Comida vegana saludable, quinoa, lentejas, garbanzos, ingredientes para cocinar con verduras frescas, concepto de alimentación limpia, alcachofas, mangold, coles de bruselas y col roja

14 alimentos infalibles para la salud del hígado

14 alimentos infalibles para la salud del hígado

Última actualización: 10-02-2019. Equipo Nutricioni

Si quieres ayudar a tu organismo, en especial a tu hígado, a permanecer en óptimas condiciones, debes conocer una lista de 14 alimentos beneficiosos para la salud hepática que te presentamos a continuación.

Curcuma, Raíces de cúrcuma en mesa de madera

Antes de avanzar, veamos cuáles son las funciones que cumple este órgano gigante y que nos darán una idea de la magnitud de su relevancia para la supervivencia.

El hígado está catalogado como uno de los órganos más importantes del cuerpo humano; entre sus funciones destacadas se pueden nombrar:

Es un participante imprescindible en el proceso depurativo de la sangre, donde se erradican aquellas toxinas y sustancias innecesarias.

  • En el proceso digestivo, trabaja en equipo con la vesícula biliar, para producir la bilis.
  • También permite almacenar el hierro, vitaminas A, B12, D, y  las grasas que proveen los alimentos.
  • Elabora proteínas para el plasma de la sangre.
  • Procesa sustancias como el alcohol, medicinas, entre otras, para ser desechadas a través de la orina.

Estas son tan solo algunas de las funciones en las que interviene este importante órgano, pero su participación abarca más de 500 acciones orgánicas imprescindibles.

Cuidar el hígado es una tarea del día a día, que debe ser tomada en serio, y que se puede lograr simplemente encaminando y vigilando la alimentación. Otra buena alternativa para protegerlo es depurarlo anualmente.

Cuando el hígado se encuentra sobrecargado de toxinas, esto se evidencia en el cuerpo con problemas tan variados como: dificultad para concentrarse, inadecuadas digestiones, estreñimiento, resequedad en la piel, problemas para tomar decisiones, desinterés, irritabilidad, entre otros.

No obstante, si has padecido de estos síntomas, los puedes revertir evitando consumir ciertos alimentos que estén muy procesados, controlando tu consumo de azúcar, e incluyendo en tu dieta alimentos provechosos para la salud hepática, como los que te indicamos a continuación.

14 alimentos para el hígado que no deben faltar en tu dieta

Las bebidas alcohólicas, la comida condimentada en exceso, las frituras y la comida llamada chatarra son perjudiciales a largo plazo para el hígado; asimismo existen alimentos realmente favorables que incluso ayudan a limpiarlo.

Antes de mencionarte las comidas y otros elementos naturales beneficiosos para el hígado, debemos mencionar un factor imprescindible dentro del cuidado de este órgano como es la hidratación.

Hidratarse adecuadamente significa ingerir mínimo 1,5 litros diarios de líquidos, entre agua e infusiones beneficiosas para el hígado (como la alcachofa, diente de león o cardo mariano). Pero principalmente agua, que es el líquido vital del ser humano.

Estos son los alimentos que no deben faltar en tu alimentación para mantener tu hígado en funcionamiento óptimo:

  1. Las alcachofas (limpiadoras): aunque tienen un sabor algo amargoso, las alcachofas ayudan a limpiar y desintoxicar el hígado. Tienen alto contenido de un antioxidante llamado silimarina.

La silimarina es un flavonoide que regenera las células del hígado y tiene efecto antiinflamatorio.

Puedes tomarlas un par de veces a la semana, cocinadas al vapor o también con jugo de limón.

  1. La cúrcuma (antiinflamatoria): es una planta herbácea catalogada como un potente antiinflamatorio, que ayuda a mantener el hígado saludable. Además, permite depurarlo de manera natural, activa las funciones metabólicas y también ayuda a prevenir el cáncer, entre muchos otros beneficios.

Puedes tomar 2 cucharaditas de cúrcuma en polvo antes de almorzar y luego antes de cenar, o también preparar una bebida agregando a un litro de agua (templada) 4 cucharaditas de cúrcuma en polvo, dejas enfriar y puedes beber 4 tazas alternadas en el transcurso del día.

  1. Beneficioso rábano fermentado: el rábano es un alimento que beneficia al hígado y también la vesícula. La fermentación genera una esencia ácida en los encurtidos, así como ciertas bacterias que resultan beneficiosas para la flora intestinal.

Acompañar tus comidas con una cucharada de encurtido de rábano, será muy favorable para mantener la salud de tu hígado.

  1. El brócoli, aliado en la desintoxicación: esta verdura tan conocida es de las más aconsejadas, puesto que tiene un importante contenido de azufre, sustancia que cumple una función imprescindible en la segunda etapa de desintoxicación hepática. Cocínalo al vapor y puedes comerlo de 3 a 4 veces a la semana.
  2. El puerro o ajo porro (rico en azufre): al igual que las cebollas y los ajos, este vegetal tiene un contenido de azufre favorable para el funcionamiento adecuado del hígado; también posee fibra, vitaminas y minerales. Inclúyelos en tu alimentación, ya sea en tus cremas, sopas, salsas o ensaladas.
  3. Garbanzos (ricos en aminoácidos): el cuerpo humano requiere de aminoácidos, importantes en el proceso metabólico que limpia el hígado.

Es por ello que los garbanzos y otras legumbres ricas en aminoácidos resultan bastante provechosos para el cuidado del hígado. Consumir garbanzos 4 veces por semana estaría genial.

  1. Espárragos (desechan sustancias tóxicas): ya que los espárragos tienen buen contenido de azufre y agua, permiten desechar sustancias tóxicas a través de la orina. También los aminoácidos azufrados ayudan en la limpieza del hígado.

Puedes consumir espárragos 3 o 4 veces a la semana, ya sea al vapor, al horno o también salteados.

  1. La manzana (fuente de pectina y antioxidantes): las manzanas, además de deliciosas, son una excelente fuente de antioxidantes vitales para erradicar aquellos radicales libres tan nocivos.

La manzana además posee pectina, que es una fibra altamente saludable que facilita el tránsito intestinal fluido y también ayuda a  desechar sustancias por medio de la evacuación. Consume una manzana al día o también en compota hecha en casa.

  1. El pepino (hidrata y es diurético): ya que el pepino posee buenas cantidades de líquido, ayuda a eliminar toxinas por medio de la orina, considerándose un diurético laxante. Además, el pepino es un alimento con pocas calorías, siendo de los favoritos de aquellos aficionados al fitness.

Agua alcalina saludable con rodajas de pepino, jengibre, limón y menta.

Come rebanadas de pepinos como  meriendas, haz batidos de pepino con jugo de limón o también puedes incluirlo en tus ensaladas.

  1. El limón (digestivo - antioxidante): el limón es una fruta muy famosa por su alto contenido de vitamina C, pero también posee vitamina B, aceites esenciales y flavonoides (pigmentos que protegen del daño oxidativo).

Este fruto cítrico permite activar la desintoxicación del hígado de manera natural, también permite que la digestión se realice adecuadamente y purifica el intestino. Así que prepara tu mejor zumo de limón, endulzado con panela de caña o stevia; mejor aún si le agregas uno de los vegetales antes mencionados.

  1. El aguacate (regulador del colesterol): este tropical alimento rico en vitaminas y minerales es muy bueno para mejorar las funciones hepáticas, gracias también a su contenido de grasas esenciales que permiten regular el colesterol.

Además, tiene poder antioxidante que ayuda a reconstruir  las células perjudicadas en el hígado y también a desinflamar, lo cual evita daños mayores a largo plazo.

Las personas que tienen hígado graso pueden comer tranquilamente aguacate, precisamente gracias a su contenido de grasas saludables. Claro que hay que consumirlo con prudencia, ningún exceso es bueno.

  1. El ajo (antibiótico - antioxidante - antifúngico): cómo no mencionar este alimento que además de ser un saborizador de primera, representa altos beneficios en la salud de las personas.

El ajo posee azufre que dispara las enzimas del hígado que se encargan de la desintoxicación de sustancias nocivas. También tiene propiedades antibióticas y antifúngicas.

  1. El té verde (antioxidante y anticancerígeno): es un hecho que el té verde ayuda a depurar el hígado de forma natural. Esta infusión herbácea contiene catequinas (un tipo de antioxidante que habita en ciertas plantas). También ayuda a controlar el colesterol y los triglicéridos.

El té verde es un combatiente directo de diversas enfermedades hepáticas desde cáncer, esteatosis hepática, entre otros. Puedes consumir 2 tazas diarias de té verde tranquilamente.

En definitiva, la alimentación juega un papel fundamental en la prevención de enfermedades hepáticas, así como del mantenimiento saludable y fortalecimiento del hígado.

Pero, existen ciertos hábitos que perjudican directamente las funciones del hígado, que debes evitar a toda costa.

  1. Las frambuesas (depurativas del hígado): esta es un fruta rica en diversos nutrientes como vitaminas, minerales y proteínas. Las frambuesas son consideradas un depurativo especial de los riñones y también del hígado.

Sin embargo, tendrías que consumir enormes cantidades de esta fruta fresca para poder obtener sus beneficios nutricionales y medicinales.

Por esta razón, y también en virtud de sus cualidades medicinales, se ha desarrollado el suplemento Cetolep, con el cual tendrás un poderoso antioxidante, que también ayudará a deshacerse de las toxinas dañinas en el hígado y en el torrente sanguíneo. Además de purificar el sistema urinario.

Hábitos que debes evitar por el bien de tu hígado

Debes evitar llevar costumbres poco saludables para tu bienestar, sobre todo para el buen estado de tu hígado, y aunque este órgano es responsable de poder desechar las sustancias tóxicas de tu cuerpo, si lo sobrecargas puede deteriorarse.

Al igual que si se expone a un exceso de grasas saturadas, se le va a dificultar digerirlas. Por esto y más, vamos a mencionar los hábitos que deben erradicarse si deseas ayudar a tu hígado:

  • No consumas azúcar en exceso: en especial si se trata de azúcares simples (como la glucosa, la fructosa y la galactosa). Con esto nos referimos a la ingesta desmesurada de dulces, postres, bebidas altamente endulzadas.

Recuerda que las salsas de tomate embotelladas, así como otro tipo de salsas contienen altas cantidades de azúcar, que someterían al hígado a un trabajo excesivo.

Las células hepáticas reciben el azúcar para almacenarlas y si se sobrecargan pueden saturarse.

  • No ingieras cantidades altas de grasas: casi desde que tenemos uso de razón se nos enseña que consumir grasas (sobre todo las saturadas) en grandes cantidades, no es bueno para el organismo en general.

Para el hígado representa un factor muy desfavorable, ya que este órgano participa en el proceso digestivo del azúcar y de las grasas. Por lo que el alto consumo de estas puede desencadenar padecimientos hepáticos como el hígado graso, además de aumentar el colesterol.

Evita a como dé lugar consumir demasiada mantequilla, frituras, grasa animal como el tocino, productos con muchos aditivos químicos, quesos muy grasos, entre otros.

  • Dietas drásticas para bajar de peso: la alimentación es un proceso que debe tender al equilibrio; es decir, evitar tanto los excesos como las carencias, porque ambos extremos son perjudiciales para la salud.

Algunas personas se trazan metas de reducción de peso que pueden poner en riesgo su  bienestar; cuando se deja de comer durante muchas horas seguidas, o se come poco, el cuerpo acude a las reservas de grasa para poder adquirir energía.

Esto significa un cambio metabólico, donde el hígado necesita quemar grasa de sus propias células.

De modo que si este cambio alimenticio es muy drástico o prolongado, estas células se van deteriorando.

También sucede cuando realizas ejercicios demasiado intensos, que se puede generar alguna inflamación hepática.

  • No consumas bebidas alcohólicas de manera desmedida: el alcohol es sin duda el enemigo mortal del hígado. Es por eso que si vas a consumir bebidas alcohólicas recuerdes que tienes un hígado que cuidar y no te excedas.

Cuando consumes alcohol, el hígado es el encargado de descomponerlo, este proceso fuerza las células hepáticas.

Cuando el consumo de alcohol se hace crónico y se convierte en una adicción como el alcoholismo, puede causar un daño irreversible, desencadenando enfermedades como cirrosis, disfunción hepática y hasta cáncer.

  • No te automediques: el uso inadecuado de medicamentos no prescritos, más aún si se abusa de estos, puede generar problemas hepáticos, derivando en inflamaciones.

Fármacos de uso común como el ibuprofeno y el paracetamol, son inofensivos si se ingieren con prudencia y solo lo necesario, pero cuando se consumen diariamente o se sobrepasan las dosis, puede causar hinchazón en el hígado.

Recuerda que el hígado filtra y metaboliza estas sustancias. Siempre es mejor que consultes con tu médico antes de consumir cualquier medicamento.

  • No cocines con demasiada sal: la comida muy salada aumenta la presión arterial y además pudiera causar hígado graso, por la retención de líquidos.
  • No fumes: el tabaquismo dispensa elementos químicos (toxinas y radicales libres) al organismo, que a la larga perjudican las funciones del hígado. Para el hígado erradicar estas toxinas requiere de un esfuerzo mayor.
  • No reduzcas las horas de sueño: en pocas palabras duerme 8 horas diarias. Cuando no duermes bien o duermes poco, al hígado le cuesta digerir y metabolizar las grasas adecuadamente.

Lo que genera que estas grasas vayan acumulándose inadecuadamente en las células hepáticas. Por tal razón, es que este mal hábito causa que las personas engorden. Este efecto también puede provocar estrés oxidativo.

Con ayuda es más fácil

variedad de frambuesas, Las frambuesas son negras, amarillas y rojas en una vajilla de barro sobre una mesa de madera.

Sabemos que no es fácil romper con malos hábitos alimenticios y de vida, aunque sepamos que son dañinos. Pero lo más importante es empezar de lo más simple a lo más complejo. Incorporando nuevos alimentos saludables, uno a la vez, hasta que se hagan una costumbre deliciosa de la que no podremos desprendernos

Muchas veces hay que dejarse ayudar, y acudir a suplementos nutricionales como Cetolep que promueven la correcta adquisición de nutrientes vitales para el funcionamiento de diversas áreas del organismo, en este caso, del hígado.

Cetolep representa un alivio para aquellas personas a las que les cuesta llevar una rutina saludable de alimentación, que difícilmente puedan adquirir todos los nutrientes necesarios para el cuidado y fortalecimiento del hígado.

Cetolep es un producto altamente beneficioso para el cuidado hepático, puesto que contiene una mezcla idónea de frambuesas, hojas de té verde, compuesto de polvo de manzana y muchas otras fuentes de antioxidantes y nutrientes que permitirán que tu hígado desempeñe sus importantes y variadas funciones.

Este aliado de tu salud también regula el colesterol, ayuda en el proceso metabólico, evita la aparición de padecimientos cardiacos y cáncer, entre otros beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *