Alimentos ricos en vitamina A y K

10 alimentos que contienen grasas sanas para nuestro cuerpo

10 alimentos que contienen grasas sanas para nuestro cuerpo

Última actualización: 31-01-2019. Equipo Nutricioni

Es necesario romper con muchos mitos creados con la idea de que, consumir alimentos que contienen grasas es lo más perjudicial.

Se mantiene esa idea equivocada, en que el consumo de las grasas causa efectos dañinos al cuerpo, cuando realmente es uno de los nutrientes necesario para el buen funcionamiento del mismo.

Escuchando continuamente la advertencia de que las grasas son  dañinas, con un alerta para su consumo, especialmente en las recomendaciones de dietas sanas, todos procuramos evitarlas.

Alimentos ricos en vitamina A y K

Pero es cuestión de instruirnos en el tema para no descartarlas por completo. Hoy en día la realidad es otra.

Según algunos expertos han revelado que las grasas saludables, son unas de las mayores fuentes de energía para el cuerpo y actúan junto con los hidratos de carbono.

De igual forma los estudios de expertos han comprobado que su consumo excesivo puede provocar trastornos metabólicos y diversas enfermedades que sí podrían afectar nuestra calidad de vida y  es donde debemos tener sumo cuidado.

Existen las llamadas grasas malas y las grasas buenas y es otro punto importante a la hora de escoger los alimentos.

Las buenas son las más recomendables para una alimentación sana y sin riesgos; y las malas son las que se deben consumir con mucho control.

Lo ideal será siempre optar por la alimentación saludable y descartar lo que pueda resultar perjudicial.

Además de los nutrientes que podemos conseguir en los alimentos siempre será necesario un complemento como el Creador de Músculo ideal para la salud en general.

La inclusión de las grasas en la dieta, además que representa una significativa fuente de energía,  permite obtener muchos beneficios.

Teniendo en cuenta que para algunos sigue siendo un tema desconocido o de poco interés, a continuación te presentamos 10 alimentos, considerados como los más saludables y que puedes incorporar en tu ingesta diaria.

Alimentos con grasas pero  beneficiosos para tu salud.

1.- Pescado magro. Excelente fuente de ácidos grasos contenido de omega 3 y proteína, puedes incorporarlo en tu dieta con toda seguridad de que no vas a perjudicar tu organismo.

Entre sus beneficios destaca la prevención de la diabetes tipo 1, mejora los síntomas de la depresión y previene también la pérdida de visión relacionada a la edad.

2.- Yogur natural.  Es un alimento esencial que conserva toda la grasa que contiene por naturaleza, con millones de bacterias y propiedades favorables para el organismo.

Pertenece a la categoría de los lácteos, obteniéndose por la fermentación de la leche.  Es rico en calcio, excelente para la piel, favorece la regulación de la flora intestinal, previene la obesidad, como también las enfermedades cardíacas.

3.- Huevos. Con alta densidad de nutrientes esenciales se les ha considerado como nocivos para la salud, pero son uno de los alimentos más nutritivos que existe con una fuente de proteína de alta calidad.

Protegen contra enfermedades oculares, brinda elevado estado de saciedad al consumirlo en el desayuno, fortalece el sistema inmune, mejora la memoria, favorece la visión, fortalece los huesos y los dientes, entre otros.

4.- El Chocolate oscuro o amargo. Alimento con importante contenido nutritivo por su alto nivel de cacao y repleto de minerales como magnesio, hierro, cobre, manganeso y otros.   

Actúa como una poderosa fuente antioxidante, favorece la disminución de la presión arterial, la función cerebral, controla los niveles del colesterol y disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

5.- El aceite de oliva extra virgen. Muchos estudios lo han considerado la grasa más sana que existe, se obtiene de las aceitunas, frutos del olivo, mediante métodos naturales que conserva su pureza.

Con alto contenido de antioxidante y sustancias antiinflamatorias, por lo que favorece en la reducción de riesgos de enfermedades cardíacas, cáncer, presión arterial.

Otros alimentos con alto contenido de grasas y saludables para tu cuerpo.

6.- Queso. Excelente alimento por su gran contenido de proteínas y minerales principalmente el calcio, zinc, fósforo, entre otros.

Brinda una alimentación completa y balanceada, fundamental para la salud de los dientes y los huesos y entre muchos otros beneficios fortalece el sistema inmunológico.

7.- Frutos secos. Rica fuente de minerales como hierro, potasio, calcio, magnesio, selenio y vitamina E, también contienen muchas fibras y proteínas.

Contribuyen en la prevención del cáncer, la anemia, enfermedades cardiovasculares y en el equilibrio nervioso.

8.- Aguacates. Es una fruta rica en carbohidratos y grasa saludable, con un contenido elevado de potasio mucho más que el plátano.

Estudios han comprobado que los que consumen aguacate con regularidad, mantienen mejor estado de salud, entre tantos beneficios principalmente se destaca por su contribución en la reducción del colesterol y triglicéridos.

9.- Semillas de chía. Son semillas ricas en carbohidratos, excelente fuente de vitaminas, minerales y omega 3 en cantidades muy superiores a otras semillas.

Por su alto contenido de antioxidante actúa como antienvejecimiento, brindan sensación de saciedad, ayuda a bajar de peso y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

10.- Aceite de coco. Por su auténtica combinación de ácidos grasos, se le considera un alimento con excelentes beneficios para la salud.

Ayuda a acelerar el metabolismo haciéndote perder la grasa corporal, el ácido laúrico que contiene ayuda a eliminar las infecciones, matar bacterias, virus y hongos, puede reducir las convulsiones, mejora tu nivel de colesterol en sangre.

Además puede utilizarse por la vía tópica, muy efectivo como aceite hidratante para la piel y para la protección del cabello.

Con estos 10 alimentos hemos podido ver como las grasas son un componente importante en la dieta diaria y son una fuente de energía tan importante para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Las grasas buenas como las más recomendable para la ingesta diaria.

Como ya vimos lo más común es decir que las grasas son lo más dañino para nuestro organismo y  hemos podido ver que no es totalmente cierto.

Pero también debemos saber que existen diferentes tipos de grasas en los alimentos que comúnmente consumimos y debemos aprender a identificarlas.

Las grasas buenas, aún considerándolas como los alimentos con los nutrientes principales como fuentes de energía y actuando favorablemente para el cuerpo, su consumo sigue preocupando a la hora de querer mantener el peso ideal o adelgazar.

Tiene un alto valor calórico por lo que tenemos que estar conscientes del tipo de grasa que sí aportaría elementos sanos en la ingesta diaria y muy conscientes de la cantidad que se consume.

Grasas buenas.  Son las llamadas grasas insaturadas, son las más recomendables para una dieta saludable.

Los aceites vegetales que se pueden observar muy líquidos y el color amarillo menos intenso que otros aceites, puede decirse que son grasas insaturadas.

Existen dos tipos de ésta grasa, la  poliinsaturada y la monoinsaturada.

Grasas poliinsaturadas.  Son ácidos grasos esenciales que se encuentran en alimentos animales y vegetales.

Sólo de allí podemos obtenerla, porque nuestro cuerpo no produce ácidos grasos esenciales, también incluyen grasas omega-3 y  omega-6.

Entre los alimentos que la contienen están el salmón, los aceites vegetales (girasol, maíz, soya), las nueces y semillas.

Entre sus beneficios contribuye al crecimiento de las células y al buen funcionamiento del cerebro, reduce el riesgo de enfermedades cardíacas, de la diabetes, de la presión arterial alta y reduce los niveles de triglicéridos.

Grasas monoinsaturadas. Son grasas muy sanas que al consumirlas con moderación, pueden actuar reemplazando los ácidos grasos saturados, ayudando a la reducción de los niveles del colesterol malo.

Se encuentra en el aceite de oliva, frutos secos, aguacate y otros.

Lo que debes saber de las grasas malas.

Las grasas malas son las grasas saturadas, según estudios muy recientes han llegado a demostrar que las grasas saturadas no son completamente dañinas, como siempre se ha planteado.

Ciertamente los alimentos con grasas saturadas deben consumirse con total moderación, pero esto no significa que se debe eliminar por completo de la dieta.

Como ya se ha dicho su consumo debe ser de forma muy controlada,  tanto en la frecuencia de la ingesta como en las cantidades evitando los excesos.

En los casos que una persona no logre tener un control de ellas, la recomendación más sana sería evitarlas y no poner en riesgos la salud.

Los alimentos con grasas saturadas son de origen animal, carnes rojas, aves, tocino, embutidos, también se encuentran en la mantequilla, la nata y quesos.

También están las grasas trans, son las más nocivas y se encuentran en alimentos procesados con aceites refinados.

Estas grasas son utilizadas regularmente en las comidas de restaurantes, en alimentos producidos industrialmente, procesados, patatas y aperitivos salados.   

Efectos negativos. Si no se tiene un control en su consumo será nocivo para la  salud, pueden aumentar las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares, una de las principales causas de mortalidad en el mundo.

Efectos positivos. En este caso influyen muchos factores y en cada individuo tendrá un efecto muy particular, dependiendo del estilo de vida que lleve y el consumo habitual de sus alimentos.

Muchos estudios han demostrado que las grasas saturadas, consumidas con extrema moderación, pueden contribuir a que el colesterol bueno aumente y disminuyan los triglicéridos.

Es importante considerar la fuente originaria de las grasas, que sea lo más natural.

Nada como una alimentación balanceada con grasas buenas y complementando los nutrientes que no podrá obtener de las grasas saturadas como el Creador de Músculo excelente aminoácido que le proporcionará la adecuada nutrición.

Alerta muchos de los alimentos que nos gustan contienen las grasas trans.

Las grasas trans como ácidos grasos insaturados, son originadas de forma industrial, tienen la característica de convertirse de un aceite líquido a una grasa sólida.

A ese proceso de conversión se le llama hidrogenación. Estas grasas se forman muy escasamente de la naturaleza o de forma natural.

Sin embargo, estudios han demostrado que sí se ha encontrado de forma natural en la leche. Se producen naturalmente en el rumen de las vacas, cabras y las ovejas.

Los estómagos de estos animales funcionan como unas cámaras de fermentación  produciendo estas grasas y así se hacen presente, en pequeñas cantidades, en la carne de res, cordero y la leche.

La hidrogenación parcial de los aceites vegetales, que crean estas grasas trans, los hace más resistentes a la rancidez, por lo que les brinda más durabilidad.

Este proceso, al convertir las grasas en sólida facilita su transporte, también pueden resistir repetidos calentamientos sin degradarse y por ello las industria lo utilizan para las frituras de alimentos de preparación rápida.

Además de todas las ventajas que les ofrece tecnológicamente, también les resulta más barata que la grasa animal y por todo esto su uso es más frecuente en las industrias, resultando también más dañinas que las grasas saturadas.

Son numerosos los alimentos que pueden contener grasas trans, fundamentalmente en alimentos congelados como helados, yogur, pizzas, canelones, productos fritos o empanados como las croquetas.

Aperitivos salados como las papas fritas, sustitutos de cremas que no son lácteos, en los pasteles y todas las comidas rápidas.

También se encuentran en alimentos parcialmente hidrogenados como la margarina, la manteca vegetal, productos de la pastelería, galletas y otros.

Para evitar todos los perjuicios que pueden provocar las grasas trans a nuestra salud, conviene evitarlas lo más que se pueda y optar preferiblemente por las grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas.

Funciones de las grasas para nuestro organismo y para otros usos.

Fundamentales en la regulación de procesos tan importantes como: el sistema inmune, coagulación sanguínea, inflamación y otros.

Por sus compuestos biológicamente activos son precursores de los ácidos grasos esenciales.

Su presencia en las membranas celulares como fosfolípidos y colesterol, le hace cumplir una función estructural.

Facilita la absorción de las vitaminas liposolubles la A, D, E y K y su transporte por todo el cuerpo. Complementado con Creador de Músculo se consolida esta función de absorción que proporcionará todos los nutrientes requeridos en el cuerpo.

Funcionan como un gran depósito para el almacenamiento de energía, formándose lo que se llama tejido adiposo.

Cuando no se puede ingerir alimentos, por alguna enfermedad o encontrándose en una intervención quirúrgica estos depósitos se activan y proporcionan la energía que el cuerpo requiere en ese momento.

Estos depósitos también impiden, en un momento dado, que las proteínas sean utilizadas como fuente de energía, al no poder ingerir los alimentos que las proporciona.

Las grasas ubicadas en la zona subcutánea, debajo de la piel, actúan como aislante para retener el calor del cuerpo.

También brindan una sensación muy agradable, de buen gusto al ingerir los alimentos que la contienen, dando un sabor particular que resulta placentero al paladar.

Están las grasas que se depositan en el tejido adiposo visceral, localizado en las zonas más profundas del cuerpo y que cumplen importante función envolviendo y protegiendo los órganos vitales, como el corazón y los riñones.

Las grasas brindan esa sensación de saciedad, por considerarlas muy densas en energías y actúan muy lentamente durante la digestión, por lo que favorece retrasando el apetito o el deseo de comer.

Las grasas contribuyen en la textura de los alimentos, brindando suavidad como en las galletas, tortas, brindando cremosidad en los helados y mezclas pasteleras, ablandando muchos alimentos con estructuras rígidas, haciéndolos más agradables.

Recomendaciones para una dieta saludable sin descartar las grasas.

Cuando tomamos la sabia decisión de cambiar la forma de alimentarnos es porque algo no está bien en nuestro cuerpo o no nos está brindado los resultados que deseamos.

Siempre será muy fácil si te lo propones, con toda la disposición de querer brindar a tu organismo lo mejor para una vida saludable.

Reemplaza la carne roja por carnes blancas, también las lentejas funcionan muy bien en ese reemplazo,  las legumbres, frutos secos, pero nunca reemplazar por cereales refinados o tubérculos.

Reemplazar la leche entera por otros lácteos con índice de grasas más bajos, o también reducir las cantidades de su consumo, si  es que solo tiene la entera, así mismo con los quesos y también puede optar por la leche soya.

Considerar que no se debe eliminar por completo el consumo de las grasas saturadas, como buena fuente de energía, pero no abusar en su consumo con altas cantidades y ni en la frecuencia de la ingesta.

Fijarse en las etiquetas de los alimentos, eligiendo los más bajos en grasas y sobre todo evitar los que contienen las grasas trans, como ya vimos son las más perjudiciales para la salud.

Siempre lo más recomendable será ponerse en manos de los especialistas para las más acertadas indicaciones a la hora de una buena alimentación.

Pero con toda confianza y como producto de calidad se recomienda en la ingesta alimenticia de Creador de Músculo fortificada en vitaminas y excelente para la absorción de las proteínas, brindando los mejores aportes para la salud en general.

Debemos mantenernos firmes en la decisión de comer sano y paso a paso ir tomando el hábito, que si lo hacemos de forma muy brusca impactará, corriendo el riesgo de abandonar.

Sigue adelante con tus objetivos claros, para alcanzar los mejores resultados logrando una vida plena y siempre saludable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *