Alimentos que son ricos en vitaminas A, E y complejo B. sobre fondo blanco

10 alimentos que fortalecen el sistema inmunológico

10 alimentos que fortalecen el sistema inmunológico

Última actualización: 09-01-2019. Equipo Nutricioni

Actualmente existe una tendencia a disminuir el consumo de antibióticos, tanto en personas como en la producción animal, de allí el énfasis en fortalecer el sistema inmunológico para que responda adecuadamente ante los patógenos infecciosos.

Y no sólo se trata de ahuyentar virus y bacterias, sino de muchos otros problemas. Y es que mediante los alimentos, las personas pueden influir mucho sobre su salud.

Es un hecho que hay nutrientes que ayudan a fortalecer el sistema inmune de distintas formas. Veamos algunas:

  • Estimulando y mejorando la respuesta inmunitaria.
  • Ayudando a la flora bacteriana.
  • Bloqueando la adhesión de bacterias nocivas a las paredes del tracto digestivo y del tracto urinario.
  • Ingiriendo directamente las bacterias beneficiosas a través de los probióticos.

Un sistema inmune fortalecido es la base de la buena salud, así se previenen no solamente enfermedades infecciosas, sino también enfermedades inflamatorias, alergias y hasta el cáncer.

Sabemos que los alimentos contienen vitaminas y minerales que nos hacen sentir con más energía y proporcionan bienestar. Pero hay más sustancias todavía.

Le invitamos  a conocer 10 alimentos al alcance de todos, que ayudan a tener un buen sistema inmunológico y cómo lo logran:

Alimentos ricos en nutrientes y minerales

Ostras

Las ostras actúan como potenciadoras del sistema inmune gracias a su contenido de zinc, que promueve la formación de citocinas Th1, linfocitos B, células NK y anticuerpos, especialmente inmunoglobulina G.

Por ello el zinc minimiza la susceptibilidad a las infecciones. Además, el zinc forma parte de enzimas antioxidantes y regula el estrés oxidativo que tiene lugar durante la inflamación.

ostras, hielo y limon sobre una tabla de madera

Sopa de pollo

Es un alimento con años de tradición medicinal desde antes que lo recomendara Maimónides, el médico de al Andalus, en el siglo XII, como tratamiento para aliviar los síntomas gripes y resfriados.

Investigadores de la universidad de Nebraska le han dado a él  la razón, señalando que el caldo de pollo impide la movilización de los neutrófilos hacia los lugares de infección.

Si bien los neutrófilos destruyen virus y bacterias, en el proceso también atacan las células sanas y favorecen la formación de mucosidades e inflamaciones.

El caldo de pollo no hace que el sistema inmune se paralice para impedir la proliferación de los virus, sin embargo los síntomas de gripes y resfriados se alivian de inmediato, tal como lo avalan siglos de uso.

Además tiene multitud de nutrientes que ayudan a la salud del organismo y ayuda a la hidratación, importante en caso de infecciones.

Alimentos ricos en fibra y beta glucanos

Avena

La avena contiene fibra y beta glucanos. El efecto general de estos últimos  es proveer una mayor resistencia a las infecciones, gracias a que estimula macrófagos y neutrófilos, los cuales aniquilan los organismos patógenos que intentan establecerse en el organismo.

Por su parte la fibra es necesaria como sustrato de la flora intestinal y contribuye al tránsito intestinal.

Su alto contenido en vitaminas y minerales confiere energía y nutrientes necesarios para efectuar las reacciones químicas que mantienen saludable al organismo.

Además, los beta glucanos provenientes de la avena son excelentes para el cuidado del sistema cardiovascular, ya que disminuye el nivel de colesterol en sangre.

Hongos y champiñones

Los hongos y champiñones han venido usándose en oriente como alimento y medicina para numerosas dolencias.

Por ejemplo el maitake, un hongo que suele crecer al pie de los robles, es capaz de estimular al sistema inmune innato y al adaptativo, gracias a su contenido de beta glucanos.

Hay estudios que señalan que este hongo tiene incluso efectos anticancerígenos.

El hongo reishi es altamente valorado en Asia, donde tiene miles de años de historial terapéutico, ya que se cree contribuye a la longevidad y la salud.

Debido a su contenido en triterpenos, particularmente el ácido ganodérico, combate virus y bacterias, siendo eficaz para aliviar infecciones del tracto urinario.

Asimismo, hay estudios in vitro que señalan que el extracto alcohólico del hongo reishi, tiene efectos anticancerígenos.

Alimentos ricos en vitamina C y polifenoles

Arándanos y bayas

Los arándanos, las frambuesas, las moras y las grosellas, son deliciosas y excelentes como antioxidantes y antiinflamatorias, gracias a las antocianinas, los pigmentos responsables de los colores intensos.

Hay estudios en mujeres que demuestran que el jugo de arándano reduce las bacterias nocivas en el tracto urinario, impidiendo la adhesión de la Escherichia coli y otras bacterias, a sus paredes.

Por cierto que ejerce el mismo efecto en la boca, impide que se adhieran las bacterias cariogénicas y previene la caries.

Las hojas también tienen propiedades medicinales, ya que se consideran astringentes, antidiarreicas e hipoglucemiantes, mientras que el extracto de hojas de arándano es antifúngico.

Finalmente, el arándano contiene quercetina, un antioxidante eficaz en reducir el riesgo de desarrollar algunos cánceres, y su jugo es efectivo para combatir el dolor muscular luego del ejercicio intenso.

Medicina alternativa con hierbas farmacéuticas, frutas y bayas

Frutos cítricos

Limón, limas,  naranja, pomelo, mandarina… Los deliciosos frutos cítricos cultivados desde hace más de 4000 años, fortalecen los glóbulos blancos y los anticuerpos, aumentando la síntesis del interferón.

El interferón es la proteínas que mejora la respuesta inmune del cuerpo ante la presencia de virus, patógenos y células tumorales.

Las naranjas tienen folatos, necesarios en la producción de glóbulos rojos y blancos, así como de anticuerpos

Los frutos cítricos están repletos de vitamina C antioxidante y betacarotenos precursores de la vitamina A, que protege las membranas celulares y pectina, una fibra soluble para la digestión saludable.

Probióticos y proteínas

Yogurt

El yogur es un alimento de fácil digestión, con gran contenido nutricional y proteico. Contiene probióticos, bacterias muy beneficiosas para el organismo.

En el tracto digestivo y otras regiones del cuerpo, habitan bacterias protectoras conocidas como flora bacteriana. Los probióticos contenidos en el yogurt fortalecen estas bacterias.

Por ejemplo las bacterias beneficiosas del yogurt combaten la Helicobacter pylori, previniendo su proliferación, y combate al hongo cándida albicans, responsable de la mayoría de las infecciones micóticas en el organismo humano.

El yogurt también previene el cáncer, ya que evita que la absorción de tóxicos por parte del  organismo.

Pescados azules

Los ácidos grasos omega 3 se encuentran principalmente en los en pescados grasos como caballa, atún, sardinas y arenques, entre otros. También los mariscos son buenas fuentes de omega 3.

Los ácidos grasos omega 3 contiene prostaglandinas antiinflamatorias, por lo que su ingesta es muy recomendable para evitar las inflamaciones de todo tipo.

Los omega 6 también contienen prostaglandinas antiinflamatorias, sin embargo también las contienen proinflamatorias, de manera que el equilibrio en el consumo de omega 3 y omega 6 es esencial.

Asimismo modulan más compuestos implicados en la inflamación, por ejemplo citoquinas proinflamatorias con un rol destacado en el inicio de la artritis reumatoidea, pueden ser inhibidas mediante el aporte de ácidos grasos omega 3.

Son muchas las ventajas de los ácidos grasos omega 3 para la salud. Aumentan la actividad de los fagocitos, es conocido su papel como protectores del sistema cardiovascular y son efectivos en la enfermedad inflamatoria intestinal.

Es preferible consumir pescados pequeños, como anchoas, caballa o sardinas, ya que los pescados de mayor tamaño pueden contener plomo o mercurio.

Frutos secos

Los frutos secos: avellanas, almendras, nueces, semillas y más, aparte de ser exquisitos, son fuente de proteínas, vitaminas y minerales.

Particularmente son fuente de vitamina E antioxidante, esencial para proteger las membranas lipídicas de las células del ataque de los radicales, por ello es esencial para mejorar la respuesta inmune.

Por otro lado, los frutos secos contienen glutamina, un aminoácido condicionalmente esencial y el más abundante en las proteínas del cuerpo humano,  muy eficaz activando la proliferación de linfocitos y macrófagos.

Eso sí, la ingesta de frutos secos debe ser cuidadosa, ya que tienen elevado contenido calórico.

Alimentos con compuestos sulfurados

Ajo y cebolla

Ambas plantas provienen de la familia de las liliáceas, utilizadas por la humanidad desde sus inicios, el olor característico de ambos se debe a los compuestos azufrados.

En el ajo los dos compuestos azufrados principales son: aliina y disulfuro de alilo.

El típico olor a ajos que emanan los dientes al ser machacados, depende de dos sustancias volátiles azufradas: la aliina y el disulfuro de alilo, de efecto inmunomodulador.

Con ajos machacados se hacen emplastos para curar infecciones, ya que el ajo es antimicrobiano.

Diversos compuestos obtenidos del ajo tienen efecto regulador en la proliferación de los leucocitos y las citoquinas, estas últimas, sustancias mensajeras que actúan tanto para favorecer, como para disminuir la inflamación.

La cebolla por su parte, inhibe compuestos antiinflamatorios derivados del ácido araquidónico, gracias a la acción de la aliinina y la quercetina, eficaces antioxidantes. Además, la quercetina es considerada antihistamínica y antiinflamatoria.

La quercetina es parte de la fórmula de  CelProtek, el suplemento creado con los mejores ingredientes para fortalecer el sistema inmune y prevenir enfermedades relacionadas con su debilitamiento.

¿Quiere los beneficios de estos alimentos reunidos en un mismo sitio? Seguramente que sí, por ello en  CelProtek también encontrará beta glucanos y polvo de frambuesa, eficaces para apoyar la función del sistema inmune.

Brócoli

Su cultivo data de unos 6000 años de antigüedad. Pertenece a la familia de las las crucíferas, a la cual pertenecen la coliflor, el nabo y otras variantes.

Estos vegetales contienen compuestos sulfurados, flavonoides y luteolina, entre otros.

La luteolina es considerado excelente antioxidante, en sinergia con vitaminas C y E y minerales como el zinc. Además contiene sulforafano, un compuesto azufrado con propiedades desintoxicantes.

Su acción se ejerce a través de la síntesis de enzimas capaces de transformar sustancias tóxicas en sustancias hidrosolubles fácilmente eliminables a través de la orina.

Por ello se considera como anticancerígeno. Además los productos del metabolismo del sulforafano combaten la bacteria Helicobacter pylori, actuando como protector ante las úlceras estomacales.

Gracias a que inhibe la acción proinflamatoria de los macrófagos, actúa como antiinflamatorio natural, con tal de que se consuma con frecuencia.

¿Qué más hacer para fortalecer el sistema inmune?

Al añadir a la dieta estos alimentos protectores, también estará beneficiando a al sistema cardiovascular, digestivo, respiratorio  y articular, entre otros. El sistema inmune trabaja de manera integrada con todos ellos.

Además de los mejores alimentos, el ejercicio frecuente es pilar fundamental de la salud. Por lo menos tres veces a la semana, durante 30 minutos, camine, corra, nade o practique su deporte favorito.

El ejercicio ayuda a disminuir el estrés, conocido por deprimir el sistema inmune, haciendo a las personas propensas a contraer infecciones frecuentes.

Otro beneficio del ejercicio es la contribución que presta al estado de ánimo, ya que las endorfinas son reguladoras fundamentales, cuya producción aumenta con la actividad física.

Entonces aproveche esto para obtener un mejor descanso. El sueño es necesario para la regeneración celular y muchos procesos importantes se llevan a cabo mientras dormimos, incluyendo aquellos que promueven el bienestar del sistema inmune.

Apoye su sistema inmune con buenos hábitos de higiene. Muchas molestias y malos ratos se pueden evitar lavando las manos con frecuencia, así como teniendo cuidado con los alimentos.

Así que lave bien los alimentos, no mezcle los que están crudos con los que están cocidos y presérvelos con la temperatura adecuada.

De todas formas siempre habrá patógenos al acecho, es parte de la vida. Por ello bríndele al organismo el soporte necesario mediante  CelProtek.

CelProtek es la forma natural y práctica de aprovechar las ventajas de los compuestos bioactivos cuyas funciones acabamos de revisar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *