que la medicina alternativa actual ha estudiado con detenimiento y que ya tienen efectos benéficos comprobados.

La aromaterapia nace de la Ayurveda, que es lo que conocemos actualmente como la ciencia de la vida, del equilibrio cuerpo-mente; del saber vivir.

La ayurveda, del sánscrito Ayur, que es vida y Veda, que es ciencia o conocimiento; representa la ciencia tradicional de la India; de hecho, es la práctica médica más antigua que existe.

Se describe hace más de 5000 años, que esos conocimientos sobre la salud, el cuerpo y la mente fueron entregados a grandes sabios o maestros en cuevas del Himalaya a través de la meditación.

Estos maestros bajaron de las montañas a llevar este conocimiento a la gente y constituir una práctica que beneficiara a todos por igual.

De esos conocimientos, que se basan en diferentes biotipos y humores, llamados dashas; nace la aromaterapia, tan antigua prácticamente como la Ayurveda.

Pero no se queda en la antigüedad, ha venido utilizándose hasta hoy en día debido a sus certeros efectos para devolver la salud y el equilibrio.

De hecho, Hipócrates, el padre de la medicina institucional moderna, la utilizaba y la enseñaba en técnicas que consistían en el uso de esos aceites vegetales esenciales en baños para la curación de múltiples enfermedades.

Mujer joven recibe masajes relajante en la cabeza

Y entonces ¿qué medicinas usa la aromaterapia?

La aromaterapia entonces,solo usa los aceites vegetales como medicamentos, como herramientas para encontrar la salud y contrarrestar los síntomas patológicos.

En 1920, gracias a un accidente que sufre el químico francés René-Maurice Gattefossé, cuando al quemarse accidentalmente la mano la introduce en aceite esencial de lavanda, experimentando una increíble y rápida curación.

Gattefossé, se dedica entonces al estudio de las propiedades de los aceites esenciales, acuñando el concepto de aromaterapia al tratamiento curativo a través de los aceites vegetales esenciales.

Término que se expone por vez primera a nivel científico en 1935 por el mismo Gattefossé, al que se le considera el padre de la aromaterapia moderna.

De allí, el aceite esencial de lavanda que ha sido denominado el rey de los aceites esenciales, es uno de los aceites vegetales que mejor estudiado ha sido y al que mejor se les conocen sus beneficios.

Ya en 1964, el Dr. Jean Valnet, un cirujano de la armada francesa que trató con éxito a soldados en la guerra con aceites vegetales, publica su obra Aromatherapy, que es considerado el libro base de la aromaterapia.

Este médico francés utilizó también con resultados positivos, los aceites esenciales en pacientes psiquiátricos.

Otros hechos importantes ocurren a partir de 1950, cuando la bioquímica austríaca, Margarita Maury, sugirió la idea de utilizar los aceites esenciales para masajes, lo cual indujo al uso de estos en fisioterapia, relajación conductual y hasta actualmente en la rama de la estética.

Con esta bioquímica austríaca, se dieron a conocer investigaciones que demostraron que el efecto a través de la piel de esos aceites esenciales era más duradero y de más rápida efectividad.

Estas investigaciones generaron gran respeto en la comunidad científica, logrando así que sus ensayos científicos sobre los beneficios de estos aceites fueran reconocidos internacionalmente.

Hoy en día la aromaterapia se desarrolla en grandes escuelas reconocidas a nivel mundial que desarrollan sus técnicas mediante estudios médicos y bioquímicos.

Incluso la escuela española, basada en la perfumería árabe del siglo XI, posee un conocimiento bastante completo sobre casi cualquiera de los aceites esenciales vegetales conocidos hasta ahora.

Aceite esencial de caléndula en un recipiente de vidrio con flores de caléndula frescas sobre un fondo de madera

Los aceites vegetales, una opción no contaminante

Durante siglos, el uso de los aceites naturales fue frecuente y muy difundido, hasta que la era de la industrialización nos comenzó a ofrecer los preparados industriales para la higiene y la perfumería que todos ya conocemos.

Pero ha sido hace poco, gracias a los estudios que muestran los altos niveles de contaminación industrial y la gran cantidad de químicos que se utilizan para la elaboración de estos productos, que hemos tomado conciencia.

Sí, conciencia del daño ambiental que hacemos y del daño que le damos a nuestro organismo con el exceso de químicos y preservantes.

Esta ola de conciencia ha hecho que tengamos una tendencia a volver a lo natural y hemos comenzado de nuevo a usar los aceites vegetales en medicamentos y en cosmética.

Lo cual no es una mala idea, ya que las ventajas no son solo para el ambiente, también los beneficios son mucho mayores.

Los aceites vegetales no solo proveen de nutrición a la piel, también ejercen efectos terapéuticos debido a que tienen una buena absorción a través de la piel, las mucosas y el aparato respiratorio, ejerciendo efectos positivos en la regeneración celular.

Los aceites se extraen de frutos oleaginosos de las plantas y los esenciales son la concentración de estos.

Son llamados el alma de las plantas debido a que contienen sus mejores concentraciones de fitoquímicos.

Cada aceite contiene las propiedades específicas de la planta en que se extrae y sus beneficios son inherentes a los componentes que tiene.

Así, existen aceites sedantes como el jazmín, estimulantes como el romero, bactericidas como el tomillo y hasta analgésicas como la menta y lavanda.

La tendencia actual es hacia el uso combinado de factores naturales que ayuden a mitigar los síntomas sobre los que se desea trabajar terapéuticamente.

Por ejemplo, ante el dolor, se usan los aceites antiinflamatorios como la manzanilla, junto con los analgesicos lavanda o menta.

Al mismo tiempo, usar preparados naturistas como la Uña de Gato, o la Echinácea vía oral, o preparados combinados de plantas para tal fin como el producto Fórmula para el Dolor, que es bastante completo en su composición analgésica natural.

Manos de mujer que está preparando cosméticos caseros. Cuidados de la piel.

¿Para qué sirven estos aceites esenciales?

Como dijimos, cada aceite tiene las propiedades que le confieren las sustancias fitoquímicas que le otorga la planta de la cual fue extraído.

Así tenemos aceites esenciales que con variación de intensidad son antibióticos, antiinflamatorios, los que mejoran la circulación, los que ejercen efectos emocionales de tranquilidad y relajación.

También los que son más sedativos, los estimulantes del sistema nervioso y que nos dan energía y vitalidad; y están además, los que se usan para una buena regeneración celular.

Existen aceites con efecto antimicóticos y antivirales, se dice que antiparasitarios también.

Muchos de ellos son antisépticos globales, cicatrizantes y drenantes de las vías linfáticas.

Para que ellos actúen deben entrar al organismo y para eso utilizamos las vías de administración.

Estas son, como ya dijimos, la piel, las mucosas orales, rectales, vaginales y la vía respiratoria.

Debido  que estos aceites son concentrados, la mayoría de las veces se utilizan diluidos, es decir, con una sustancia transportadora o disolvente.

Generalmente es en otros aceites vegetales no concentrados en los que se diluyen y también en vehículos más sólidos como por ejemplo la arcilla, muy requerida actualmente.

En cosmética por ejemplo, los aceites no concentrados son los verdaderos productos de higiene personal con los que se sustituyen los contaminantes productos industriales, dejando los aceites esenciales para uso medicinal o de aromaterapia.

Los aceites esenciales, entonces, se disuelven en otros aceites vegetales para ser administrados por la piel, en aplicaciones; y su absorción es muy buena y rápida.

Pocos aceites esenciales se deben aplicar puros, los de lavanda y manzanilla son unos de los pocos que pueden ser utilizados así, en estado de pureza.

A nivel rectal, oral y vaginal, igualmente se diluyen, pero aquí, la indicación de ser tomados o administrados por estas vías, debe hacerlo el médico, el cual sugerirá la dilución, el mecanismo de dilución o transporte y la cantidad de la sustancia activa.

Igualmente su administración respiratoria debe ser controlada de acuerdo con el estado de la función respiratoria; y al igual que en las vías vaginal, oral y rectal, indicada específicamente por el facultativo.

Desodorante casero hecho con aceite de coco, bicarbonato de sodio, almidón y fragancia a lavanda, sobre mesa de madera

El rey de los aceites esenciales, la lavanda

Este conocido y prestigioso aceite esencial no puede faltar en nuestros hogares como un valioso auxiliar.

Llamado el rey de los aceites esenciales; y no es un mal apodo, ya que incluso hemos visto cómo llegó a ser el vehículo mediante el cual se desarrolló la aromaterapia moderna.

Muy estudiado, de múltiples usos; este aceite se extrae de la planta Lavandula;  mayormente de las especies Lavandula angustifolia y de la latifolia; de sus flores y tallos.

Es uno de los aceites más costosos y que más se utiliza en perfumería y en medicina alternativa para aromaterapia.

Costoso, ya que se necesita mucha materia prima para su producción; esto es porque se necesita alrededor de media tonelada de flores para producir un solo litro de aceite esencial.

Además, la recolección de esta delicada flor es manual y se necesitan grandes extensiones de tierra para su cultivo, y de muchas, muchas plantas.

Se extrae su aceite por medio de la separación del vapor del agua en alambiques.

Si mal no tenemos entendido, el método más usado es hirviendo la planta en agua, de allí se extrae el hidrolato o agua perfumada y a ésta agua se le aplica vapor para separar el agua del aceite esencial. Este es el método de destilación al vapor.

Otros métodos de extracción de aceites esenciales son la expresión de las cortezas, como ocurre con la extracción del aceite de los cítricos como el limón, la naranja y mandarina.

La maceración, que usa otros aceites esenciales para la extracción del aceite de la planta.

Y por último la extracción por disolventes, generalmente por alcoholes que se encargan de extraer químicamente estos aceites.

Una vez que el aceite esencial de lavanda es obtenido, su uso en perfumería, cosmética y terapia, lo convierten en uno de los más seguros y fáciles de aplicar y unir.

Es versátil, su aceptación es universal, se puede usar puro sin dilución y tiene la capacidad de potenciar el efecto de todos los demás aceites esenciales, de allí que siempre se recomiende la aplicación de unas gotas de este aceite a preparaciones de otros.

Cuántas propiedades sorprendentes de la lavanda…  

Vamos a tratar de englobar todas las propiedades que este magnífico aceite posee para que podamos ir infiriendo en qué circunstancias utilizarlo.

Efectos Sedantes: Tal vez los efectos más difundidos de este sutil aceite esencial.

Desde hace cientos de años los baños con este aceite se utilizaban en trastornos de la mente como agitación, ideas raras, delirios y contra el insomnio.

Hoy su uso se refleja hasta en el diario devenir donde se recomienda mantener este aroma en los hogares para lograr el descanso después del trabajo y llamar a un sueño tranquilo y reparador.

El efecto antidepresivo actualmente está siendo muy tomado en cuenta.

Analgesia: La capacidad para disminuir la intensidad del dolor es otro beneficio por el que hay que mantener este aceite esencial en los hogares.

Se combina con productos naturales de ingestión oral como la Fórmula para el Dolor para potenciar su efecto, sobre todo en el dolor por traumatismos.

Calma sobre todo dolencias en la piel, en articulaciones y musculares, en donde también tiene un gran efecto antiinflamatorio.

Efecto Antiséptico: Siglos demostrándose que este aceite es capaz de inhibir el crecimiento microbiano en lesiones de la piel y en las heridas.

Cómo puede indicarse de manera tópica sin reacciones adversas, es muy usado para mantener limpias las lesiones.

A nivel interno es un potente antibacteriano, antiparasitario y antiviral; es decir, contra infecciones de todo tipo.

Antiinflamatorio: Un efecto que se une a la analgesia que produce, para el tratamiento de trastornos inmunes y dolorosos de otras índoles.

En aromaterapia se usan generalmente los combinados de aceites como el del té, la manzanilla, la menta y la lavanda para una mejor desinflamación de los tejidos.

Persona se echa crema en la piel (codo)

Tiene más increíbles propiedades

Ya dijimos que una de las maneras de usar y aprovechar este aceite en aromaterapia es agregandolo a cualquier combinación de aceites esenciales, o a cualquier aplicación de otros aceites esenciales ya que aumenta el efecto de los otros.

Efecto Potenciador: No existe hasta los momentos, algún aceite esencial vegetal que no se vea potenciado por el efecto del aceite esencial de lavanda, por eso siempre se recomienda el uso de unas gotas de él para cualquier preparación terapéutica.

Antiespasmódico: Con esto nos referimos a la relajación que realiza en cualquier musculatura lisa del organismo, como la que tienen los órganos huecos.

Es entonces útil en casos de dolores cólicos, menstruales, renales; pero también ayuda a mejorar la respiración en asmáticos y trastornos de constricción de los bronquios, relajando la musculatura de estos órganos respiratorios.

Acción regeneradora celular: Y es quizá debido a la gran cantidad de antioxidantes que posee, que le dan esa característica que hace que las células de los tejidos se regeneren rápidamente y de una manera muy sana.

De allí que la cura para heridas, contusiones en la piel, quemaduras y síntomas dérmicos de otras patologías crónicas como la psoriasis, el eccema, el acné y el envejecimiento prematuro, debe hacerse con este excelente aceite esencial vegetal.

Vemos así entonces que en la actualidad, el aceite esencial de lavanda nos ayuda principalmente para tratar casos no solo en dermatología, sino también en los casos de trastornos inmunes, dolorosos y de curación de tejidos dañados.

Aunque tenemos que reconocer, que debido a la popularidad de la cosmética, el uso más difundido es en esa área.

Es obligatorio en el botiquín de las emergencias

En realidad, más que en cosmética es en dermatología donde se ve su efectividad; en casos de lesiones o problemas de la piel, como es el acné, el envejecimiento por cualquier razón y las lesiones por inmunopatías.

Uno de los usos que más hemos recomendado es en la cura de las heridas que deja la varicela y para la regeneración celular de las mismas, su efecto es notable.

Y es que la difusión de este aceite en cosmética y dermatología es la más importante en estos tiempos.

Pero también es popular para los problemas de ansiedad, estrés, neurosis, depresiones e insomnio; incluso calma la intranquilidad infantil y otros problemas conductuales.

Aunado a este efecto sedante está el efecto analgésico, y como decíamos, mantener este aceite en casos de cólicos, por su efecto antiespasmódico; y en dolores reumáticos y musculares, es imprescindible.

Recuerda tener a la mano también en tu botiquín, productos analgésicos naturales como la Echinacea, la Uña de Gato, el Mapurite; o combinaciones como la Fórmula para el Dolor, para calmar el dolor en emergencias caseras.

Como productos de higiene personal forma parte de miles de elaboraciones en el mercado, para baños relajantes, desodorantes, limpieza profunda de la piel y para lavados vaginales.

Es frecuente la recomendación en la medicina alternativa y en la pediatría médica del uso de vapores para ayudar a enfrentar la tos alérgica o de la bronquitis, así como para calmar a pequeños y a los padres que pasan por estos presionantes tránsitos del asma bronquial infantil.

Una sugerencia final es que leamos, estudiemos, indaguemos más en el área de la Ayurveda y en las técnicas de la aromaterapia; nos vamos a sorprender mucho y positivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *