Mujer joven observando una crema para la piel

5 remedios caseros para limpiar la cara de impurezas

5 remedios caseros para limpiar la cara de impurezas

Última actualización: 11-01-2019 por Editor Walther.

Es recomendable utilizar remedios caseros para limpiar la cara diariamente, que  permiten mantener la piel sana

Cada dia, la piel está expuesta a la contaminación del ambiente,  el polvo, los cambios de temperatura, la radiación solar y la grasa que la propia piel produce.

También, la piel se ve afectada por el uso de ciertos medicamentos, el estrés y problemas de los nervios.

Los   factores hereditarios  pueden influir sobre la producción de  sebo, sudor y los cambios hormonales pueden alterar   la producción natural de la piel de sus propios hidratantes.

Por otra parte, el uso de maquillaje para cubrir imperfecciones o simplemente para  vernos más atractivas, hace que los poros estén tapados la mayor parte el día.

Esto  favorece  la aparición de lesiones como puntos negros o quistes, ya que la grasa natural de la piel queda retenida en el interior.

Una piel hermosa y sana,  depende de muchos factores: el genético, que determina el tipo de piel, la hidratación y los cuidados que se le den al rostro a  nivel externo.

La salud de la piel depende en gran medida de la alimentación, sobre todo del consumo de vitaminas y minerales, que poseen un efecto antioxidante y antienvejecimiento, por lo que Piel Perfecta es un suplemento ideal para el cuidado de la piel.

Es importante el uso de bloqueador solar y de cremas hidratantes, para proteger la piel de la cara.

Sin embargo, para mantener  su buen estado, deben realizarse limpiezas periódicas, para  eliminar las células muertas y que los poros estén libres de impurezas.

Al limpiar la cara, es necesario utilizar productos acordes a cada tipo de piel, que  se clasifica básicamente en cuatro tipos: normal, seca, grasa y mixta.

Tipos de piel

Al momento de realizar una limpieza de la cara, es importante tomar en cuenta el tipo de piel, para usar los productos más apropiados.

Así, no ocasionarán problemas de irritación o resequedad y  más bien aportarán beneficios a la piel.

Los tipos de piel se clasifican en:

Piel normal

Es de tono rosado, producto de una buena circulación sanguínea,  elástica, suave y lisa; con poros pequeños y finos, que generalmente no contienen impurezas.
Para mantener esta piel, deben realizarse  cuidados regulares de día y de noche.
Piel seca

Este tipo de piel, está perdiendo agua constantemente por diferentes causas: por la transpiración por calor,  estrés y la actividad física, o por la pérdida de agua natural desde sus capas más profundas.

Además, en la piel seca disminuye la presencia de factores hidratantes naturales como urea, aminoácidos, ácido láctico y de lípidos como las ceramidas, los ácidos grasos y el colesterol.

Como resultado,  tiene aspecto áspero, descamado y tirante, puede tener manchas y es muy susceptible a los agentes externos.

Piel grasa

Tiende a producir más cantidad de sebo del necesario, causado por factores  genéticos, el estrés y cambios hormonales.

Puede tener presencia de granos, espinillas y puntos negros.
La piel grasa  se ve brillante y posee poros de gran tamaño, que acumulan impurezas, por lo que es importante limpiar y desmaquillar la cara todos los días.

Piel mixta

Es una combinación de dos tipos de piel: normal-seca y grasa. Presenta mejillas con piel entre normal y seca y la zona T, frente, mentón y nariz, con piel grasa, de aspecto brillante y con impurezas

Las partes más grasas de la piel mixta se deben a una producción excesiva de sebo y las partes secas, se deben a una disminución de sebo y deficiencia de lípidos.

Mujer se aplica crema para la cara mientras se mira en el espejo

Pasos para limpiar la piel de manera adecuada

Para  limpiar la piel  y mantenerla saludable, se deben seguir unos sencillos pasos:

1.- En la  noche, al finalizar las actividades, se debe  remover el maquillaje y las impurezas, con algún producto o  con un jabón suave y neutro, para eliminar todas las partículas que puedan estar sobre la piel, tratando de evitar  el contacto con los ojos.

Esto se debe  realizar cada día, así no se  haya usado maquillaje, por que el rostro también se ensucia  con la grasa natural producida por la piel y el polvo del medio ambiente.

Siempre utilizar agua templada para retirar los  productos, ya que el agua demasiado caliente o fría, puede dañar la piel.

2.-Luego, secar la cara con un paño suave, sin restregar  la toalla de forma violenta sobre la piel, más bien hacerlo presionando  delicadamente la tela sobre la cara, para evitar agredir la piel delicada del rostro.

3.- Una o dos veces a la  semana, realizar una exfoliación, para retirar las células muertas.

Aunque el cuerpo elimina las células de manera  natural, si queda alguna célula sin desprenderse,  puede obstruir los poros y causar irritación.

Se  usan productos con pequeñas partículas para  arrastrar la capa superficial de la piel, siendo los exfoliantes naturales como el azúcar y la avena excelentes opciones.

4.- Después de la exfoliación, se debe hidratar la piel con un buen humectante, para dar suavidad a la piel y mantenerla firme.

También se puede aprovechar para aplicar  alguna mascarilla, que aporte elementos que permitan nutrir la piel, mejorar su textura y disminuir los defectos como los puntos negros.

Los productos hidratantes deben ser elegidos según el tipo de piel y al aplicarlos es recomendable hacerlo con movimientos circulares, para realizar un masaje que promueva su absorción y  la circulación de la sangre.

1. Limpiar la cara con bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un producto natural excelente para la piel, gracias a su acción exfoliante.

Debido a que su textura  granular y su composición química, permite eliminar las células muertas  y las impurezas, dando como resultado, una piel limpia y suave al tacto.
Además, por su naturaleza  alcalina, es adecuado para eliminar el exceso de grasa de la piel y permite controlar  la producción de las glándulas sebáceas, por ello, es recomendado para la limpieza de pieles grasas y mixtas.

Las personas que  sufren de acné, pueden beneficiarse al usar bicarbonato, ya que ayuda a secar los granitos y  a mantener la piel limpia, importante para prevenir las infecciones y para evitar la acumulacion de impurezas.
Por otra parte, tiene un efecto blanqueador natural  sobre la piel, por ello se puede usar cuando existen manchas,  para unificar el tono de la piel y para aclarar zonas oscurecidas.

Para realizar la limpieza se necesita:

*1 cucharada de bicarbonato de sodio
*1 cucharada de agua
*gotas de  aceite natural, adaptado al tipo de piel, como aceite de oliva o de almendras.

Para realizar la preparación, se coloca el bicarbonato de sodio en un recipiente, se añade el agua y se remueve  hasta obtener una pasta homogénea.

Luego, se agregan dos o tres  gotas del aceite seleccionado y se vuelve a mezclar, tratando de que la mezcla no quede muy líquida.

A continuación, lavar la cara con agua tibia, secar y aplicar la mezcla de bicarbonato  con movimientos circulares para que penetre bien en el rostro, masajeando durante 2 o 3 minutos, por toda la cara, evitando el contorno de los ojos.
Luego enjuagar  con abundante agua tibia o fría, para  eliminar todos los restos de bicarbonato y aplicar una crema hidratante, para ayudar a recuperar  la piel de la limpieza.

2. Aceite de coco para una piel radiante

El aceite de coco es un producto natural perfecto para limpiar  la piel, además de tener un efecto suavizante.

Para limpiar la cara con aceite de coco, se puede utilizar directamente sobre la piel o  se puede hacer una mascarilla con el aceite mezclado con otros productos, según las necesidades de cada persona.

Si se usa directamente, se pueden colocar unas gotas del aceite, sobre un disco de algodón y luego se pasa por la cara, haciendo círculos y ejerciendo una suave  presión, que activará la circulación de la sangre.

De esta manera, se puede retirar el maquillaje y se elimina la suciedad acumulada en la cara.

Otra forma  de usar este aceite, para limpiar la cara  y acelerar su absorción en la piel, es utilizando una toalla humedecida en agua caliente.

Para esto, primero se aplica el aceite en la piel con suaves movimientos circulares y luego se pone la toalla húmeda sobre el rostro por unos  15 segundos, lo que permite abrir los poros y que penetre el aceite.

Seguidamente se retira el aceite con la misma toalla y se lava la cara con abundante agua.

El aceite de coco, también se puede dejar sobre la piel por varias horas, por ejemplo, durante la noche, para que la piel lo pueda absorber  al máximo y así obtener todos sus beneficios.

El aceite de coco es rico en ácidos grasos, como el ácido láurico, lo que permite realizar una hidratación profunda en pieles muy secas.
Además, posee  vitaminas E y K, que tienen una acción antioxidante,  que ayuda a preservar la elastina y el colágeno de la piel,  retardando el envejecimiento y la aparición de arrugas y líneas de expresión.  

El colágeno, es sumamente importante para la piel, por lo que productos como  Piel Perfecta pueden ayudar a mantenerlo.

Imagen en primer plano de vinagre para las ensalada

3. Limpieza profunda con vinagre de manzana

Limpiar la piel de la cara con vinagre de manzana, es  una opción casera y natural muy utilizada, que además aporta  otros beneficios con su uso frecuente.

Es importante destacar, que el vinagre de manzana para ser utilizado en la piel, debe ser preferiblemente  orgánico y sin refinar.

Si se cuenta con un vinagre normal, debe utilizarse diluido en agua para no causar irritación, en una proporción de 1 parte de vinagre de manzana y 3 de agua.

Si nunca se ha usado el vinagre de manzana, es importante comprobar primero si produce algún tipo de alergia o irritación.

Para esto, se puede poner una pequeña cantidad en una zona de la piel, por ejemplo debajo del mentón y esperar unos segundos, para ver si causa molestias como enrojecimiento o alguna erupción.

Limpiar la cara con vinagre de manzana no es complicado,  solo se debe agregar en un disco de algodón o en un paño suave.

Luego se pasa por todo el rostro delicadamente, incidiendo en las zonas donde hayan manchas, ya que ayuda a reducir su visibilidad.

Posteriormente, enjuagar el rostro con abundante agua tibia o fría y aplicar una crema hidratante.

El vinagre de manzana, posee un alto contenido de alfa-hidroxiácidos, que ayudan a  eliminar las células muertas y además estimulan la circulación sanguínea y la oxigenación de la piel.

De esta forma, colabora en el mantenimiento y reparación  de la piel, previniendo el envejecimiento.

Otros de sus beneficios, se deben al  ácido málico que contiene, que le otorga propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales, muy efectivas  en casos de infecciones, acné y cicatrices.

También el vinagre de manzana, es rico en vitamina C, E, A y B, importantes para la piel por su efecto protector, por lo que estas vitaminas están presentes en la fórmula de Piel Perfecta

Foto de primer plano de jarra que contiene miel, con un limon y bicarbonato

4. Limpieza e hidratación  con miel

La miel tiene muchos usos cosméticos, gracias a los  excelentes beneficios que produce su uso sobre la piel, por sus propiedades nutritivas y antibacteriales.

Para limpiar la piel con miel, primero se deben eliminar todos los restos de maquillaje, ya que esta opción no sirve como desmaquillante.

Después, se debe calentar un poco la miel, para que esté más líquida.

A continuación, se humedece un poco la cara y se aplica la miel con los dedos, con movimientos circulares, abarcando todas las áreas.

Es importante mojar bien la piel, para que el producto pueda esparcirse sin pegarse.
Se puede retirar inmediatamente con agua tibia o si se prefiere,  dejar actuar durante algunos minutos para lograr un efecto más profundo.
La miel se puede utilizar para limpiar la piel diariamente, pero en el caso de dejarla actuar unos minutos o usarla como mascarilla, con usarla  dos veces a la semana es suficiente.

Está limpieza,  permite eliminar toxinas, dejar la piel sin residuos  y reduce la cantidad de grasa en los poros, debido a las enzimas presentes en la miel, lo que  mejora la apariencia de la piel, dejándola suave y tersa.

Además de limpiar, la miel proporciona una excelente hidratacion y nutricion  a la piel por su contenido en vitamina A, C, D, E, K y minerales como el calcio, el potasio y el magnesio, lo que le confiere también un efecto antioxidante y antienvejecimiento.  

Estas vitaminas y minerales, también pueden consumirse en suplementos  como Piel Perfecta para obtener mayores beneficios.

La  miel es un excelente antibiótico natural, su uso  ayuda combatir la acumulación de bacterias en la piel, por lo que es recomendable  para el tratamiento del acné y para sanar heridas y quemaduras.

5. Limpiar la cara con vapor

El vapor  es ideal para limpiar la cara, ya que abre todos los poros del cutis, permitiendo eliminar   las impurezas y las partículas que pueden estar acumuladas en ellos y facilita la extracción de puntos negros.
El vapor, ayuda a relajar los músculos faciales y a  mejorar la circulación de la sangre, por lo que favorece la salud de la piel, y le brinda  firmeza y lozanía.

Para limpiar la cara con vapor, primero se debe desmaquillar y lavar el rostro, usando un jabón suave y retirandolo con abundante agua tibia.

Después es conveniente realizar una exfoliación suave, con algún producto natural como miel y azúcar o avena, para retirar las células muertas; esto permitirá que la limpieza sea más efectiva.

Al  terminar la exfoliación, calentar agua en una olla, hasta que empiece a echar vapor, sin dejar que  hierva, ya que podría quemar el rostro.

Se puede agregar al agua algún aceite esencial como el de  geranio o del árbol de té o alguna planta medicinal como manzanilla o té verde, para limpiar, relajar  y nutrir la piel.

Una vez  que el agua esté echando vapor, colocar la olla sobre una superficie plana para poder situar la cabeza sobre ella y recibir el vapor.

Para que el vapor no se escape, se debe rodear con  una toalla grande la cabeza.

Luego  inclinarla  sobre la olla de agua, para que el vapor llegue a la piel, teniendo cuidado de no acercarse demasiado, para no tocar el agua y quemarse. Permanecer así, por lo menos 5 minutos.

Finalizado el tiempo, lavar la cara  el con agua fría, para eliminar los restos de suciedad y células muertas, que se hayan quedado en la piel durante el proceso de limpieza y también para cerrar los poros.

Por último, secar la piel con pequeños toques con una toalla limpia y aplicar un producto  humectante, para hidratar .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *