Ilustración de un cuerpo protegiendose de virus

Acá te informamos la diferencia entre virus, bacterias y hongos

Acá te informamos la diferencia entre virus, bacterias y hongos

Última actualización: 03-11-2018. Equipo Nutricioni

Cuando escuchamos la palabra virus lo primero que viene a la mente es un malestar de un resfriado o gripe.

Efectivamente la gripe es causada por un virus, pero existen cientos de virus que pueden afectar al cuerpo humano.

El organismo está expuesto a numerosos factores externo y está en constante riesgo a ser infectado por numerosos virus.

La mayoría de los gérmenes se extienden a través del contacto de las manos con otras personas o con  otros objetos.

También se pueden adquirir a través del aire que respiramos, por ejemplo cuando una persona estornuda o tose, estos microorganismos quedan en el ambiente.

Otros fluidos corporales también pueden servir como vía de transmisión como el sudor, la saliva, la sangre, el semen, etc.

Algunos de los  más conocidos son los virus que producen el herpes, varicela, hepatitis A,B y C, sarampión, influenza, VPH (virus de papiloma humano) y VIH (Sida).

Los virus son microorganismos  que están presentes  en  el medio ambiente y necesitan de otras células vivas para reproducirse, de lo contrario tienen poco tiempo de vida.

Algunos tipos de virus afectan  solamente a los animales, otros a las plantas y otros a los seres humanos, que son los virus bacteriológicos.

Una vez que un virus entra en el cuerpo de una persona estos tienen la particularidad de proliferar muy rápidamente y provocar las enfermedades.

El virus se introduce en el ADN  de la célula  a partir de ese momento comienza a extenderse.

El organismo tiene mecanismos que actúan como protectores para impedir la entrada de virus a las células del cuerpo, como son la mucosa nasal, la saliva, el sudor, entre otros.

Aunque no lo creas, no todos los virus son dañinos. Existen virus patógenos que son dañinos  y no patógenos que no causan ninguna enfermedad.

Ilustración de la anatomía en el sistema inmunologico de las personas cuando son contagiados por algún virus

Conoce los virus más peligrosos y cómo evitarlos

Desafortunadamente existen virus que ponen en riesgo la vida del ser humano. En las últimas décadas se han descubierto  una gran cantidad  que detallaremos a continuación:

VPH (Virus de papiloma humano): Se caracteriza por la aparición de lesiones en forma de tumores o verrugas en la vulva y la vagina.

El riesgo de esta enfermedad es que con el paso de los años se puede transformar en cáncer. Generalmente se transmite por el contacto sexual

Virus del VIH (Sida): El virus de inmunodeficiencia adquirida ataca el sistema inmunológico y se transmite a través de fluidos corporales como la saliva, sangre, semen, etc.

Las principales maneras de contagio son por contacto sexual sin protección y través de transfusiones de sangre. También se puede transmitir de madre a hijo.

Hepatitis: Existen varias clasificaciones para esta enfermedad, dependiendo del tipo de síntomas que se presentan.

Existen tipos de hepatitis de la A a la G, pero las más comunes son Hepatitis A, B y C.

Esta enfermedad ataca el  hígado, que es el órgano encargado de desintoxicar el cuerpo, metabolizar los alimentos con la bilis, y almacenar vitaminas e hidratos de carbono.

La hepatitis se transmite por agua contaminada, transfusiones de sangre, pinchazos con agujas que puedan estar contaminadas o por vía sexual.

Gripe porcina y gripe aviar: Son  enfermedades descubiertas recientemente que afectan actualmente a millares de personas.

Estos virus se encuentran presentes en el ambiente, por lo que se recomienda protegerse la boca y la nariz al momento de toser y desecharlo después, lavarse las manos con agua y jabón después de estornudar.

Ébola: Es un virus muy agresivo. Comienza con síntomas como fiebre muy alta, vómitos, diarrea y por último se manifiestan hemorragias, que suelen ser bastante severas.

Este virus se transmite por contacto con sangre, secreciones u  órganos de personas infectadas y suele atacar órganos vitales como los riñones y el hígado.

Cuerpo masculino, hombre rodeado de microbioma nube esférica de bacterias, virus, microbios. Representación 3d Poca población de microbios dispersos

¿Las bacterias son buenas para el organismo?

De todos los seres vivientes las bacterias son las más abundantes debido a  que  pueden resistir temperaturas muy altas o muy bajas, donde otros seres no podrían aguantar mucho tiempo.

Las bacterias son organismos diminutos que se nutren del entorno donde viven. Este entorno puede ser el cuerpo humano, el agua, la tierra, etc.

Según la forma que tengan estas bacterias se pueden clasificar en: cocos, (que poseen forma esférica), bacilos (que son rectos) y espirilos (bastones con forma curva).

Sin embargo, no todas las bacterias son dañinas. Algunas bacterias son muy importantes para el funcionamiento del cuerpo.

Se calcula en el cuerpo humano pueden haber alrededor de 2.000 tipos de bacterias diferentes, de las cuales solo unas 100 pueden constituir un riesgo para la salud.

Algunas de las bacterias más importantes son las que actúan en el  aparato digestivo para que éste funcione correctamente.

Existen suplementos y productos naturales que pueden contribuir a mejorar el proceso digestivo.

Estos productos como SúperBio contienen una gran cantidad de bacterias probióticas que actúan como soporte a la digestión.

Estas se conocen como flora intestinal, que no es más que un conjunto de bacterias que ayudan a digerir y procesar los alimentos de manera correcta.

Otras bacterias permiten ser aprovechadas para la fabricación de medicamentos y vacunas.

Entre las bacterias dañinas para el ser humano se encuentran aquellas que ocasionan las caries, faringitis, infecciones urinarias, etc.

A diferencia de los virus que necesitan de otros seres vivos para reproducirse, las bacterias poseen vida propia.

Son capaces de reproducirse por sí mismas sin necesitar de otro ser para realizar sus funciones.

El uso de antibióticos es generalmente el tratamiento más efectivo para atacar estas bacterias  y curar estas enfermedades.

Los hongos

Son organismos que se alimentan a través de otros seres vivos como las plantas, alimentos, animales y el ser humano.

Los hongos son de gran importancia para el equilibrio del ecosistema, ya que ellos descomponen la materia muerta.

Generalmente se desarrollan en ambientes cálidos y llenos de humedad.Algunos infectan zonas del cuerpo humano causando enfermedades como la micosis.

Usualmente se desarrollan hongos en la piel, membranas mucosas, uñas, cabello, etc.

Estos son de carácter superficial y se pueden curar con un tratamiento específico para cada zona.Entre estos tenemos el conocido“pie de atleta”y la candidiasis.

Sin embargo existe otro tipo de hongos que actúan profundamente dañando órganos vitales, como por ejemplo la histoplasmosis que actúa en los pulmones llegando a ser una infección muy grave que provoca la muerte.

Otro tipo de hongos que viven en la naturaleza se utilizan incluso para la alimentación como las setas, la levadura, etc.

La variedad de hongos es muy extensa, hay de muchas variedades y especies. Pero se pueden clasificar, según su forma en: setas, levaduras y mohos.

Las setas son aquellos hongos con forma de paragua o sombrero. El resto del hongo se encuentra bajo tierra.

Tenemos que tener presente que algunas setas son comestibles y otras pueden ser venenosas.

Levaduras: Generalmente se encargan de descomponer la materia a través de la fermentación. Su uso es mayormente en la elaboración de panes y repostería.

Mohos: Son de tamaño microscópico y su función es descomponer  las superficies o la materia donde están alojados.

Uno de los usos más importantes del moho es para el desarrollo de medicamentos como la penicilina.

Hay hongos que se alimentan de tejidos de los seres vivos, llamados parásitos. Estos causan enfermedades en el cuerpo, generalmente en la piel.

Hombre joven con dolor de estomago. (zona roja)

Los protozoos o protozoarios

Cuando hablamos de gérmenes, generalmente nos referimos a virus, bacterias, hongos y por último protozoos o protozoarios.

Son organismos que unicelulares poseen vida propia, transmisores de muchas enfermedades, principalmente gastrointestinales.

Actualmente se conocen más de 50 mil especies de diferentes de protozoos y suelen proliferar en ambientes llenos de humedad.

Las infecciones gastrointestinales generalmente se adquieren a través del consumo de agua contaminada.

Los protozoos son parásitos que se mueven dentro de su hábitat para buscar bacterias y hongos para alimentarse de ellas.

Generalmente, estos parásitos habitan en ambientes acuáticos, tanto de agua dulce como salada.

Algunos de ellos son responsables de causar enfermedades tales como:

Amibiasis: Es causada por un protozoo que se reproduce mayormente en climas tropicales. Se caracteriza por síntomas como diarreas continuas con mucosidad y sangre.

Toxoplasmosis: Es causada por una protozoo llamado Toxoplasma gondii. Suele contagiarse por comer carne que no estén bien cocidas.

Los síntomas más comunes son fiebre, pérdida del apetito, diarrea, disminución de peso. Sin embargo si no se trata a tiempo puede afectar directamente al cerebro.

Malaria: También conocida como paludismo es provocada por un parásito llamado plasmodium, que se transmite a través de la picadura de un mosquito infectado.Entre los síntomas están: fiebre, dolor de cabeza, vómitos, escalofríos.

Sin esta enfermedad no se trata a tiempo puede afectar el hígado y los glóbulos rojos, incluso poner en riesgo la vida del paciente.

Mal de chagas: Es una enfermedad  transmitida por un insecto conocido popularmente como “chinche” que es portador del parásito.

También se puede transmitir de madre a hijo, por  lo que es importante el diagnóstico de esta infección en las mujeres embarazadas.

Entre los síntomas más comunes que presenta esta enfermedad están: lesiones cutáneas e hinchazón, fiebre, dolor de cabeza, dolor abdominal, etc.

Enfermedad del sueño: Se transmite por un insecto llamado mosca tsé tsé. Una vez incubado el virus se presenta síntomas como fiebre, anemia, taquicardia, sueño de día e insomnio en las noches.

Ilustración de un cuerpo protegiendose de virus

¿Cómo se defiende el cuerpo de las bacterias, virus y hongos?

A través del sistema inmunológico, el organismo produce anticuerpos para defenderse de estos gérmenes.

El sistema inmunológico actúa como una defensa del organismo cuando existen infecciones.

Cuando un virus o bacteria entra en el cuerpo, es detectado por el organismo y comienza el proceso para atacar y destruir estas células invasoras.

De allí la importancia de un buen funcionamiento del sistema inmunológico que nos permita mantener una buena salud y evitar enfermedades.

Un producto como SúperBio puede ser muy beneficioso para tener un sistema inmunológico saludable.

En el tratamiento de las bacterias se pueden atacar con antibióticos, pero estos no funcionan contra los virus.

Cuando el cuerpo está  infectado con un virus se suministran medicamentos para aliviar los síntomas y para que el cuerpo recupere sus fuerzas para luego poder luchar contra el virus.

Existen muchas vacunas que han sido diseñadas  para prevenir el ataque de estos virus e inmunizar  el organismo.

Una vacuna cumple la función de generar inmunidad en el organismo contra alguna enfermedad mediante la producción de anticuerpos.

La vacuna contiene un agente con características similares al virus o bacteria que causa la enfermedad.

Este agente pone en alerta el sistema inmunológico y lo reconoce como una amenaza, lo destruye y guarda un registro del mismo.

Cuando vuelve a atacar  un virus parecido ya el cuerpo tiene defensas para luchar contra él.

De esta forma se pueden prevenir muchas enfermedades como la hepatitis, difteria, tosferina,  tétanos,  etc.

En el caso de los hongos se indica un tratamiento con antimicóticos. Estos pueden venir en varias presentaciones: pomadas, soluciones, esmaltes o comprimidos.

Entre los antimicóticos más comunes están el Ketoconazol, Fluconazol, etc.  Generalmente el tratamiento dura entre 30 y 60 días.

Es recomendable seguir al pié de la letra las indicaciones del médico. Muchas veces suspendemos el tratamiento al ver mejoría de los síntomas.

Esto es un error que trae como consecuencia que el hongo vuelva a aparecer después de un tiempo.

¿Cómo evitar los gérmenes?

La primera medida que debemos tomar es vacunar a nuestros hijos desde los primeros meses y seguir un calendario de vacunación.

Ya que los niños aún no tienen muchas defensas son más propensos a enfermarse.

Por eso es importante protegerlos de las enfermedades y virus que puedan estar en el medio ambiente.

Mantener el hogar limpio y libre de polvo. Limpiar regularmente los objetos y superficies de uso habitual.

Mantenga su casa libre de plagas o insectos que puedan traer enfermedades al hogar.

Toser o estornudar en un pañuelo  o toalla desechable para evitar que se propaguen más gérmenes en el ambiente.

Trate de no compartir objetos de uso personal como vasos, cubiertos, toallas si tiene algún virus.

Lave muy bien las verduras y frutas para evitar restos de pesticidas y otras sustancias.

Lavar muy bien las manos antes de cocinar algún alimento, antes y después de comer y después de ir al baño.

Cocine muy bien las carnes para eliminar bacterias que pueda tener y evitar infecciones.

Las bacterias pueden proliferar fácilmente en alimentos como la carne y el pollo crudos y transmitir enfermedades.

No consuma alimentos que hayan estado expuestos  al medio ambiente por varias horas, o en estado descomposición. Lo más recomendable es refrigerar o congelar los alimentos.

Seguir una dieta balanceada para mantener un buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Mantener hábitos de higiene como tomar un baño diariamente y cepillar los dientes tres veces al día.

Usar productos como los desodorantes y enjuagues bucales que eviten la proliferación de bacterias en zonas específicas.

Hay productos que actúan en el organismo favoreciendo al desarrollo de bacterias que son útiles para el cuerpo, y disminuyendo las bacterias dañinas, tales como SúperBio.

SúperBio también te permitirá combatir a los agentes patógenos que provocan diarrea o disentería.

Estos productos son una excelente manera de mejorar el sistema inmunológico para defenderse de virus y bacterias a los que estamos expuestos constantemente.

También brindan una protección al sistema digestivo, mejorando la salud intestinal, tan importante para nuestra calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *